jueves, 27 de abril de 2017

Paso del shemá (XVI)




«A otro:
Te estoy vigilando...

-El Señor te dice, porque sabe que nosotros tenemos miedo de la muerte y el dinero es una de las seguridades más fuertes que tenemos en la vida, porque con el dinero viene el prestigio, nos aseguramos el futuro, por eso ponemos nuestro corazón en este tesoro, te invita a poner tu seguridad en Jesucristo y poner nuestro tesoro no en el dinero, sino en el cielo, no pensando en hacer un bien a los pobres, sino para hacernos un bien a nosotros, haciéndonos un tesoro en el cielo que esté intercediendo por nosotros y que nos esté ayudando verdaderamente: un tesoro serio porque cuando nosotros morimos nos sirven pocas cosa, pero ese tesoro que tengamos allí nos estará ayudando, nos sirve en ese momento, porque como dice la Escritura, cubre la multitud de nuestros pecados.
No es cuestión, por tanto, de poco o de mucho, quien tiene más o quien tiene menos, sino de estar atados al dinero; precisamente por esta realidad profunda. De hecho en la Iglesia primitiva para aquellos que dicen: pero yo soy un pobrecillo, hay una palabra f   del Evangelio en la que se dice que Jesucristo estaba en el templo y muchos ricos daban mucho dinero y llegó una viuda pobre y dio unas monedillas, y dijo Jesucristo: vosotros os sentís maravillados porque algunos han dado mucho dinero, yo os digo que ella ha dado más que todos, porque los demás han dado de lo que les sobraba mientras que ella ha dado todo lo que tenía para vivir hoy.
Con este discurso Dios no dice que quiera nuestro dinero, porque para Dios las riquezas que el hombre busca son abominables, pero Dios necesita, porque las riquezas con un signo de nuestra realidad, de nuestra seguridad, de nosotros mismos, de hecho la viuda dando todo lo que tenía se ha dado a sí misma; Dios nos está diciendo que debemos darnos a nosotros mismos, enteramente nosotros mismos para poder regenerarnos como hijos suyos donándonos su misma vida.
No se puede ignorar estos discursos, porque tal vez pueda ocurrir que el Señor no vuelva a hacer estas cosas. Me decía una persona: yo esto del dinero no lo entiendo porque no somos cristianos, si fuésemos cristianos entenderíamos estos discursos. Yo le dije: estos discursos no son para los cristianos, son para los catecúmenos, todo estos está escrito para los catecúmenos. De hecho un verdadero cristiano, una persona transformada por Jesucristo puede tener dinero, no se trata de ser pobres, no tenemos que despojarnos de todo; el Cristianismo no es un estoicismo, de hecho el Señor nos quiere hacer libres y una vez que estemos liberados del dinero nos dará tanta riqueza, porque sabrá que la podemos administrar bien»
El Cristianismo no es un estoicismo, a ver si se entiende
«Lo que sucede ahora es que no se nos puede dar riquezas porque nosotros nos agarramos a ellas como las larvas y llegamos que ser poseídos por la riqueza, no somos nosotros quienes las poseemos, sino que el dinero nos posee a nosotros, como se posee la casa y si alguien la roba te parece el fin del mundo, y la mujer oprime al marido porque deja la ceniza por ahí; antes que el amor está la casa porque la casa significa mi yo, significa mi yo que me paso la jornada trabajando y mi marido tirando la ceniza no me ama porque no se da cuenta de que me he pasado toda la mañana limpiando.
Estas son cosas de todos los días. Y así por el coche eres capaz del matar al prójimo; el coche es tuyo, tienes que defenderlo, y el auto está antes que el amor y pasamos la vida insultando a los otros, porque tienes que defender lo que posees y en la medida en que te defiendes eres enemigo de los otros, no puedes amar al otro.
A otro que se defiende diciendo que no da dinero, para no ser atacado, porque espera que la esposa se convierta y poder darlo juntos.
-Estate atento a no defenderte porque yo me acuerdo de un hindú, Ramakrishnan, que decía, porque en todas las religiones existe este hecho de liberarse del dinero, que era un hombre oprimido por estos conflictos con el dinero. Nosotros siempre huimos de estos conflictos, no asumimos el combate; pero aquí tenemos que aprender a asumir cada día nuestro combate: combate sexual, teniendo relaciones sexuales abiertas a la vida, asumiendo toda la realidad del trabajo, nuestro carácter, nuestra realidad con los hijos, con la esposa, y también el combate con las riquezas. Algunos por pereza, para eludir el combate, se lo pasan a la mujer y le dan todo el dinero a la mujer, así evitan este problema. A este hindú que se comportaba así se le presenta un pobre y sentía que Dios, la religión dentro de él le decía que ayudase a los necesitados, entonces se va a la mujer y le pide 100 pesetas para dárselo a aquel pobre y la mujer le responde que no, nada, sólo  25 pesetas. ¿Qué os parece? Está claro que esta no es la solución al problema.
