sábado, 30 de noviembre de 2013

Nuevas noticias del Camino Neocatecumenal


Publica la Agencia Informativa Católica Argentina, por sus siglas AICA, la siguiente noticia con algún que otro presumible error. Ello nos llevaría a preguntarnos si los demás datos que se ofrecen pueden ser considerados fiables y dignos de crédito.

El Papa se reunirá con más de 4.000 neocatecumenales 

Madrid (España (AICA): El Papa se reunirá el 1º de febrero con más de 4.000 neocatecumenales: sacerdotes, misioneros itinerantes en los cinco continentes y rectores de los cien seminarios “Redemptoris Mater”. También habrá un grupo de familias misioneras. El Papa “enviará” a 24 familias más que irán a países de misión. El 5 de septiembre el Papa recibió a Kiko Argüello, fundador del Camino Neocatecumenal, a Carmen Hernández y al padre Mario Pezzi, que integran el “equipo” que dirige las Comunidades Neocatecumenales. En ocasiones en que eran recibidos por Benedicto XVI o Juan Pablo II, se decía que recibían al señor Argüello y a la señorita Hernández, pero al parecer el papa Francisco prefiere decirle Kiko. El encuentro de los tres con el Papa duró unos 40 minutos. Kiko Argüello le dió al Papa las cifras de lo que es hoy el Camino Neocatecumenal.  

El papa Francisco se reunirá el sábado 1º de febrero próximo con más de 4.000 neocatecumenales: sacerdotes, misioneros “itinerantes” en los cinco continentes, rectores de los cien seminarios “Redemptoris Mater” que hay en el mundo creados por el Camino Neocatecumenal. 

También integrarán el grupo numerosas “familias ad missio” (familias misioneras), a las que el Papa bendecirá y efectuará el “envío” de 24 familias más que irán a misionar “ad gentes” (a países de misión). 

El 5 de septiembre pasado el Papa se reunió con Kiko Argüello, fundador del Camino Neocatecumenal, y con Carmen Hernández y el capuchino padre Mario Pezzi, que integran el “equipo” que dirige las Comunidades Neocatecumenales. En anteriores ocasiones, al recibirlos Benedicto XVI y Juan Pablo II se decía que recibían al señor José Francisco Argüello y a la señorita Carmen Hernández, pero al parecer el papa Francisco prefiere decir Kiko. 
El encuentro de los tres con el Papa duró unos 40 minutos, pero solo hablaron Kiko y el Papa. A los otros dos los saludó. Kiko Argüello le dió al Papa las cifras de lo que es hoy el Camino Neocatecumenal. 

1. El Camino existe en 1.479 diócesis de 124 naciones de los cinco continentes.  
2. Hay 20.432 comunidades en 6.272 parroquias de esas diócesis, y se estima que el número de miembros de las comunidades supera la cifra de 1.100.000 
3. Hay 842 familias en misión en 91 naciones de los cinco continentes. Familias con cinco o más niños. 
4. Hay otras 227 familias enviadas para formar 52 misiones ad gentes. Familias con cinco o más niños.  
5. Hay 100 seminarios “Redemptoris Mater”. Los siete últimos fueron creados este año: el de Filadelfia (Estados Unidos), el de Vancouver (Canadá), el de Kampala (Uganda), el de Uzhorod (Ucrania), que es un seminario greco-católico, el de Belem (Brasil) y el de Campobasso, en la región de Molise (Italia). En los 100 seminarios se han incorporado en octubre 350 jóvenes (de esos que “se levantaban” para ser sacerdotes en las reuniones que hace Kiko siempre al terminar una Jornada Mundial de Juventud. 
6. Hay 2.550 seminaristas en esos cien seminarios. 
7. Desde 1979 han sido formados 1.760 sacerdotes en esos seminarios 

