sábado, 25 de septiembre de 2021

Del mamotreto de los dichos de Carmen (IX)

 

Si algo caracteriza los dichos de Carmen son sus críticas acervas a la sociedad. Según ella todas las sociedades están erradas, todas han equivocado la ruta, no hay ni una sola que no haya dado la espalda a Dios, ese Dios que habla y se manifiesta en la historia de cada uno de sus hijos que, sin embargo, no se van a enterar de nada si no reciben el entrenamiento kikótico-carmenalicio imprescindible, como ya comenté en otra entrada.

 

Carmen dando explicaciones sobre lo mala que es la sociedad

A continuación, la sesuda opinión de Carmen sobre la sociedad y la ciencia:

«Nos hemos fabricado tantos ídolos con esta sociedad de consumo y de técnica a los que adoramos» (Mamotreto de dicho de Carmen, p. 103).

«La euforia de la técnica ha llevado a los hombres de esta generación a pensar que el hombre es creador de todo, de sus mismos ídolos que se ha fabricado, de los cuales va a ser víctima y se revuelven contra él. Hemos llegado a una sociedad que niega a Dios, o sea, que Dios no existe por ninguna parte» (Ibid., p. 104).

Puesto que en otra parte Carmen afirma que Dios no se ha olvidado de su criatura, sino que todo es parte de su grandioso plan de salvación, se podría decir que “hemos llegado a una sociedad” que es fruto de la acción de Dios en la historia.

Además, dudo que nadie con dos dedos de frente pueda pensar que “el hombre es creador de todo” por ser capaz de fabricar cosas. Al menos yo no conozco a nadie que se crea el creador del cosmos solo por dominar el fuego. Pero a Carmen le va la bobalicona simplicidad de achacar a la técnica y a la razón todos los males:

«Porque el ojo humano si ve lo infinito, y él no ha creado todo este infinito, y, claro, Dios mismo se ha auto manifestado dentro de la historia. Y el poder de la libertad del hombre que haya querido hasta echar fuera a Dios de la Historia, que está aquí su Palabra. Que, aun aplicando la razón y la ciencia a esta Palabra suya y a esta Historia, no sabéis el follón que han organizado Hegel y compañía, Bultmann y todos éstos, porque como Dios no cabe dentro de la razón y al querer explicar todo con la razón, han destrozado el Evangelio por todas partes  (Ibid., p.141).

«Hoy la crisis de la Iglesia ha hecho que no salgan vocaciones a los monasterios, no hay chicas jóvenes por el follón que hay hoy con la juventud, que ha logrado todo este paganismo del progreso, de la técnica, y de poner al hombre por encima de Dios» (Ibid., p.263).

En 1985, decía: «Porque, ¿sabéis quién inventó la palabra “compromiso” políticamente y la puso en circulación? Un señor francés que se llamaba Jean Paul Sartre. Después que él dijo que Dios no existía, entonces, si quitas a Dios te quedas con que tienes que hacer algo en la tierra y, por lo tanto, se tienen que comprometer. Es el padre, en el fondo, de la generación del 68. Porque es muy difícil leer el libro del Capital y leer a los políticos, pero las novelitas de Camus son más fáciles; han influido mucho en la generación del 68 Sartre y Camus. Esos son los padres de este humanismo comprometido con que el hombre llegará a realizar la felicidad en este paraíso terrestre. Esta semana venían en el periódico también una serie de grandes literatos franceses que le han dado una barrida a Sartre analizándolo de arriba abajo, y echándole una serie de improperios por haber sido el padre de la destrucción de la juventud de hoy, este padre del compromiso» (Ibid., p.135).

En otras palabras, quien asume su responsabilidad, toma decisiones, no las delega en otro, no se deja llevar como un borrego. Y eso es insufrible e insoportable para quien basa su estrategia en mantener como niños perennes a los captados.

«Esto del árbol [del Génesis] que esta simbolizado, quiere decir que el hombre no puede decidir dónde está la vida y dónde está la muerte, porque es Dios el que ha creado las cosas. Con esto del árbol quería decir Dios que el hombre ha hecho la prueba de prescindir de todo y crear él las leyes y ha visto cómo le ha conducido a la muerte, porque él no es un creador» (Ibid., p.59).

La película de cambiar el bien y el mal por la vida y la muerte no es ociosa. Se trata de hacer ver que quien no agacha la cabeza ante lo que dispongan los sumos kikotistas lo que se juega es la vida.

«¿El problema moral? ¿Quién puede reglamentar lo que se puede hacer y lo que no? ¿A qué ley hay que obedecer, al jefe del estado? ¿Qué leyes hay? Porque Dios había dado unas leyes, pero como ahora ya no existen y estas leyes ahora son retrogradas, ahora quieren hacer una ética universal para poder frenar laboratorios y cosas y no hay quien lo frene. ¿Y quién hará esta ética? ¿Y de donde partirá esta ética? ¿Por votación de la democracia? Teniendo padre estamos así de locos todos, así que imagínate» (Ibid., p.278).

