miércoles, 31 de agosto de 2016

El Camino Neocatecumenal y la condenación eterna



He extraído un fragmento de un comentario como punto de partida para expresar algo que Sepul ya expuso admirablemente en una entrada anterior.

El fragmento del comentario díce:

«los catequistas tratan de subordinar la mente de cada uno haciendo ver que son ellos son quienes tienen la razón, los perfectos que no se equivocan y que si tu no haces caso a lo que ellos dicen pues entonces estas mal, estas equivocado y eres lo peor.... eso es un grave error, me parece que tal vez ellos deberían estar en el lugar de dar un consejo o una guía nada más, pero no imponer algo a la fuerza u obligarte a hacer algo, eso no lo pude tolerar...pues me paso cuando les platique que dejaría de ir a la comunidad por mi nuevo trabajo, me hicieron ver como que si yo me iría a perder en el mundo y convertirme en el peor pecador de la historia. ¡Por supuesto que no ha sido así!»

El gurú
Y lo que quiero resaltar es la idolatría que manifiestan todos los kikotistas hacia el CNC. Es una idolatría impostada, adquirida en la comunidad y que pasa a ser un requisito IN-DIS-PEN-SA-BLE para ser  kikotista. De tal punto que la adecuación para ser kikotista no depende de la rectitud de conducta, ni si tiene facilidad de palabra (total, con que memorice los mamotretos va sobrado), ni que tenga don de gentes... Sencillamente no vales para kikotista si no adquieres las pautas de conducta obligatorias pre-establecidas por el gurú de Palomeras.

¿A qué pautas me refiero? A que la comunidad ha de ser lo primero en tu vida, más que tu familia, más que tus hijos, más que tu trabajo, más que tu salud, más que tus amistades y tu entorno social, más que tus aficiones, hobbies y actividades de ocio, más que tu bienestar anímico, personal y social... La comunidad, el CNC y el trípode han de ser el diosito de tu vida, al él y sólo a él sacrificarás tus sábados, tus domingos cuando toque hacer volar sillas, tus noches, pues tendrás que aprender que eso de dormir es cosa de paganos y de religiosos naturales, tus bienes, tu vida entera.

Tendrás grupos de whatsapp para las cosas del Camino, será más importante para ti felicitar a tus neohermanos por su onomástica, su cumpleaños, su aniversario de boda, aniversario de paso… que hacer lo propio con tus familiares, a los que dejarás colgados por juntarte con la pandi de la comu, ocuparán el lugar de tu familia, de tus amigos, de tu esfera social. Sólo con ellos podrás hablar en neo-idioma y ser entendido. Sólo con ellos compartirás lo que tengas, no harás nada por nadie de fuera. Quedarás encerrado en un gueto.

O no. Porque hay gente a quien Dios rescata y saca del laberinto por medio de algún acontecimiento que impide el seguir caminando, como le sucedió a Carlos.

En estos casos, la normativa del CNC es muy clara: hay que coger por banda al catecúmeno y hacerle ver que cualquier cosa, sea lo que sea, que le impida seguir en la comunidad, no es de Dios, sino del maligno del rabo.

En consecuencia, si viene del maligno, hay que asegurar con aplomo y contundencia que dejar la comunidad le llevará a la perdición sin paliativos, que caerá en todos los vicios existentes y algunos nuevos que se inventará para ser el más vil pecador de todo el Universo. No sólo eso, se asegurará al catecúmeno que el demonio no sólo le quiere destruir a él, sino a toda su familia, por tanto, dejar el Camino, no someterse a los iluminadísimos, inspiradísimos y amorosísimos kikotistas implicará que será el responsable único de la desgracia de toda su familia. Dios los irá destruyendo a todos, uno a uno, por despreciar la perla bonita y dejar el CNC y cuando ya todos estén ónticamente bien muertos, morirá también el causante de tanta desolación.

Todo esto, por supuesto, sólo es palabrería vana que, no por casualidad responde al pie de la letra a uno de los 8 criterios delLifton para reconocer grupos manipuladores y coercitivos. No es baladí recordar que el Camino cumple todos los criterios de Lifton de grupo coercitivo y destructivo.
 