Kiko le pidió al Papa si aceptaba “enviar” a 24 familias ad gentes. (En otros casos lo hacen los obispos de las diocesis de donde proceden las familias). El Papa aceptó hacerlo en esa reunión del 1 de febrero. Kiko le dijo que varios obispos latinoamericanos le contaron que en las “zonas periféricas” donde había comunidades neocatecumenales y familias en misión se frenaban las sectas evangélicas. Le explicó que en los esteros de Lima empezaron a crearse comunidades hace 25 años y ahora existen 14 parroquias. El Papa escuchó con mucho interés eso de las “misiones ad gentes” y dijo a Kiko que pasara los datos a su secretario Alfred Xuereb, maltés, que hizo el Camino Neocatecumenal y presidió durante un tiempo una comunidad en la isla de Malta. 

Kiko le dijo también al Papa que desde hace unos años viene pidiendo jóvenes para el sacerdocio con el fin de enviarlos a China. “Necesitamos enviar 20.000 sacerdotes a China”. 

Por último le habló al Papa de la “misión en las plazas” que se hizo en el tiempo pascual de este año. En miles de plazas de ciudades en todo el mundo, a lo largo de tres domingos por la mañana una o dos comunidades se reunieron y anunciaron el evangelio. 
Finalmente el papa Francisco, notablemente satisfecho y sorprendido por las cifras aportadas por Kiko, les dirigió unas palabras de aliento y les dio su bendición. 

Fuente: AICA


Los errores los encontraríamos en:



- El presbítero Mario Pezzi se formó en el seminario de los Padres Combonianos, no tenemos constancia que haya pertenecido a la Orden de Hermanos Menores Capuchinos.

- Los seminarios diocesanos Redemptoris Mater iniciaron su actividad en 1988 y no en 1979 como afirma el artículo.
- La Gran Misión, denominada en el artículo "misión en las plazas", se realizó durante cinco domingos y no tres.
- El encuentro en el que Francisco recibió a los fundadores de la realidad eclesial se prolongó durante 40 minutos. El vocero del Camino Neocatecumenal, Álvaro de Juana dijo en su día: "La apretada agenda que maneja el Papa Francisco estos días no ha sido problema para que en la mañana de ayer recibiera, por primera vez y de manera oficial, a los responsables e iniciadores del Camino Neocatecumenal [...]. La reunión tuvo lugar en el Palacio Apostólico y se prolongó durante treinta minutos".



Por lo demás, el resto de datos comparado con aquellos que aportaba Famiglia Cristiana (febrero de 2013) y que nos hacíamos eco en la entrada de "El Camino Neocatecumenal en cifras", concuerdan en cuanto al número de países, diócesis, parroquias, comunidades y seminaristas ordenados, pero la diferencia la encontramos en el número de miembros:
Gli aderenti al Cammino Neocatecumenale sono 900 mila in tutto il mondo, di cui circa250 mila in Italia, senza contare i giovani figli degli appartenenti al Cammino, che sono quasi altrettanti.Oltre 2.100 seminaristi si stanno preparando all’ordinazione sacerdotale in 95 seminari diocesani Redemptoris Mater, in qualche modo legati al Cammino. Dal 1989 sono stati ordinati 1.760 presbiteri diocesani missionari formati nei seminari Redemptoris Mater.

Es decir, con un mismo número de parroquias y comunidades, en los datos aportados por el Camino Neocatecumenal a la revista Famiglia Cristiana y los datos que recibió el Papa Francisco hay una diferencia de 200.000 miembros. Es decir, un 22'22% más respecto a los 900.000 miembros de los que se habló en febrero. Y es que el saber popular ya lo dice claramente: el ojo del amo engorda el ganado.

Si lo que respecta a los datos objetivos ya encontramos tales discrepancias, ¿qué ocurrirá en relación a los hechos con un fuerte carácter subjetivo?


