viernes, 31 de agosto de 2012

Se niega la comunión de rodillas que seguirá obligarnos a comulgar sentados?


La Comunión de Rodillas y en la boca: ¿un asunto de memoria histórica o de fe?
Por Javier Luis Candelario Diéguez, Presidente Una Voce Cuba

Se ha vuelto frecuente, en no pocas iglesias y diócesis, la tristísima imagen representada por un sacerdote que niega la recepción de la Sagrada Comunión, a aquellos fieles católicos, que bien dispuestos, sin impedimento alguno y en total coherencia de fe y amor,  deciden hacerlo de rodillas y en la boca, cual siempre fue, y movidos, sin lugar a dudas, a partir del ejemplo inequívoco del Santo Padre, que ha decidido recuperar esta practica multisecular, y que les ha hecho caer en la cuenta de ante Dios no cabe otra actitud.

San Pio de pietrelcina comulgando de rodillas y en la boca
Finalmente, la trágica escena termina, con la humillación del comulgante; frente al resto de la comunidad,  quien no solo ha sido abusado al retirársele un derecho que le asiste, sino que además es violentado, por un ministro que ardiendo enfebrecido, le increpa descompuesto una sarta de insultos y amenazas, descargando así sobre esta alma toda su ira como castigo. Su pecado es evidente; ha amado mucho a Dios.
¿Es esto normal? ¿Qué está sucediendo? ¿Cómo ciertos sacerdotes y obispos van a reprimir a quienes no desean otra cosa que ser consecuentes con su fe? ¿En nombre de quien actúan y a quien sirven? ¡Qué contradicciones tiene la vida! ¿Los herejes de ayer, cómo se han podido volver los maestros de hoy?  No miento; conozcamos los postulados  de los enemigos de nuestra Fe Católica:

Para Martín Lutero y sus seguidores, el culto divino había de consistir principalmente en la prédica como medio de instrucción y edificación, mezclado con oraciones e himnos. Recibir la Santa Comunión era sólo un episodio secundario. Lutero todavía mantenía la presencia de Cristo en el pan en el momento de su recepción, pero negaba firmemente el Sacrificio de la Misa.  Lutero había comprendido muy bien que la Misa es el corazón; el alma de la Iglesia. Por ello decía: "Destruyamos la Misa y destruiremos el Papado". Su desprecio por el Sacrificio de la Cruz era tal que llevó a escribir: "Afirmo, que todos los lupanares, los homicidios, los robos, los adulterios son menos malos que esta abominable Misa.” “La Misa podrá ser un sacrificio de alabanza, es decir un acto de loor, de acción de gracias, pero ciertamente no un sacrificio expiatorio que renueva el Sacrificio de la Cruz y lo aplica.”
Recordemos que se nos dice en el Camino Neocatecumenal


La forma de la liturgia, oraciones, ritos, ornamentos y vasos sagrados eran para Lutero «cosa vana y externa», son adiaphora, ni mandadas ni vedadas, decía. En sus cartas a Juan Calvino le instruye cómo se ha de proceder, al ser interrogado por este sobre los medios, insiste, en despojar de  todo aspecto sagrado a la Eucaristía, para lo cual hay que lograr que la gente deje de arrodillarse, más bien que permanezcan de pie o sentados la mayor parte del tiempo.

Por su lado  Zwinglio, Calvino y sus secuaces, quienes desde un primer momento negaron la presencia real en el Santísimo Sacramento, introdujeron ya en el siglo XVI la nefasta y sacrílega practica de la comunión en la mano y de pie. Las mismas comunidades de Calvino en Génova, lo cuentan: “la costumbre de llevarse la comunión de pie es nuestra norma. La gente se para alrededor de la mesa y coje lo elementos con sus propias manos.”

Mientras los Protestantes de tradición Anabaptista y Zwingliana se escandalizan por la Eucaristía. Se repite así el episodio del discurso del “Pan de Vida, que ha bajado del cielo”; en el Evangelio, donde discípulos se alejan de Jesús por una cuestión doctrinal: no creen que puedan comer el Cuerpo del Señor y beber su Sangre. (Cfr. Jn. VI. 48-71)

Durante la “reforma” Protestante Anglicana, Tomás Cranmer se esforzó en eliminar de la Santa Misa todo lo que pudiera hacer creer en una presencia real y corporal de Cristo, como víctima propiciatoria; inmolada y ofrecida. Para ello, en 1549 modificó profundamente el Canon Romano y las  rúbricas; una de estas advertía: “El arrodillarse de los fieles debe ser visto como señal de humilde reconocimiento a Dios… y de ningún modo como acto de adoración a la vista del pan y del vino sacramentales”.

Por su parte Richard Hooker declaraba: “El porte exterior, los gestos del comulgante, deben excluir todo supuesto, toda apariencia de idolatría, toda tendencia a ella. Ahora bien, arrodillarse es una señal, un signo exterior de honor y culto y, hasta aquí la adoración del sacramento ha constituido una grave y condenable idolatría. Yo desearía, pues, que las autoridades ordenasen a los comulgantes que se mantuvieran de pie o sentados. Quedarse sentados, a mi parecer, sería lo mejor.”
La lucha contra la comunión de rodillas era para Philippe de Mornay; principal cabecilla de los hugonotes, -nombre dado a los protestantes calvinistas franceses-, “la última piedra a colocar sobre el túmulo bajo el que yace la antigua creencia en la Sagrada Eucaristía”. Sin lugar a dudas que este espíritu protestante se ha colado en la Liturgia Católica, por las grietas de un mal entendido ecumenismo y la supuesta aplicación del espíritu del Concilio Vaticano II. El Papa, en su exhortación apostólica potsinodal: “Sacramentum Caritate” enfatizó la sacralidad de la Sagrada Comunión: “recibid La Eucaristía significa adorar al que recibimos.” (n.66)  es la hermenéutica da la continuidad desde San Agustín a Santo Tomas de Aquino: “Nadie como de este pan sin antes adorarlo.” Y “Ha nadie le está permitido tocarte, Señor.”

