viernes, 18 de octubre de 2019

Tostón de inicio de curso 2019 (V)



El sábado se juntan para rezar lo que llaman “los laudes” apenas a las 11:00 de la mañana. Pero eso sí, tras la lectura breve se ponen a incorporar a esas laudes tardías elementos ajenos a las mismas y que conllevan mucha, mucha palabrería.
ASCENSIÓN:
Queríamos recordar hoy uno de los patriarcas: José, el hijo de Jacob y Raquel, del cual hace algunos años Kiko y Carmen nos dieron una catequesis bellísima. Carmen decía que la vida de José es como una mina de oro o de diamantes, porque en esos últimos capítulos del Génesis que cuentan su historia se pueden encontrar tantísimas cosas para nuestra vida y para nuestra fe. Hoy sólo vamos a recordar el capítulo 39 del Génesis, donde se narra el comienzo de la vida de José en Egipto, y que habla de la castidad de José; y como uno de los temas de la catequesis del P. Mario va a ser la castidad, hemos pensado que presentar de nuevo la figura de José iba a ser de gran ayuda para los jóvenes.
Muchas partes de la vida de José nos recuerdan a Jesucristo. José es el hijo amado de Jacob, el hijo predilecto de su padre, el más amado de los hijos de Jacob y eso provocará la envidia de sus hermanos. José es encantador, es guapo, es maravilloso, su padre le quiere tantísimo, es su hijo predilecto. La envidia provoca tal odio en sus hermanos que lo quieren matar. Lo tiran a un pozo, después un hermano intercede y en vez de matarlo lo venden como esclavo a unos mercaderes que van a Egipto. Lo venden por 20 monedas, 10 menos que Cristo, y por envidia. Y es muy interesante ver como en Egipto, en este descendimiento a Egipto, Dios va a actuar en él. 
En Egipto lo compra Putifar, que era el jefe de la guardia del faraón. Actúa con tanta sabiduría, que se gana la plena confianza de Putifar y se fiaba tantísimo de él, que puso todo en las manos de José. Sólo tenía una prohibición. Putifar le dice: «Puedes gestionar toda mi hacienda pero a mi mujer no la puedes tocar». Igual que Adán y Eva en el paraíso —que podían comer de todo, excepto del árbol que estaba en el centro, el árbol de la vida—, así José una cosa no podía hacer, una sola: tocar a su mujer. 
El vicio de las falsas citas ha alcanzado a Ascen. No existe en Gn 39 ese dicho en boca de Putifar. Tal vez sea que se ha fiado de los papelitos de Carmen y no ha contrastado las fuentes. Un fallo impropio de una buena secre.
José era un joven hermoso, un chico guapísimo, y la mujer de Putifar se enamora de él e intenta seducirlo; todos los días intenta irse a la cama con él pero este joven tiene temor de Dios, un don del Espíritu Santo que falta tanto en esta generación. El principio de la sabiduría es el temor de Dios y esa sabiduría le concede a José vivir con discernimiento. Dice José: «¡Cómo puedo hacer esta faena a mi señor que es buenísimo conmigo, que me ha puesto al frente de su casa, que me ha dado todo!».
Otra cita inexistente. Ya van dos.
La imagen de Adán en el paraíso: «Puedo hacer todo, solamente una cosa me ha sido prohibida».
Y no hay dos sin tres.
Como Adán en el paraíso, también José podía comer de todo, pero una cosa no podía hacer, una sola: tocar a su mujer. La serpiente le invita a tocar a la mujer, a tocar el árbol, a comer del fruto. Un día estaban solos en la casa, ella le quitó el manto pero José se escapó. Entonces, la mujer de Putifar lo calumnia y, mintiendo, cuenta a su marido que José ha intentado violarla. Putifar, ofendido, mete en la cárcel a José. Y por ser casto, por ser fiel al Señor, vivirá toda una kenosis, que es figura de la kenosis de Cristo. Será calumniado y llevado a la prisión, a un agujero horrible.
