miércoles, 20 de agosto de 2014

"La iglesia tiene que comenzar desde cero decía Pablo VI" - afirma Kiko Arguello

Quizás hemos sido injustos y no les hemos dado la oportunidad , a los mas devotos del ángel Kiko, de demostrar lo que nosotros consideramos "inexactitudes" , pero como sabemos que es imposible que puedan demostrar las apariciones de la Virgen a Kiko ; el regreso de los muertos para anunciar las catequesis neocatecumenales, o la aprobación oficial de todas las particularidades litúrgicas introducidas por el CNC como la leche y Miel o la danza al final de la Misa euka, entonces les proponemos algo. Para ponérselos mas sencillo les pediremos que demuestren un hecho supuestamente histórico, considerando la abundante fuente de información que es Internet nos gustaría que los amigos neocatecumenales sostengan con alguna fuente de información confiable que el músico- liuturgista - bi doktor-teologo-vidente- arquitecto-escritor- santo en vida y recientemente ángel no es también un cuentista.


«Ya el Papa Pablo VI lo había preparado en los miercoles habia hecho una serie deee encuentros diciendo que "La iglesia tiene que comenzar de nuevo, comenzar desde cero, decía Pablo VI» Ver aquí 
ver el vídeo en el minuto 37:42



Pedimos a los Kikos que nos muestren ¿En que documento , charla, discurso, entrevista, enclítica, motu propio, angelus, bula o audiencia el Santo Padre Pablo VI dijo tal  disparate aseveración?.

lunes, 18 de agosto de 2014

Los ángeles no tienen espalda

 ¿Y si todo lo que dice Kiko  fuera cierto?
¿Podríamos estar equivocándonos al cuestionar las excentricidades del  CNC?  Quizá a Kiko si se le apareció la Santísima Virgen , quizá Kiko si recibe instrucciones directas de Dios, la Virgen y de su ángel de la guarda. Quizá realmente sea necesario que la Iglesia empiece desde cero y sea reconstruida desde sus cimientos como afirma Kiko. Si aceptamos estas afirmaciones y tantas otras, también tendríamos que aceptar que Kiko es un ángel.

El proceso evolutivo  del mega-polifacético K ha sido largo desde sus inicios en el barrio de palomeras hasta su "angelización" oficial hecha en el Vaticano por el Papa Francisco, al menos eso piensan algunos de sus devotos,  ¿quienes somos nosotros para quitarles esa ilusión?.

En el 2013 él mismo nos revela en su "catequesis de los 3 ángeles", que el primer ángel es Luzbel ; el segundo es el arcángel Gabriel y  el tercer ángel "que nos trae la salvación" es (adivinen) Kiko, ¡si!,  él mismo  en el siguiente video vemos como Kiko nos lo anuncia :
"ese ángel soy yo"


video

Estas expresiones podrían haber quedado como una analogía exagerada, pero es que acaso ¿realmente se ha creído su papel angelical?
El momento cumbre fue el día en que el Papa Francisco le dió los tres tirones de orejas angelizó (es como canonizar pero en lugar de declarar santo a alguien se le declara ángel ) oficialmente al gran K. El vídeo no puede dejarnos dudas, al menos eso opinan sus incondicionales.



Algunos Caminantes nos han enviado mensajes haciéndonos reflexionar acerca de este hecho , aquí algunos ejemplos:

Haber, haber, angel significa enviado de Dios, por que creen que el Papa le dijo a Kiko angel,un niño de cinco años lo discierne.


Dada la desafección del cnc y kiko por el dinero, dudo que esa sea la forma. Pero animo. Sorprendednos. Por cierto recordais como nuestro querido Papa reconoció en febrero a kiko como un angel... ¿o se os pasó? Yo, miembro del cnc, no lo tengo en tan alta estima que ya esta mayor pero mia, no fueron mis palabras.


Consideramos que Kiko no necesitaría  ser canonizado por el Papa porque ya ha sido canonizado por su propio ángel de la guarda , así los testifica él mismo:
Y el Papa ha sufrido conmigo. Ha dicho varias veces: dile a Kiko que no sufra, pobrecillo, que está sufriendo. Sí que es verdad que he sufrido. Pero hay que sufrir, que le vamos a hacer. Yo decía, si yo contara al Papa lo que han hecho conmigo, no lo quiero decir pero un dia lo sabrán. Y ¿sabes lo que me ha dicho mi ángel de la guarda?: si se lo cuentas al Papa te llamas Kiko, y si no se lo cuentas y te lo guardas para ti, por amor al enemigo, eres San Kiko. Esa es la diferencia. Kiko en el anuncio de Pascua 2014

Kiko lo ha afirmado en sus catequesis del 2013, y el Papa lo "reconoce" como criatura angelical en el 2014, aun así muchos de nosotros ¿no lo terminamos de creer? ¿que mas pruebas necesitamos?.