Yo también te vigilo
El mismo catecúmeno continúa diciendo que tal vez la realidad sea esta. Dice que ha descubierto en este camino que odia a su esposa, mientras que antes pensaba que no odiaba a nadie.
-Piensas que debes probarte a ti mismo porque es verdad que debemos odiar a la mujer y a los hijos por amor a Jesucristo, en el sentido de que debemos poner verdaderamente a Jesucristo en el primer puesto, porque Él (minúscula en el original) nos va a generar en un amor verdadero, porque este Espíritu Santo que entra dentro de nosotros nos da un amor que salva a nuestra mujer, a nuestros hijos, que salva a toda la humanidad, incluso a nosotros mismos, pero lo que quiere decir el Señor es que si tú no tienes verdaderamente el amor de Cristo dentro de ti, tú estás verdaderamente odiando a los demás, porque les vas destruyendo.
Por esto el Señor nos ayuda y Él, que nos conoce mejor que nosotros, nos dice que nos probemos con los bienes, es más fácil con el dinero, en este momento. Estamos haciendo una comunidad por etapas y esto es lo que el Señor pide ahora.
A otro le dice:
-Es este punto del camino es necesario que hagáis una experiencia. Yo me acuerdo que cuando he dicho estas cosas del dinero en una comunidad de hermanos que estaban muy próximos a la Iglesia, de la Acción Católica, etc., ellos se dieron cuenta de su impotencia y desde que se les pidió dar el dinero en el que habían puesto su seguridad, les vino una duda tremenda: ¿Y si Dios no existe?
Cuéntamelo todo, que ya lo usaré cuando convenga
Estas personas que toda la vida han sido creyentes, con tantos sacerdotes alrededor, etc. Les vino esta terrible duda. Esta persona después nos dio las gracias porque así pudo entender toda su vida porque en el fondo no era un hombre verdaderamente feliz, porque en el fondo de toda su realidad de fe existía una duda profunda. En el fondo había buscado en la Iglesia su realización como se la puede buscar en un partido político o en otra cosa.
Esto significa probarse a sí mismo, descubrir esto. Os aseguro que para quien descubre esto existencialmente la vida cambia totalmente, comienza a ser humilde, su existencia queda iluminada, comienza a entender cosas. Esto por un lado. Y segundo, ¿si Dios no existe? Si Dios no existe, tú no eres tan estúpido que tires un millón.
Este asunto del dinero debe hacerse de forma que tu mano derecha no sepa lo que hace la izquierda, de modo que debe quedar entre tú y Dios. Si alguien llega a saberlo, ya has recibido tu recompensa, y ese dinero no sube al cielo. Esto es un tesoro que está afirmando que Dios existe, es como un sacramento que te está apoyando, es como un fundamento que has puesto en tu fe.
Me acuerdo en una comunidad de España, de una chica bastante feucha que no estaba casada, como todas las mujeres se quería casar. Se puso a trabajar, a ahorrar el dinero para comprarse un bonito apartamento y tener más posibilidades de encontrar marido. Puso toda su vida en ese apartamento y cuando llegó a este paso escuchó el canto que dice: allí donde esté tu tesoro, estará tu corazón. Entendió que su tesoro era el apartamento y que allí estaba todo su corazón. Sintió que si quería poner verdaderamente su corazón en Jesucristo tenía que vender el apartamento, darlo a los pobres y volver a vivir como vivía antes. ¿Sabéis que sucedió? Sucedió que lo hizo. Y si le preguntáis a esta chica que sucedió en su vida os dirá que ha encontrado marido, que se llama Jesucristo, es itinerante, está predicando el Evangelio  y es verdaderamente feliz. A esta chica se le dieron cinco talentos y a la vuelta tenía otros cinco porque se ha encontrado con Cristo experimentalmente, ahora tiene algo de su propiedad, nadie puede privarla de su experiencia de libertad absoluta, de felicidad profunda en Jesucristo.
También es importante querer hacerlo y no ser capaz de hacerlo. Sirve para conocernos a nosotros mismos más en profundidad. En este punto del camino, antes de entrar en el catecumenado, en el que el Señor comenzará a convertirte en sal, el Señor te invita a probarte en esto.



