lunes, 24 de julio de 2017

Paso del shemá (XXVIII)




«Ahora quiero explicar un poco lo que es este camino.
Practicando la kenosis, es decir, el descenso
El catecumenado incluye tres fases principales: una primera de HUMILDAD, después una de SENCILLEZ y luego otra de ALABANZA. Son las tres etapas de la espiritualidad a través de las cuales vamos a pasar.
La HUMILDAD significa 'la verdad'. Durante todo este tiempo que estamos viviendo (y que después explicaré mejor) se hace un camino de “kenosis”, de descubrimiento de nuestra realidad, descendiendo esta escala.
Sabéis que en los primeros siglos se usaban piscinas para el Bautismo (como las judeo-cristianas descubiertas recientemente) que tenían escalones que representaba los siete pasos que hay que dar para descender al Bautismo antes de entrar en las aguas del Bautismo –símbolo de las siete naciones que tienen que ser aniquiladas de la tierra.
La palabra humildad significa “verdad”. Y el problema más grande es llevar al hombre a la verdad. Vemos, cuando hacemos el anuncio, que el hombre se coloca en lo alto de la escalera. El hombre que en realidad está aquí (en el fondo de la piscina, hundido y muerto), da un salto y se pone allí. A pesar de que su realidad, su verdad, es que está aquí abajo, cree estar en la cima. De dónde se cree que está a donde está realmente hay una distancia que da la medida de su alienación. Toda esta distancia le separa del conocimiento de su propia realidad.»
Que traducido de la kikojerga al español significa que el primer paso de la manipulación consiste en convencerte de que toda tu vida anterior ha sido un error, que todo estaba mal, que nada era bueno… En suma hay que hacerte perder las referencias para facilitar la kikotización.
Alguno se cree de categoría superior
«El hombre de arriba vive una locura: se considera bueno, se cree un tipo estupendo, etc. Él no se conoce en absoluto. La misión del catecumenado es hacerle descender hasta que llegue al conocimiento de su realidad profunda. Y cuando toque el fondo de su realidad, cuando conozca la verdad (y la verdad es la situación de pecado en que estamos), aquí Jesucristo nos resucitará, y comenzará a elevarse hacia arriba.
Pero es curioso que mientras Él te está elevando tú te consideras siempre un pecador porque has conocido tu realidad. Por esto veis que un santo puede estar en pie en la cima pero seguirá diciendo que es un pecador. Santa Catalina de Siena decía de sí misma: “yo soy la nada más el pecado”. Esto es lo que ella experimentó profundamente de sí misma… Sin embargo es una santa que ha recibido más gracias especiales de Jesucristo.
Precisamente para sacar al hombre de su situación de alienación y llevarle a conocerse profundamente, es este camino en el que estamos. El camino hace que una comunidad sepa que no hay nadie mejor que el otro en la comunidad, que todas las pretensiones que tienes, que todo lo que exiges de los otros, proceden de hecho de que no te conoces.
Este camino hacia el conocimiento de nosotros mismos no podemos hacerlo solos. Tenemos necesidad de acompañados e iluminados por la Palabra de Dios. Empujar a cualquiera a saltar de donde cree estar a donde está realmente, es matarle. Si hiciésemos recorrer a alguien este camino solo, sin sostenerlo constantemente con la Palabra de Dios, le empujaríamos al suicidio. Porque la Palabra de Dios te va conduciendo,  Cristo va descendiendo contigo.
Porque este mismo camino, este descenso lo ha hecho primero Jesucristo.»
Afirmación falsa y herética, puesto que Cristo no pudo descubrir en sí mismo ni sombra de pecado.
La triste iniciadora de categoría superior