Fácil, ¿no? Asume tu condición de niño pequeño que necesita intérprete para descubrir dentro de sí mismo la ley natural y la ética o mejor, asume que jamás descubrirás en ti esa moralidad porque tu naturaleza es perversa y pervertida y nada podrás hacer si no dejas que te dirijan la vida los que van de sabios.

«El problema de la culpa del hombre, con el cual no han contado los marxistas ni todos los sistemas sociales de nuestra época, y así es como todos estos sistemas totalitarios ya no tienen sitio en las cárceles para meter a la gente, porque la culpa en el hombre existe y el pecado está dentro del corazón del hombre. Por más que quieran que por fuera funcionen bien las cosas, no tienen medios para poder detener las manos del hombre para hacer el mal. Con todo esto, quiero decir la necesidad de reconstrucción de la Iglesia para que pueda evangelizar a un mundo que nos está absolutamente esperando» (Ibid., p.139).

Es más, ojito porque tanto no hacer caso a la musa iluminada Carmen puede llevar a la destrucción total, que lo vaticina ella misma allá por 1985, en el tostonazo de inicio de curso:

«¿Sabéis cuál es el problema más grande que tiene nuestra historia? No creáis que es la bomba atómica, que las tenemos abundantes, capaces de destruir la tierra, y no sé si los planetas que la rodean también. El ataque más grande que existe hoy… ahora toda la ciencia está investigando el árbol de la vida, está queriendo tocar el árbol de la vida. Primero ha tocado el árbol del Bien y del Mal, y hoy la genética empieza a manipular el códex humano, lo cual puede llevar a una bomba genética que no tiene ni comparación con la atómica. Podemos llegar a crear animales gigantescos, plantas enormes que pudieran acabar con el hambre en el mundo, y podemos llegar a construir un monstruo de hombre, hombres en serie, muchas cosas, tocar el árbol de la vida. Que el problema que tiene esto, lo están viendo los genéticos, es que pueden venir virus y enfermedades desconocidas para el hombre que serán su propia destrucción. Esto es mucho más importante todavía que la guerra nuclear, este problema que se presenta con la genética» (Ibid., p.121).

En resumen, que toda la sociedad está mal, pero Carmen tiene la solución, ella sabe cual es el modelo que hay que imitar:

«Mientras que Israel tiene como fundamento de su existencia el transmitir a la siguiente generación y que universalice en 70 lenguas lo que es el Camino de la Vida, de dónde viene el hombre y a dónde va... O sea, cómo atravesar los problemas de la muerte, del desierto. Y esto, en comunidad. Por eso, también tiene una relación, no solo individual, sino, además, el Dios de la sociedad, una sociedad que se crea, que será un pueblo» (Ibid., p.553).

Carmen quiere crear una sociedad nueva en la que ella sea la suma pitonisa. Nada nuevo, siempre ha sido esa la finalidad del camino que no lleva a ninguna parte.

jueves, 23 de septiembre de 2021

Llamamiento

  

Se ha comentado en el blog que este año diosito no provee, motivo por el que los jefazos del CNC han tenido que imponer el pago anticipado a todo aquel que quiera asistir a los tostones de inicio de curso. Pues bien, el otro día me llegó otro indicio que apunta a que el CNC está acosado por problemas económicos.

A continuación el mensajito que me han remitido:

 


La situación, tal y como describe el mensaje, es que se busca casa gratis total para un par de miembros del equipo “kikinerante” de la zona sur, que comprende las diócesis de Sevilla, Almería y Ciudad Real. En concreto para la pareja formada por el presbikiko del equipo (Alfertson Cedano Guerrero, de República Dominicana) y un soltero (Germán).

Confieso que de Germán no sé nada. Me han comentado que es aprendiz de presbikiko, pero si es así me resulta de todo punto inconcebible que los sufridos responsables de las comunidades de Sevilla estén buscando otro avío para que Germán no tenga que convivir en el semivacío RM con los demás aprendices (Ya se sabe que hay categorías y kategorías superiores, unos son vulgares aprendices de presbikiko sin más y de otro no se puede ignorar su condición de integrante de un equipo responsable).

Monseñor Sainz, obispo de Sevilla, en el RM el 21-06-2021

 

De Alfertson sé que fue asignado al equipo kikonerante de la zona sur en 2012, por lo que no deja de ser sorprendente que el tema del alojamiento siga sin resolverse nueve años después.

