viernes, 31 de julio de 2015

Familias en misión: una imagen


En esta ocasión Crux Sancta recoge la noticia publicada por la web del Arzobispado de Valencia que trata sobre el envío de las familias misioneras del Camino Neocatecumenal.

La idea es sencilla y de gran calado: acuden a zonas fuertemente secularizadas por petición de los obispos del lugar para dar testimonio y ayudar en las necesidades de la Iglesia (no sean mal pensados y crean que únicamente van a hacer proselitismo del Camino Neocatecumenal, porque no lo van a hacer).

Lo que sí ha llamado a nuestra atención ha sido la fotografía del acto que adjuntamos a continuación. Vemos a las familias numerosas y es por ello que tenemos la obligación moral de tomar en consideración y dar gracias por el sacrificio de los niños y adolescentes del Camino Neocatecumenal. Estos chicos parten en misión por decisión de los padres a culturas y sociedades diferentes, dónde hasta el idioma puede ser un problema y la autosuficiencia no siempre está garantizada, al final quién sabe cómo puede afectar e influir en su desarrollo futuro.

Por todo lo dicho: Gracias.



Las familias junto al Cardenal Cañizares.























 
Siete familias valencianas parten como misioneras a diferentes países del mundo.
VALENCIA, 7 JUN.(AVAN).- El arzobispo de Valencia, el cardenal Antonio Cañizares, ha presidido hoy, domingo, una eucaristía de envío de familias valencianas, pertenecientes al Camino Neocatecumenal, para la misión “Ad gente”.
La misa ha tenido lugar a las 12 horas en la Catedral de Valencia y en ella han participado las familias que partirán a diferentes países del mundo “con el objetivo de dar testimonio en zonas fuertemente secularizadas”, según ha indicado hoy a la agencia AVAN fuentes del Camino Neocatecumenal.
Las familias en misión del Camino Neocatecumenal “acuden a las diócesis del mundo en las que los obispos de esos lugares han pedido su presencia para que den testimonio de la familia cristiana y colaboren en el desarrollo de la Iglesia”, han añadido.
Las siete familias que realizarán la misión “Ad gente” en países como Islandia, Estados Unidos, Francia, Estonia o Perú, entre otros, provienen de las parroquias de San Pío X de Algemesí, San Martín Obispo de Alcàsser, y San Jerónimo, San Andrés Apóstol y Santo Tomás Apóstol y San Felipe Neri, de Valencia. (AVAN)
 Fuente: Archivalencia.


miércoles, 29 de julio de 2015

Entrevista a una familia misionera

 

"Ya están aquí"
En esta ocasión traemos al primer plano una entrevista realizada por la Agencia SIC y publicada también en Infocatólica y Religión en Libertad, valga la redundancia.

En la entrevista un matrimonio español del Camino Neocatecumental que partirá en misión a Suecia cuenta desde la vocación inicial y el testimonio a las reacciones o preguntas más frecuentes. Es aquí donde se observa con facilidad una estructura que se presenta en cualquier testimonio de familias misioneras que vienen a contar la puesta a punto de su partida hacia tierras de misión.

Esta estructura que se repite en todos los casos (y que leida una vez, leídas todas) viene a ser la siguiente: 
- Tienen una vida acomodada en su lugar de origen pero lo dejan todo para ir a lo incierto sin nadie ni nada que pueda hacerles de sostén económico. Sin idioma, remuneración suficiente para subsistir, medios de transporte, vivienda... Eso sí, la comunidad Dios proveerá.
- Estas familias van porque es la Iglesia quienes les llama a hacer pequeñas comunidades, o eso dicen.
- Si se habla de los hijos que han de abandonar la sociedad en la que se encuentran arraigados para acudir a lugares en los que ni siquiera conocen el idioma se alude a la ilusión, el sacrificio y la experiencia que les lleve a valorar lo que tienen.
- Aunque pueda haber gente que no entienda la marcha, lo común es que todos se expresan como lo haría cualquier hermano de comunidad pese a que no fueran ni creyentes ("tú por lo menos tienes a Dios", "reza por mí"...).
- Al lugar al que van tienen serios problemas de orden social y moral: un país de ateos, familias desestructuradas, suicidios y, dependiendo del caso, también marxistas, socialistas y madres solteras.
- Pese a la desgracia social, la puesta en escena de las comunidades neocatecumenales y las Eucaristías en casa hace que la atención de los paganos se dirijan a las familias por "como se aman entre ellos". Es este amor entre hermanos de comunidad lo que lleva a interesarse en formar parte de las comunidades e iniciarse: ¡es un milagro!
- Y por último, pero no por ello menos importante, es reiterar la idea de felicidad, ilusión y entusiasmo perpétuo.