Algunos sínodos de la comunidad calvinista en Holanda, en los siglos XVI y XVII, establecieron prohibiciones formales para recibir la comunión de rodillas: “Anteriormente la gene podría haberse arrodillado durante la oración [Cena del Señor] y también recibía la comunión de rodillas pero… varios sínodos prohibieron esto para evitar cualquier sugerencia de que el pan era venerado.” (…)
Por su parte la Masonería y el Ocultismo no se han quedado detrás. En el “Epistolario Guaita-Roca Encausse” aparece una carta fechada en 1888, en ella Estanislao Guaita, más conocido como el “Mago Negro” o “Poeta de Satanás” escribe a Pablo Roca excanónico de Persignan y grado 33 de la Masonería; en uno de sus párrafos dice: “Hemos de trabajar activamente para lograr que en los templos romanos se comulgue de pie. El día que lo consigamos, nuestro triunfo estará asegurado.”
En el mismo año Pablo Roca le contesta; y al hacer alusión a dicho párrafo, le comunica: “Estoy totalmente de acuerdo con sus puntos de vista, pero será conveniente pasar a una segunda fase, dando el pan en la mano a esos antropófagos fanáticos.” Al año siguiente  Guaita le contesta: “Con estos dos logros el resto caerá como fruta madura, puesto que la Eucaristía es solamente esto: ágape-símbolo de filantropía universal”

Estas últimas palabras son la esencia de la tesis de Calvino; que reducía el Santo Sacrificio de la Misa, negando el carácter sacrificial y propiciatorio de la misma, tan bien expresado por el Concilio de Trento, donde quedó definido dogmáticamente; es decir,  para siempre, la doctrina y teología de la Iglesia Católica sobre la Eucaristía.  No cabe duda que estas palabras revelan una gran enseñanza…tengamos cuidado, no sea que creyéndonos católicos pensemos y obremos diametralmente opuestos a ello. “El que tanga oídos para oír que oiga…” (Mt XIII. 9) No correspondería más a la verdad de intima realidad de la Santa Hostia consagrada, si los files de hoy en día se postraran en el suelo al recibir la comunión y abrieran sus bocas, como el profeta Ezequiel recibió la palabra de Dios (Ez.2), permitiendo que se nos alimente como niños, ya que la sagrada Comunión es alimento espiritual.

Con el motu proprio: “Summorum Pontificum” y demás acciones litúrgicas, SS Benedicto XVI, ofrece a la Iglesia del presente y del mañana la posibilidad de aprovechar las riquezas de su pasado litúrgico y de reencontrarse nuevamente consigo misma en sus 2000 años de Tradición. En medio del materialismo ambiente la liturgia tradicional aporta el sentido de lo sagrado. De cara al subjetivismo y al egocentrismo, la actitud de adoración. Frente a un naturalismo y un racionalismo que reduce y cierra los horizontes de la humanidad, la liturgia inmemorial abre las puertas a la trascendencia. Santo Tomás de Aquino concluye en su inmortal   himno:  Adorote devote: “A ti mi corazón totalmente se somete, pues al contemplarte, se siente desfallecer por completo. Se engaña en Ti la vista, el tacto y el gusto. Más tu palabra engendra fe rendida; creo cuanto ha dicho el Hijo de Dios, pues no hay verdad cual la verdad divina…”  Entonces: La Comunión de Rodillas y en la boca es: ¿un asunto de memoria histórica o de fe? Yo creo, humildemente, que ambos.
Nosotros, por tanto: ¡Adoremos! ¡Adoremos! ¡Adoremos a Ntro. Señor!




APENDICE
La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos recibió en el pasado algunos informes relativos a que en algunas diócesis se negaba la Sagrada Comunión a algunos fieles cuando, al acercarse a recibirla, se ponen de rodillas en lugar de permanecer de pie. Ante ese lamentable hecho, la Congregación consideró y considera que cualquier negativa de dar la Sagrada Comunión a un miembro de la feligresía, fundada en que se encuentra de rodillas para recibirla, es una grave violación a uno de los derechos más básicos del feligrés cristiano, a saber, el de ser ayudado por sus pastores por medio de los Sacramentos (Código de Derecho Canónico, canon 213).

En vista de la ley que establece que “los ministros sagrados no pueden negar los sacramentos a quienes los pidan de modo oportuno, estén bien dispuestos y no les sea prohibido por el derecho recibirlos” (C. Canónico 843, § 1), NO debe negarse la Sagrada Comunión a ningún católico durante la Santa Misa, excepto en casos que pongan en peligro de grave escándalo a otros creyentes, como el pecador público o la obstinación en la herejía o el cisma, públicamente profesado o declarado. Se niega la comunión a los excomulgados, por propia definición.
Aún en aquellos países donde esta Congregación ha aprobado la legislación local que establece el permanecer de pie como la postura para recibir la Sagrada Comunión, de acuerdo con las adaptaciones permitidas a las Conferencias Episcopales por la Institución Generalis Missalis Romani n. 160, § 2, lo ha hecho con la condición de que a los comulgantes que escojan arrodillarse no les será negada la Sagrada Comunión.

La práctica de arrodillarse para recibir la Sagrada Comunión tiene en su favor una tradición multisecular, y es un signo particularmente expresivo de adoración, completamente apropiado en razón de la verdadera, real y sustancial Presencia de Nuestro Señor Jesucristo bajo las especies consagradas.

Así pues queda claro que no puede negarse la Sagrada Comunión a ningún fiel por el hecho de recibirla de rodillas. Más aún, lo que comenzó siendo permitido (recibirla en pie) se ha convertido en norma.

jueves, 30 de agosto de 2012

Conversando con un Neocatecumenal.

Es público el hecho de la investigación a la liturgia de la Misa del Camino Neocatecumenal (CNC) por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Siendo este tipo de investigaciones competencia de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, este asunto sugiere que sus variaciones litúrgicas han llevado a la Santa Misa a un posible estado de no conformidad al orden de la misma como conclusión y centro de la fe y la Tradición de la Iglesia.
Noticia en Rome Reports:

En días anteriores, un grupo de católicos comprometidos decidimos dialogar con catequistas y miembros de este movimiento (incluso en las redes sociales), solicitando documentos que nos pudieran indicar que sus celebraciones y particularidades cuentan inequívocamente con aprobación por parte de las autoridades de la Iglesia Católica.
Una Misa del Camino Neocatecumenal:

Pero tras nuestras solicitudes apuntando a identificar buenas prácticas en la Iglesia, comenzamos a recibir sorprendentes descalificativos tildando a los participantes de sectarios contradictores del pontificado y del Concilio Vaticano II. Algunas pueden testificarse en conversaciones en las redes sociales.