Ahora Kiko con la "certificación papal",  anuncia su condición de ángel delante de varios obispos.



Ver a partir del momento   2:15.31 . Aqui debajo la transcripción textual

El tercer Ángel está aquí, ese soy yo, y la tercera mujer sois vosotros y también hay un dialogo yo os hablo y tu tienes que responder. 
Me ha gustado que en la ultima convivenc..  audiencia yo me quería eh ... estaba el papa y  yo no quería darle la espalda , y cada vez que me movía del micrófono y me dice el papa no te preocupes Kiko que los ángeles no tienen espalda. Pues eso soy yo para vosotros UN ANGEL.(aplausos) 
Dice el papa no te preocupes Kiko en darme la espalda porque los ángeles no tienen espalda, ME LO DIJO EL PAPA ¡ALLI!, ¡lo podeis ver en el video!!! pues YO SOY UN ÁNGEL y entonces yo te anuncio el Kerigma.

(...)Atención aquí porque llamados a conversión yo hoy siendo un ángel de Dios para vosotros os llamo a conversion ahora y os digo que tenéis que dar a Cristo vuestros pecados que lo han crucificado no le hacen daño...


¿Acaso nuestra envidia no nos permite que reconozcamos su condición angelical?  a tanto puede llegar nuestra ceguera que hasta un Papa lo ha reconocido como un  ser celestial  y ¿ nosotros no lo podemos ver? . Algunos otros  religiosos naturales nos han asegurado  que la frase "los ángeles no tienen espalda" es es un "dicho" conocido en ciertos lugares para  disculpar a la gente cuando te está dando la espalda. Pero todos sabemos que  si el papa hubiera querido decirle a Kiko que no le diera la espalda hubiera usado el mas conocido "dicho" que dice :

"La carne de burro no es transparente"


Gálatas  1: 6 - 9

6Me maravillo de que abandonando al que os llamó por la gracia de Cristo, os paséis tan pronto a otro evangelio
7- no que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren deformar el Evangelio de Cristo -.
8Pero aun cuando nosotros mismos o un ángel del cielo os anunciara un evangelio distinto del que os hemos anunciado, ¡sea anatema!
9Como lo tenemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os anuncia un evangelio distinto del que habéis recibido, ¡sea anatema!


viernes, 15 de agosto de 2014

SOLTERA de APOYO

Para ser precisos, puede ser soltera, viuda, separada o divorciada, lo invariable es que es mujer y sin descendientes a su cargo.

El caso es que los equipos de catequistas del CNC usualmente están formados por dos o tres matrimonios y una de estas solteras de apoyo.

Cuando conocí el CNC, la soltera en cuestión era una mujer aún joven, hiper- acomplejada con su físico y, supongo que a consecuencia de ello, extra-borde y cortante.

Su cometido dentro del equipo de catequistas pronto resultó evidente: preparaba la sala, la recogía al terminar, abría (y regañaba) a los tardones, en la convivencia de formación se aseguraba de que nadie se escaquease de las catequesis, era la persona a quien se le pedía que trajese agua al que daba la catequesis… bueno, para ser más precisos, lo usual era que quien pedía agua fuese un varón y se lo pedía o bien a la esposa o bien a la soltera de apoyo, nunca he visto que sea otro catequista varón quien se levante a proveer de agua al sediento.

Soltera de apoyo "apoyando" a un hermano preguntón
El caso es que esta soltera de apoyo era algo así como el “poli malo” del equipo, hablaba a voces, nos gruñía y regañaba por todo, nada que opinásemos o preguntásemos le parecía bien, daba la impresión de estar perennemente de mal humor.

La tuvimos unos cuantos años, pasamos con ella los primeros “segundos escrutinios” y también los segundos “segundos escrutinios” y durante los mismos comprobamos que su mordacidad podía ser tan perenne como su hosquedad. Cuando ella intervenía en un escrute solía ser para amedrentar o reírse del quien estuviese siendo escrutado. Ya digo, era el poli malo.

Luego se fue de itinerante para “evangelizar” América con sus gritos y comentarios burlones.