Pero recordemos el motivo de la presente entrada: el Papa Francisco recibe a los neocatecumenales y enviará a 24 matrimonios con sus respectivos hijos. Al acto asistirán 4.000 miembros del Camino, a diferencia de los 8.000 que acudieron en enero de 2012, según las palabras del responsable de comunicación Álvaro de Juana:


"el Pontífice ante casi 8.000 miembros del Camino Neocatecumenal, cinco cardenales y medio centenar de obispos durante un encuentro en el aula Pablo VI del Vaticano y al que asistieron los iniciadores de este itinerario de redescubrimiento del bautismo, Kiko Argüello y Carmen Hernández acompañados del sacerdote Mario Pezzi".
Avisamos a los lectores  que a medida que transcurran los días y las horas previas al acontecimiento, el número de asistentes se multiplicará, al menos, por dos.



jueves, 28 de noviembre de 2013

¿Y tú caminas? ¿dónde caminas? ¿Por qué no caminas?

Del blog del genial Padre

Jorge González Guadalix

http://infocatolica.com/blog/cura.php

¿Lo importante es caminar? No se lo crean...

A las 10:36 AM, por Jorge
Categorías : Sin categorías
Es una de esas frases que te sueltan como si hubieran descubierto la penicilina, la clave de la piedra de Roseta y la cuadratura del círculo a la vez. Frase además que debe pronunciarse con los ojos semi cerrados y voz de trance místico, y a la que debe responderse con un oh de admiración como si nos hubieran desvelado, por fin, el misterio de la Santísima Trinidad.
Líquido, todo líquido, que diría aquel torero. “Lo importante es caminar”. Pues no. Porque
si uno está al borde del abismo y camina, se pega el batacazo.
Vamos por partes. Lo primero para caminar es saber dónde narices está uno. En el frontispicio del templo de Delfos estaba escrita la frase “conócete a ti mismo”. Por tanto, antes de empezar a andar, a ver dónde está cada uno, porque difícilmente se emprende una ruta sin definir el punto de partida. Punto de partida: el propio conocimiento. Asunto complejo.
Sigo. Vamos a poner un ejemplo. Supongamos que el punto de partida es Madrid, lugar de trabajo de un servidor. ¿Y el punto de llegada? ¿Dónde quiero ir? Imaginen respuestas: busco el sol, quiero ir a la felicidad absoluta, mi meta es la plenitud, solo deseo ser yo, el amor me puede. Genial… Y eso ¿está al norte, al sur, al este…? Mientras se lo piensa podría darse una vueltecita por El Escorial, que tiene mucho que ver. Malamente una ruta definida sin detallar dónde quiero llegar.
Al final resulta que, en ejercicio de mayeútica que haría palidecer al mismo Sócrates, y sigamos con los griegos, hemos conseguido arrancar que lo que a uno realmente le apetecía era conocer Monforte de Lemos¿Puedo saber por qué? ¿Para comer lacón con grelos con unos primos, para una reunión de trabajo, para descansar en vacaciones, para recorrer caminos rurales, para…? Porque claro… eso también hace que nos planteemos el viaje de una manera o de otra. Pues ya sólo queda definir el cómo llegar. ¿Avión a Santiago? ¿Tren? ¿Coche? ¿Caminar? ¿Acémila o afín? Uno evalúa, elige, decide… Y hasta se vuelve a preguntar si realmente hay un por qué para ir a Monforte. Y entonces sí, comienza el camino que le llevará al destino soñado.
Es que si no se dan estos pasos uno corre muchísimos peligros. El primero el de estar al borde de un precipicio y como no era consciente, despeñarse y palmarla. Pero hay otros no menos peliagudos. Por ejemplo, acabar como los locos en el patio del frenopático. Andar dando vueltas como burro atado a la noria. Mucho cansarse para no ir a ningún sitio. Y otro más. Porque si uno echa a andar sin pensar por dónde y a dónde, le puede pasar que de repente se encuentre a la altura de Ocaña, agotado, y diciéndose que qué narices hace ahí cuando le están esperando sus primos de Monforte con el lacón con grelos.
Caminar es peligroso si no se sabe a dónde o por dónde. Un servidor pretende el encuentro con Cristo. Y como camino, la vida en la iglesia. Y camino, aunque a veces me canso e incluso voy para atrás. Pero como no sepas ni desde dónde, ni a dónde, ni cómo, ni por qué… cuanto más camines, peor. Y encima, te agotas.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

¿GARANTES de QUÉ?