«Este es el misterio pascual. Jesucristo –nos dice San Pablo- no retuvo ávidamente la dignidad de ser igual a Dios, sino que se humilló a sí mismo para hacerse hombre y hecho hombre, se rebajó a ser esclavo, y esclavizado, se humilló hasta pasar por asesino, ladrón, malandrín. Y no sólo para ir a la cárcel, ser flagelado, recibir todo tipo de injurias, sino para morir. A ninguna madre de las que están aquí, le gustaría que su hijo fuera encarcelado... ¡Qué vergüenza!...»
Esa expresión revela la catadura moral del menda. Una persona que sólo piense en si misma lo expresaría así. Una madre que ame a su hijo sentiría sobre todo dolor, la vergüenza sería lo de menos. Pero es que el menda sigue, demostrando que lo único que le importa es el qué dirán, porque no ama al otro.
«¡Que todo el mundo sepa que su hijo ha robado!... Por ejemplo: ¡Qué horror si un día se llega a saber que su hijo por algún motivo terminó en la silla eléctrica o fue colgado! ¡Qué horror, que muerte ignominiosa! Bueno, pensad que estas no son fantasías, sino que Dios descendió hasta allí.
Para mí el reto más grande que encuentro cuando hablo es desmontar la máscara social que todos tenemos, desmontar el demonio social que tenemos. Es interesante para nosotros ver cómo las comunidades retornan de inmediato al moralismo.»
¿No se supone que es un camino para alejados? ¿Qué es eso de que los alejados “retornan” a un moralismo que en teoría no conocen? Será que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.
«La presión social del "qué dirán", que es muy fuerte. La familia, que importa mucho... Volvemos a caer en mezquindades horribles, de tipo familiar, social, etc., que son muy anti-cristiana y que hacen sufrir muchísimo a la gente porque la sociedad no te perdona y te miran siempre mal y hacen que, en consecuencia, vivas siempre en busca de la estima de los demás.
¿Dónde está el perro?
Entonces, digo, durante toda la primera etapa -que es la que estáis viviendo ahora- lo más importante, lo más profundo es lo siguiente: caminar hacia este conocimiento, hacia este descenso. Es la ayuda para desprenderse de este hombre viejo.
Por lo menos, si no nos despojamos de él, sirve para iluminar el hombre viejo. Os quiero decir una cosa: este despojarse del hombre viejo, en nuestros días, es una novedad en la Iglesia. Es un cambio casi copernicano, porque nosotros no estamos acostumbrados a 'desnudarnos', sino a revestirnos de obras, de rosarios, de sacrificios, etc. de estas cosas que hacemos siempre para ser mejores.
Por esta razón, siempre habrá el peligro de un hermano que viene a la comunidad tratando de ser mejor, para ver si, aprovechando la Palabra de Dios, aprende a ser mejor. Es decir, puesto que no nos gustamos a nosotros mismos, porque vemos que tenemos defectos, venimos a ver si lo arreglamos.»
Nueva incoherencia. Hace nada ha afirmado tajantemente que nadie se conoce de verdad, que todos se creen buenos y justos, porque todos están alienados (menos él, que es el centro del universo). Y ahora resulta que nadie se gusta a sí mismo porque todos ven sus defectos… El cojo gana la carrera al mentiroso, otra vez.
«Hacemos un poco lo que Jesús dice en el Evangelio: cosemos remiendos de tela nueva en el vestido viejo. "Venimos a ver si encontramos un remedio aquí, porque en tema sexual voy muy mal". "Yo con mi esposa en casa me enojo mucho, venimos a ver si me dan un remedio para que me enfade menos", etc. Esto es todo lo que buscas con el "cursillo", con los ejercicios espirituales o lo que quieras... siempre lo hacemos.
Esto de "despojarnos del hombre viejo"  es completamente revolucionario.»
Para sostener lo precedente hay que ser muy ignorante, o muy ladino y no tener el menor reparo para mentir.