Tales respuestas airadas (pero sin la información solicitada) comunes a varios miembros de este movimiento, nos dieron la idea de verdaderas irregularidades y un mecanismo de defensa asociado, incapaz de un principio de autocrítica, y prefiriendo acuñar afirmaciones equivocadas en vez de dar la razón a otros cuando es apropiado. Todo lo anterior se suma a muchos otros testimonios de maltrato incluso verbal a personas renuentes a tales prácticas. Esto nos llevo a ahondar un poco en variedades del CNC y a su situación general en la Iglesia. Y desafortunadamente, los hallazgos de no conformidades no fueron pocos y se irán retratando paulatinamente.
Se ha hallado lo siguiente:
  1. Argumento: "el CNC es atacado infundamentadamente por envidia de su éxito": Esta afirmación repetitiva acompañada de una comentario de que "los de Dios serán perseguidos" nos condujo al resto de la investigación. Esta retrataría una mala intención de parte nuestra y la pregunta específica es que si será que la "fama" certifica ortodoxia y si es justo esto lo que deslumbra a los miembros del CNC, tener fama, lo cual parece en efecto ser lo que sucede.
  2.  Afirmaciones erradas sobre la Iconografía: Los miembros del Camino Neocatecumenal presumen seguir cánones bizantinos, en iconos reconocidos por la Iglesia Universal. Las características estéticas de este arte se remontan a los principios de la Iglesia y las reglas para su confección son estrictas. Además de una imprecisión con respecto a esto, otras imágenes de su iconografía resultan ridiculizantes. Personalmente respeto algunas de sus imágenes y son aceptables dentro del rito romano que no tiene una normatividad al respecto, pero este blog no se congracia con la deformación de los personajes santos y se apropia con celo de estas imágenes por cuanto a que siendo masivas, competen a la Tradición universal.





3. Las variaciones litúrgicas al Rito Novus Ordo están todas aprobadas?: Muchas son las novedades que pueden observarse en las Misas del CNC. Bailes, comunión sentados y forzosamente en la mano, explicaciones de los laicos al evangelio proclamado, celebración siempre en sábado la vispera del Domingo y algunos elementos litúrgicos desconocidos en las misas Novus Ordo. Parroquias sin reclinatorios, y otras novedades.
Lo primero que salta a la mente es ¿por qué un movimiento iniciado por un laico que presume ser solo una ayuda parroquial y un itinerario de formación catequética (asunto que será tratado en otro aparte), termina siendo un movimiento reformador de la liturgia de la Iglesia? No obstante, algunas concesiones les fueron otorgadas desde la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos http://www.zenit.org/article-17875?l=spanish. Para que no hayan dudas de manipulación insisto a los visitantes que el documento sea leído. Fue firmado en 2006, osea 2 años antes de la aprobación de los estatutos, lo que les parece a algunos sugerir que fueron revocadas las observaciones hechas. Pero no es así, los estatutos aprobados en 2008 en su texto NO INCLUYEN los asuntos traidos a colación por parte de ABC-Apologética al principio del punto 3.
Las concesiones vigentes (confirmar con el documento) son:
  • Intervenciones de testimonio de los laicos ("ecos") y/o diálogo con estos en circunstancias especiales, no siendo estas explicaciones de homiliética.
  •  El traslado del rito de la paz.
  • La comunion bajo las 2 especies, según la forma de los libros litúrgicos.

Lo desobedecido es entonces: (Entre otras cosas)
  • La no incorporación de las comunidades del CNC a la celebración dominical una vez al mes.
  •  La distribución y toma de la Eucaristía, en una forma no prevista para la liturgia de la Iglesia (sentados alrededor de un altar no situado en el presbiterio).
  •  Las intervenciones de los laicos antes de las homilías "ecos".

(continuará...)
4. El Camino Neocatecumenal bien acogido por parte de los ritos orientales e incluso por parte de la Iglesia Ortodoxa como posible puente de diálogo ecuménico:En años anteriores, hubo acercamientos por parte de los Melquitas de Tierra Santa y el CNC, con la posibilidad de que estos se incorporaran como una ayuda en el proceso de la nueva evangelización adoptando los ritos melquitas. El resultado fue un intento del CNC de cambiar las tradiciones litúrgicas de la Iglesia Melquita, lo cual evidencia que el fin primario del CNC que supone una "evangelización en sujeción al obispo local" lleva realmente un interés muy distinto: un imponer una cultura distinta de Iglesia con una lúdica neocatecumenal.
Secuencia del Asunto Melquita -Neocatecumenales:

  1.  Elias Shakour Arzobispo Greco-melquita (2007) invita al camino a evangelizar para contrarrestar el proselitismo sectario en tierra santa.http://www.camineo.info/news/153/ARTICLE/1636/2007-06-03.html
  2.  Patriarcas de Tierra Santa reprueban y exhortan el camino. Invitados y pretendían cambiar las tradiciones orientales. http://www.zenit.org/article-22845?l=spanish


Con respecto a los Ortodoxos, el diálogo con estos resultó en un mal episodio, donde el señor Kiko Arguello fundador del movimiento, salió a asegurar un presunto acuerdo, cuando lo que sucedio fue solo un encuentro de cordialidad entre ambas instituciones. Consistente esto con lo visto en estos diálogos donde a priori, los miembros del CNC dan por hecho una infalibilidad en toda situación.
Secuencia Ortodoxo -Neocatecumenales:
  1.  Kiko (2006) tras un encuentro en Moscú afirma tener un pacto con los ortodoxos.http://www.zenit.org/article-21493?l=spanish
  2. Patriarca de Moscú desmiente a Kiko Arguello tildando su organización de contradictoria.http://www.interfax-religion.com/?act=news&div=2176


Las segundas noticias de ambos casos no son aclaradas en las páginas principales del CNC, manteniendo solamente las primeras dejando una idea de progresos inexistentes.

(Continuará...)

---------------------------------------

Proximamente más actualizaciones. Por el momento, ABC Apologética se abstiene de recomendar el Camino Neocatecumenal a sus lectores bajo la sospecha confirmada de desobediencia a las recomendaciones litúrgicas emitidas desde la Congregatio de Cultu Divino et Disciplina Sacramentorum, extralimitación de sus permisos estatutarios, desaciertos doctrinales y actuales prácticas no conformes al magisterio de la Iglesia Católica, que irán siendo paulatinamente plasmadas en este documento.

Orando por la unidad, la asistencia del Espíritu Santo y la sana rectificación de todos los movimientos pertenecientes a la Santa Iglesia Católica dejo a ustedes la consideración momentanea de este documento en tanto es complementado para que cada cual pueda hacer sus propias conclusiones.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Altar reemplazado por mesa en el CNC- Encíclica Mediator Dei - Pio XII


(..)
15. Oigan, pues, dócilmente todos los cristianos la voz del Padre común, que desea ardientemente verlos unidos íntimamente a El, acercándose al altar de Dios, profesando la misma fe, obedeciendo a la misma ley, participando en el mismo sacrificio con un solo entendimiento y una sola voluntad.
16. Lo pide el honor debido a Dios; lo exigen las necesidades de los tiempos presentes. Efectivamente, después que una larga y cruel guerra ha dividido a los pueblos con sus rivalidades y estragos, los hombres de buena voluntad se esfuerzan ahora de la mejor manera posible por traerlos de nuevo a todos a la concordia.
17. Creemos, sin embargo, que ningún designio o iniciativa será en este caso más eficaz que un férvido espíritu y religioso celo de los que deben estar animados y guiados los cristianos, de modo que, aceptando sinceramente las mismas verdades y obedeciendo dócilmente a los legítimos Pastores en el ejercicio del culto debido a Dios', formen una Comunidad fraternal; puesto que «todos los que participamos del mismo pan, aunque muchos, venimos a ser un solo cuerpo»'[9].

