miércoles, 20 de marzo de 2019

lunes, 18 de marzo de 2019

La mentira de un presbi neocatecumenal



He encontrado un artículo en el que un presbi neocatecumenal habla de lo que lleva dentro… y hay que ver qué mentiras le salen de dentro.
 
El prebi Alessandro

En realidad también se le escapa una verdad como un piano: en el CNC se trata de hacer la voluntad de un tal kiko. Y Dios brilla intensa e inefablemente por su ausencia. El lo expresa de la siguiente forma:

Pero lo que me llamó la atención es la facilidad con que un presbi bien kikotizado recurre a la mentira, de una forma tan natural que me lleva a querer pensar que su mal es la ignorancia antes que el afán por engañar.


Porque la verdad es que jamás Pablo VI autorizó al CNC ninguna modificación en la liturgia. Lo mismo puede decirse de Juan Pablo I. San Juan Pablo II solo lo hizo “ad experimentum”, como cierta secretaria. Benedicto XVI es quien autorizó únicamente dos cambios menores, los recogidos en los estatutos más aprobados del universo y es también quien les dejó muy claro que estaban obligados a atenerse en todo a los libros litúrgicos y quien un memorable día de enero de 2012 les dijo que no se les iba a aprobar ninguna otra mandanga presuntamente litúrgica, porque la liturgia de la Iglesia es solo una.
 
Francisco, por cierto, no ha mostrado ningún interés por cambiar la decisión de Benedicto XVI, antes bien, les ha recordado a tiempo y a destiempo a los neocatecumenales su obligación de atenerse a los estatutos.

Esta es la verdad, y no la que tratan de propalar algunos presbis que deben saber mucho del CNC, pero parecen tener muy poquita relación con Dios, por lo poco que lo nombran, digo.

sábado, 16 de marzo de 2019

Sobre el Redemptoris Mater de Madrid



Hace poco, comentaba Gänswein que los presbis RM tienen la mala costumbre de no ser sacerdotes para Jesucristo, sino para el líder de un kikotisto.

Desgraciadamente, le doy la razón. No conozco a todos los presbis RM, a Dios gracias, pero me costa que aquellos que conozco orientan su vida en torno al CNC y la comunidad.

El que primero conocí, hace muchos años, un tal Gerardo, vive en el Vaticano y su cometido no es otro que tener informado a Kiko de todos los chismes, para saber por donde entrarles a sus eminencias. Jamás en toda su vida de presbi ha sido itinerante ni misionero, salvo que se considere itinerancia a recorrer los pasillos vaticanos arriba y abajo, una y otra vez.

Otro caso representativo es el del rector del RM de Madrid. No hay más que ver su bibliografía para darse cuenta de que hace muchos muchísimos años que no pone un pie en una institución de la Iglesia no kikotizada. Trabaja para el kikismo, y muy satisfecho de ello, supongo.


Con todo, más llamativo me resulta del caso del vicerrector y también formador de ese mismo seminario RM de Madrid, que es capaz de compaginar ambas funciones, con la de párroco de Santa María de Siena. ¿Capacidad de trabajo brutal? Puede que sea que delega en el equipo kikinerante de zona para someter a eskruticidio a los seminaristas y por eso le da tiempo para todo. Por cierto, que eso de que los seminaristas sea eskruticiados por laicos, por muy responsables que crean y por mucho que se les llene la boca diciendo que están enviados por diosito y que vienen en nombre del obispo, no está autorizado en ningún estatuto.

Mauricio Armando el día de su llegada a Santa Catalina de Siena

O puede que sea que para la cantidad de chicos que tienen, considere suficiente  visitarles una vez al trimestre y dejar que el trabajo que kikotización lo haga la comunidad a la que haya sido asignado cada uno de ellos. Así para lo que pasa.

Hecho concreto de la primavera 2018: goleada del seminario conciliar frente al RM. Demos gracias a Dios.