sábado, 22 de julio de 2017

El diezmo no es católico, es protestante y sectario



No es la primera vez que en este blog se defiende que el diezmo es ajeno a la Iglesia. De hecho una entrada de hace años contiene básicamente lo mismo que hace poco ha publicado ReL, pero tal vez sea conveniente repetirlo, para conocimiento de quien aún no conozca la postura de la Iglesia sobre este tema.

A partir de aquí, el artículo de ReL:

Que bonito es viajar... cuando pagan otros
En la mayoría de sectas así como en las congregaciones protestantes es muy común pagar el diezmo, que según ellos significa 10% del dinero que ganan trabajando (semanal, o mensual) y esto se destina al pastor o a la congregación. Ahora bien, ¿el diezmo realmente es el 10% de tu sueldo?

Para responder a esta pregunta es importante diferenciar entre el "diezmo protestante" y el "diezmo bíblico". El primero se refiere al 10% de tus ganancias económicas mientras que el segundo siempre se cobró en especies.

Veamos algunas citas del Antiguo Testamento que aclaran esto:

«Pasó algún tiempo, y Caín hizo a Yahveh una oblación de los frutos del suelo. También Abel hizo una oblación de los primogénitos de su rebaño, y de la grasa de los mismos. Yahveh miró propicio a Abel y su oblación, mas no miró propicio a Caín y su oblación, por lo cual se irritó Caín en gran manera y se abatió su rostro. Yahveh dijo a Caín: "¿Por qué andas irritado, y por qué se ha abatido tu rostro? ¿No es cierto que si obras bien podrás alzarlo? Mas, si no obras bien, a la puerta está el pecado acechando como fiera que te codicia, y a quien tienes que dominar."» Génesis 4:3-7

«El diezmo entero de la tierra, tanto de las semillas de la tierra como de los frutos de los árboles, es de Yahveh; es cosa sagrada de Yahveh. Si alguno quiere rescatar parte de su diezmo, añadirá la quinta parte de su valor. Todo diezmo de ganado mayor o menor, es decir, cada décima cabeza que pasa bajo el cayado, será cosa sagrada de Yahveh». Levítico 27:30-32

Estas citas no hablan de dinero sino de alimentos, por tanto son conceptos muy diferentes. Dios en el AT  pedía que la décima parte de los alimentos, frutos, ganado, etc. que tenían se lo ofrecieran en sacrificio. Esto no tiene nada que ver con el concepto actual de diezmo. Las sectas y protestantes suelen acudir siempre al texto de Malaquías 3, 10 para justificar la práctica del diezmo. Sin embargo, allí habla de diezmo como "alimento" por eso dice " traed alimento a mi casa" además este tenía que darse al templo; y también en Deuteronomio 14,28-29 o 2Cronicas 31,6-7 se demuestra que este diezmo era en ganado, en especies agrícolas etc.

Destino desconocido
¿Para quién era destinado el Diezmo?

Servía para el sostenimiento de los Levitas, porque estos no tenían herencia en la tierra en común con las otras tribus. (Lev. 27:30-33; Núm. 18:21-32; Dt 14,27-29). De este fondo, también se tomaban ciertas porciones para aliviar las necesidades de los extranjeros, los huérfanos, y las viudas. Al tercer año el diezmo de ese año debía ser entregado directamente en las aldeas locales, y puesto a disposición, no sólo de los Levitas, sino también de los "extranjeros, los huérfanos, y las viudas." (Dt 12:5-7; 14:22-29; 26:12-14).

Ahora bien, nosotros ya no estamos en el antiguo pacto sino en el nuevo y muchas cosas de la biblia quedaron suprimidas y fueron sustituidas por las nuevas es por ello que no debemos quedarnos en el AT sin referirnos al NT. Los grupos proselitistas, sectas y muchas denominaciones cristianas no católicas no usan el Nuevo Testamento en este tema, sino que solamente citan textos del Antiguo para engañar y confundir al católico. Recordemos que enseñó San Pablo:

Heb. 7:18-19 «Queda por tanto, abrogado el mandamiento anterior, a causa de su flaqueza e inutilidad, ya que la ley no llevó nada a la perfección, pues no era más que introducción a una esperanza mejor, por la cual nos acercamos a Dios.»

La Antigua Alianza, y con ella el "sabad" o sábado, la circuncisión, sacrificios sangrientos y multitud de otras leyes judías como el diezmo terminaron, siendo reemplazadas por la Nueva Alianza de Cristo Jesús. Es por eso que si ya no necesitamos sacrificios, ni guardar el sábado tampoco es necesario dar el diezmo de las cosechas como se pedía en el Antiguo Testamento. Entonces podemos preguntarnos ¿qué debemos dar?

No existe ni una sola cita del Nuevo Testamento en la que Jesús o alguno de los apóstoles digan que haya que pagar el diezmo y menos todavía que eso fuera el 10% del salario. Ni siquiera el de los alimentos y animales. En los Evangelios solamente viene tres veces la palabra diezmo y habla de los fariseos que lo daban (Mt 23,23; Lc 11,42).

¿Qué enseñanza sacamos de esto? Pues que a Dios no se le compra con dinero, eso es lo de menos , mientras el que ayunaba y daba diezmo no fue justificado, el publicano que se humilló ante Dios fue justificado, y es que a Dios le interesa más que tú le entregues tu corazón a que le entregues dinero.