Por supuesto, pusieron a otra soltera “para reforzar”, como dicen en el CNC, al equipo de catequistas.

La nueva resultó ser todo lo contrario a la primera: no habla a gritos, de hecho casi no habla, no interrumpe en los escrutes, no hace comentarios hirientes…
La que se fue, pocas, poquísimas veces fue encargada de dar catequesis; a la que la sustituyó no la he oído nunca. Pero no es extraño ni sorprendente, puesto que no es ese el “refuerzo” que se espera de ella, sino que se trata de que siempre haya vasitos de plástico preparados para cuando el catequista pide agua, que se pasee para abrir a los tardones, que tenga a mano pañuelos de papel por si el escrutado se echa a llorar, etc.

Silencioso cometido de las solteras de apoyo
Y quiero reconocer públicamente que esta segunda soltera de apoyo cumplía su cometido y nada más. De la misma forma que nunca la he oído dar una catequesis (sí la he oído monitar y se lía ella sola a la tercera frase y no hay forma de entender lo que quiere decir), debo decir que tampoco ha le visto malmeter ni cotillear sobre sus catecúmenos. La tengo por persona discreta.

Acabamos el camino con esta segunda soltera de apoyo. Y llegó el viaje de fin de carrera, digo de fin de camino. Y resultó que la primera soltera que fue nuestra catequista se volvió de su imprescindible tarea de convertir y entregar la salvación (Pako dixit) a la humanidad americana para viajar con nosotros (todo pagado por la comunidad, claro).

No había cambiado nada, seguía hablándonos a gritos y pareciéndole mal todo lo que hiciéramos o dijéramos. Por dar hechos concretos: estando hospedados en la domus Galilaeae, en el desayuno se percató de que yo llenaba, literalmente, mi plato con bizcocho y dulces. Mi organismo es así, por la mañana necesito un subidón de azúcar para arrancar… lo que no impide que gaste una talla 38, al contrario, pienso que esa costumbre es la responsable de que llene la 38, porque antes no pasaba de la 36. Bueno, el caso es que toooodo el local se enteró de que ella opina que tengo el metabolismo acelerado y posiblemente problemas de tiroides porque es imposible tener mi tipo comiendo lo que como, todo a gritos y con cara de indignación.

Aquí se hace lo que dice el kikoquista. Y punto.
Al día siguiente, el guía que nos llevó por Israel sugirió que todos le acompañásemos a no sé qué ritual que iba a tener lugar en Cafarnaum con motivo de rememorar no sé qué trifulca entre árabes y hebreos. Una hermana de mi comunidad dijo que ella no quería participar en tal conmemoración, la bondadosa soltera de apoyo fue la encargada de explicar a esta hermana que su obligación era obedecer al catequista sin preguntar por las razones. Y como el catequista había dicho que iríamos, pues se iba. En obediencia. Y san-se-acabó. Por supuesto, la explicación fue dicha a gritos y a cara de perro, por lo que nos enteramos todos.

La segunda parte del viaje nos llevó a Jerusalén. Al llegar al hotel resultó que a esta humidísima catequista de apoyo no le habían reservado una habitación individual, sino que la habían puesto a compartir habitación con una catecúmena. ¡La que lio en la recepción del hotel! ¡A grito pelao reclamando su derecho a tener habitación individual porque para eso ella iba de catequista!

Y me permito recordar que viajó gracias a la generosidad de esos catecúmenos a los que, en su humildad, no quería fastidiar obligando a una de ellos a compartir habitación con ella.

Posiblemente (así lo espero) el de esta mujer sea un caso atípico, pero no es el único caso de soltera de apoyo que a todos grita y de todos habla mal que he conocido en el CNC… ¿Mirad como se aman? ¡Qué alguien me explique dónde mirar para ver ese prodigio!

miércoles, 13 de agosto de 2014

En el Camino Neocatecumenal to er mundo e… PEOR

El título ni es descalificación ni juicio contra el CNC, sino uno de los comodines más usados por Pako y los suyos para referirse a la generalidad de los miembros del CNC, ya que los mismos y no otros son invitados en su conjunto a tenerse por lo peor y más bajo. Por ejemplo, en la siguiente exhortación:

Pues considérate el último y el peor de todos. ¡No, no me considero el último! Bueno, pues a lo mejor Dios permite que cometas un pecado grandísimo y se descubra ante todos quién eres tú realmente.” (de la convivencia de inicio de curso 2011-2012).

