lunes, 1 de septiembre de 2014

"En la vejez seguirá dando fruto"



Un mantra del CNC dice que está profetizado que los elegidos, es decir, ellos, incluso en la vejez seguirán dando abundantes frutos.

Pues bien, hace algunos más de 20 años, una viuda reciente entró en el CNC.

En aquel entonces ya era mayor, hoy es una anciana bastante decrépita, ve poco y oye menos aún, las piernas aún le funcionan, pero ya no se atreve a salir a la calle de noche, por el riesgo de caerse.

Así que ya no camina, puesto que ninguno de sus hermanos siente que Dios le llame a hacer de lazarillo con esta anciana. Y tampoco tiene ningún hijo que pueda hacer el servicio.

Pero ella se sigue considerando parte del Camino Neocatecumenal. En ella son frecuentes frases del tipo: "Nosotros los catecumenales hacemos esto así o esto asa", marcando diferencias y distancias respecto a los que no son como ellos los catecumenales.

En la pasada Pascua, aprovechando las tardes más largas y la hora anticipada de la Misa, digo, ‘uka’ pascual, fueron a buscarla en una o dos ocasiones. Tal vez sólo una, que fue la que comentó conmigo. Estaba indignada contra la persona que vino a buscarla porque no le recordó que había que llevar la túnica, de forma que estuvo en la Misa, este, en la ‘uka’ sin oír nada, sin enterarse de nada, aburridísima y encima ¡sin túnica! Como si ella fuese una religiosa natural de Misa de 12.

Para ir sin túnica, como religioso natural, me quedo en casa
La kikoquización surte este tipo de efectos sobre las mentes receptivas, acaban confundiendo lo que de verdad importa y centrando todo el interés en lo anecdótico en lugar de en lo trascendente.

Por eso dijo esta señora que para ir vestida de calle se quedaba en su parroquia; si se va a una pascual, o se va con el pseudo-hábito de kikín que lleva la salvación al universo, o vaya rollo ir sólo para celebrar una ‘uka’.

Puede que esta actitud sea producto de la vejez. Pero es peor como trata a las personas que su familia le buscan para que no esté sola.

Sistemáticamente a todas las acusa de quitarle cosas, cosas que es ella quien pierde porque nunca sabe donde deja nada. Así, ninguna asistenta ni mujer de compañía le dura más de un par de meses.

Desde hace algún tiempo, la familia intenta que alguien se quede a dormir con ella. No han podido. En cuanto se percata de lo que sucede, la anciana, que duerme mal, se dedica a pasearse por su casa, que para eso es suya, a todas horas, haciendo ruido y encendiendo todas las luces.

"me entran ganas de coger un cuchillo y clavárselo"
Hubo una asistenta más resistente (o más necesitada de plata) que ni por esas se despedía. Esto obligó a la dulce anciana a sustituir la cháchara inofensiva por un monólogo repetitivo, siempre igual, cargado de sentido y de significado: “Pero por qué tengo que aguantar que esta fresca duerma en mi casa, ¡agg!, que mal me cae, me entran ganas de coger un cuchillo y clavárselo”.

Mano de santo, la “fresca” se fue para no volver.

Es lamentable, pero estos son los frutos que he conocido en el CNC.

viernes, 29 de agosto de 2014

Neocatecumenales en camino




En varias ocasiones he viajado “de paquete” con hermanos neocatecumenales. Recuerdo un par de ocasiones rumbo a la convivencia de inicio de curso (cuando la misma tenía lugar en San Pedro del Pinatar) y otra ocasión con motivo de la boda de un hermano.

Casi siempre viajo en mi propio coche y son los otros los que vienen conmigo, pero en los casos que refiero, por el motivo que fuese, me acoplé en coche ajeno.

Tengo un recuerdo imborrable de estas veces en las que viajé de paquete. El recuerdo es que invariablemente salíamos a deshora, sabiendo que ya íbamos tarde y que también invariablemente durante el trayecto transgredíamos todos límites de velocidad habidos y por haber.
 