(...)


b) Adhesión exagerada a los ritos antiguos
78. Con la misma medida deben ser juzgados los conatos de algunos, enderezados a resucitar ciertos antiguos ritos y ceremonias. La liturgia de los tiempos pasados merece ser venerada sin duda ninguna; pero una costumbre antigua no es ya solamente por su antigüedad lo mejor, tanto en sí misma cuanto en relación con los tiempos sucesivos y las condiciones nuevas. También son dignos de estima y respeto los ritos litúrgicos más recientes, porque han surgido bajo el influjo del Espíritu Santo, que está con la Iglesia siempre, hasta la consumación de los siglos[52], y son medios de los que la ínclita Esposa de Jesucristo se sirve para estimular y procurar la santidad de los hombres.
79. Es en verdad cosa prudente y digna de toda alabanza volver de nuevo, con la inteligencia y el espíritu, a las fuentes de la sagrada liturgia, porque su estudio, remontándose a los orígenes, contribuye mucho a comprender el significado de las fiestas y a penetrar con mayor profundidad y exactitud en el sentido de las ceremonias; pero, ciertamente, no es prudente y loable reducirlo todo, y de todas las maneras, a lo antiguo.
80. Así, por ejemplo, se sale del recto camino quien desea devolver al altar su forma antigua de mesa; quien desea excluir de los ornamentos litúrgicos el color negro; quien quiere eliminar de los templos las imágenes y estatuas sagradas; quien quiere hacer desaparecer en las imágenes del Redentor Crucificado los dolores acerbísimos que El ha sufrido; quien repudia y reprueba el canto polifónico, aunque esté conforme con las normas promulgadas por la Santa Sede.



«Arqueologismo» excesivo

Así como ningún católico sensato puede rechazar las fórmulas de la doctrina cristiana compuestas y decretadas con grande utilidad por la Iglesia, inspirada y asistida por el Espíritu Santo, en épocas recientes, para volver a las fórmulas de los antiguos concilios, ni puede repudiar las leyes vigentes para retornar a las prescripciones de las antiguas fuentes del Derecho canónico; así, cuando se trata de la sagrada liturgia, no resultaría animado de un celo recto e inteligente quien deseara volver a los antiguos ritos y usos, repudiando las nuevas normas introducidas por disposición de la divina Providencia y por la modificación de las circunstancias.

Tal manera de pensar y de obrar hace revivir, efectivamente, el excesivo e insano arqueologismo despertado por el ilegítimo concilio de Pistoya, y se esfuerza por resucitar los múltiples errores que un día provocaron aquel conciliábulo y los que de él se siguieron, con gran daño de las almas, y que la Iglesia, guarda vigilante del «depósito de la fe» que le ha sido confiado por su divino Fundador, justamente condenó. En efecto, deplorables propósitos e iniciativas tienden a paralizar la acción santificadora con la cual la sagrada liturgia dirige al Padre saludablemente a sus hijos de adopción.

http://www.vatican.va/holy_father/pius_xii/encyclicals/documents/hf_p-xii_enc_20111947_mediator-dei_sp.html


No se puede callar ante los abusos litúrgicos - Redentoris Sacramentum

Redemptionis Sacramentum:


PROEMIO (http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/ccdds/documents/rc_con_ccdds_doc_20040423_redemptionis-sacramentum_sp.html)



[4.] «No hay duda de que la reforma litúrgica del Concilio ha tenido grandes ventajas para una participación más consciente, activa y fructuosa de los fieles en el santo Sacrificio del altar».[10] Sin embargo, «no faltan sombras».[11] Así, no se puede callar ante los abusos, incluso gravísimos, contra la naturaleza de la Liturgia y de los sacramentos, también contra la tradición y autoridad de la Iglesia, que en nuestros tiempos, no raramente, dañan las celebraciones litúrgicas en diversos ámbitos eclesiales. En algunos lugares, los abusos litúrgicos se han convertido en una costumbre, lo cual no se puede admitir y debe terminarse.

[6.] Los abusos, sin embargo, «contribuyen a oscurecer la recta fe y la doctrina católica sobre este admirable Sacramento».[14] De esta forma, también se impide que puedan «los fieles revivir de algún modo la experiencia de los dos discípulos de Emaús: Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron».[15] Conviene que todos los fieles tengan y realicen aquellos sentimientos que han recibido por la pasión salvadora del Hijo Unigénito, que manifiesta la majestad de Dios, ya que están ante la fuerza, la divinidad y el esplendor de la bondad de Dios[16], especialmente presente en el sacramento de la Eucaristía.[17]

[10.] La misma Iglesia no tiene ninguna potestad sobre aquello que ha sido establecido por Cristo, y que constituye la parte inmutable de la Liturgia.[23] Pero si se rompiera este vínculo que los sacramentos tienen con el mismo Cristo, que los ha instituido, y con los acontecimientos en los que la Iglesia ha sido fundada,[24] nada aprovecharía a los fieles, sino que podría dañarles gravemente. De hecho, la sagrada Liturgia está estrechamente ligada con los principios doctrinales,[25] por lo que el uso de textos y ritos que no han sido aprobados lleva a que disminuya o desaparezca el nexo necesario entre la lex orandi y la lex credendi.[26]

[11.] El Misterio de la Eucaristía es demasiado grande «para que alguien pueda permitirse tratarlo a su arbitrio personal, lo que no respetaría ni su carácter sagrado ni su dimensión universal».[27] Quien actúa contra esto, cediendo a sus propias inspiraciones, aunque sea sacerdote, atenta contra la unidad substancial del Rito romano, que se debe cuidar con decisión,[28] y realiza acciones que de ningún modo corresponden con el hambre y la sed del Dios vivo, que el pueblo de nuestros tiempos experimenta, ni a un auténtico celo pastoral, ni sirve a la adecuada renovación litúrgica, sino que más bien defrauda el patrimonio y la herencia de los fieles. Los actos arbitrarios no benefician la verdadera renovación,[29] sino que lesionan el verdadero derecho de los fieles a la acción litúrgica, que es expresión de la vida de la Iglesia, según su tradición y disciplina. Además, introducen en la misma celebración de la Eucaristía elementos de discordia y la deforman, cuando ella tiende, por su propia naturaleza y de forma eminente, a significar y realizar admirablemente la comunión con la vida divina y la unidad del pueblo de Dios.[30] De estos actos arbitrarios se deriva incertidumbre en la doctrina, duda y escándalo para el pueblo de Dios y, casi inevitablemente, una violenta repugnancia que confunde y aflige con fuerza a muchos fieles en nuestros tiempos, en que frecuentemente la vida cristiana sufre el ambiente, muy difícil, de la «secularización».[31]