La comunidad que entra en la etapa llamada ‘del Padrenuestro’, se divide en grupos de unas 6 – 8 personas que se reúnen una vez al mes en lo que se llama ‘celebración de garantes’.


Estas reuniones son para siempre, ya que dado que cada vez cuesta más reclutar personal, ahora el triunvirato ha establecido que el camino no se acaba nunca, y las reuniones de garantes, tampoco.


¿Qué se celebra en las celebraciones de garantes? Nada, pero terminan con una opípara cena a altas horas de la madrugada, de esas que cuanto más indigesta, mejor.


De lo que se trata es de que no dejes de contar cómo has vivido, desde tu inmadura fe, el último mes:

1.   los problemas que hayas tenido, es particular si esos problemas han sido con amadísimos hermanos de comunidad y si te has apoyado en Cristo o en tus fuerzas para afrontarlos;

2.   si te fías de Dios, lo que se traduce en si das el diezmo de todo, también de la menta y del comino, y si estás abierto a la vida;

3.   si rezas a diario lo que los catequistas te han dicho que has de rezar, por ejemplo, ir a misa a diario, si ellos no te lo han dicho, no da puntos, sino que te hace sospechoso de ser un religioso natural;

4.    y, aspecto fundamental, si haces el trípode.


En cada grupo, uno de los integrantes es el ‘garante’, el que dice la última palabra, en el que va a residir la sabiduría de Dios por designio del catequista de turno, y los demás son los garantizados.

En los pasos que quedan hasta acabar el camino, tras el preceptivo escrute personal, el catequista pregunta al garante por los méritos del hermano escrutado. Es entonces cuando el garante, en pie ante la asamblea, debe exponer públicamente si el escrutado es fiel y obediente a la doctrina recibida de los catequistas: si no da el diezmo, debe decirlo; si falla en el trípode, debe decirlo; si tiene una herida abierta con algún otro hermano, debe decirlo…


Salen temas de lo más peregrinos en estas reuniones. Por ejemplo, la señora viuda que tiene que ayudar a los hijos a costa de pasar necesidad ella misma, razón por la que deja de dar el diezmo. Lo que es visto indefectiblemente como un engaño del demonio, que quiere apartar a esta señora de la comunidad. 


Esta buena mujer contó que cada vez con más frecuencia duda de la providencia de Dios, porque ella lleva años experimentando que la olla vacía, vacía sigue y no se llena mágicamente.


Pues algo tan evidente, tan en consonancia con los mensajes del Papa Francisco, como que no le puedes predicar el amor incondicional de Dios a quien va desnudo y tiene hambre, si primero no le procuras vestido y alimento, es absurdo para la k-doctrina, razón por la que el garante largó un discurso infumable sobre aceptar la voluntad de Dios, humillar la cerviz, crucificar la razón y demás sitios comunes y que lo único importante era que esta viuda no dejase de asistir a la comunidad y mejor si se ponía por entero al servicio de la comunidad, que a buen seguro es lo que Dios espera de ella.


Otra señora, ya anciana, contó los problemas de convivencia con la hija con la que vive, ya que esta hija la trata como a una niña pequeña, a quien ni se puede dejar sola, ni su opinión es tenida en cuenta. Esta hija y su marido acabaron el cnc hace bastantes años, razón por la que se presupone que su forma de actuar es impecablemente cristiana. Así, la receta del garante volvió a ser la de “tienes razón, pero aunque tengas razón, crucifícala, humíllate, hazte pequeña y humilde, porque tu hija actúa de buena fe”, en suma, vino a decirle que “a tu edad las opciones son la residencia o el mangoneo; da gracias a Dios que a ti te ha tocado lo segundo”. 