O en esta otra:

“Es que no sabes que ser cristiano es considerar a los otros superiores a ti? ¡Qué mal te han catequizado a ti! (…). No, amigo mío, aquí hay que hacer un discurso serio porque sin humildad no hay nada de vida cristiana, de vida eterna, de vida sobrenatural en nosotros. Por eso dice la Iglesia: Mira ¡considérate el último y el peor de todos! No sea que te llegue algo muy grave, que te va a venir para salvarte porque eres tan soberbio que te tiene que venir algo muy grave, no solamente un cáncer, algo peor quizás. Estate atento, considérate el último y el peor de todos(del anuncio de Cuaresma 2013).

El de la derecha es el último y el peor de todos
Además de aclarar el título, los recortes muestran de forma patente la obsesión moralista de Pako: aquí o se hace lo que dice Pako o te puede pasar algo muy grave, no solamente un cáncer, algo peor quizás, lo que sea necesario para salvarte porque eres tan soberbio que si Dios no te sacude bien sacudido no reconoces que eres el último y el peor, sino que te dedicas a juzgar a todos los ajenos al CNC sin considerar que cualquiera de ellos es superior a ti.

Así, cuando los afanados “kikos” que pasan por CruxSancta se paran a reflexionar un poco, -actitud muy loable que les supone un intenso esfuerzo por haber renunciado ¿voluntariamente? al uso de la razón-, uno de los argumentos con los que aspiran a arrinconar a quien les afea esa conducta que les caracteriza, tan propia de los matones y los energúmenos, es el siguiente:

“Nadie es absolutamente bueno ni absolutamente malo, todos tenemos nuestra parte buena y nuestra parte mala; por tanto, quien niega la parte buena de alguien o de algo, falta a la verdad y queda automáticamente y completamente desautorizado”.

Analicemos someramente dicha proposición.

Nadie es ni la encarnación del Bien ni la del mal.

Si obviamos la teoría del anticristo, hemos de aceptar que el postulado es radicalmente correcto. Lo que no es óbice para aceptar también que este postulado no contradice el primero, es decir, aun así los miembros del CNC son los últimos y los peores, no sea que les tenga que venir un cáncer o algo peor para que ellos y todos nos demos cuenta de cómo son realmente.

Por eso, si nadie tiene derecho a juzgar a su hermano ni puede afirmar que ese hermano ya esté condenado, menos aún aquellos elegidos para ser los últimos y los peores de entre todos los hijos de Dios.

Ellos más que nadie deberían ser conscientes de que Cristo también ama a quienes han abandonado el CNC, a quienes nunca han obedecido a los catequistas, a quienes se niegan a hacer el trípode, a quienes no dan el diezmo…  Y que no es lícito a nadie juzgar ni condenar a quienes se han ido del Camino.

Descalificado y desautorizado
Por eso, si un levitante neohermano del CNC desahoga la frustración que al parecer le provoca la práctica asidua del trípode kikokumenal con burlas y descalificaciones burdas contra quienes no comparten su apego por el CNC “queda automáticamente y completamente desautorizado”.

Pero entonces, dicen aquellos que intentar poner de nuevo en funcionamiento un cerebro oxidado por el desuso, si en CruxSancta nunca se mencionan las cosas buenas del CNC, es que se oculta arteramente parte de la verdad, ergo, desinforman, ergo, falsean, ergo, son hijos de su padre, ergo, quieren destruir a la Iglesia, ergo hay que combatirles, ergo, sin cuartel y sin piedad: ¡Anatema a CruxSancta!

En un instante, en un pestañear de ojos, un doble salto carpado hacia atrás con pirueta lateral y medio giro que contiene una falsedad mortal.

¿Dónde está la mentira envuelta en papel celofán de colores para hacerla pasar por verdad de la buena? Hay dos mentiras.


  1. CNC = Iglesia, tooooooda la Iglesia, por tanto, quien contradice al CNC es enemigo de la Iglesia, de tooooooooda la Iglesia, de tooooooodos los Papas habidos y por haber, de tooooooodos los santos del santoral y de toooooodos los ángeles de la corte celestial.
  2. CNC = miembros del CNC.
La primera mentira es tan obvia, que comento sólo la segunda con un ejemplo de la tradición popular: Odia el delito y compadece al delincuente. Y la tradición, como la Biblia, es muy clara, dice odia porque quiere decir odia… el delito, no al delincuente.
 