Daniel y Clara lo dejan todo en España para irse de misioneros a Suecia

Daniel y Clara son un matrimonio católico perteneciente al Camino Neocatecumenal. Tienen cuatro hijos y residen en Badajoz. Lo que les hace especiales es que dejan todo y se marchan de misiones a Suecia. Daniel ha dejado su trabajo como ejecutivo por otro en una empresa de limpieza en la que ganará 500 euros.
(SIC) Juan José Montes entrevista al matrimonio para la web de la archidiócesis de Mérida y Badajoz

-¿Cómo surge en vosotros la vocación misionera?

Daniel: Siempre hemos tenido una inquietud, pero fue en octubre del año pasado cuando fuimos a una convivencia. En esa convivencia se pide que si alguien está llamado a esta vocación, que se ponga a disposición de la Iglesia.
Más adelante participamos en una convivencia de familias en Italia en la que tomaban parte todas las familias del Camino Neocatecumenal del mundo que han mostrado su disponibilidad para marchar a misiones. Allí estábamos 400 familias junto a varios obispos y arzobispos. En ese encuentro se ponen en un cesto los destinos, los lugares del mundo donde los obispos han pedido al Papa que vayan matrimonios a evangelizar, y se sortea el destino de cada matrimonio. A nosotros nos tocó Suecia, un matrimonio de Coria-Cáceres irá a Suiza y otro de Plasencia, a China.
Una vez que sale el destino nosotros tenemos que aceptar y de esa manera se van formando las distintas misiones.
Clara: En todo este proceso hay un trabajo de discernimiento por nuestra parte, pero también por parte de la Iglesia. De hecho hay mucha gente que muestra su disponibilidad y no es invitada a la misión o que en un principio deciden marchar pero tras un periodo de discernimiento no van. En un principio había 700 o 800 familias dispuestas, de las que quedamos la mitad.

-Hubo una celebración de envío de todos a la misión por parte del Papa y otro en vuestra iglesia particular, ¿no es así?

Daniel: Sí, el 6 de marzo nos reunimos todos en el Aula Pablo VI y el papa Francisco hizo el envío a las 400 familias. Luego, el 10 de julio, se realizó una ceremonia de envío en nuestra diócesis, concretamente en la parroquia de Jesús Obrero, en Badajoz, donde nos reunimos, que estuvo presidida por el Arzobispo, don Celso.
Clara: Esta ceremonia significa que no vamos por nuestra cuenta y riesgo, sino que nos envía la Iglesia y vamos en su nombre.

De ejecutivo, a ganar 500 euros limpiando

-Para marcharos tenéis que dejar aquí muchas cosas, entre ellas un cargo de alto nivel bien remunerado

DanielYo estaba trabajando como gerente de la compañía médica ASISA en Badajoz y provincia. En marzo le comuniqué a la empresa que tenía esta decisión tomada, que nos íbamos a Estocolmo en misión y que fueran buscando a alguien si lo estimaban conveniente. Ellos agradecieron el gesto de haber avisado con tiempo.

-¿Ya tienes trabajo en Suecia?

Daniel: Sí, en una pequeña empresa de limpieza, que es lo que me ha permitido también conseguir los papeles suecos. Ganaré 500 euros, que no nos dará ni para pagar el piso, pero Dios proveerá. Precisamente ahora estamos buscando la casa.

-Ese fue el primer testimonio que disteis, el testimonio en la empresa. ¿Qué te dijeron los jefes y los compañeros?

Daniel: Nos han sorprendido los mensajes de persona de Madrid, de gerentes de otros lugares de España. La verdad es que ha producido impacto. Sea todo para gloria de Dios, no para gloria nuestra. A mí me sorprendió mucho la reacción de los jefes, no me la esperaba.

-¿Qué te dijeron los jefes?

Daniel: Yo me esperaba que me iban a decir de todo, que estaba loco… Vete tú a saber. Sin embargo, me dijeron que nos admiraban, que rezarían por nosotros… Eso me sorprendió, incluso me reafirmó en que lo que estábamos haciendo no era ninguna tontería.