martes, 25 de abril de 2017

Carta a Kiko desde Siberia



Por cortesía de una amiga del blog esta entrada reproduce literalmente una carta cuyo destinatario es el mismísimo y concreto Kiko Argüello, aun cuando la misiva viaja vía correo electrónico y la dirección del destinatario, que se ha omitido para preservar su privacidad, no es la de Kiko.
La carta está transcrita tal cual me ha llegado, eso quiere decir que la ortografía de la misma es un tanto peculiar, es decir, es nëo-ortogràfia, con sus propias reglas sintácticas, de acentuación, de uso de mayúsculas y de estructuración de las frases.

«De: Gxxx Rxxx <gxxx @hotmail.com>
Asunto: Carta a Kiko
Fecha: 17 de marzo de 2017, 12:46:13 a.m. GMT-6
Para: Mxxx Dxxx <mxxx@hotmail.com>

Siberia — Rusia.  17 de Marzo 2017
Querido Kiko
Somos Gilberto y Ana , de Costa Rica, estamos en Mision ad gentes en Barnaul — Siberia , una ciudad a 4 horas en avión de Moscú.»
De entrada, estos dos itinerantes ya incumplen el estricto protocolo kikil en su presentación. Lo que tendrían que haber dicho es somos Gilberto y Ana, matrimonio, estamos en la primera comunidad de las Sagradas Llagas (un suponer) y tenemos tantos hijos… Bueno, en este caso, parece evidente que no hay hijos que contabilizar, se asume que matrimonio son, pero que no identifiquen a su comunidad, sea la de las Sagradas Llagas o la del Santísimo Espíritu de todo Carisma es imperdonable.
«Aquí existe solo una Iglesia Catolica y la Ortodoxa que es la oficial del estado,  solo los Domingos hay una misa, donde asisten un promedio de 80 personas.
Es my perseguida por la policía, todos los que asisten y nosotros los de la Mision , hemos tenido que inscribirnos en la Parroquia , haciendo constar que estamos libremente, porque si llega la policía y hay alguno que no está incrito, corre el riesgo de ser expulsado de Rusia o en principio le cobran una multa muy alta a la Iglesia.»
Eso de “tener que incribirse” en la parroquia con los demás religiosos naturales ha debido ser durísimo para estos itinerantes, tanto que para ellos no es importante aportar el nombre de la parroquia o los misteriosos motivos que llevan a la policía de Barnaul a sospechar que hay personas que no van libremente a la parroquia, sino obligadas. No, lo importante, lo que resaltan es que “han tenido que incribirse”, no sea que la policía encuentre a un extranjero que esté allí a la fuerza, obligado, y le repatríe de vuelta a su nación de procedencia.
«No nos permiten hacer Tradittio , para invitar a las Catequesis se hace a escondidas, en la calle o en las afueras de la Iglesia es prohibido, se lo llevan preso con una multa.»