La Iglesia no condena al médico abortista, condena el aborto por ser un crimen. La Iglesia no condena al esclavista, condena la esclavitud. De tal forma que el mal está en los actos y lo que se juzgan son actos, no intenciones.

De la misma forma, si por algo se distingue CruxSancta es por dar voz y cobijo a todos, vengan de donde venga y opinen lo que opinen, y por no encubrir las mentiras. No se rechaza a nadie, se rechazan ciertos actos, ciertos hechos, pero no a las personas.

Y en el CNC, por más que sea una verdad que duele, se producen hechos muy feos que sólo merecen rechazo y ser sacados a la luz.

Descubiertas las mentiras, volvamos en busca de la trampa. ¿Se hace eco CruxSancta de las cosas buenas del CNC o las omite?

Respuesta: NO se omite nada.
Lo que sucede es que lo bueno del CNC pertenece a la Iglesia, no es específico del CNC y lo que es específico, resulta ser malo. Y la valoración no se refiere a los miembros del CNC, sino a los hechos, a los actos que propugna, que ampara, que impone el CNC.

Algunas particularidades específicas del CNC ajenas a la Iglesia Católica son las siguientes, que comento brevemente:
  • Los escrutinios
  • El diezmo
  • La imposición a los hijos para que caminen
  • La desobediencia a las indicaciones de la Santa Sede
  • Trasladar el centro del Misterio Eucarístico a la asamblea 
Escrutinios: CruxSanta atesora numerosas entradas e infinidad de comentarios sobre los escrutinios, pero recientemente alguien pensó que la mejor justificación era la perogrullada de que antes de proceder se pregunta al catecúmeno si aceptar ser escrutado, como si la aceptación legitimase al catequista a entrometerse, coaccionar y/o humillar al escrutado.

Un ejemplo: En el CNC, desgraciadamente, no son pocas las mujeres que aceptan ser maltratadas. Y no son pocas las que arrastran a sus hijos a vivir esos maltratos. Ni su aceptación legitima al maltratador ni le salva, ni hace bueno un acto cruel e indigno.

Diezmo: Nada que ver con las colectas de la Iglesia, en las que se da lo que se quiere. El diezmo del CNC está reglado y se da o se da, o ya se ocuparán los catequistas del que no da.

Además, a los hermanos menores en la fe, se les engaña sobre los desembolsos económicos:

Recuerdo que un hermano el cual no había hecho todavía ningún paso, le preguntó al catequista:
- ¿Me han dicho que aquí se venden los bienes, es cierto?
- ¿A ti te han pedido algo? (preguntó el catequista)
- No. Pues eso mismo le dije yo: A mí no me han pedido nada.

Imponer el CNC a los hijos: Gracias a Alejada, contamos con un fragmento de un mamotreto kikiano que deja muy claro lo que han de hacer los padres "kikos" con su prole: "A las catequesis hay que obligarles a ir, y no se os ocurra decir que, después, decida si quiere o si no quiere seguir".

Desobediencias y desvirtuar la Santa Misa:
Simplemente teclead en Google: “En la liturgia la Iglesia se hace plenamente visible”. Os aparecerá un comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede. Ayer 3 de octubre de 2012 dijo el Papa que “No es el individuo -sacerdote o fiel- o el grupo el que celebra la liturgia; ésta es, en primer lugar, la acción de Dios a través de la Iglesia, que tiene su historia, su rica tradición y su creatividad. Esta universalidad y apertura fundamental, que es propia de toda liturgia, es una de la razones por las que NO PUEDE SER IDEADA O MODIFICADA POR UNA COMUNIDAD PARTICULAR o por los expertos, sino que DEBE SER FIEL A LAS FORMAS DE LA IGLESIA UNIVERSAL”.

 
Hay defectos y errores graves en cada una de estas particularidades. Lo correcto es que quien los advierte los denuncie.

Y lo esperable de los últimos y los peores de la Tierra sería que aceptasen con humildad las correcciones.

lunes, 11 de agosto de 2014

Anécdota de escrutinio catecumenal (II)

Un tema que no suele faltar en los escrutinios es el de la educación de los hijos.

Situémonos. Me refiero a un segundo escrutinio de verdad, uno en el que los 90 minutos de dedicación exclusiva del kikoquista se aprovechan para hacer que el catecúmeno confiese incluso el color y composición de su ropa interior so pretexto de que sólo así puede “tomar su vida en peso”, dicen el jerga kikiotesca, y permitir “en su libertad” que los kikoquistas “se la iluminen”, es decir, le descubran los gravísimos errores en los que ha basado su vida, errores que le impedían alcanzar la felicidad, pero ellos, los kikoquistas, son “enviados” para conducir a quien se deje, es decir, a “los elegidos”, por la verdadera senda de salvación, o sea, al sometimiento estricto a las leyes del CNC.
 