Los fariseos cumplían estrictamente con el deber del diezmo, e igual Jesús les increpó:

«¡¡ay de vosotros, los fariseos, que pagáis el diezmo de la menta, de la ruda y de toda hortaliza, y dejáis a un lado la justicia y el amor a Dios! Esto es lo que había que practicar aunque sin omitir aquello.» (Lc 11,42)

En el Nuevo Testamento se habla de dar, ayudar y apoyar según las posibilidades de cada uno, pero no expresamente en dinero y nunca marcando una cantidad fija. Veamos algunas citas:
«Permaneced en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario» Lc 10,3-7

«Cada cual dé según el dictamen de su corazón, no de mala gana ni forzado, pues Dios ama al que da con alegría. Y poderoso es Dios para colmaros de toda gracia a fin de que teniendo, siempre y en todo, todo lo necesario, tengáis aún sobrante para toda obra buena.» 2 Co 9, 7-8

¿Quién habrá pagado el viaje de José Agudo a Madrid...
«En cuanto a la colecta en favor de los santos, haced también vosotros tal como mandé a las Iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana, cada uno de vosotros reserve en su casa lo que haya podido ahorrar, de modo que no se hagan las colectas cuando llegue yo.» 1Cor 16:1-2

«Os doy un consejo sobre el particular: que es lo que os conviene a vosotros, ya que desde el año pasado habéis sido los primeros no sólo en hacer la colecta, sino también en tomar la iniciativa. Ahora llevadla también a cabo, de forma que a vuestra prontitud en la iniciativa corresponda la realización conforme a vuestras posibilidades. Pues si hay prontitud de voluntad es bien acogida con lo que se tenga, y no importa si nada se tiene. No que paséis apuros para que otros tengan abundancia, sino con igualdad. Al presente, vuestra abundancia remedia su necesidad, para que la abundancia de ellos pueda remediar también vuestra necesidad y reine la igualdad»  2Cor 8:10-14

Conclusión

Se nos enseña a ser generosos pero según las posibilidades de cada uno.

Es más incluso en las primeras generaciones cristianas el concepto de diezmo es desconocido, podemos citar a San Justino mártir que corroborará esto: «Luego se hace la distribución y participación de la eucaristía, para cada uno. Enviándose su parte, por medio de los diáconos, a los ausentes. Los que tienen y quieren, cada uno según su libre determinación, da lo que bien le parece, y lo recogido se entrega al que preside. Y él socorre con ello a huérfanos y viudas, a los que por enfermedad o por otra causa están en la indigencia, a los que están en las cárceles, a los forasteros de paso, y, en una palabra, él se constituye provisor de cuantos se hallan en necesidad.» (San Justino Apología I .67).

...para conmemorar un aniversario de categoría superior?
Años más tarde será San Ireneo quien enseña que el diezmo de la antigua ley quedo sin valor: «No se condena, pues, el sacrificio en sí mismo: antes hubo oblación, y ahora la hay; el pueblo ofrecía sacrificios y la Iglesia los ofrece; pero ha cambiado la especie, porque ya no los ofrecen siervos, sino libres. En efecto, el Señor es uno y el mismo, pero es diverso el carácter de la ofrenda: primero servil, ahora libre; de modo que en las mismas ofrendas reluce el signo de la libertad; pues ante él nada sucede sin sentido, sin signo o sin motivo. Por esta razón ellos consagraban el diezmo de sus bienes. En cambio quienes han recibido la libertad, han consagrado todo lo que tienen al servicio del Señor. Le entregan con gozo y libremente lo que es menos, a cambio de la esperanza de lo que es más, como aquella viuda pobre que echó en el tesoro de Dios todo lo que tenía para vivir (Lc 21,4).»  (San Ireneo de Lyon Contra las Herejías Libro IV 18.2)

Dios les bendiga

Jesús Urones

jueves, 20 de julio de 2017

Oportunidad para que el Camino obedezca




Como si fuese una respuesta a la conducta mentecata de ciertos adeptos del Camino, empezado por el guía de todos ellos, que actúan como si se creyesen capacitados y autorizados para disponer sobre las causas de los santos, o al menos sobre una de ellas que ni tan siquiera estoy segura de que la Iglesia esté estudiando, resulta que el día 11 de Julio, festividad de san Benito, patrono de Europa, el Papa Francisco ha dispuesto que entre en vigor un motu proprio que regula y aclara algunos aspectos a tener en cuenta en el estudio de la vida de aquel que es postulado a ser reconocido como beato, que es paso previo al reconocimiento de la santidad.

No tener espalda no es señal de santidad
Es sorprendente constatar en dicha norma que la Iglesia no se ha percatado de la posibilidad de que existan santos “de categoría superior” para los que exigir pruebas, interrogar testigos o reclamar la existencia de milagros fehacientemente probados, es un atraso, un moralismo y una persecución intolerables. Pero este Papa ha tenido a bien sostener las siguientes normas de obligado cumplimiento para todos:

 ART. 1
El ofrecimiento de la vida es un nuevo caso del iter de beatificación y canonización, distinto del caso de martirio y de heroicidad de las virtudes

Es decir, el martirio es un camino para llegar a la canonización, la heroicidad de las virtudes, otro y la entrega de la vida otro diferente.