Las víctimas
Porque todas esas desgracias que los kikotistas profetizan contra quienes osan oponerse a la normativa no escrita del Camino no es más que palabrería hueca, tal vez adobada, en el peor de los casos, por malos deseos y peores intenciones; pero no tienen poder para hacer que se cumpla nada de lo que vaticinan.

Sólo pueden amenazar y coaccionar y no dudarán en hacerlo. Pues si alguien duda y no lo hace, es que no sirve para kikotista, y le quitan. 

Un hecho concreto: No recuerdo con ocasión de qué paso, tal vez fuese en el de la Retradicio, en el que tras constatar que yo no había seguido las pertinentes órdenes, digoooooo, invitaciones recibidas, el kikotista clamó ante toda la asamblea: «¡Ay del que escandalice! Más le valdría atarse una piedra al cuello y ahogarse» Lo decía por mí. Ya que él y sus "papanatadas" no me doblegaban, me declaraba indigna y piedra de tropiezo ante toda la asamblea. Me dejó anonadada, simplemente me quedé mirándole sin entender nada. ¿Quién era ese kikotista para condenarme en juicio sumarísimo, sin defensa y sin presentarme los cargos de la acusación?

Tardé meses de presiones por parte de la comunidad en comprender que mi delito había sido demostrar que te puedes oponer a la voluntad del kikotista y que no pasa nada, que no te despiden, no se te cae un ojo, no se muere tu novio, no te detectan un cáncer incurable, no te atropella un camión… Y si no te pasa ninguna de esas cosas, tienen que presionarte con: “sí, sí, tu sigue por ahí, que ya verás que risa te da cuando te condenes”.

Porque tal y como explica el doctor Lifton en sus criterios, el grupo coercitivo y manipulador pretende tener el monopolio de la salvación, ellos disponen quienes se salvan y quienes no. Por tanto, a quienes no obedezcan le vaticinarán todos los males posibles y de postre, la condenación eterna, porque sí, porque a ellos les peta… o porque te lo desean mucho.

lunes, 29 de agosto de 2016

Santosubitismo neocatecumenal



Gracias a Aurora, ponemos en conocimiento de los lectores del blog el dossier en memoria de Carmen Hernández Barrera que han preparado unos amorosísimos hermanos del Camino.





No se pierdan la última página. Es memorable.

Entre los religiosos de Misa de 12, por razones obvias (que tienen relación con el hecho de que su fe no interesa a nadie y son unos beatos a los que encantan las imágenes de Cristo con las dejas depiladas y con las manitas así, bendiciendo, que lo dice Kiko), no se declara santo a nadie sin un sesudo estudio de sus hechos en vida y sus intervenciones postmorten  en favor de los vivos, pero en el caso de Carmen Hernández, tan adulta en la fe ella que no dudaba en acudir a una audiencia papal luciendo, es un decir, ropa deportiva o en defender con los dientes, con muchos dientes, lo que quería, es obvio que tales estudios sesudos están de más, porque además en el CNC los sesos y el uso de la sesera no están bien vistos, motivo más que suficiente para que sin otro argumento que el que les pete, se apresuren a declarar que Carmen es la santa más santa de todas las santas… bueno, de paso y de pasada hacen como que mencionan unos cuantos milagritos de nada que ha ido emitiendo la finada, pero por supuestísimo nadie da razón de en qué han consistido tales milagros, cuando se han producido, quien los ha declarado milagros, en suma, nada consistente como podía esperarse de un movimiento tan inconsistente como el CNC.

sábado, 27 de agosto de 2016

Primer escrutinio (XXXV)