Kikoquista: "Sígueme; sólo el CNC conoce el camino"
Pues bien, en estas estaba un catecúmeno de mediana edad, con los hijos ya mayorcitos. Así que inevitablemente salió el tema de la correcta educación de los hijos. Porque los cristianos de verdad no se afanan porque sus hijos sean los que tengan más actividades extraescolares, ni porque sean trilingües desde pre-escolar, ni porque sean los mejores del cole, ni porque tengan éxito en los negocios, ni por hacerles ricos… Los padres verdaderamente cristianos lo único que anhelan para sus hijos es “que tengan la Vida Eterna”.

Y para ello, dicen las normas del kikianismo, es fundamental, imprescindible y necesario que los hijos caminen y que sus amigos sean todos del CNC. De lo contrario, llegará el maligno, los seducirá con engaño y los perderá, dicen, tal vez sin percatarse de que ellos son los primeros que recurren al engaño para seducir a los catecúmenos despistados.

Pues resultó que este padre, bendecido con unos hijos amables y corteses que ya quisieran otros, no sólo no les obligaba a caminar (de hecho no caminaban), sino que además era de los que según el hijo cumplía los 16 añitos, le mandaba a Irlanda durante un curso entero, por aquello de dominar el inglés hablado y de aprender a valerse por sí mismo.

Lo más suave que los kikoquistas le dijeron a este padre fue “irresponsable”. Hubo desde “Si no te los has cargado a todos es porque Dios no lo ha permitido, pero has podido matar el alma de tus hijos con tu soberbia irresponsabilidad” hasta la advertencia de “Si no nos obedeces, a lo mejor Dios tiene que permitir que a alguno de tus hijos le pase algo grave para que tú comprendas que tus catequistas teníamos razón”.

Le vaticinaron que todos sus hijos serían desgraciados y se perderían si él no cambiaba de actitud y consentía que fuesen sus kikoquistas los que establecieran el mejor plan de estudios para sus hijos, plan de estudios que, por descontado, no incluía estancias en el extranjero salvo que se levantasen como familia en misión, pero a cambio imponía la extra-escolar de camina-aunque-no-quieras dos o tres veces a la semana, extra-escolar muy popular entre los catecúmenos, orientada a hijos desde los 13 años en adelante.

El padre de familia de esta anécdota es de los que no admite injerencias en aquello que sabe que es de su exclusiva competencia. Con gesto tranquilo y palabras mesuradas pero cargadas de ironía mandó a los agoreros a predecir desgracias sobre sus hijos a sus señoras madres.

Kikoquista varticinando un augurio
Hoy, años después, esos chicos son adultos y dominan el inglés, pero he de reconocer que los kikoquistas acertaron en sus  vaticinios.

El primogénito fue a casarse con una hija de un pata negra de una de las parroquias con más solera de España y ahora está metidísimo en el Camino.

La segunda, su predilecta, se casó con el hijo del vice-mandamás de otra parroquia cercana y también ha caído en el CNC.

Y la benjamina ha dado el sí quiero al primogénito del mismo kikoquista que predijo la dura y negra vida que esperaba a los hijos de este hombre obstinado.

Sirva de advertencia a navegantes.

jueves, 7 de agosto de 2014

¿Mirad como se aman?



Hoy quiero hablar de un matrimonio modélico, de esos que son puestos de ejemplo por los catequistas del CNC.

Ella llegó al Camino tras varias convivencias fallidas con sucesivos novios, desengañada de los hombres y en busca de otro tipo de amor. Él, acomplejado por ciertos defectos físicos, era un solterón agrio y amargado.

Caminaron durante años sin hacerse mucho caso el uno al otro, o mejor dicho, sin que ella le hiciese caso a él. Hasta que llegados a cierta altura del Camino, todos sus catequistas se pusieron “a ver de Dios” que ella, piquito de oro y salmista, estaba destinada a “irse a las naciones” más lejanas como itinerante.

Fue entonces cuando él dejó de parecerle tan feo. En cuanto empezaron a salir, los catequistas se olvidaron de que lo que Dios quería para ella era la itinerancia. Tomando ese olvido como señal de que hacían lo correcto, pese a que lo que ella sentía por él era afecto, que no amor, se casaron y adoptaron un hijo.

