martes, 20 de noviembre de 2018

Segundo escrutinio (LXXXI)



«Recuerdo que en un "Cursillo de cristianidad" una cosa me quedó muy grabada y fue que, durante la primera meditación, detrás del sacerdote que hablaba, había un enorme Cristo crucificado. Era muy temprano y había suficiente luz para verlo muy bien.»
Atención. El que va diciendo que no existía el arte sacro hasta que llegó el con sus churros, resulta que tuvo una gran revelación mirando un Cristo que estaba allí durante la primera meditación (luego debió de irse a otro lado, el Cristo, digo).
«No recuerdo nada del discurso del sacerdote, pero recuerdo haber sentido dentro de mí que algo me decía que solo mirando a Cristo crucificado... algo me decía: "Esa es la verdad: amar así, esta es la única verdad". ¿Qué quiero decirte con esto? Mirando a ese Cristo entendí que nunca habría podido amarlo así. Solo Dios puede amar así. Después de mucho tiempo, esa reunión fue una luz para mí que me invitaba a apoyarme en Él, en Aquel que me dice: "Yo no puedo haber muerto en vano; mi muerte también te ha servido a ti. Mi muerte también fue por ti. Me entregué a la muerte para mostrarte que te amo, que te acepto como eres, que te amo. No tengo ningún disgusto de acercarme a ti, aunque hayas sido un pecador, un egoísta, un lujurioso, un soberbio: toda la gente siempre te han apartado. Yo te invito, Yo te quiero, te amo, no temo acercarme a ti. Pero no es suficiente: me he hecho hombre y me convertí en esclavo, me convertí en pecador por amor a ti, me he hecho Yo mismo pecador, he sido considerado un pecador por otros; no tengas miedo de sentirte pecador, te entiendo perfectamente: tienes miedo de los demás, incluso cuando vas a confesar elaboras una historieta para justificarte, tienes miedo de que no te entiendan, tienes miedo, tratas de disculparte de alguna manera; te entiendo perfectamente". El Señor nos ha amado, nos ama profundamente.»
Si además de soltar herejías puedes hacer como que es Cristo mismo quien habla a través tuyo, ¿por qué no hacerlo? El fin del control mental justifica cualquier medio.
«Volviendo a Jacob, quería deciros que en este escrutinio es Dios quien está luchando contra vosotros, es Dios quien siempre ha luchado.»
Ejemplo del uso del nombre de Dios en falso. Porque cuando el kikotista hurga en la intimidad de una persona, allí no está Dios, al contrario, quien está frotándose las pezuñas es el enemigo.
«La fe es un combate. Dios se involucra con nosotros en un combate que dura por siempre, del cual el catecumenado es una etapa que quiere haceros ver cuál es la proyección del camino del cristianismo. Este combate tiene como objetivo crecer y destruir dentro de nosotros al hombre viejo y crear en nosotros una nueva realidad. Es terriblemente monstruoso para mí encontrarme un cierto tipo de cristianos que ya no esperan nada, que no tienen una tensión, una dinámica, debido a la vida religiosa que han hecho o por lo que sea, no tienen una dinámica de crecimiento: son cristianos y ya es suficiente.»
Monstruoso ser cristiano, claro. No como los kikos, que jamás se convierten y jamás alcanzan la meta.
«San Pablo habla, incluso a los cristianos, de llegar a la cabeza de gracia en gracia. Debemos alcanzar una medida, una estatura de Cristo: esta estatura en la que somos para el mundo sacramento de salvación. Porque el cristiano es en función del mundo, no en función de salvar su alma, no en función de salvar su vida: todo eso son historias.»
Ya sabes: lo de la salvación son historietas, aquí lo único que cuenta es hacer lo que su sensibilidad disponga.
«O nosotros salvamos el mundo o aquí no se salva nadie»
Ejemplo de humildad superlativa: la salvación la administra Kiko con sus manitas (recuérdense los 8 principios del Dr. Lifton, por favor)