«Monición a la cuarta lectura
Incluso el libro de Apocalipsis está escrito en la clave catecumenal. El catecumenado es la imagen, el tipo de toda la vida cristiana: del mismo modo que has escuchado una palabra de salvación en alguna catequesis, y después has tenido un tiempo de tensión en que esta palabra comienza a cumplirse, a continuación, vuelven los catequistas y os damos una palabra más perfecta, más grande, más plena: después otro tiempo de tensión para vivir hasta que volvemos otra vez, así es toda la historia de la salvación.
Nada de cejas depiladas en el CNC
Dios se aparece a Abraham y le promete una tierra, un hijo, una descendencia, y Abraham tiene un hijo. Lo mismo sucede con el pueblo de Israel: constantemente, Dios aparece y hace promesas que dan lugar a un tiempo de tensión hasta el cumplimiento de esta palabra. Esta es la vida cristiana. Esta es nuestra espiritualidad, que no es sino estar en gracia de Dios, y cuando esto se pierde, volvemos por medio de la confesión. Esta no es la espiritualidad bíblica. El cristianismo camina siempre de luz en luz, de tiempo en tiempo, de gracia en gracia, siempre en camino, siempre hacia adelante, siempre en movimiento, siempre esperando cosas nuevas. Cuando finaliza el catecumenado, no acaba el camino: no sois ya cristianos para siempre. Sólo se llega al Bautismo, que es la muerte de la carne, del hombre del pecado. Después del Bautismo, viene un tiempo de Neofito: después del Bautismo, vestido con una túnica blanca, que es el Espíritu Santo, pasamos al banquete eucarístico, que es el mismo cielo anticipado en la tierra. Es decir, el catecumenado es imagen de toda la vida cristiana. Por ello, el libro de Apocalipsis está escrito en esta clave catecumenal. Y hemos elegido una lectura importante.
Así dice el Señor: Yo conozco tu conducta, sé que no eres ni frío ni caliente, mejor sería que fueras frío o caliente, porque yo te vomitaré de mi boca porque eres tibio.
Oh, Dios vomitando de su boca! ¡Qué cosas! Por supuesto, nos hemos acostumbrado a un Dios blandito, a un Sagrado Corazón con las manitas así y con las cejas depiladas... No conocemos a Dios. Jesús se enfada a menudo y llama a los escribas raza de víboras... Tú dices: Yo estoy bien, soy rico, tengo salud, nada me falta, y no te das cuenta de que eres un desgraciado digno de compasión, pobre, ciego y desnudo. Te aconsejo que me compres tres cosas, a mí, a la Iglesia: tres cosas que resumen el Bautismo: oro acrisolado al fuego, que es la cruz gloriosa de Jesucristo, que es marcada en la frente, que es la verdadera riqueza del cristiano; un vestido blanco para cubrir tu desnudez descubierta, que significa el nuevo cuerpo que recibiremos, la nueva naturaleza, que es Cristo resucitado; y un colirio para ungir tus ojos y que puedas ver (el Bautismo siempre ha sido considerado como la iluminación del Espíritu santo). Esto está escrito en un contexto bautismal.
Nada de manitas, que Kiko no es nenaza
La Iglesia primitiva celebraba el Bautismo en la noche de Pascua: Después de desnudar a los catecúmenos, se les metía en un agujero a oscuras, entonces aparecía la luz - un lucernario - y juraban renunciar a Satanás con la mano extendida hacia occidente; a continuación, se les marcaba la frente con la cruz gloriosa; después, completamente desnudos descendían por los siete escalones y se sumergían en el agua, símbolo de la muerte, con la esperanza de que Dios, por medio del poder de Jesucristo, les resucitará de la muerte y les dará un cuerpo nuevo. La cruz significa que Dios los escogió, como se marca a las ovejas con un sello especial: el rebaño de Cristo son los que llevan la cruz en la frente. Luego venía la resurrección del agua, con un cuerpo nuevo, después de haber dejado su cuerpo viejo en el agua. Adán, el cuerpo del pecado.
Y en esta nueva creación, a este cuerpo resucitado que fue sacado del agua, se le insufla por la nariz el Espíritu Santo (Confirmación), como a Adán, que Dios le sopló en su nariz para darle un alma viviente. Entonces se les imponía una túnica blanca, una corona, y les daban leche y miel. Finalmente pasaban a la asamblea donde estaban todos los fieles, los cristianos, cantando y celebrando la Eucaristía. El Presidente, Jesucristo, les sentaba a su mesa»
Otra constante de las kikotesis es que no se aportan datos bibliográficos de las películas de los tiempos antiguos que se cuentan. Perdería la gracia descubrir que son falsos tales cuentos.
«Esto es lo que dice el Apocalipsis. Yo, que amo, reprendo y corrijo a todos. Sed, pues, fervientes y escuchad mi voz, arrepentidos. Mirad que estoy a la puerta y grito: si alguno oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo. Hermanos, escuchad esta lectura.
Cuarta lectura: Ap 3, 14-22

Homilía del presidente

(Muy breve, confirmando la palabra que se ha escuchado y exortando a la Asamblea a acoger esta Palabra y a pedirle al Señor que la haga realidad en nosotros).»