Aquí hay un tipo de falacia que da mucho juego en el CNC. José era casto, cierto; es calumiado y acaba en la cárcel, cierto. Pero no hay causa-efecto entre ambos hechos, porque lo que provoca la pena de cárcel es la calumnia, no la castidad. Y la calumnia es provocada por la humillación de la esposa de Putifar, no por la castidad de José. Es decir, igualmente si José no hubiese sido casto, sino simplemente leal a su jefe o que la esposa le pareciese un cardo y no quisiera nada con ella, habría acabado igual.
Las prisiones de aquella época eran espantosas, como siempre son las prisiones. Y en aquella kenosis, ¿qué piensa el pobrecillo? «¿No hubiera sido mejor pecar, irme a la cama con una mujer casada? ¡Mira por ser casto lo que me ha sucedido! Me han llevado a la cárcel, a este agujero horrible... ¡Es un sufrimiento espantoso!».
Cuarta cita falsa. Primero se dan aires de que ellos hablan en nombre de Jesucristo y acaban por pensar que están capacitados para “mejorar” las historias de la Biblia.
Pienso en los jóvenes, que tantas veces serán marginados, si no quieren participar en cosas obscenas, o en el sufrimiento de perder un novio o una novia por querer vivir en castidad… ¿Y cómo pudo José salir victorioso? ¡Porque tenía temor de Dios! y el temor de Dios le dio discernimiento en la prueba.
Carmen decía que en él se unían la justicia y la castidad. Siendo casto es también justo. José es figura de Cristo, el Justo. Dios está haciendo una historia: será imagen de Cristo, de la salvación que Dios quiere hacer conmigo y contigo. Lo importante es ver a José teniendo presente la imagen de Cristo, lo que ha sufrido Él. Cristo ha sufrido, ha descendido hasta la muerte y de allí Dios lo va a poner por encima de todo y lo va a hacer fuente de vida para toda la humanidad.
José sabía que no podía acostarse con la mujer de Putifar. Este temor de Dios le ha dado discernimiento para no caer en las trampas del demonio. Hoy es muy fácil caer en las trampas del demonio, sobre todo con internet —el P. Mario hablará en la catequesis— porque ahora no es necesario esconderse para pecar; uno solo puede pecar fácilmente con el ordenador, con el teléfono… Este temor de Dios ha hecho que José no traicionara a su señor aunque no lo veía; del mismo modo nosotros estamos invitados a vivir siendo conscientes de que hay Uno que nos ve, que nos quiere, que es nuestro Padre, que es Dios. Aunque te escondas con internet, Dios te ve. Es importante tener temor de Dios frente a estos pecados que hoy están tan al alcance de la mano. Para no traicionar al Señor, que nos ha elegido, necesitamos el temor de Dios y la sabiduría.
José sufre la ignominia de la cárcel pero después el Señor le hace justicia. El Señor no se olvida del justo, del que ajusta su vida a la voluntad de Dios. Aunque ha estado en la cárcel, José llegará a ser el hombre más importante de Egipto después del faraón y gracias a eso podrá salvar a su familia del hambre; de este modo, Jacob y sus hijos irán a vivir a Egipto.
Es maravillosa la historia de José. Dios lo exalta de tal modo que José llega a ser el gran economista de Oriente Medio y del mundo conocido en aquel momento. Tanto es así que durante la gran crisis por el hambre, José es el único que resuelve el problema, porque es justo.
José solito no hubiese resuelto nada. Si algo se resolvió es porque el faraón puso todos sus medios para ello.
El justo hace justicia porque se ajusta verdaderamente a lo que ha dicho Dios; mientras que el que se desvía de la justicia de Dios cae en la muerte, en la injusticia, en el egoísmo… El justo por el contrario se ajusta verdaderamente a la Palabra de Dios.
Es normal que las cosas en el CNC cambien de un día para otro. El viernes diosito permitía los escándalos para la regeneración de no sé qué y el sábado resulta que la injusticia lleva a la muerte y no es una herramienta para regenerar nada.
He intentado presentaros a José como nos lo presentaron Kiko y Carmen, uniendo la justicia y la castidad.