«…porque Jesucristo ha venido a llevarse el mundo con él. Ha dejado a la Iglesia como sal de la tierra y la envía con una misión profética para el mundo. Esta misión profética lo es por la iluminación que la Iglesia debe realizar en cada realidad que Dios está haciendo con cada hombre. Por eso el Señor lo hace contigo. La diferencia entre tú y un pagano que no está en la Iglesia es que tú tienes iluminada tu realidad. Tú sabes, tienes el don, el Espíritu profético, conoces tu realidad mientras que el otro está ciego sobre su realidad.»
Traducción: la diferencia es que el kiko va a juzgar la realidad de cualquiera que se le ponga delante, sin ninguna iluminación, porque el juicio nunca es iluminación.
«Donde quiera que veas la obra del Señor y conozcas el porqué profundo de las cosas, la razón profunda de cada acontecimiento para poder interpretarlo proféticamente, dar una interpretación real, auténtica y la única verdadera acerca de la vida de los hermanos; el otro hombre, el hombre de la calle está ciego. No ha cesado de condenarse, amargarse y odiarse.»
Me recuerda a un kiko cualquiera: Soy lo pedor, un burgués, un soberbio, un adúltero, un violento, mi mujer me destruye, mis hijos son insoportables… Y no voy a cambiar porque diosito me quiere así (lo que viene bien para explotar el sentimiento de culpa).
«Frente a los acontecimientos que no sabe por qué le suceden, sigue culpando siempre a los demás: el Estado, la política, la sociedad, el trabajo, la esposa, los hijos; todos tienen la culpa. Siempre debe encontrar un chivo expiatorio para poner contra el muro y fusilarlo para que todo cambie. Esto es lo que piensa este hombre porque no tiene otra solución, porque está absolutamente ciego a su propia realidad.»
Los kikos siempre usan como chivo expiatorio a los judas, los rebotados y la persecución que solo existe en sus cabecitas huecas. Porque están ciegos a su realidad.
«Pero el Señor te está formando ahora; Él te enviará como sal y tú tienes una misión profética, como una misión sacerdotal. Más adelante veremos qué significa ser sacerdotes para el mundo. Para esta misión profética el Señor debe iluminar tu realidad. Tienes que ser profeta de ti mismo, debes saber por qué te suceden ciertas cosas y por qué no te suceden otras y por qué te casaste con esa mujer que es así, o con ese esposo, o porque tienes un hijo así; lo debes saber.»
Y se vuelven lelos y empiezan a buscar explicaciones a por qué el autobús se ha retrasado 3 minutos, por qué se han quemado las lentejas, por qué ha llovido cuando la ropa estaba tendida, por qué ha pisado una caca de perro… Como los supersticiosos que creen que un gato negro da mala suerte.
«No es posible que digas: "Será casualidad...". No es verdad. Dios no te ha llamado a esto, a ser un ladrillo, a una vida que no tiene sabor. Dios te ha llamado a salvar al mundo con la Palabra de Dios que ya se está haciendo carne en tu existencia, pero por esta razón el Señor debe prepararte, formarte, y muchas cosas te sucederán en función del mundo. Ah! ¡Pero yo no quiero esto! Si para que yo aprenda, para poder tener esta sabiduría, debo quedarme cojo, ¡no lo quiero! El hecho es que tienes que volverte cojo, de lo contrario nunca entenderás nada, es el único modo para que comprendas que Dios existe verdaderamente y que tú realmente no eres Dios, que tú no puedes apoyarte en ti mismo, para que aprendas a apoyarte verdaderamente en este Dios a quien conoces de oídas, como dice Job. Job es un hombre que ha sido destruido y que, al final, dice: "Señor, antes te conocía de oídas, pero ahora te han visto mis ojos". Tú tienes que conocerlo, tienes que verlo con tus propios ojos, tienes que experimentarlo realmente, ver que realmente existe, tienes que experimentar lo que significa apoyarte sobre la roca y pasar el río. Tienes que experimentar como tú, antes, no podías pasar el Yaboq porque tenías miedo y ahora, apoyándote en Jesucristo, casi sin esfuerzo, superado el primer momento de angustia, de miedo, pasas y no mueres.» 
El problema de los kikos es que ellos no se apoyan en la roca, sino en la comunidad. Y por eso no superan la angustia ni el miedo.
«Pasas a través del fuego y no te quemas, como los tres jóvenes en el horno, y lo experimentarás.»
 