-Vuestros amigos, vuestras familias, ¿cómo reaccionaron?

Clara: Mayoritariamente, nos apoyan. Lo que más me ha sorprendido es que los que más nos entienden son la gente que no practica o que ni siquiera cree. Esos son los que más nos entienden, incluso les ayuda. Compañeros de mi marido vienen de fuera a propósito para hablar con nosotros, se piden el día libre y se hacen el viaje, incluso gente en el supermercado que se ha enterado… Mira, yo compro mucho por Internet y alguna vez he comentado que me tenía que marchar y, fíjate que la gente no pregunta, pero sí se han interesado y han dado pie a hablarles. Ha habido vendedores que se nos han puesto a llorar por teléfono cuando les hemos explicado, por ejemplo, que no nos interesaba la oferta en telefonía que nos estaba haciendo porque nos marchábamos, se me han puesto a llorar y me han contado su vida, que están fatal… La gente está muy necesitada de Dios. Incluso gente muy crítica con la fe y con nosotros mismos, a los que invitamos a la celebración del envío en Badajoz, allí estaban, con lágrimas en los ojos pidiéndonos que rezáramos por ellos. Ya nos dijo el Papa que Dios nos pondría a esta gente en nuestro camino.

Los bienes, a los pobres

-Os vais a final de mes. Ahora estáis de mudanza, habéis vendido el coche y regalado casi todo lo que teníais como un gesto más de entrega, disponibilidad y libertad.

ClaraDecidimos darlo todo a la gente necesitada y vender el coche porque no nos lo podemos llevar. Allí necesitaremos un coche, pero Dios proveerá.
Me ha costado mucho dar mis cosas, pero también ha sido una liberación que nos ha llenado de paz. Te das cuenta de todas las cosas a las que estamos atados. Yo estoy muy feliz, muy contenta y, a veces, tengo cierto miedo.

-Mucha gente se preguntará por los niños. ¿Cómo os planteáis esto?

Clara: Me ha sorprendido su reacción. Son niños muy maduros. En el colegio son muy solidarios y mi enfermedad (tengo fibromialgia) los ha ayudado mucho a madurar, a valorar las cosas y a ayudarse entre ellos.
Me decían si tú estás enferma y necesitas ayuda, por lo menos tienes a Dios, pero esa gente que no tiene familia ni nadie que le ayude y está enferma o que no conoce a Dios y se muere y no sabe que existe el cielo… Los que más nos ayudan realmente son nuestros hijos.
Daniel: Muchas veces intentamos, como padres, evitar el sufrimiento a nuestros hijos, pero te das cuenta de que no pasa nada porque se den cuenta de que puede haber sufrimiento, que puede haber una enfermedad. Eso los hace fuertes. Lo importante es que vean que Dios está ahí, que te ayuda y que todo se puede superar. Ellos están contentos, van con ilusión, saben que van a un sitio donde tendrán que aprender el idioma, pero como te digo están contentos.

-¿No tenéis problemas para escolarizarlos?

Daniel: No, en cuanto lleguemos, como tenemos ya el número sueco, se escolarizan inmediatamente.


Suecia: pocos católicos y muchos ateos

Aunque Suecia fue hasta el año 2000 un estado confesional luterano, lo cierto es que es uno de los países más ateos del mundo. La comunidad católica es muy reducida, con poco más de 40 parroquias y alrededor de 140.000 fieles de un total de 9 millones y medio de habitantes que tiene el país, aunque está creciendo muy notablemente en los últimos años.
Joven sueca monísima en un ferry
El desarrollo económico es muy elevado, pero la sociedad está muy desestructurada y se da un alto índice de suicidios. Ese es el paisaje que se encontrarán Daniel y Clara. Preguntados cómo va a ser su vida allí, Daniel afirma que «el Obispo de Estocolmo quiere que vayamos a vivir a Tyreso, que es un pueblo a 14 kilómetros de la capital. El Obispo lo que quiere es que se formen pequeñas comunidades o pequeños núcleos que se acerquen a la gente a Jesucristo. Viviremos 4 familias misioneras (las otras son una familia de Málaga, otra catalana y otra que viene de Italia) junto a nosotros va también un sacerdote. Vamos allí, aprendemos a empezar de cero, tendremos que aprender el idioma lo antes posible».
Preguntados por lo que harán en qué consiste su misión, Daniel asegura que, «como no hay iglesias, celebraremos la Eucaristía en nuestras casas. Es un trabajo inicialmente de presencia, la gente ve que en nuestras casas pasan cosas. La experiencia de otras familias misioneras es que mucha gente se acerca y se inician en la fe, se bautizan y esos son los milagros que ves, por los que te das cuenta de que lo que hacemos sirve para algo».
Clara afirma que «muchas veces la gente comparte con nosotros vivencias aunque no se convierta, pero sienten un apoyo moral en momentos de soledad o situaciones trascendentes de su vida en los que nosotros los acompañamos. Nosotros somos un instrumento de barro que llevamos la gracia de Dios, pero Él es el que decide, el que elige cuándo tiene uno que convertirse. A lo mejor en ese momento ese hermano no vive la fe pero el día de mañana sí, yo ya no lo sé. Dios sabe cómo encontrarse con cada uno. Todo esto -concluye- tiene sentido desde la fe, si lo miras desde la razón y de que todo se acaba cuando te mueres, entonces no. Estamos muy felices».