10 comentarios:

  1. En los primeros párrafos no me queda claro si la mujer era de José o de Putifar.

    Ahora, ¿por qué entre ellos hacen de spoilers, adelantando unos lo que van a hablar otros? ¿No tendría más coherencia que cada quien dijera su disparate sin ser antes citado por los demás? ¿Acaso lo harán para demostrar que tienen un "don" especial, de pre-conocimiento de la mente de los demás?

    Y claro, la conclusión es necesaria para saber de qué se habló: justicia y castidad.

    Pero si somos coherentes con aquella expresión o idea neokat, de que no se debe buscar la justicia, entonces, ¿nada de castidad? Al parecer, por la cantidad de churumbeles, por ahí va la cosa.

    En una época de la vida en que se come primero la torta antes del recreo, no creo que nadie ande "sufriendo" por querer vivir en castidad. Creo que más nos valdría un poco de educación sexual y como andan las ETS o STD abundando hoy día. Estoy seguro que si se tuviera en cuenta las consecuencias de la sífilis en la edad adulta más de 4 se controlarían un poco.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Hoy proclamando la justicia y la castidad, mientras que dos días antes justificaba los escándalos de abusos a menores por parte de algunos curas, porque Dios lo permitía.

    ¡Farsante, hipócrita, chusquera! Qué manera de hacer el ridículo.

    ResponderEliminar
  4. Ya ya ya Ascensión da por fin una catequesis sin decirnos que ya la dio kiko y carmen, que cansina. callate que me desesperas.

    ResponderEliminar
  5. Es terrible la predicación doble y oportunista, como es posible que sin ninguna vergüenza digan que detrás de los escándalos esta Dios y hoy digan es que hay que ser casos y justos y hace poco trompeteaba y aceptaban todos esos escándalos.

    Por eso es que en las comunidades dan rienda suelta a los pecados y a la maldad, por que Dios está detrás de todo eso!! eso es lo que enseñan. Ya que las enseñanzas del CN confunden.

    ResponderEliminar
  6. "He intentado presentaros a José como nos lo presentaron Kiko y Carmen, uniendo la justicia y la castidad"

    Hey Ascen no tenéis algo de vos propio, deja de repitir lo de los demás.

    Primero repites lo que Carmen y Kiko ya dijeron, y segundo hace poco alababas, según tu, los escándalos sexual es en la Iglesia porque vienen de Dios y El los permites y hoy te contradice con la justicia y la castidad,,,, a ver a que estamos jugando???

    ResponderEliminar
  7. Carissimi tutti, proprio tutti, la Parrocchia è Casa Vostra, le salette le abbiamo pagate noi, gli oggetti lì dentro sono nostri, anche di altri, ma abbiamo contribuito, chi più chi meno, molti di noi, fuoriusciti, hanno contribuito. Per cui, spero di parlare a nome di tutti i fuoriusciti, o di una loro buona parte.

    Ascoltate!

    Lì dentro è Casa Nostra,non che ci interessi il Cammino, nel senso che la Parrocchia è Casa Nostra, perchè vi è il Signore,. Gesù non abita dentro al Tabernacolo? Dov' è il Nostro Signore, lì è Casa Nostra, questo è il senso. In più, se la vogliamo mettere sull'ambito terra terra, ecco che è tutto pagato, anche, da noi, è di tutti, ma in primo luogo sappiamo, con certezza, che la Parrocchia è di Dio, TUTTO è di DIO, Dio e Nostro Padre, e per cui vi invito, a tutti, anche a chi non ha mai avuto a che fare con il Cammino,di andare nelle salette, o nelle celebrazioni neocatecumenali, e vi invito ad inginocchiarvi davanti a Gesù Eucarestia.E' importante dare l'esempio giusto e tracciare la strada per far capire al prossimo che si è davanti a Dio, e per cui bisogna stare in un certo modo. Evidentemente, chi dovrebbe insegnare loro questa cosa non l'ha fatto, perchè è manchevole. E per cui interveniamo noi con l'esempio.
    Senza nessun risentimento, ma con preghiera e pregando lo Spirito Santo. Andate in Pace, e se vi sentite turbati, pregate profondamente, rimanete in dialogo con la Santissima Trinità. Qualsiasi cosa vedete intorno a voi, sguardi, voci, occhi puntati, gesti inconsulti, qualsiasi cosa, non gli andate dietro, rimanete sempre calmi e in preghiera. Nessuno ha il diritto a scacciarvi, nessuno ha il diritto di dirvi qualcosa, nessuno vi potrà dire questo luogo è nostro. Cioè lo potrebbero dire, ma è menzogna e presunzione.
    Io vi invito, se volete, ad evangelizzarli, cioè ad andare lì dentro e portare loro il Vangelo, questi hanno dei momenti nei quali si possono dire le risonanze, e per cui in quel momento gli proclamate il Vangelo. Vi dico che sono tutte cose che ho già fatto, e per cui la strada è stata gia aperta, ora spetta a voi andare, se volete, ovviamente, perchè nessuno è obbligato. Vi consiglio di andare in gruppi, perchè la tensione potrebbe essere tanta, ma se qualcuno se la sente di andare da solo, che vada in tranquillità. Portategli la Parola di Dio. Se vi dovesse accadere qualcosa di spiacevole, qualche contrasto forte, rimanete calmi e affidatevi a Gesù, vi arriverà il soccorso, e il Signore vi invierà lo Spirto della Resurrezione, il Fuoco Divino. Non abbiate nessuna paura, nulla vi potrà fare più di tanto, il problema sono gli spiriti che sono nell'aria, di cui ci parla San Paolo. Lì è il problema, cioè che questi spiriti cercano di piegarci alla loro volontà, e cercano di impedire la Volontà di Dio. Noi non andiamo lì dentro a combatere le persone, ma gli spiriti.