Es conveniente aclararle a sacerdote que es lo que el kikotista laico quiere que diga, más que nada para que el sacerdote no pierda de vista quien es el que 
manda, quien el que predica y quien el que se queda el diezmo.

«Invitación a dar una respuesta personal a la palabra "Vende tus bienes ..." y "que tu mano derecha no sepa..."  respuesta de hoy.

Estamos reviviendo nuestro Bautismo, recorriendo poco a poco, convencidos de que el Bautismo es lo que nos hace entrar en la Iglesia. Pero, por supuesto, a la Iglesia no se entra legalmente, porque ya estamos en ella, se entra de hecho. Por eso dice Jesús a la gente que no se es hijo de Abraham por haber nacido en Palestina y estar circuncidado; se es hijo de Abraham, si se tiene la fe de Abraham. No se es católico hasta que verdaderamente tienes el Espíritu Santo en tu interior. Y para que nuestro Bautismo sea una realidad, tenemos que hacer este camino catecumenal para vivirlo lentamente y gestar en nosotros el Espíritu Santo.
¿Por qué vemos que hace falta la catequesis bautismal a vosotros, siendo adultos? Porque la Iglesia dice que hay que hacerlo en las parroquias.
Así que ahora, cada uno de vosotros, en el orden que queráis, espontáneo, se pone en pie y muy brevemente da su respuesta a toda catequesis que ha escuchado, a esta palabra, que diga lo que piensa delante del Señor, porque el Señor está escuchando para saber lo que cada uno responde a esta Palabra.
Alzate y con el corazón en la mano di sinceramente lo que sientas en este momento, a la luz de esta palabra, muy brevemente.
RESPUESTA DE ALGUNOS (muy breves, conviene que hablen todos si es posible. Si el catequista ver que alguien se expresa sin haber entendido bien la catequesis, debe intervenir para aclarar)».

Siempre se busca que hablen todos. Aquí, como en tantas otras cosas del CNC, no aplica eso de "en tu libertad", sino que te toca hablar y hablas, que para eso te lo ordena tu kikotista, al que debes obeeeeeedecer

ORACIÓN ESPONTÁNEA Y CIERRE DEL PRESIDENTE
PADRE NUESTRO
ABRAZO DE LA PAZ
 
BENDICIÓN FINAL (A dormir; se les dice que traigan lápiz y papel a las Laudes)

jueves, 25 de agosto de 2016

Carta histórica del Camino Neocatecumenal



Ya que en la anterior entrada se ha presentado un testimonio actual sobre el mal rollito que está provocando el CNC en Colorado, en esta ve la luz una carta de hace más de 30 años, en la que un cefas del Camino se dirige a un cardenal de la Iglesia Católica de nombre Stanislaw para hacerle saber su disconformidad con las decisiones vaticanas. Al parecer el cefas no veía claro eso de fiarse de Dios y esperar su providencia, o tal vez tuviese clarísimo que el CNC no iba a poder lucirse y presumir de ser muchos dado el lugar seleccionado.

Primero la carta original. A continuación la traducción a español.

Querido Padre

Le escribo a propósito de la próxima jornada mundial de la juventud. Por lo que he podido saber, la intención sería tenerla en los Estados Unidos y la sede seleccionada sería Denver o alguna otra ciudad del Medio oeste o del Oeste. Me permito señalar alguna dificultad sobre la selección de la ciudad que, en mi opinión, desnaturaliza el sentido de esta jornada sobre todo respecto a las celebradas hasta ahora.

  1. Hasta ahora todas las jornadas mundiales han estado centradas en una peregrinación a uno de los grandes santuarios católicos: Roma, Chestekowa, Santiago, Buenos Aires. Denver no tiene ningún santuario ni tiene ninguna importancia para la historia de la Iglesia americana. Su única ventaja es que tiene un obispo excelente y fiel a Roma.
  2. En Denver el número de católicos es una exigua minoría y en todos los estados que rodean el colorado los católicos son muy pocos. El único modo para llegar, dadas las enormes distancias, es el avión. Este factor repercutirá drásticamente sobretodo en el número de extranjeros (un vuelo chárter a Nueva York cuesta la mitad que un chárter a Denver), y después en el de los propios americanos. En conclusión, un evento provinciano, exclusivamente americano.
  3. El argumento de que en Denver, o en una de estas ciudades de provincia, habrá menos riesgo de oposición no se sostiene. El grupo más radical de homosexuales, “Act Up”, es conocido por organizar manifestaciones masivas en todos los Estados Unidos, donde sea necesario organizar una manifestación. Pero mientras que en un centro católico como Nueva York o Washington o Chicago o Los Ángeles, los manifestantes homosexuales quedarían de algún modo diluidos por la masa de cientos de miles de personas, en un centro provinciano el mismo número resaltará mucho más frente a un público más reducido.