Fuente: Infocatólica.


domingo, 26 de julio de 2015

Kiko mete la pata con la CEI



Las escandalosas, hirientes y públicas palabras de Kiko en el llamado ‘Family Day’ italiano 2015 sobre la legitimidad del ‘feminicidio’ por parte de los maridos "insuficientemente" amados, han servido para restar apoyo mediático al CNC.

Pero esa no fue la única metida de pata de Kiko en la manifestación del pasado 20 de junio. De hecho, la más significativa de la falta de sintonía entre el Vaticano y el CNC, ha tenido bastante menos repercusión en los medios de comunicación.
Porque muchos catecúmenos del CNC son fervientes defensores y seguidores del Papa, de forma que están en el CNC porque creen que así sirven al Papa y si se demostrase lo contrario, pudiera suceder que se saliesen del CNC.
Pues bien, en su intervención en la manifestación del 20 de junio en Roma, Kiko afirmó:
"Parece que el secretario de los obispos italianos (Mons. Nunzio Galantino) ha dicho lo contrario, pero el Santo Padre está con nosotros. Escribí al Santo Padre, después de recibir las cartas de algunas familias; el Papa me respondió cuando, el pasado domingo, dijo que hay ideologías que colonizan las familias y contra las que debemos actuar. Alguno se equivoca si piensa que no le gustan las manifestaciones".
Todo esto viene a cuenta de que la postura oficial del Vaticano y de los obispos italianos sobre la manifestación que tuvo lugar el 20 de junio en Roma fue el declararla inadecuada para defender la institución de la familia, pues no sólo no favorece el diálogo, sino que además posiciona a los manifestantes (se supone que todos ellos cristianos) en contra de parte de la sociedad, debido a sus inclinaciones sexuales. Y los obispos opinan que los cristianos nunca deben posicionarse en contra de nadie, porque esa es la posición de quien juzga y condena.
Mons. Nunzio Galantino

Esta es la situación en la que Kiko se saca de la manga que diga lo que diga la CEI, el Papa, que ni aparece ni se conecta, ni manda mensaje ni nada de nada, está con ellos gracias a que él, el gran gurú blanco del kikismo, le mandó una carta que no ha recibido respuesta, tal vez porque el Papa se oliese que si indicaba a su secretario que escribiese cualquier cosita en respuesta, dicha misiva sería leída en la manifestación como prueba inequívoca de un apoyo que él no quería dar.
Por supuesto, la falta de respuesta no iba a ser óbice para que Kiko disponga que cuando el Papa, el 14 de junio en un discurso advierte contra “las colonizaciones ideológicas que envenenan el alma y la familia” (lo que es repetición de parte de su homilía en su viaje a Filipinas, en enero de 2015, que fue donde acuño lo de "Cuidado con las ideologías colonizadoras, que buscan destruir la familia"), lo que hace es enviar un mensaje de apoyo a una manifestación que no ha recibido tal apoyo.
La respuesta no se hizo esperar. Ese mismo día 20 de junio, don Iván Maffeis, director de la Oficina Nacional para las Comunicaciones Sociales de la CEI (Conferencia Episcopal Italiana), replica: “En su intervención, Argüello ha protagonizado una falta de estilo gratuita y grave. Enfrentar al Papa y a la CEI, en este caso concreto, a su secretario general, es instrumental y falso".