[12.] Por otra parte, todos los fieles cristianos gozan del derecho de celebrar una liturgia verdadera, y especialmente la celebración de la santa Misa, que sea tal como la Iglesia ha querido y establecido, como está prescrito en los libros litúrgicos y en las otras leyes y normas. Además, el pueblo católico tiene derecho a que se celebre por él, de forma íntegra, el santo sacrificio de la Misa, conforme a toda la enseñanza del Magisterio de la Iglesia. Finalmente, la comunidad católica tiene derecho a que de tal modo se realice para ella la celebración de la santísima Eucaristía, que aparezca verdaderamente como sacramento de unidad, excluyendo absolutamente todos los defectos y gestos que puedan manifestar divisiones y facciones en la Iglesia.



1ªCORINTIOS 
PRIMERA EPISTOLA DE SAN PABLO A LOS CORINTIOS 11; 17-22
Abusos en las celebraciones eucarísticas


17 Al recomendaros esto, no os alabo, porque no os reunís para vuestro bien espiritual, sino para vuestro daño.
18 En primer lugar oigo que, cuando os reunís en asamblea litúrgica, hay divisiones entre vosotros, y en parte lo creo,
19 pues conviene que haya entre vosotros disensiones, para que se descubran entre vosotros los de probada virtud.
20 Así, cuando os reunís, eso ya no es tomar la Cena del Señor;
21 porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena, y mientras uno pasa hambre, otro está ebrio.
22 ¿No tenéis casas para comer y beber? ¿O despreciáis la Iglesia de Dios y avergonzáis a los que no tienen nada? ¿Qué voy a deciros? ¿Os alabaré? En esto no os alabo.


martes, 28 de agosto de 2012

«A los hijos no se les deja herencia» ...pero

Este es un artículo de investigación, los datos son del BOE

Las Fundaciones de Carmen Hernández.

Al leer un comentario reciente sobre Carmen Hernández y la idea de que la propia iniciadora del Camino Neocatecumenal está desarraigada de su familia por la necesidad de evangelizar, me ha venido a la mente algo que se comentó y que contradecía este comentario: Carmen tenía una hermana que ante la incapacidad de ésta, se hubo de buscar a alguien para que cuidara de ella día y noche.
Carmen no estaba dispuesta de cuidar su propia hermana pues le era más importante (y menos sacrificio) mantenerse en la dirección del Camino Neocatecumenal que cuidar una persona inválida.
Al final tras el deceso de la hermana (Petra Elisa), con la herencia se abrió sendas fundaciones con su nombre, evitando tener que pagar el impuesto de sucesiones respectivo y que a la vez permitía controlar nuevamente el dinero de la herencia sin ver mermada dicha cantidad en ningun importe por los impuestos y tributos al Estado, pues el dinero nuevamente volvía limpio a las manos de Carmen Hernandez.
La hermana de Carmen Hernández, doña Petra Elisa, tenía en un fondo de Inversión del Banco Santader llamado Fondo INVERBANSER FI con una rentabilidad anual del 14'81% en 2009, el año anterior al fallecimiento de la titular del depósito.
En dicho fondo tenía la cantidad de 104.704,16 Euros (131,511.81 Dolares), lo que supone traducido a pesetas la cantidad de 17.421.306 (más de 17 millones de pesetas) . 
Con este capital se abrieron dos fundaciones:

La primera es:
Fundación Hernandez Barrera-Domus Galileae.
Dotación: 52.352,08 euros (65,745.08 Dólares)
Patronato: Queda constituido por: a) Patronos natos: Doña Carmen Hernández Barrera, como presidenta; don Francisco José Gómez-Argüello Wirtz (Kiko Argüello), como vocal; y Padre don Mario Pezzi.
Fines: "1.º Ayudar al sostenimiento y expansión de la casa de retiros o convivencias «Domus Galileae», sita en Israel, cerca del Lago de Tiberiades o Mar de Galilea –uno de los lugares significativos, junto con Jerusalén, donde Nuestro Señor Jesucristo desarrolló su vida pública–, bajo la gestión del Camino Neocatecumenal en servicio a la Iglesia Católica, como instrumento de evangelización y favorecimiento del diálogo ecuménico. 2.ºColaborar con el sostenimiento de la evangelización del Camino Neocatecumenal, especialmente entre los alejados, en zonas descristianizadas de Madrid y otros lugares."

La segunda fundacion es la siguiente:
Fundación Elisa Hernandez - Seminario Redemptoris Mater de Callao (Perú)
Dotación: 52.352,08 euros (65,752.11 Dólares)
Patronato: Queda constituido por: a) Patronos natos: Doña Carmen Hernández Barrera, como presidenta; don Francisco José Gómez-Argüello Wirtz (Kiko Argüello), como vocal; y Padre don Mario Pezzi.
Fines: "1.º Fomentar, promover, sostener, suscitar, formar, becar y ayudar en su más amplio sentido las vocaciones sacerdotales misionera que se susciten en o para el seminario Diocesano Misionero Redemptoris Mater «Juan Pablo II» de la diócesis de Callao (Perú), promovido por el Camino Neocatecumenal, al servicio de la Iglesia Católica para la evangelización de Hispano América.  2.º Colaborar con el sostenimiento de la evangelización del Camino Neocatecumenal, especialmente entre los alejados, en zonas descristianizadas de Madrid y otros lugares".

La información aportada para en el presente artículo es de dominio público y puede ser contrastada en el Boletín Oficial del Estado.

Tras esta lectura podemos llegar a la conclusión de que la hermana de Carmen Hernandez, doña Petra Elisa Hernandez Barrera, tuvo en su haber hasta el momento de su fallecimiento una cifra superior a los 100.000 Euros (17 millones de Pesetas o 131.000 Dólares americanos) en fondos de inversión buscando una elevada rentabilidad, que en el 2009 llegó hasta un 14'81% de interés, según se publica desde diferentes páginas de información financiera. De acuerdo con esta información, podemos entender que la hermana de Carmen obtuvo 1.271'54 Euros de interés neto.
Esto muestra que ni los propios fundadores del Camino Neocatecumenal han logrado que sus familiares se conviertan y den aquello que nos aparta de Cristo y sólo contribuye a nuestra condena como es el dinero, poco éxito habrá tenido si el mayor bien que se le puede dar a un ser querido no se le es proporcionado.
Así, me gustaría finalizar mi artículo con una breve reflexión de Kiko Argüello sobre el dinero publicada en la página 'Camino-Neocatecumenal.Org':

"Si nuestro yo esta sujeto a Cristo que ha vencido la muerte, ya no necesitas del dinero. Por eso en el Camino hay una catequesis sobre el dinero y os invitamos a vender los bienes. Y estáis libres. A que no seáis miserables dentro, miserables dentro, dinero, dinero.  Cuantas discusiones por dinero".