El matrimonio funcionó coordinado mientras el hijo fue pequeño y necesitaba de ambos, y mientras ambos estuvieron en activo. Pero él perdió su trabajo y no hubo forma de que consiguiese otro. Ya no podían permitirse tener asistenta y las niñeras las tenía que pagar la comunidad. Ella advirtió en seguida que además de la jornada laboral, al volver a casa le tocaba una segunda jornada laboral porque su santo y limitado esposo ni sabía ni quería aprender a hacer nada.

Empezaron las trifulcas domésticas. Acudieron a sus catequistas y les contaron sus problemas. Y los catequistas “les dieron una palabra”, pero no una palabra cualquiera, una palabra que si la aceptas en tu vida, vives, y si la rechazas, mueres, les advirtieron.

La palabra que recibieron fue la de desinstalarse, desaburguesarse, dejarlo todo y poner la vida entera en manos de Dios. Así que ella pidió una excedencia y se fueron como familia en misión a algún lugar del norte de África.

Y aquí tengo que hacer un paréntesis.

(La misión de esta familia no tuvo nada que ver con esas que cuenta Pako en las que son enviadas 4 familias y sus 25 hijos, 1 cura, digo, presbítero, y 2 ó 3 solteras para dar apoyo logístico a las 4 familias. Nada de eso.
Fueron enviados a una misión en la que sólo quedaba 1 familia con pocos hijos –las otras 3 familias se habían vuelto por donde vinieron-, el presbítero residía a muchos Km de distancia y sólo aparecía por allí cada 2 sábados y solteras de apoyo no había, porque ya digo que el número de hijos era limitado).

Sigo.

Nuestro heroico matrimonio y su hijo se instalaron en el norte de África, sin tener ni idea del idioma, sin conocer las costumbres, sin parientes ni conocidos… Si aquí él no había podido encontrar trabajo, allí fue imposible. Si aquí ella tenía empleo y sueldo, allí no era admisible que una mujer extranjera buscase trabajo fuera de la casa. El tiempo que estuvieron en África, la comunidad proveyó su sustento.

A nadie deis ocasión de tropiezo
Y fueron de error en error, de tropiezo en tropiezo, de desatino en desatino, porque el desconocimiento del terreno que pisaban les llevó  una y otra vez a escandalizar y espantar a los habitantes locales, en lugar de ser ocasión de conversiones en masa.

En cuanto les buscaron sustitutos, se volvieron para España. Con la aureola de itinerantes que han padecido persecución por el anuncio del Kerigma, eso sí.

Pero con la vuelta a casa volvieron los problemas domésticos, porque han comprendido que aunque se quieren muchísimo Dios permite que cuando están los dos solos no se soporten, para que no se engrían, para que se den cuenta de lo limitados que son.

Así que acudieron de nuevo a sus kikotistas en busca de consuelo y discernimiento sobre su problema. Y la inspiración que recibieron fue que Dios les quería entregados por entero a la causa. Era evidente, si estaban juntitos en su casa se peleaban, mientras que si estaban en las cosas del Camino y de la comunidad, no se peleaban. Por tanto, lo que tenían que hacer era dedicarse por entero al CNC y a la comunidad.

Él se ofreció como ayudante del hostiario. Ella ya era salmista. Además fueron nombrados catequistas. Se apuntaron a padrinos. No hay un solo día que no lo vivan en función del CNC. Conviven muchísimo, pero sólo conviven en y para el CNC.

Y les funciona... salvo en verano, que es cuando sistemáticamente la convivencia y la ausencia de comunidad les hace entrar en crisis. Pero ya saben que es un engaño del demonio para hacerles pensar que su matrimonio es un desastre, así que en lugar de prestar oídos al demonio se pasan dos o tres semanas sin hablarse a la espera de que llegue septiembre y la convivencia de inicio del CNC.

martes, 5 de agosto de 2014

Anécdota de escrutinio neocatecumenal

Como todos los seres dotados de buena voluntad saben, el CNC trata con absoluto escrúpulo neocatecumenal el tema de los escrutinios, en los que se respeta a rajatabla el Canon 220, que para eso está.