Evento "provinciano" sin interés meddiático para el CNC
En conclusión celebrar la próxima jornada mundial en un centro provinciano relegará este tipo de evento, que hasta ahora ha marcado el camino de la Iglesia, a un evento de serie b.

No será una peregrinación internacional de la juventud, sino una concentración exclusivamente americana.

Surge la duda de si no será precisamente esta la intención, la de relegar al Papa a las páginas interiores de los periódicos o la de excluirlo de la hora de máxima audiencia en televisión, para insistir en seleccionar una localidad que no tiene ningún significado para el mundo católico.

Llevo casi 20 años en los Estados Unidos y creo que el lugar más adecuado para celebrar la jornada sería Nueva York, por su importancia histórica y por la presencia de dos de los principales santos americanos, la Madre Cabrini y la Madre Seton, o Washington, sede del Santuario Nacional Mariano de la Inmaculada Concepción.

Una tercera posibilidad sería las misiones de California, en particular la de San Diego, la primera, y la de San Juan Capistrano, la más famosa.

A favor de Nueva York está la presencia del Cardenal, que es el bastión de la Iglesia americana, la voz que se eleva siempre, incluso en total soledad, para defender los valores católicos y la fidelidad a Roma.

Aprovecho esta carta para expresarle mis sentimientos de devoción y de amor por el Santo Padre y la gratitud por tantas veces que nos ha animado y ayudado.

El seminario de Newark va bien, en la actualidad hay 70 chicos pero McCarrick quiere 120. Hemos decidido ampliar el seminario para poder hospedar a los chicos y el Señor ha provisto más allá de nuestras expectativas: el benefactor ha donado 5 millones de dólares. Si todo va bien, para finales de 1992 comenzaremos los trabajos para construir un claustro con 40 estancias dobles alrededor de una capilla nueva para 200 personas.

El Camino se está abriendo en muchas zonas aunque en algunas, en particular Miami, San Francisco, Phoenix y Oklahoma City, el obispo local nos ha puesto en cuarentena, limitándolo a una o dos parroquias.

Esto nos ha hecho sufrir porque vemos la urgencia de la evangelización. La realidad no es estática pero muestra signos de empeoramiento: la moral del clero es baja y la secularización continúa a ritmo acelerado.

Si no fuese por el constante flujo de hispanoamericanos, filipinos, vietnamitas, etc, muchas iglesias tendrían que cerrar sus puertas: esta situación impide ver a muchos sacerdotes la realidad de la crisis y la necesidad de evangelizar.

Por otro lado, todos estos inmigrantes se apoyan en la Iglesia mientras no están integrados, pero apenas se convierten en “americanos”, la mayoría deja la Iglesia Católica. Así sucedió con irlandeses, italianos, polacos, etc. Y así está sucediendo hoy con mexicanos, vietnamitas, filipinos, etc. De aquí la urgencia por evangelizar seriamente porque la religiosidad natural no resiste el impacto con la cultura moderna o con las sectas, que para muchos son sólo una fase en su proceso de secularización.

Apelamos a la nueva evangelización, fuerte y decisiva en la salvaguarda de Europa, Hispanoamérica y otras zonas de misión, que hasta ahora ha sido silenciada aquí en los Estados Unidos y en Canadá. Sin embargo, la necesidad es inmensa: por esto la futura jornada mundial de la juventud debe ser un evento importantísimo y el sitio natural para tal proclamación.

Por nuestra parte, vemos nuestra incapacidad frente a un trabajo tan inmenso y tantas veces tenemos la tentación de tirar la toalla. Rece por mí, que soy un pecador.

Giuseppe Gennarini



Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...