Nada más que añadir.

Eugenio Pacielo.

lunes, 27 de agosto de 2012

Nada será lo mismo sin Kiko

Predica, pero no tiene una formación teológica. Resuelve los conflictos existenciales de sus discípulos, pero no es psicólogo. ¿Quién es Kiko? Él se define como un artista. "Un pobrecillo, un pecador; el día más feliz de mi vida será cuando muera. Reza por mí". Si se le pregunta acerca del culto a la personalidad que gravita en torno suyo, su piel adquiere un tono encarnado y contesta con cara de pocos amigos: "En la Iglesia siempre hay alguien que inicia".

Es el autor de los textos y símbolos. De la estética, música , canciones, y toda la parafernalia ; ritos y prácticas; el lenguaje y la forma de vivir. Incluso del diseño de sus iglesias, cuyas pinturas de "inspiración neobizantina" él mismo ejecuta.Todo es obra suya. Ese espeso cóctel en el que se mezclan las prácticas de los primitivos cristianos con la tradición hebrea; las prácticas evangélicas de interpretación literal de las Escrituras con las terapias de grupo; las guitarras, las palmas y hasta las danzas.

Recorrer el Camino de Kiko Argüello, llegar al verdadero bautismo, que se realiza por inmersión en el río Jordán, en Israel, con el sacerdote con la estola sobre el bañador, puede llevar a un cristiano entre 20 y 30 años. A lo largo de ese tiempo atravesará infinitos pasos, pruebas y exámenes. Celebraciones y convivencias. Ritos y exorcismos. Renunciará a las riquezas. Al éxito. A los afectos. Desnudará sus flaquezas ante los hermanos colocados en círculo en torno suyo. Se humillará ante ellos. El catequista, el guía, tiene un poder absoluto sobre el catequizado, que le debe obediencia. Una antigua seguidora de Kiko lo explica así: "Nos modelan tanto los sentimientos que consiguen que en unos años seas capaz de dejar pareja, hijos, trabajo, dinero..., lo que sea, si te lo exige un catequista. Y si no cumples alguna de sus exigencias eres expulsado de la comunidad". Los catequistas son descritos por otro ex kiko como "gente dura, controladora, intransigente, que modifica la mentalidad de sus discípulos". Cuando se le pregunta a Argüello qué formación tienen los catequistas para encauzar psicológica, laboral, sentimental, económicamente la vida de los miembros de la comunidad, responde molesto: "¿Qué preparación van a tener? Una preparación maravillosa. En una comunidad no necesitan más; ni psicología, ni nada. Ya tienen las 3.000 páginas del mamotreto para realizar su misión". Nadie sabe muy bien si alguna vez concluye el Camino.

 Para muchos kikos, más allá del Camino no hay nada. Fuera está el "mundo". Y es malo. Y no es posible ser feliz si no se está en el Camino. Ése es el mensaje que reciben durante décadas los hermanos

Kiko no sostiene un báculo, solo parece

No se esta besando la reliquia del Profeta, solo parece

Kiko no proclama lecturas entre ciriales, solo parece

Recibir a Dios en la comunión con los brazos cruzados , no es un gesto irrespetuoso, solo parece 

No están de rodillas ante el profeta, solo parece



Esta no es una estampita de un santo, solo parece



 Muchos se preguntan qué será del Camino cuando Argüello, el líder carismático indiscutido, el alma y acuñador de la liturgia y la estética, fallezca sin un heredero. "Nada será lo mismo sin Kiko", dicen.
En ese sentido, un chiste recorre las comunidades del Camino. Argüello está en el lecho de muerte y un grupo de sus seguidores le visita para informarle de que están construyendo un panteón en Galilea para enterrarle como un patriarca. Kiko se incorpora, sonríe con sorna y les contesta: "No os compliquéis la vida, hermanos; para tres días que voy a estar muerto?".

sábado, 25 de agosto de 2012

La Nueva Estética Neocatecumenal también en discos de vinilo

Cuando existían los discos de vinilo Kiko Argüello lanzó a la venta entre los años 60 y 70 los siguientes discos : Resucitó, cantos al Misterio Pascual, ; Cantos comunitarios eucarísticos o Abba Padre.EL mismo Kiko Arguello el mismo  (como no podría ser de otra manera) se encargó de la música y de la "estética de las portadas" lo  que ahora les presentamos en en parte  un hallazgo que un colaborador pudo rescatar de  entre el "tesoro musical parroquial"  olvidados , como signo de algo que quiso ser, y que  no llegó. Tenemos que reconocer que al menos al ver las portadas uno ya puede saber lo que va a escuchar















«porque sólo una nueva estética salvará a la Iglesia...» 
Kiko Argüello (Fundador del Camino Neocatecumenal) 


Temas relacionados


miércoles, 22 de agosto de 2012

Cómo conciliar las enseñanzas del Papa con las del Camino Neocatecumenal?



Fuente: http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/homilies/2012/documents/hf_ben-xvi_hom_20120607_corpus-domini_sp.html

Benedicto XVI:


En este sentido, me complace subrayar la experiencia que viviremos esta tarde juntos. En el momento de la adoración todos estamos al mismo nivel, de rodillas ante el Sacramento del amor. El sacerdocio común y el ministerial se encuentran unidos en el culto eucarístico. Es una experiencia muy bella y significativa, que hemos vivido muchas veces en la basílica de San Pedro, y también en las inolvidables vigilias con los jóvenes; recuerdo por ejemplo las de Colonia, Londres, Zagreb y Madrid. Es evidente a todos que estos momentos de vigilia eucarística preparan la celebración de la santa misa, preparan los corazones al encuentro, de manera que este resulta incluso más fructuoso.Estar todos en silencio prolongado ante el Señor presente en su Sacramento es una de las experiencias más auténticas de nuestro ser Iglesia, que va acompañado de modo complementario con la de celebrar la Eucaristía, escuchando la Palabra de Dios, cantando, acercándose juntos a la mesa del Pan de vida. Comunión y contemplación no se pueden separar, van juntas. Para comulgar verdaderamente con otra persona debo conocerla, saber estar en silencio cerca de ella, escucharla, mirarla con amor. El verdadero amor y la verdadera amistad viven siempre de esta reciprocidad de miradas, de silencios intensos, elocuentes, llenos de respeto y veneración, de manera que el encuentro se viva profundamente, de modo personal y no superficial. Y lamentablemente, si falta esta dimensión, incluso la Comunión sacramental puede llegar a ser, por nuestra parte, un gesto superficial.