Sagradas Órdenes
El sábado 28 de abril, en la catedral de Santa María la Real de la Almudena, el cardenal D. Carlos Osoro Sierra, arzobispo de Madrid, confirió la ordenación de presbíteros a los siguientes diáconos diocesanos del:
– Seminario Conciliar de la Inmaculada y San Dámaso de Madrid:
1.     Francisco Javier Andrés Servet
2.     Gonzalo Arroyo Hernández
3.     Gonzalo Barbed Martín
4.     Fernando Bielza Díaz-Caneja
5.     Alberto Mingo Pavón
6.     José Manuel Fernández Martínez
7.     Rodrigo González Panizo
8.     Francisco Javier Jiménez Cerro
9.     Juan Martínez Santos
10. Francisco Javier Peño Iglesias
11. Eugenio Pérez Turbidí
12. César Augusto Quispe
13. Jesús Sánchez Sánchez
14. Santiago Tornos Alonso
– Seminario diocesano misionero Redemptoris Mater:
1.     Giacomo Alpori
2.     Stanislas Kongba Yebas

Hubo que importar a dos chicos para que el resultado no fuese 14 a 0. ¡Menudo rosco!

jueves, 14 de marzo de 2019

Los amigos de Kiko: los "pedores"




El cardenal George Pell, ex secretario de Economía del Vaticano ha sido condenado por el Tribunal de Melbourne a seis años de cárcel por abuso sexual de dos niños del coro de la catedral en 1996, cuando ambos tenían 13 años y el prelado australiano era el nuevo arzobispo de esa ciudad.
El juez sentenció que no pueda disfrutar de libertad condicional antes de tres años y ocho meses, y reconoció la posibilidad de que Pell, que cuenta 77 años, no viva hasta llegar a salir de la prisión. Declaró también que su sentencia es disuasoria respecto a otros posibles agresores de niños.
El juez Peter Kidd había autorizado la presencia de una cámara de televisión para la retransmisión en directo de la lectura de la sentencia por cinco delitos de abuso de menores: uno de penetración sexual oral y cuatro de actos indecentes con un menor. 
La cámara podía enfocar solo al juez -que se dirigió en primera persona al purpurado y describió gráficamente sus delitos en la sacristía de la catedral- por lo que no fue posible ver la reacción de Pell ni la de sus abogados al escuchar descripciones muy crudas ni al conocer la sentencia. 
Una periodista presente en la sala relató que Pell miraba fríamente y sin expresión alguna al juez durante la lectura de los fundamentos de la sentencia.
Antes de dictarla, el juez recordó que en su momento había advertido al jurado que «no estaban juzgando a la Iglesia de Australia sino a una persona», y reiteró que también lo hacía él.
Kidd consideró como agravantes la confianza de los niños del coro de la catedral en el arzobispo, la enorme diferencia de poder, y el hecho de haber abusado de los dos juntos, por lo que cada uno sufría observar y ser observado por el otro. Recriminó también a Pell la «extraordinaria arrogancia» de su comportamiento.
El pasado 26 de febrero, cuando el juez levantó la orden de silencio que había impuesto sobre el proceso, la culpabilidad del cardenal australiano saltó a los medios de comunicación de todo el mundo.
Al día siguiente, ordenó su ingreso en una prisión de Melbourne, donde se encuentra en situación de aislamiento para evitar agresiones por parte de los otros presos. Pell se declara inocente y presentó inmediatamente un recurso de apelación. La primera audiencia tendrá lugar el 5 de junio.
El envío de Pell a la cárcel causó desconcierto en el Vaticano, aunque era previsible desde el pasado 11 de diciembre, cuando un jurado de doce personas transmitió al juez su veredicto unánime de culpable.
El portavoz del Vaticano informó que «después de la condena en primer grado del cardenal Pell, la Congregación para la Doctrina de la Fe se ocupará ahora del caso según los modos y los plazos establecidos por las normas canónicas».
En principio, deberían esperar al final del juicio de apelación, que puede durar de seis a ocho meses, antes de entrevistar al denunciante para no interferir en el proceso.
El portavoz del Vaticano añadió que el Papa «ha confirmado las medidas de precaución impuestas por el ordinario del lugar al regreso del cardenal Pell a Australia», consistentes en «la prohibición del ejercicio público del ministerio y, como indican las normas, cualquier contacto con menores de edad». Pell no podría participar en un eventual cónclave a menos que el Papa levantase antes tales medidas cautelares.
Dime con quien andas...
En las últimas dos décadas, Pell ha sido denunciado formalmente por seis víctimas por presuntos abusos cometidos entre 1961 y 1987, cuando eran menores de edad. En algunos casos no llegó a haber juicio y en otros no hubo condena.
El pasado mes de febrero, el Tribunal de Melbourne decidió cancelar un segundo juicio contra Pell, llamado «el proceso de la piscina». Pero el denunciante ha presentado posteriormente querella contra el cardenal y la archidiócesis de Melbourne ante el Tribunal Supremo del estado de Victoria.
https://www.abc.es/sociedad/abci-cardenal-pell-condenado-seis-anos-carcel-abuso-sexual-menores-201903130131_noticia.html

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...