Imposible saber si la prohibición procede del responsable de la única parroquia católica de Barnaul o de la autoridad municipal; de lo que no cabe duda es que el objetivo de la tradittio es llevar gente al CNC (“invitar a las kikotestis”), no a la parroquia.
La cruz de la domus "la desaparecieron"
«Da tristeza ver como un Templo catolico en el centro de la ciudad, muy bonito, en la epoca del comunismo se lo quitaron y ahora es una tienda de ropa y un bar, las cúpulas y la cruz las desaparecieron.»
Lo mismo sucede en la domus Galilaeae cuando hay visita de judíos, que la cruz desaparece; y las cúpulas no son elementos de la churro-neoestética. Además, apuesto a que si un itinerante encuentra una cruz en un bar, lo considerará irreverente.
«Existe solo una Comunidad de 25 personas, con personas muy concretas, con resentimientos muy profundos, con serios problemas de alcoholismo, droga, hijos destruidos , muchos sin el Sacramento del matrimonio, se juntan y al tiempo se separan.
Te cuento un caso de una mujer, joven , abandonada por sus padres , cuando tenia 5 años , tiene 3 niñas pequeñas, la menor nacio en Diciembre 2016,  se emborracho y se tomo 30 pastillas, delante de las niñas.
Estamos dando catequesis en la casa, con 10 personas, a la Parroquia no van porque la distancia es 30 minutos en autobús, personas muy concretas, con grandes complejos, resentimientos, alcohol , droga, ninguno es bautizado, faltos de afecto, de que los quieran, nadie les ha dicho nunca que los aman.»
A mí se me antoja muy normal que cada quien sea una persona concreta o incluso muy concreta, o como se dice en mi tierra: cada uno es de su padre y de su madre, pero se conoce que al estar acostumbrados a la uniformidad klónica que provoca la kikotina, para estos itinerantes es todo un acontecimiento estar en contacto con personas tan concretas.
Y luego eso de meter a los diez concretos rusos en la casa propia porque la parroquia está a “30 minutos en autobús” es una excusa rocambolesca para no hacerles parroquianos, sino kikianos, porque no se trata de que conozcan a Dios, sino al Camino.
¿Estos serán personas concretas?
«Hay un hombre , que hace 22 dias salio de la cárcel, condenado a 10 años de carcel, por homicidio, se emborracho y drogo y mato a su pareja.
El primer dia llegaron serios , no hablaban, el segundo dias legaron diferentes al escuchar la Catequesis del ciego y expresaban que ellos querian tener ese milagro de ver, porque la vida no tiene sentido para ellos,  que la gente en este mundo no se quiere y que Jesús , si le hizo el milagro al ciego era porque lo , queria y que a El nadie, nunca lo han querido.»
¿A “El”? ¿A Jesús, o al ruso muy concreto que mató a su pareja por no quererle?