domingo, 18 de noviembre de 2018

Otra fundación del Camino, no de la Iglesia



La noticia llegó al blog gracias a Francisco García: el Camino Neocatecumenal cuenta desde el 6 de Noviembre de 2018 con otra fundación más.

No es la primera, tiene unas cuantas. Tampoco es la primera que preside Don Rafael Tomás Gómez de Salazar, que parece ser persona que se dedica precisamente a figurar de presidente o de patrono o de lo que toque. Figura en la fundación Familia de Nazaret, en la Fundación Elisa Hernández-Seminario Redemptoris Mater de Callao (Perú), en la Fundación Hernández Barrera-Domus Galileae… Y a saber en cuantas más.

Decoración de una de las fundaciones
Lo que sí sé es que la del Perú y la de Galilea recibieron dotación de la herencia de Elisa Hernández, hermana de Carmen. Nada menos que 52.352,08 euros cada una de ellas. Y que las tres mencionadas tiene su sede social en el mismo sitio, en la casa-museo de los horrores de la calle Blasco de Garay.

La nueva fundación se llama Fundación Obra Artística Kiko Argüello, casualmente no tiene su sede en la casa de los pintarrajos en las paredes sino en otro lugar de Madrid y su dotación inicial es más modesta, 30.000 euros surgidos de no se dice donde… aunque no es difícil suponerlo.

Bueno. Alguien podría pensar: ¿y qué si hay gente a quien le gusta o cree que hay mérito en los churros de Kikos? A otros les gusta el heavy metal, otros son fan de las historias de terror. Hay gustos para todo.

Ya. Lo llamativo es que es una fundación del Camino y para el Camino.

Me explico. La Iglesia es una grandísima mecenas de arte sacro y tiene museos y fundaciones específicas. Pero sus museos y sus fundaciones no admiten cualquier cosa. El arte es arte y los churros son churros.

Eso es todo.

En otras palabras, cuando hay alguien muy sensible (ironía on) que no admite que lo que exuda no sea extraordinario, el hecho de que quienes verdaderamente entienden de arte no le den el menor crédito conduce a que, en su veleidad pretenciosa, se monte un auto-monumento a su ego.

No le queda otra. Quiero decir, los verdaderos artistas jamás le han dado crédito, por lo tanto tiene que conformarse con que se lo den sus leales captados.

Pobrecito, con lo sensible que es, que disgusto tendrá.

viernes, 16 de noviembre de 2018

Control mental. ¿Algo que ver con el Camino Neocatecumenal? (V)



Los tres pasos para conseguir el control de la mente

Los tres pasos del proceso para conseguir el control de la mente parecen bastante sencillos. Yo lo denomino descongelación, cambio y congelación.

Este modelo de tres pasos fue deducido a finales de los años cuarenta de un trabajo de Kurt Lewin, y fue descrito en el libro de Edgar Schein Coercive Persuasion.

De acuerdo con su descripción, el descongelamiento consiste en destruir las defensas del individuo, el cambio es el proceso de adoctrinamiento, y la congelación es el proceso de formación y reforzamiento de la nueva identidad.

La descongelación

Para predisponer a una persona para un cambio radical, lo primero es perturbar su realidad. Sus adoctrinadores deben desorientarlo. Sus marcos de referencia para comprenderse a sí mismo y a su entorno deben ser cuestionados y destrozados. Cambiar su visión de la realidad abatirá sus defensas naturales contra los conceptos que desafían su realidad.

Hay muchísimos métodos para conseguir el descongelamiento. Desorientar psicológicamente a una persona puede resultar muy efectivo. La descongelación se consigue más fácilmente en un entorno controlado por completo como en una casa aislada.

La confusión es el resultado habitual de presentar de forma congruente cualquier información contradictoria. Por ejemplo, si el captador dice con un tono de voz autoritario: «Cuanto más intenten comprender lo que les digo, menos capaces serán de comprenderlo. ¿Me comprenden?». El resultado es un estado de confusión temporal. Si lo repite una y otra vez puede que al final tenga sentido. Si a un individuo se le mantiene durante el tiempo suficiente en un entorno controlado, y se le hace escuchar un lenguaje que le desorienta y una información que le confunde, lo más normal es que acabe por suspender su juicio crítico y se adapte a lo que él cree que los demás están haciendo. En un entorno así, la tendencia observada en la mayoría de la gente es la de dudar de sí mismos y seguir al grupo.


La esencia del control mental consiste en fomentar la dependencia y el conformismo, y desalentar la autonomía y la individualidad.
No es mera casualidad que muchas sectas destructivas pidan a sus miembros que «se conviertan en niños pequeños». Como niños, dependemos por completo de nuestros padres como figuras de la máxima autoridad. 

La sobrecarga sensorial, lo mismo que la privación de sensaciones, también consigue desequilibrar por completo a una persona y hacerla más abierta a la sugestión. Un individuo puede ser bombardeado con datos de una fuerte carga emocional a un ritmo superior al que puede digerir. El resultado es una sensación de estar desbordado. La mente se pone en punto muerto y deja de evaluar los datos que recibe a raudales.