El Papa Francisco en Filipinas, en enero 2015
En la curia, las reacciones a la ‘falta de estilo’ de Kiko han sido abundantes; y tal vez por ello alguno pensó que era el momento de contar el cuento de que al atardecer del 23 de junio (por ‘casualidad’ en pleno desencuentro entre la curia y el CNC) al padrecito Alonso, responsable del CNC en República Dominicana y uno de los 72, le fue a ver el arzobispo emérito de la Rosa que sentía la urgente necesidad (por lo que fue bajo una torrencial tormenta) de contarle que un mes antes el Papa dijo que se pirra por el CNC.
Cuentos al margen, la única certeza es que el secretario general de la CEI mandó llamar a Kiko para expresarle en persona su malestar. Dicha reunión tuvo lugar el día 2 de julio. Lo que se sabe de la misma es a través de una carta que Kiko ha hecho llegar a los suyos, lo que implica que hay que saber leer entre líneas (y la autora no pretende hacer ver que ella sepa, sencillamente advierte de la necesidad de saber hacerlo) para enterarse de algo.



La traducción es la siguiente:
Queridos hermanos,
En primer lugar quiero daros las gracias por vuestra participación en el encuentro del 20 de junio en la plaza de San Giovanni. Todos mojados, pero todos felices. Creo que dimos un testimonio a favor de los niños, de la familia y del Sínodo.
Lo del 20 de junio en la plaza de San Juan fue una manifestación en contra de una propuesta del gobierno italiano para legalizar el matrimonio homosexual. Pues nada, según Kiko fue un ‘encuentro’ bajo la lluvia.
Seguimos con una ración de simplonas generalizaciones. Y los kikos saben que una generalización es, en sí misma, una mentira.
Y se concluye dando una finalidad común para bien de toda la cristiandad (algo que me recuerde la rimbombante frase falangista de la unidad de destino en lo universal, que no sé qué significa, pero queda fetén). Es decir, se concluye inventando una finalidad altruista y bien vista, cuando la realidad captada por los principales medios de comunicación italianos es que hubo un participante que hablaba en itañolo, cantaba desafinadamente, defendía la bondad de los feminicidios sobre las esposas poco amorosas y además sembró cizaña contra la CEI.
El 2 de julio, me reuní con el Secretario General de la CEI, Mons. Nunzio Galantino, que estaba muy contento con mi visita; Le regalé el icono 'la Piedad’ que también regalé al Papa. Más allá de cuanto erróneamente ha sido dicho o escrito por algunos, hemos reafirmado nuestra voluntad de comunión.
En resumidas cuentas, el monseñor tenía muchas ganas de aclararle a Kiko algunas cosas, cosas como que no es el Papa quien tiene que estar con ellos, sino ellos con el Papa; cosas como que ellos no son nada si no están en comunión con la Iglesia y la Iglesia no alienta ni justifica los feminicidios de ningún tipo ni apoya manifestaciones con alto contenido político.

Acogemos con gusto y muy en serio la invitación de la CEI a orar
verdaderamente por este Sínodo, dada la importancia del tema: "Vocación y misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo". Pensad cuántas familias del Camino ya están en una misión: más de 1.100. Es tanto más importante adherirse a la invitación de la Iglesia italiana y reunir a muchos hermanos en la Vigilia de oración por el Sínodo que se celebrará el Sábado 03 de octubre en Roma, en la Plaza de San Pedro, con Francisco, de las 18,00 a las 19,30.
Lo que dice el párrafo precedente es que Kiko no va a ser invitado a participar en el próximo Sínodo de los Obispos a celebrar en octubre, más que con sus oraciones. Y eso que Kiko debió de intentar vender como el ‘mayor fruto del CV II’ a las familias misioneras del CNC.
¡Con lo sensible que es Kiko! ¡Cuánto habrá sufrido con el ninguneo del secretario general de la CEI a su intento de sacar provecho de las 1100 familias misioneras! Ha debido estar tan deprimido, que habiendo sido la reunión el día 2, hasta el día 11 no tuvo fuerzas para escribir su propia versión de dicho encuentro.
Pensad que en este Sínodo está en juego tanto el futuro de la familia como el de la Iglesia.
El recurso al futuro apocalíptico no podía faltar. Se conoce que ve negro el futuro del CNC. O que no cree que Dios provea.
¡Vamos todos a orar con el Santo Padre Francisco!
Rogad por mí, por Carmen y por el Padre Mario.
El burro delante, para que no se espante.
¡Ánimo! La paz sea con vosotros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...