Mientras tanto en el Camino Neocatecumenal






...En cambio, en la verdadera comunión, preparada por el coloquio de la oración y de la vida, podemos decir al Señor palabras de confianza, como las que han resonado hace poco en el Salmo responsorial: «Señor, yo soy tu siervo, siervo tuyo, hijo de tu esclava: rompiste mis cadenas. Te ofreceré un sacrificio de alabanza invocando el nombre del Señor» (Sal 115, 16-17). Ahora quiero pasar brevemente al segundo aspecto: la sacralidad de la Eucaristía. También aquí, en el pasado reciente, de alguna manera se ha malentendido el mensaje auténtico de la Sagrada Escritura. La novedad cristiana respecto al culto ha sufrido la influencia de cierta mentalidad laicista de los años sesenta y setenta  ( oh! que coincidencia que por esos años surgió el Camino Neocatecumenal) del siglo pasado. Es verdad, y sigue siendo siempre válido, que el centro del culto ya no está en los ritos y en los sacrificios antiguos, sino en Cristo mismo, en su persona, en su vida, en su misterio pascual. Y, sin embargo, de esta novedad fundamental no se debe concluir que lo sagrado ya no exista, sino que ha encontrado su cumplimiento en Jesucristo, Amor divino encarnado. La Carta a los Hebreos, que hemos escuchado esta tarde en la segunda lectura, nos habla precisamente de la novedad del sacerdocio de Cristo, «sumo sacerdote de los bienes definitivos» (Hb 9, 11), pero no dice que el sacerdocio se haya acabado. Cristo «es mediador de una alianza nueva» (Hb 9, 15), establecida en su sangre, que purifica «nuestra conciencia de las obras muertas» (Hb 9, 14). Él no ha abolido lo sagrado, sino que lo ha llevado a cumplimiento, inaugurando un nuevo culto, que sí es plenamente espiritual pero que, sin embargo, mientras estamos en camino en el tiempo, se sirve todavía de signos y ritos, ...

Mientras tanto para el Camino neocatecumenal recuperar los signos significa

...que sólo desaparecerán al final, en la Jerusalén celestial, donde ya no habrá ningún templo (cf. Ap 21, 22). Gracias a Cristo, la sacralidad es más verdadera, más intensa, y, como sucede con los mandamientos, también más exigente. No basta la observancia ritual, sino que se requiere la purificación del corazón y la implicación de la vida. Me complace subrayar también que lo sagrado tiene una función educativa, y su desaparición empobrece inevitablemente la cultura, en especial la formación de las nuevas generaciones. Si, por ejemplo, en nombre de una fe secularizada y no necesitada ya de signos sacros, fuera abolida esta procesión ciudadana del Corpus Christi, el perfil espiritual de Roma resultaría «aplanado», y nuestra conciencia personal y comunitaria quedaría debilitada. O pensemos en una madre y un padre que, en nombre de una fe desacralizada, privaran a sus hijos de toda ritualidad religiosa: en realidad acabarían por dejar campo libre a los numerosos sucedáneos presentes en la sociedad de consumo, a otros ritos y otros signos, que más fácilmente podrían convertirse en ídolos. Dios, nuestro Padre, no obró así con la humanidad: envió a su Hijo al mundo no para abolir, sino para dar cumplimiento también a lo sagrado. En el culmen de esta misión, en la última Cena, Jesús instituyó el Sacramento de su Cuerpo y de su Sangre, el Memorial de su Sacrificio pascual. Actuando de este modo se puso a sí mismo en el lugar de los sacrificios antiguos, ...


Mientras tanto en el Caminno Neocatecumenal se predica esto:




....pero lo hizo dentro de un rito, que mandó a los Apóstoles perpetuar, como signo supremo de lo Sagrado verdadero, que es él mismo. Con esta fe, queridos hermanos y hermanas, celebramos hoy y cada día el Misterio eucarístico y lo adoramos como centro de nuestra vida y corazón del mundo. Amén.



Los recortes corresponden a unas gigantografias usadas por el Camino Neocatecumenal en el 2011 en una convivencia de iniciacion , durante lña catquesis de la Historia de la Eucaristía estan mas detalladas en los siguientes artículos :