En uno de los viajes, el primer piloto, ya escarmentado, se demoró diez minutos más (total, ya no llegábamos) para consultar en la web y anotar en un papel el punto kilométrico de cada uno de los radares que íbamos a encontrar en el trayecto que nos esperaba.

De esta forma, cuando se acercaba al punto en cuestión, bajaba la velocidad hasta el límite legal y en cuanto lo superaba, volvíamos a la velocidad de vértigo.

Y no es una práctica que empleen sólo en viajes largos. Me consta que todas las semanas, para ir a la celebración de lo que toque, la técnica es la misma: salen sistemáticamente tarde de sus casas y también sistemáticamente ponen los carros en velocidad de crucero sideral, para compensar. De esta forma casi nunca llegan con más de 45 minutos de retraso sobre el horario previsto.

Ellos consideran que su proceder es razonable y justo, que no perjudica a nadie. Por eso, cuando alguna vez son multados, no pueden evitar ver en la multa un fruto de la persecución de la sociedad paganizada que tanto les odia y tanto ansía destruirles a los pobrecicos míos.

Un hecho concreto. En una ocasión, tal vez con motivo de una convivencia de mes, la media naranja del conductor kamikaze que sólo bajaba de 160 Km/h cuando se aproximaba a un radar, nos contó a toda la comunidad que tal vez necesitase pedir el diezmo porque había recibido una multa injusta de un policía municipal injusto y perseguidor que se había tomado injustificablemente mal que ella dejase el coche estacionado en una calle estrecha mientras recogía a la media docenita de churumbeles del colegio.

Qué perseguidor tan maloso el policía mosqueado porque el vehículo de esta hermana había bloqueado la calle estrecha durante un ratito de nada.

Eso sí, tras dejarnos muy clarito a todos que era una multa injusta porque ella no había aparcado, sólo había estacionado temporalmente el coche mientras recogía a los niños y no era culpa suya que la calle fuese estrecha y el coche ancho y que con el coche allí parado ningún otro vehículo pudiese circular por esa calleja, también nos dejó muy claro que el cristiano no se resiste al mal, sino que lo vence con el bien.

En suma, que estaba dispuesta a pagar la multa con el diezmo de la comunidad.

Así es como catequizan los elegidos en su vida diaria y cotidiana. Menudo ejemplo le dio esta hermana a ese policía a quien posiblemente le estuviesen pitando los oídos una temporada.

jueves, 28 de agosto de 2014

Osoro a Madrid, y Cañizares a Valencia


Confirmado. Se estaba especulando desde hacía semanas, y Crux Sancta dió debida cuenta en su momento: Con motivo de la aceptación de la renuncia presentada por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, según estipula el código de derecho canónico al cumplirse los 75 de edad del arzobispo matritense, el Papa Francisco ha nombrazo arzobispo a don Carlos Osoro Sierra, actual arzobispo de Valencia. Por su parte, el sustituto de Osoro será el cardenal Antonio Cañizares.

















Así dice el comunicado publicado en la web del Arzobispado de Madrid:

Mons. D. Carlos Osoro Sierra, nuevo Arzobispo de Madrid y el Cardenal Antonio Cañizares Llovera, nuevo Arzobispo de Valencia
El Santo Padre ha nombrado Arzobispo de Madrid a Mons. D. Carlos Osoro Sierra y ha nombrado Arzobispo de Valencia, al Cardenal Antonio Cañizares Llovera.
Mons. D. Carlos Osoro Sierra, Arzobispo de Valencia desde 2009
Nació en Castañeda (Cantabria) el 16 de mayo de 1945. Cursó los estudios de magisterio, pedagogía y matemáticas, y ejerció la docencia hasta su ingreso en el Seminario Colegio Mayor para vocaciones tardías El Salvador de Salamanca en cuya Universidad Pontificia se licenció en Teología, con premio extraordinario, y en Filosofía. Fue ordenado sacerdote el 29 de julio de 1973 en Santander, diócesis en la que desarrolló su ministerio sacerdotal.
Durante los dos primeros años de sacerdocio trabajó en la pastoral parroquial y la docencia. En 1975 fue nombrado Secretario General de Pastoral, Delegado de Apostolado Seglar, Delegado Episcopal de Seminarios y Pastoral Vocacional y Vicario General de Pastoral. Un año más tarde, en 1976, se unifican la Vicaría General de Pastoral y la Administrativo-jurídica y es nombrado Vicario General, cargo en el que permaneció hasta 1993, cuando fue nombrado Canónigo de la Santa Iglesia Catedral Basílica de Santander, y un año más tarde Presidente.
Además, en 1977 fue nombrado Rector del Seminario de Monte Corbán (Santander), y ejerció esta misión hasta que fue nombrado Obispo. Durante su último año en la diócesis, en 1996, fue también Director del centro Asociado del Instituto Internacional de Teología a Distancia y Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Agustín, dependiente del Instituto Internacional y de la Universidad Pontificia de Comillas.
El 22 de febrero de 1997 fue nombrado Obispo de Orense. El 7 de enero de 2002 fue designado Arzobispo Metropolitano de Oviedo, de cuya diócesis tomó posesión el 23 de febrero del mismo año. Además, del 23 de septiembre de 2006 hasta el 9 de septiembre de 2007 fue el Administrador Apostólico de Santander.
Su Santidad el Papa Benedicto XVI le nombró Arzobispo Metropolitano de Valencia el 8 de enero de 2009.
Ha representado a la Comisión Internacional de Justicia y Paz en Lima (Perú) en el Primer Encuentro de trabajo para fijar las bases de plan docente en materia de Doctrina Social de la Iglesia en su aplicación en las Universidades que la Iglesia latinoamericana posee en el continente. Desde noviembre de 2008 es patrono vitalicio de la Fundación Universitaria Española y director de su seminario de Teología.
En la Conferencia Episcopal Española fue Presidente de la Comisión Episcopal del Clero de 1999 a 2002 y de 2003 a 2005; Presidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar hasta marzo de 2014 (fue miembro de esta Comisión desde 1997) y miembro del Comité Ejecutivo entre 2005 y 2011.
El 12 de marzo de 2014 en la CIII Asamblea Plenaria fue elegido Vicepresidente de la CEE.

Cardenal Rouco Varela, Arzobispo de Madrid desde 1994
El hasta ahora Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela nació el 20 de agosto de 1936 en Villalba (Lugo). Desarrolló sus estudios sacerdotales en el Seminario de Mondoñedo y continuó los estudios en Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca. Se ordenó sacerdote en esta ciudad el 28 de marzo de 1959. Ese mismo año se trasladó a Munich en cuya Universidad cursó estudios de Derecho y Teología. En 1964 se doctoró en Derecho Canónico.
El Papa Pablo VI le nombró Obispo auxiliar de Santiago de Compostela en 1976. El 31 de octubre de ese mismo año fue consagrado Obispo. En 1984 fue nombrado Arzobispo de la sede compostelana por el Papa Juan Pablo II. En 1994, fue promovido a Arzobispo de Madrid.
El 18 de enero de 1998 fue nombrado Cardenal, y recibió el capelo cardenalicio de manos del Papa Juan Pablo II el 21 de febrero de ese mismo año. Es titular de la Iglesia romana de San Lorenzo in Damaso.
Ha participado en numerosas Asambleas sinodales. En 1998 fue elegido Académico Numerario de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.
Ha sido Presidente de la Conferencia Episcopal Española durante 12 años, divididos en dos periodos, de 1999 a 2005 y desde el año 2008 al 2014. De 2005 a 2008, fue su Vicepresidente. Además fue Presidente de la Junta Episcopal de Asuntos Jurídicos (1981-1990) y Presidente de la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades (1990-1993). Es miembro del Comité Ejecutivo desde el año 1993.

Fuente: Archimadrid.org

martes, 26 de agosto de 2014

Ronda de Experiencias



He ideado esta entrada como ronda de experiencias de una convivencia de mes, sólo que dos de las experiencias están sacadas de internet, y la útima, es parte de mi experiencia.



Empezamos.