Otras técnicas, como el vínculo doble, pueden también utilizarse para ayudar a descongelar el sentido de la realidad de un individuo. El doble vínculo fuerza a la persona a realizar lo que desea el controlador manteniendo la ilusión de que puede elegir. Por ejemplo, el líder de una secta puede proclamar: «Todos aquellos que tienen dudas acerca de lo que les digo, deben saber que soy yo quien coloca esas dudas en su mente, para que sepan sin lugar a dudas que soy yo el verdadero maestro». El individuo puede creer o no las palabras del líder, pero las dos posibilidades están cubiertas.

Otro ejemplo del doble vínculo: «Si usted admite que hay cosas en su vida que no funcionan, entonces, si no participa en el encuentro, le está dando a esas cosas el poder para que controlen su vida». En otras palabras, el mero hecho de estar allí demuestra que es incapaz de decidir si se queda o se va.

Ejercicios tales como las meditaciones guiadas, las confesiones personales, las sesiones de rezos, e incluso el cantar en grupo, también facilitan la descongelación. Es típico que estas actividades comiencen de forma inocente, pero poco a poco se vuelven más intensas e intencionada conforme progresa el taller de trabajo o el encuentro. Casi siempre son realizadas en grupos, lo que implica la falta de intimidad y frustra la necesidad del individuo de estas a solas, pensar y reflexionar.

Vamos a cantar lo que YO digo, que soy muy sensible
En esta etapa del descongelamiento, a medida que los sujetos se debilitan, la mayor parte de las sectas les bombardean con la idea de que tienen graves defectos: son incompetentes, están enfermos mentalmente o su espiritualidad es nula. Cualquier problema que sea importante para el individuo, como el bajo rendimiento en los estudios o en el trabajo, el exceso de peso o las dificultades en sus relaciones personales, son exagerados hasta el infinito para probar que uno no vale nada. Algunas sectas pueden ser bastante virulentas en sus ataques personales, llegando con frecuencia a la humillación delante de todo el grupo.

Una vez que la persona se hunde, está lista para la segunda fase.

jueves, 15 de noviembre de 2018

Petición de mamotretos













Hola, Daniel.

En primer lugar, bienvenido.

En segundo lugar, ojalá yo hubiese tenido dónde acudir en busca de información cuando “estaba entrando” en el Camino que no lleva a ningún sitio. 

Pero la realidad no es solo que hace casi treinta años no era nada fácil encontrar información sino que además no se me hubiese ocurrido desconfiar de unos que se apantallaban dentro de una parroquia, que aseguraban ser enviados del obispo y que se rodeaban de sacer… es decir, de presbíteros de su cuerda.

Porque lo cierto es que quien debería proporcionarte la información que te interesa es el párroco de la parroquia donde sea que hayas hecho las “kikotesis”. Tendría que ser él, puesto que es responsabilidad suya asegurarse saber a quien ampara en su parroquia, conocer lo que dicen y lo que hacen esos que hablan “de parte de Jesucristo”, para asegurarse de que lo que digan y lo que hagan sea conforme a la doctrina de la Iglesia Católica.

Y para asegurarse, tendría que saber lo que está escrito en los mamotretos. Y si fuera consistente lo que hay en los mamotretos con la doctrina cristiana, no existiría ningún motivo para ocultarlos, puesto que toda la doctrina católica es pública.

Pero los mamotretos no son públicos, porque poco tienen que ver con la verdadera doctrina de la Iglesia.

Así que aunque es el párroco quien tendría que proporcionártelos, dudo que lo haga. Además, salvo que él mismo sea kikotista, dudo que los tenga.

Lo mismo sucede con el obispo: tendría que ser consciente de lo que se cuenta por su diócesis, en las parroquias que debe gobernar, pero lo más probable es que tampoco el obispo te los pueda proporcionar.

Así las cosas, en este humilde blog sí se puede atender a tu solicitud. El mamotreto de primer estropicio está publicado a lo largo de un sinnúmero de entradas, y además lo puedes descargar en la siguiente dirección.

Advertencia: es una versión recuperada de un texto en papel; es decir, perdió el formato original, no así el contenido. Además tiene añadidas notas que no pertenecen al mamotreto, sino que son de mi cosecha. Lo demás es tal cual llegó a mis manos.

Aquí lo tienes: https://es.scribd.com/document/393292372/1-ESCRUTINIO

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguir CruxSancta por Email