jueves, 16 de agosto de 2012

La eucaristía está siendo asaltada


Si se altera la eucaristía, si pierde su valor real, entonces habremos perdido nuestra comunicación con Jesús y con el cielo. Por eso el enemigo está asaltando la eucaristía, promoviendo la ausencia de crucifijos y a la Virgen y a los Santos en los templos, con el sagrario a un costado del altar no en el centro, permitiendo un ambiente festivo y no sacro, y recibiendo el cuerpo de nuestro Señor sin genuflexión; dejando de recrear el sacrificio de la cruz, para convertirse solo en un banquete donde se come un trozo de pan y a veces se bebe un poco de vino.
La señal más evidente de que el Señor estará con nosotros hasta el fin del mundo, junto a la presencia del Espíritu Santo, es la Eucaristía. “La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia”. El beato Juan Pablo II, en la encíclica profética sobre la Eucaristía que nos dejó como legado, subrayaba estas últimas palabras: “el núcleo del misterio de la Iglesia” (E. de E., 1). Y continuaba: “La Iglesia experimenta con alegría cómo se realiza continuamente, en múltiples formas, la promesa del Señor: ‘He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo’ (Mt 28, 20): En la sagrada Eucaristía, por la transformación del pan y el vino en el cuerpo y la sangre del Señor (la Iglesia) se alegra de esta presencia con una intensidad única”.
“Con razón ha proclamado el Concilio Vaticano II – seguía explicando el Papa con clarividencia – que el Sacrificio eucarístico es fuente y cima de toda la vida cristiana (LG, 11). La sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo mismo, nuestra Pascua y Pan de Vida, que da la vida a los hombres por medio del Espíritu Santo” (PO, 5).
“La Eucaristía, presencia salvadora de Jesús en la comunidad de los fieles y su alimento espiritual, es lo más precioso que la Iglesia puede tener en su caminar por la historia. Así se explica – seguimos con J. P. II – la esmerada atención (subrayado por el Papa) que ha prestado siempre al Misterio eucarístico; una atención que se manifiesta autorizadamente en la acción de los Concilios y de los Sumos Pontífices: ¿Cómo no admirar – exclamaba el Papa – la exposición doctrinal de los Decretos sobre la Santísima Eucaristía y sobre el Sacrosanto Sacrificio de la Misa promulgados por el concilio de Trento?” (E. de E., 9). Efectivamente, hay que admirar, junto con Juan Pablo II, la precisión doctrinal con la que aquel magno concilio supo dejar establecido para siempre y con carácter dogmático el Misterio nuclear de la Eucaristía: “Si alguno negare que en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía se contiene, verdadera, real y substancialmente (vere, realiter et substantialiter) el cuerpo y la sangre juntamente con el alma y divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, y por consecuencia, todo Cristo; sino por el contrario dijere que solamente está en él como en signo o en figura; o virtualmente; sea anatema”(Canon I).
La precisión de los padres tridentinos es providencial, al confesar el hecho milagroso de que el cuerpo y la sangre de Jesús están en la Eucaristía, verdadera, real y substancialmente, es decir, que lo que comemos cuando recibimos la Eucaristía es, sin ningún tipo de eufemismo, el cuerpo y la sangre de Cristo, aunque sea bajo la apariencia (término de Trento) de las especies de pan y de vino.
Una precisión que ha sido necesaria a lo largo de toda la historia cristiana – aunque durante el s. XVI se hiciese más apremiante por el protestantismo – porque la invitación del Señor a comer su sangre y beber su sangre (Jn 6, 54)es piedra de escándalo para la autosuficiencia de la razón desde el momento mismo en que se pronunció.
El enemigo del género humano ha desplegado una saña especial, desde aquel instante de Cafarnaum; intentando revolver la escandalizada “sensatez” humana contra esta afirmación taxativa del Dios-hombre. Tal saña forma parte de un misterio de iniquidad operativo desde los inicios del cristianismo (2 Ts 2, 7) frenado por la autoridad de Roma (2 Ts 2, 5): Autoridad cuya eficacia está en relación directa con la Eucaristía, de tal forma que ese Adversario cuyo signo es el 666 (Ap 13, 18) y que no puede manifestarse hasta que esta autoridad sea “quitada de en medio” (2 Ts 2, 7)tendrá como propósito principal el vaciamiento y suplantación de la Eucaristía (1Mac1, 54; Dn 9, 27; 11, 31;12, 4-15; Mt 24, 15; Mc 13, 14).
El poder de la Eucaristía es infinito, como poder de Dios, hasta el punto que diviniza al hombre; preserva a la humanidad de las consecuencias de sus errores, y mantiene al abismo frustrado en sus expectativas. Por eso, la Pasión salvadora de Cristo y la Pasión purificadora, análoga, de la Iglesia (CCE, 677) están en íntima relación con las vicisitudes pasadas, presentes y por venir de este sacramento portentoso.
El asalto final contra la Eucaristía comenzó a ser prevenido en revelaciones proféticas privadas – incontables – desde mediados del s. XX.
Recordemos la alarma de Nª Señora en Garabandal el 18 de junio de 1965 – “a la Eucaristía se le da cada vez menos importancia” que se adelantaba a las irregularidades “post-conciliares”; las tremendas súplicas divinas, de alerta, trasmitidas en Kenia en las últimas décadas del siglo, a través de sor Ana Ali (“los masones se han puesto de acuerdo para abolir la Misa…Satanás está en medio de sus filas”) y la explicación de la Virgen al P. Gobbi: “El sacrilegio horrible cometido por el anticristo, que durará alrededor de tres años y medio (1290 días) será consecuencia de aceptar la gente (los católicos) la doctrina protestante, sosteniéndose que la Misa no es un sacrificio, sino únicamente una cena sagrada, es decir, un recuerdo de lo que Jesús hizo en su Última Cena…” Un coro de avisos que, coincidiendo visiblemente con el deterioro de la práctica eucarística, vino a respaldar el esfuerzo doctrinal de los dos últimos Papas.
En Ecclesia de Eucharistía (17 de abril del 2003) Juan Pablo II se manifestaba dolorido “por la transigencia con prácticas eucarísticas contrarias a la disciplina con la cual la Iglesia expresa su fe, porque la Eucaristía es un don demasiado grande para admitir ambigüedades y reducciones”. Con el término “ambigüedades” el beato pontífice se refería a lenguajes pretendidamente innovadores que buscaban justificarse como “iniciativas ecuménicas” (E. de E., 10). Benedicto XVI, bastante más acosado por la deriva de la cultura hegemónica y por el contagio de amplios segmentos eclesiásticos, ha empeñado su ejemplo y su trabajo en la misma preservación de la Eucaristía, dando la comunión sólo de rodillas y en la boca, y promulgando documentos y directrices de intención restauradora. El Papa actual es consciente de que “toda gran reforma está vinculada de algún modo al redescubrimiento de la presencia eucarística del Señor en medio de su pueblo” (Sacramentum caritatis, 6). Obviamente, ese redescubrimiento venía a significar, en la intención de B. XVI, una recuperación de la devoción en la vivencia del Sacrificio y la contemplación del Misterio.
La Eucaristía fue protagonista en la Pasión de Jesucristo: La Plegaria eucarística III introduce la Consagración con las palabras “la noche en que iba a ser entregado…” explicitando así la relación íntima entre su Sacrificio personal y el Misterio eucarístico. Esta relación puede entenderse en toda su exigencia meditando el capítulo 6º del Evangelio de San Juan: “Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida…” (Jn 6, 53-55) Afirmaciones tajantes, definitivas, irreductibles; y que por ello se convirtieron, desde ese instante, en criba para la selección histórica de los verdaderos discípulos de Cristo; para la distinción de la verdadera fe, que acoge sin reservas el poder de la divinidad, respecto de la falsa. Piedra de toque para separar la sumisión de los corazones de la arrogancia pretenciosa.
Este lenguaje sigue resultando duro (Jn 6, 60) y hoy más duro que nunca por ser la autosuficiencia humana más espesa. Por eso la Eucaristía es el verdadero Calvario analógico donde la Iglesia reproduce la Pasión. También Ella vive la noche de su entrega a través del Misterio eucarístico: Igualmente, ahora, hay entre nosotros “algunos que no creen”, e igualmente Jesús sabe “desde el principio quienes son los que no creen y quien es el que va a entregarle” (Jn 6, 64): Resulta sorprendente, teniendo en cuenta que la numeración de los textos bíblicos arranca del s. XIV, que esta deserción suprema, provocada por el repudio de la transubstanciación, venga consignada con la cifra seis, seis, seis: Precisamente allí donde se anuncia que “muchos discípulos se volvieron atrás y ya no andaban con Él” (Jn 6, 66). 




Fuentes J.C. de García de Polavieja P. para Religión en Libertad, Signos de estos Tiempos



Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguir CruxSancta por Email