«Al final hacemos una cena o un ágape y estas personas les cuesta irse, se quedan hasta las 10 — 11 de la noche.»
Tal vez de esta carta saca Kiko esa historieta que cuenta en la publicidad pascual del CNC, en la que se inventa que lo que atrae a los captados es la familia con muchos hijos. Querrá decirle Dios algo al propiciar que se publique esta carta para que quede patente que no se menciona presencia de hijos y que dada la edad de Gilberto, es poco probable que los haya.
«Para Mí, estas personas han sido una Palabra de Dios, me han ayudado muchoa encontrarme con Jesucristo, viéndolo presenteen estas personas.
Experimentando día a día el amor de Jesucristo en la Cruz, viendo los ataques del demonio que me invita a tirar la cruz, los sufrimientos, angustias, enfermedades, pero Jesucristo siempre presente no me deja solo, siempre protejiendonos, ayudandonos a luchar.
El Esposo , siempre amandonos, llenandonos de detalles amorosos, a pesar de mis pecados, infidelidades, dudas.
El experimentar vivir dia a dia en la voluntad de Dios, como dice San Pablo: es con mucho lo mejor.  En mis 64 años , en la Mision es lo mejor que me ha sucedido, no hay nada que me ofrezca el mundo, ni riqueza, nada que supere ,   este tiempo , esta gracia que me permite el Señor estar viviendo.»
Típico discurso kikil vacío de hechos concretos, es decir, esto es justo lo que un kikotista no permite en un escrute.
Las tres personas de la kikandad
«KIKO, muchas gracias por todos estos anos , que nos has servido,  si hoy tengo 43 años de Matrimonio es gracias a Dios , a Ti y a mis Catequistas, que han dado su vida para que el Señor reconstruyera mi Matrimonio.»
“Ti” se refiere a la segunda persona de la kikandad, por eso se escribe en mayúscula.
«Todos los dias te tenemos presente en nuestras oraciones, que el Señor te conceda muchos años mas de vida, la Iglesia, el mundo y nosotros te necesitamos.»
Mejor sería que el Señor le concediese la conversión, pero está profetizado: «no sabemos pedir lo que nos conviene».
«La paz
Gilberto y Ana
Costa Rica»

domingo, 23 de abril de 2017

La túnica, zanahoria en el palo




Malinche


A Dios gracias que con cada día que pasa mi experiencia con el cnc va quedando más lejos. Claro que me refiero a la experiencia de primera mano, pues mi contacto con terceros del cnc mayoritariamente se produce gracias al blog (al blox, para que me entiendan). Y no veo tanta diferencia de antes como ahora. Siempre sonrisas de dientes para afuera y, perdón por la expresión, mordidas y mamadas de ahí en adelante.
 
Mi primer contacto con esa “realidad”, fue cuando un compañero me hizo la confidencia de que se desprendió de su reloj para venderlo por cincuenta pesos y darlo al primer pobre que se encontró. Éramos jóvenes entonces. Él, ni tenía dónde caerse muerto y lo único que valoraba era ese reloj que no recuerdo quién me dijo se lo dio. 
 
Minuto 157. Se fue la señal, no sé como pudo pasar
Pasaron unos cuantos años, tenía conocimiento de las “eucas” y alguna otra cosa, pero de repente, me encuentro en la boda de una compañera al estilo y usanza cnc. ¡Espero que su vida matrimonial haya durado tanto o más de lo que duró esa ceremonia de boda! Luego la boda de un compañero fue más corta, aunque seguía el mismo esquema.
 
Después de estos eventos ya pasé a un contacto directo y más usual con el cnc. Ahí fui comprendiendo algunas cosas, entendiendo y consintiendo otras… Y un día me llevo la sorpresa de que lo que se me había informado, lo que se me había dicho ya no era verdad. De repente empiezo a ver sin sentidos que hasta el día de hoy me escandalizan en cierto modo.
 
En ese asunto nunca se habló de que se estaba fundando un instituto o una nueva congregación religiosa. El problema es que no se atiene a ninguna definición, y la más correcta sería la de decir que nos referimos al club social de kiko.
 
Nunca se me dijo que para pertenecer a ese club había que pagar cuotas tan altas. Veía el antitestimonio de hacer sus convivencias y grandes reuniones en hoteles de tres o cinco estrellas, bajo la premisa de “Dios proveerá”, que se me hacía una blasfemia. Si la misma razón del ayuno y la abstinencia en cuaresma es poder tener para compartir con los pobres, esas convivencias y hasta celebraciones de la Pascua en hoteles se me hacían un grito al cielo. Cierto, las cuotas que hay que pagar para pertenecer a este club no tienen límites. Ni te garantizan una membresía de por vida. Hay que seguir pagando.
  