Es posible que todo tenga que ver con el gran fiasco del semivacío RM que el CNC quiso montar en Sevilla y que no pudo ser porque diosito no proveyó. El caso fue el siguiente: hace años se habló de que el CNC iba a reacondicionar el viejo hospital psiquiátrico de Miraflores, a las afueras de Sevilla capital, para transformarlo en un semivacío. El hospital llevaba cerrado varias décadas y su deterioro era tal que al final, en 2019, se optó por derruirlo. Pero antes de su demolición el CNC llegó a habilitar un par de salas de usos múltiples a fin de que las comunidades sevillanas las utilizasen para reunioncitas tostonazas. Se trataba de que entre todos, pago va, pago viene, se juntase dinero para acometer las obras. La pretensión acabó como el cuento de la lechera y se abandonó el proyecto en cuanto se consiguió otro lugar donde hospedar a los candidatos a presbikiko.

Mons. Asenjo, cuando era obispo de Sevilla, en el RM el 25-04-2017 (Lucio y Mª José se colaron en la foto)

Lo que llaman semivacío RM de Sevilla son tres pisitos unidos sitos en la primera planta de un edificio que, según me cuentan, el CNC consiguió gracias a la mediación del anterior obispo de Sevilla. Y no es que los tres pisitos estén a rebosar de candidatos, más bien debe haber espacio de sobra para hospedar a tan ilustres huéspedes como dos miembros del equipo kikinerante de la zona sur. Así que no me explico el motivo por el que se pide que se les acoja en otro lugar… salvo que la dignidad de ser miembro de un equipo kikinerante de zona lleve aparejado el derecho a tener chacha gratis en exclusiva.

Otra foto de la visita de mons. Sainz al RM el 21-06-2021. Esta es la "capilla".

 

Es decir, no es que en el RM no haya chachas gratis, es que hay que compartirlas, y pudiera ser que los kikinerantes no vean aconsejable, por el bien de su dignidad, tener que compartir a las chachas que les atiendan a ellos.

Otra foto del mismo día en la misma "capilla".

 

No sé, no se me ocurre otra razón por la que un semivacío RM sea suficiente para los demás pero no para los miembros de un equipo responsable de zona. Lo que está claro es que los sevillanos no tienen ninguna gana de poner su casa, sus bienes y a sí mismos al servicio de unos que no dan a cambio más que disgustos.

 

Mons. Sainz visita el seminario metropolitano de Sevilla el 17-06-2021 ¡Aquí sí que hay seminaristas!

martes, 21 de septiembre de 2021

Por alusiones y pretensiones sobre mí

 

Los hechos -concretos- son los siguientes.

El 19 de septiembre, un comentarista anónimo que no se molesta en ponerse un seudónimo declara y asegura que acaba de recibir un correo electrónico de los frailes capuchinos referente a un supuesto escrito en el que se menciona la opinión que le merecían al padre Pío los iniciadores de cierta realidad que no quiere ser movimiento ni asociación.

En resumidas cuentas en ese supuesto correo electrónico sobre ese supuesto escrito, los frailes capuchinos, supuestos remitentes del mismo, se llaman andana. En otras palabras, se excluyen de un asunto sobre el que vienen a decir que puede ser que sí como puede ser que no. Simplemente, no saben nada.

Con tan infalible argumento en la mano, el anónimo que supuestamente se ha escrito con los capuchinos de España se arroga el derecho de encomendar a mi menda la tarea de averiguar de qué lado de la verdad cae el “puede ser que sí como puede ser que no”.

Resulta que mi menda es bastante selectiva a la hora de admitir autoridad por parte de desconocidos que no se toman la molestia de presentarse. En otras palabras, ¿quién eres para pretender disponer de mi tiempo y mis recursos? Empieza por saludar, preséntate con cortesía, expón tus motivos y ponte a la cola, que ya tendrás noticias mías.

Por si no te has dado cuenta, tus supuestos correos y tus escritos anónimos tienen menos verosimilitud que el posible dicho del padre Pío mencionado en la carta del padre Enrico Zoffoli, porque el padre Zoffoli siempre iba con los hechos concretos por delante. Y tú, un anónimo que presuntamente tiene un correo de los capuchinos de España, a quien te has permitido juzgar y cuestionar es al padre Zoffoli, que es quien da credibilidad a ese dicho del padre Pío.

¿Quién eres para cuestionar la palabra del padre Zoffoli? ¿Acaso eres más que él? ¿No es has enterado de que eres el último y el peor de todos?

Mira. Te voy a explicar como fue que el padre Zoffoli comentó lo de ese dicho de San Pío de Pietrelcina.

El 12 de febrero de 1994, en la emisora Radio María, el padre Livio Fangaza tuvo la ocurrencia de asegurar que habían recibido una veintena de libros del padre Zoffoli, todos ellos relativos a los neocatecumenales.