    (da IPG)

    Pace ai figli della Pace. Dio è la Pace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué traduzca alguien, por favor.

      Eliminar
    2. Vamos a ver qué fue lo que entendí… El italiano no me es tan fácil como me resulta el portugués. Pero esto me parece una invitación a donde sé de entrada que no soy bienvenido. A que hable con gente que no quieren escuchar. Por ahí vino a mi memoria aquella frase: “Si no escuchan a Moisés y a los profetas, menos van a escuchar a un muerto que resucite”.

      Y no, la parroquia no es de todos. Tal vez decir que “es de todos” es como hablar del sol, la luna y las estrellas. La Iglesia es de todos, pero la parroquia es de la comunidad local. Y eso es uno de los defectos del neokinvento, que fagocita las parroquias. Primero se dedica a pescar en pecera y después le roba a la parroquia lo que le pertenece en nombre de una pretendida “comunidad”.

      Y no, tampoco puede haber paz. Ese saludo tan hipócritamente vertido por unos labios que nada saben de justicia y mucho menos de amor. Por eso, el mismo Concilio Vaticano II del cual dicen nacer les denuncia en sus principios: La paz es fruto de la justicia, obra de la caridad.

      Eliminar
    3. Traductor:



      "Queridos todos, sólo todos, la parroquia es su casa, nosotros pagamos por las habitaciones, los objetos de adentro son nuestros, incluso de otros, pero nosotros hemos contribuido, algunos más o menos, muchos de nosotros, fuera, hemos contribuido. Así que espero hablar en nombre de todos los exiliados, o de una buena parte de ellos.

      ¡Escucha!

      Allí está Nuestra Casa, no es que nos interese el Camino, en el sentido de que la parroquia es Nuestra Casa, porque allí está el Señor. ¿No vive Jesús dentro del Tabernáculo? Donde está Nuestro Señor, allí está Nuestra Casa, este es el significado. Además, si queremos ponerlo en la tierra, todo está pagado, incluso por nosotros, pertenece a todos, pero en primer lugar sabemos, con certeza, que la parroquia es de Dios, que TODO pertenece a Dios, a Dios y a Nuestro Padre, y por eso os invito, a todos, incluso a los que nunca han tenido que ver con el Camino, a que vayáis a las habitaciones, o a las celebraciones neocatecumenales, y os invito a arrodillaros ante Jesús Eucaristía.Es importante dar el ejemplo correcto y trazar el camino para que tu prójimo entienda que estás ante Dios, y que tienes que estar de cierta manera. Evidentemente, los que deben enseñarles esto no lo han hecho, porque les falta. Y así intervenimos con el ejemplo.
      Sin ningún resentimiento, pero con la oración y la oración al Espíritu Santo. Vayan en paz, y si se sienten perturbados, oren profundamente, permanezcan en diálogo con la Santísima Trinidad. Todo lo que veas a tu alrededor, miradas, voces, ojos puntiagudos, gestos inconsistentes, cualquier cosa, no vayas detrás de ella, mantente siempre en calma y en oración. Nadie tiene derecho a ahuyentarte, nadie tiene derecho a decirte nada, nadie puede decirte que este lugar es nuestro. Es decir, podrían decirlo, pero es una mentira y una presunción.
      Os invito, si queréis, a evangelizarlos, es decir, a entrar allí y llevarles el Evangelio, estos tienen momentos en los que podéis decir las resonancias, y para los que en ese momento se les proclama el Evangelio. Te digo que son todas las cosas que ya he hecho, y para las que ya se ha abierto el camino, ahora te toca a ti ir, si quieres, obviamente, porque nadie está obligado. Les aconsejo que vayan en grupos, porque la tensión puede ser muy grande, pero si alguien tiene ganas de ir solo, déjenlo ir en paz. Llévale la Palabra de Dios. Si os ocurre algo desagradable, algún contraste fuerte, permaneced tranquilos y confiados a Jesús, vendrá a vosotros la ayuda, y el Señor os enviará el Aliento de la Resurrección, el Fuego Divino. No tengáis miedo, nada puede haceros tanto, el problema son los espíritus que están en el aire, de los que nos habla san Pablo. Existe el problema, es decir, que estos espíritus tratan de doblegarnos a su voluntad, y tratan de impedir la Voluntad de Dios. No vamos a pelear con la gente, sino con los espíritus.

      (de IPG)

      Paz a los hijos de la Paz. Dios es Paz."

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...