Pero al punto que voy es el siguiente: la famosa túnica blanca. Voy a prescindir de todo el aparato crítico al respecto, porque no me interesa por ahora ni lo considero necesario para este fin particular. Ahí están las referencias bíblicas al respecto y también las históricas. Pero hay un problema con el tema relacionado con la frecuencia del uso de la susodicha túnica.
 
Mejor sin adefesios kikiles de fondo
Veamos. Es cierto que se recibe en el bautismo, como parte de la ceremonia, un vestido blanco. A fin de cuentas, bautizo es baño, aunque se haga por infusión no deja de ser una expresión de limpieza corporal. El uso de otros símbolos en la misma ceremonia del bautismo expresan la ritualización del mismo incluso en la vida diaria. El perfume del crisma habla de la necesidad de muchos, aunque se bañen, de tener que usar desodorante para mitigar el olor corporal. Por eso, nadie se viste para bañarse. Se entra desnudo al agua y se sale desnudo. Se perfuma y se viste. Ese mismo orden sigue el bautismo. La vestidura blanca expresa físicamente la condición del cristiano. Es una ropa que se ha blanqueado en la sangre del Cordero.
 
A través de los años, la vestidura blanca vuelve a aparecer en la vida del cristiano. El traje de la primera comunión, el vestido de novias e incluso la mortaja, son blancos porque participan de ese mismo elemento.
 
La lejía o el clorox son relativamente modernos. Así como el color púrpura era considerado de gente rica, el blanco era muy difícil de conseguir. Lo más común para aquellos años era la ropa de color pardo.
  
En cualquier libro de historia de la liturgia se encontrará el siguiente dato: Bautizados la noche de Pascua, el cristiano recibía la vestidura blanca, que volvía a vestir el siguiente domingo, por eso llamado por muchos siglos “Dominica in Albis” y en los últimos años, alterados por una devoción personal a la Divina Misericordia se le ha cambiado el nombre.
 
Al año siguiente, no hay ninguna referencia que el cristiano regresara a celebrar la Pascua otra vez en su vestidura blanca. Se sabía y se entendía el significado simbólico de esta vestidura, que sin embargo volvía a aparecer a lo largo de la vida del cristiano, no era usada con la regularidad que se le da en el cnc.
 
¿Qué será lo siguiente? ¿La piedrecita blanca?, ¿Los seis maridos…? En este caso, en nada se diferencian de los heraldos del Evangelio en su afán de rescatar símbolos del medievo que ni siquiera entonces fueron utilizados regularmente.
 
El problema se sitúa entonces en otra dimensión. Es mi parcela de estatus o poder dentro de la comunidad. Así tengo el mérito de haberme ganado algo que me coloca por encima de los demás. Esto se puede apreciar en las fotos, videos, etc. donde se encuentran los “tunicados”. Y pobrecito de aquel que ose tocar la parcela de poder.
 
Y he ahí, donde entonces se daña más el asunto. La túnica es la zanahoria en la punta del palo que hace caminar al burro años de años tras querer alcanzar, por mérito propio, algo que sólo la gracia puede dar. Y después de tantas cuotas, suicidios ajenos, secularización de Europa, divorcios en España… (la lista es larguísima y se puede verificar leyendo las más de mil entradas del blog) caminando sin llegar a ninguna parte, el “demoño” que había sido expulsado del tunicado, no encontrando un lugar digno donde reposar su magnífico trasero, decide regresar a su casa y como la encuentra limpia, arreglada, los mueble en su sitio, decide ir a buscar otros siete “demoños” más para montarse una juerga de muy padre y señor mío, quedando así la condición del tunicado “pedor” que al principio.
 

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguir CruxSancta por Email