Pero es que además hizo responsable a esta anciana del inmenso sufrimiento que causa a su hija con su rebeldía; y que siga empeñada en que ella tiene razón, cuando sabe que su razón hace daño a su hija, demuestra lo atrapada por el demonio que está, según el garante, por más que rece y dé el diezmo y participe de los sacramentos.


Luego habló un hermano para contar un fallo cometido en el trabajo. Al parecer, el fallo se produjo por una intervención errónea consecutiva de dos personas, peeeero… aprovechó para contarnos que la primera persona, la verdadera responsable del desaguisado, es la amante del jefe, así que se ocultó su intervención y se le cargó a él con toda la responsabilidad de error y con toda la sanción económica correspondiente. Huelga decir que ni el jefe ni su amante son neocones, así que pudimos despellejarles a gusto, reafirmándonos en el convencimiento de que todos los de fuera son falsos, mezquinos, mentirosos, deshonestos, inmorales y peseteros. 


Sí, curiosamente, en este caso no había que crucificar la razón, ni que humillarse pidiendo perdón a la malvada amante del malvado jefe, ni que reconocer el error, sino que aquí se consideró oportuno hablar mal (maldecir) de todos los de fuera.


El siguiente abundó en el mismo tema, pero aún mejor. De nuevo se comentó un pique en el ámbito laboral, en este caso, entre compañeros, debido a que uno de ellos (el malo de la historia) en varias ocasiones hizo pasar el trabajo del otro (el neocon) como si fuera propio. En esta situación, lejos de renunciar a la razón, lejos de perdonar el abuso, lejos de disculpar al tramposo, lo que hizo el hermano neocatecumenal fue aprovechar una ausencia de su deshonesto compañero para destruirle el resultado del trabajo de no sé cuanto tiempo, para que se llevase una buena regañina del jefe por no hacer nada.

Así es como los necatecumenales muestran a los de fuera el amor que les desborda. Y de nuevo se asumió con toda normalidad el despellejamiento del compañero tramposo, que no merecía defensa ni compasión alguna. Porque eso de que el otro es Cristo lo dicen, pero no lo hacen ni lo viven.


En esta celebración, decidí señalar que mi historia es compleja y delicada y que no iba a mencionar ningún hecho concreto porque no quería que los mismos llegasen a oídos de nuestros catequistas, de cuya falta de bondad, discernimiento y carisma todos los presentes teníamos sobrada experiencia. Y para apoyar mis argumentos recordé algunos de los hechos concretos vividos por la comunidad que expresan toda esa carencia de bondad, discernimiento y carisma catequético antes mencionado.


Y se armó Troya.

En garantes puedes poner en duda el amor de Dios porque la vida no va como tú quisieras; puedes destrozar la imagen de una persona, bajo el falaz argumento de que si es tan deshonesta como para ser la amante del jefe, también hemos de asumir que es inepta, gandula, torpe, tramposa, que trabaja lo menos posible y miente para culpar a otros de  sus continuos fallos; puedes destruir el trabajo de un compañero de curro para que tome nota de que contigo no se juega; puedes vivir en feroz y continuo enfrentamiento con tu esposo/a; puedes perder los papeles todas las tardes porque no soportas a tu prole; pero que no se te ocurra dar hechos concreto de que tus catequistas son, lisa y llanamente, pecadores. Y eso que concientemente evité hacer juicios sobre las intenciones de los catequistas, me limité a recordar algunas de sus gloriosas hazañas.

En suma, ¿qué es lo que se espera que garanticen los garantes? El grado de amaestramiento de los catecúmenos. Así de simple.


P.D. Cinco días después de la reunión de garantes, la pobre anciana a la que se sometió al tercer o cuarto grado para que reconociese su maldad por no dejarse mangonear por la hija, sufrió un ictus. ¿Casualidad? Alguien dijo que para los cristianos nada sucede por casualidad.
 

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...