La primera experiencia es el punto de vista de alguien que ha sufrido la cerrazón del CNC hacia “los de fuera”:



Ronda de experiencias
Hace un tiempo conocí a una chica maravillosa, de la que me fui enamorando poco a poco. Al principio todo iba bien, los dos éramos católicos y pensábamos (eso creía yo) igual. El caso es que un día empezó a hablarme de que pertenecía al Camino Neocatecumenal. A pesar de ser Católicos nuestras posiciones respecto a muchos temas empezaron a discrepar. Ya casi no teníamos tiempo para nosotros, todo lo dedicaba al camino. Pero lo peor fue cuando empecé a conocer a su familia. La casa de sus padres era el museo del terror, cuadros de Kiko Argüello, fotos de Kiko y Carmen (la otra fundadora del camino), su padre y hermanos con las barbas al estilo Kiko, se ponían a tocar la guitarra y a cantar en el momento más insospechado y la única conversación de sus padres, era el camino, y cuando iba a unirme a ellos.


Como he dicho soy católico, pero no tengo la menor idea de pertenecer nunca al Camino, soy una persona muy activa en mi Parroquia, en Caritas… Pero eso a los padres les daba igual, como vieron que no me unía al Camino y que no tenía la menor intención. Empezaron lo problemas… que si yo era el diablo, que no le hacía ningún bien a su hijo, que el camino era la única verdad… en fin, que terminaron enfrentándonos, y he tenido que dejar a la mujer que más he querido en esta vida.



No deja de ser curioso, que por ejemplo, para ella y sus padres, trabajar en el voluntariado de Caritas, ir a misa todos los días, participar de las activiadades de mi Parroquia... no tenga ningun valor. Sólo tiene valor contemplar la palabra, y cantar las canciones que Kiko compone. La conversión como ellos lo llaman.


Hasta ahora, yo no conocia el Camino en su plenitud, pero a mi me ha amargado la vida. Me ha dejado sin la mujer que quiero. Y yo, que quereis que os diga, dudo mucho que esa sea la voluntad de Dios. Al menos de mi Dios
”.






La segunda experiencia es parte del informe que un feligrés involucrado y amante de su parroquia hizo para su párroco cuando el CNC intentó kikianizarla. La parroquia en cuestión es la iglesia-catedral de  San Patricio en Melbourne.

Otra ronda


De conformidad con la declaración del catequista principal de que "El santo siempre anuncia su pecado", el catequista principal confesó al público que:

     Su madre se suicidó cuando él tenía 14 años;

     Su padre era un borracho de conducta cruel;

     Su hermana tenía el cerebro mal formado y murió muy joven;

     Él mismo era un borracho, y

     Él siempre tuvo debilidad por la pornografía.



Su esposa confesó que:

    Su esposo era (¿o había sido?) un borrado;

    Era imposible amarle;

   Esteee - bueno, parecía que ella estaba confesando también el pecado de su marido, y su incapacidad para amar!



Las siguientes confesiones vinieron de un matrimonio que mutuamente confesó haber tenido grandes dificultades para amarse y, de hecho, estuvieron separados por muchos meses.


Por último, el sacerdote confesó -con mucho acariciar la barba y mucho tartamudeo- que antes de ser sacerdote, mientras trabajaba con su moto, tuvo dificultades para ser caritativo en ofrecer asistencia a una persona cuyo coche se había averiado. Luego, ya de sacerdote (una vocación tardía), confesó que, después de entrar en el Camino Neocatecumenal, "Jesús ha comenzado a entrar en mi vida".



Francamente, todo el asunto de la confesión pública de "somos seres humanos como vosotros" es repugnante. No está sujeto al "secreto de confesión", y abre la posibilidad de futuras coacciones o manipulación por la audiencia.






La tercera experiencia refleja el sentido de predicar a Dios que tienen algunos catecúmenos:



En la playa conocimos al típico matrimonio con dos hijos que se admiraban de que nuestras hijas mayores se ocupasen de sus hermanos pequeños. Hablando de lo educativo que es tener hermanos menores, les dijimos que nuestros hijos se llaman Jerusalén, Israel, Isaac, Abraham y Sión… y fijaos como son los religiosos naturales que nos tomaron por semitas, claro, si es que no conocen la tradición y así pasa que a sus hijos les ponen nombre de telenovela, como Claudio y Rocío”.

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Segui CruxSancta por Email