El 22 de ese mes y año, el aludido contestó por carta. Lo primero que comenta es que él solo es autor de dos libros y dos panfletos por lo que es obvio que el padre Livio está en posesión de otros dieciséis textos que a saber de quien son. Para empezar, ello ya da idea de verosimilitud de las fuentes de información del padre Livio, de modo que no me extraña que el padre Zoffoli se esforzase por aclararle, con su carta, su verdadera opinión sobre el CNC.

Como rápida remembranza del director de RadioMaría Italia, recordar que en noviembre de 2020 -año providencial-, refiriéndose a la pandemia aseguró que «esta epidemia es un proyecto del diablo que a través de las mentes criminales prepara un golpe médico o mediático». «A nivel religioso ya se ha dicho que la pandemia no viene de Dios», recordó. Su hipótesis es: «El coronavirus es una conspiración bajo el impulso de Satanás» destinada a «debilitar a la humanidad, ponerla de rodillas» y «quieren que esté hecho para 2021» ¿Hecho el qué? «Una dictadura sanitaria y cibernética». ¿Quiénes son los conspiradores? «Insistí en que China ha probado un arma tecnobiológica, que estaría prohibida». ¿Qué pretenden? «Un nuevo mundo sin Dios» mediante «la eliminación de todos aquellos que no digan sí a este proyecto criminal llevado a cabo por las élites del mundo, con la complicidad quizás de algún Estado».

Este interfecto, en el programa de Radio María del 12 de febrero de 1994, vino a declarar que el padre Zoffoli se había quedado solo, que nadie mas que él veía un peligro en el neocatecumenado, es más que podría estar endemoniado y por eso los perseguía -ya se sabe que para el CNC toda crítica es una persecución-.

Para mostrarle su error y hacerle ver que son abundantes las víctimas, los escandalizados, los dañados y alarmados por la praxis del CNC, Zoffoli incluye en su respuesta algunos testimonios de otros.

Literalmente, Zoffili dice en su carta de respuesta:

«En primer lugar transcribo el testimonio de un seguidor de Kiko, convencido de que la Iglesia, si no se libera de los dogmas, no podrá sobrevivir. Estas son las palabras de un "presbítero" neocatecumenal. Puedo dar los nombres y apellidos de los presentes. La expresión es desastrosa.

El segundo testimonio proviene de un excelente sacerdote toscano, fundador de una meritoria institución de asistencia social: «...El venerado Padre Pío de Pietrelcina llamó a los neocatecumenales los nuevos falsos profetas desde sus inicios, y así ha sido...» Puedo exhibir el original de la carta, 28.12.1993. No se necesita nada más para definirlos.

El tercer testimonio es del P. Antonino Santangelo, de Adrano (Catania), recientemente fallecido (…) La declaración es la siguiente: “Conozco sobradamente bien a los neocatecumenales. Había escuchado cosas maravillosas; y, cuando vinieron a Italia, los acogí gratuitamente en Brucoli (Siracura). Su fundador [sic], Kiko Argüello, dirigió las conferencias durante ocho días. Observé varias cosas que me desagradaron mucho y le dije al equipo directivo: "¡Lamento todas estas irregularidades en la celebración de la Santa Misa!" Me contestaron: "en la Iglesia, si nadie desobedece, ¡nunca se da un paso adelante!". Desde entonces rompí toda relación con ellos. Muchas veces han venido a mí para hacer una comunidad neocatecumenal en mi comunidad; pero siempre me he negado...”(Adrano, 14.2.1992)».

Y sigue con otro montón de testimonios de particulares, personas que se acercaron al CNC y salieron a la carrera cuando vieron lo que se hacía tras las puertas cerradas.

¿Has entendido, anónimo que no te presentas pero pretendes disponer sobre mi vida y mis actos?

El padre Enrico Zoffoli -que no es un cuentacuentos como alguno muy sensible- no dice en ningún lugar de su carta de respuesta al visionario padre Livio -el de las invasiones de chinos que nos inyectan virus- que tenga una carta del padre Pio. Solo tenías que haber practicado un poquito la lectura comprensiva sobre la información que ya se había aportado en el blog para salir de dudas.

Lo que afirma el padre Zoffoli -que no iba por la vida decretando obras demoniacas, como sí hace el padre Livio y la gente muy sensible- es que eso surgió en una -al menos en una- conversación del padre Pío con un sacerdote toscano, fundador de una meritoria institución de asistencia social. Y que tiene por escrito el testimonio del sacerdote toscano sobre las palabras de San Pío.

No era tan difícil descubrir la verdad.

Ahora puedes dudar de la fidelidad y credibilidad de los sacerdotes toscanos. Cualquier cosa antes que admitir que san Pío calase a esos dos iniciadores y encima se lo comentase a quien quisiera escucharlo.