Tiempo medio de una sesión de escrutinios: 5 horas
Como también todos sabemos, los escrutinios son esas sesiones maratonianas, a razón de dos o tres por semana, que empiezan sobre las 9:00 de la noche y finalizan allá como a las 3:00 de la madrugada del día siguiente; sesiones durante las cuales los hermanos de la comunidad, a razón de tres o hasta cuatro por sesión, van desfilando a sorteo por la silla de los escrutinios, desde donde contestan ante toda la comunidad una sencilla encuesta, cuyas respuestas al ser interpretadas por la pericia de los catequistas del CNC se convierte en infalible medidor de la altura de fe del escrutado.

Hago notar que pese a la patente disparidad de opiniones entre los afines y los discrepantes con el CNC, un aspecto en el que hay acuerdo es el  de la duración: escrutar a una comunidad de 30 hermanos puede requerir de tres o cuatro intensas semanas de dormir poco y descansar menos.

Interrog... esteeee, escrute
Maravilloso, diría alguno; un paso del Señor, dicen muchos; un interrogatorio en toda regla, decimos quienes advertimos que si en seis horas no se escruta más que a tres o cuatro hermanos ello implica que el tiempo medio de un escrutinio supera con bastante la hora de duración; dejémoslo en una media de 90 minutos por escrutado.

Otro aspecto en el que los miembros del CNC y los que ya no lo son están de acuerdo es en que responder a la encuesta no lleva más de 10 minutos… Así que aún quedan 80 largos minutos por delante para calentar bien calentito el sillón de los escrutinios.

¿Qué sucede en esos 80 tensos minutos?

Si diésemos crédito a los acérrimos defensores del CNC, lo que NO SUCEDE es que te obliguen a contar nada que no quieras contar, es más, dicen que te puedes negar incluso a contestar a la encuesta sin que pase nada de nada. Y, sin embargo, la tozuda realidad es que por término medio un escrute implica que el escrutado pase hora y media de su vida sin moverse de un sillón, al ladito de un catequista que, según estos increíbles fanes del kikianismo, mirará complacidísimo al catecúmeno celoso de su privacidad y le dará palmaditas en el brazo en señal de apoyo a su anti-lenguaraz actitud.

Y concluidos los 80 inútiles minutos que no han servido para que el kikokúmeno tome su vida en peso, se le despide con un aplauso. Y que al acabar el escrute hay aplauso es el tercer y último aspecto en el que kikines y no kikines estamos de acuerdo.

Y así una y otra vez con los 30 hermanos catecúmenos: sin presiones, sin preguntas indiscretas, sin sondear a los demás hermanos para que digan algo sobre quien esté siendo escrutado, sin violentar el lógico recato de quien no quiera exponer su vida privada ante los demás, sin entrometerse en los asuntos de alcoba de nadie, sin disponer sobre cuestiones tan personales como quienes sean o puedan ser tus amigos, donde puedas buscar trabajo, qué estudios o actividades te convengan, ni muchísimo menos opinar sobre cómo hayas de vestir o si puedes o no usar un diminutivo en lugar de tu nombre de pila.

Escrutinio = nada de nada, según algunos
En suma, 80 minutos por catecúmeno para no hablar de nada ni decirse nada.

La realidad, por supuesto, es bien distinta.

Pero mejor ilustrarlo con una anécdota.

Recuerdo el escrute de una mujer separada. Recuerdo que contó que su ex la había denunciado infinidad de veces por presuntos incumplimientos del régimen de visitas de los hijos y que de todas esas denuncias y consiguientes juicios sólo en uno fue declarada culpable.

Por supuesto, ese único juicio perdido fue el que interesó al catequista, así que siguió preguntando sobre el mismo, lo que permitió que toda la comunidad nos enterásemos de los pormenores: qué sucedió, cuantas veces... Resumiendo, la denuncia fue por injurias, porque en medio de una discusión se intercambiaron insultos.

Pues resulta que el catequista no tuvo suficiente con esa información. Siguió insistiendo porque quería saber en qué consiste la pena impuesta tras ser declarado culpable de una falta. Así que nos enteramos todos de que es una pena económica, es decir, una multa.
Pues el catequista aún no se dio por vencido y quiso saber la penitencia que impusiera el sacerdote al confesar la ofensa contra el ex. Sí, también toda la comunidad nos enteramos de la penitencia con la que esta mujer purgó sus insultos.

Este tipo de intromisiones "hasta la cocina" es lo que pasa realmente en un escrute suavecito y sencillito en el que no se hizo sangre. Tal vez en otra ocasión me anime a comentar alguno de los que provocan cicatrices imborrables.

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Segui CruxSancta por Email