Es claro que el martirio no aplica al caso de la embajadora honoraria de la ropa deportiva; la heroicidad en las virtudes no parece, puesto que dar patadas nunca ha estado entre las virtudes reconocidas por la Iglesia y la mala educación tampoco. Así que queda la tercera vía, que se describe en el artículo 2:

Sobran las "estampitas"
ART. 2
El ofrecimiento de la vida, para que sea válido y eficaz para la beatificación de un Siervo de Dios, debe cumplir los siguientes criterios:
a) ofrecimiento libre y voluntario de la vida y heroica aceptación propter caritatem de una muerte segura, y a corto plazo;
b) relación entre el ofrecimiento de la vida y la muerte prematura;
c) el ejercicio, por lo menos en grado ordinario, de las virtudes cristianas antes del ofrecimiento de la vida y, después, hasta la muerte;
d) existencia de la fama de santidad y de los signos, al menos después de la muerte;
e) necesidad del milagro para la beatificación, sucedido después de la muerte del Siervo de Dios y por su intercesión.

Vaya por Dios, pues va a ser que tampoco aplica a la soriana depresiva, puesto que su muerte ni fue prematura ni tuvo relación con ofrecimiento alguno, sino fruto de una enfermedad natural.

Por tanto, si el CNC no puede vender que su iniciadora es mártir ni tampoco que ofreciese la vida por nada, les queda la alternativa de intentar convencer al personal de que la finada se dedica a hacer milagros cada lunes y cada martes.

Pero más adelante el motu proprio aclara que la Constitución Apostólica Divinus perfectiones Magister del 25 de enero de 1983 sigue vigente y, por tanto, no compete a ningún laico disponer la santidad de nadie sino que “compete a los obispos diocesanos y de más jerarquías equiparadas en derecho, dentro de los límites de su jurisdicción, sea de oficio, sea a instancias de fieles o de grupos legítimamente constituidos o de sus procuradores, el derecho a investigar sobre la vida, virtudes, ofrecimiento de la vida o martirio y fama de santidad,  de ofrecimiento de la vida o martirio, milagros atribuidos, y, si se considera necesario, el antiguo culto al Siervo de Dios, cuya canonización se pide”.

Sobran las "medallitas"
En suma, que vaticino al obispo Osoro un premeditado interés neocatecumenal por hacerse notar y hacerle llegar obsequios varios.

Otro punto interesante es el que mantiene que para el estudio de la vida del postulado a santo hay que interrogar no sólo a los amigos, sino también a los contrarios: "solamente en las causas recientes, una lista de personas que puedan ayudar a esclarecer la verdad sobre las virtudes o sobre el ofrecimiento de la vida o sobre el martirio del Siervo de Dios, sobre la fama de santidad o de milagros y también de las personas que se opongan a ello."

Yo diría, especialmente a quienes se opongan a ello. Y no menos interesante es que si el postulado pertenecía a una organización, interesan más los testimonios de los ajenos a la misma que los de los compañeros de asociación.

Pero el motu proprio deja lo mejor para el final:

Art. 36:
"Se prohíben las solemnidades o panegíricos en las iglesias acerca de los Siervos de Dios cuya santidad de vida está aún sometida a legítimo examen. Y aun fuera de las iglesias, hay que abstenerse de cualquier acto que pueda inducir a los fieles a la falsa idea de que la investigación hecha por el Obispo sobre la vida y virtudes o el martirio o sobre el ofrecimiento de la vida del Siervo de Dios lleva consigo la certidumbre de su futura canonización".

Todo lo que he deliberado con esta Carta Apostólica en forma de Motu proprio, ordeno que se observe en todas sus partes, no obstante cualquier disposición contraria, aunque digna de mención, y establezco que se promulgue mediante la publicación en el diario "L ' Osservatore Romano", entrando en vigor el mismo día de la promulgación y que, sucesivamente, se incorpore al Acta Apostolicae Sedis.

Dado en Roma, en San Pedro, el día 11 de julio, quinto de Nuestro Pontificado.

FRANCISCO

Sobran las "asunciones"
Parece una respuesta a tanta tontada neocatecumenal de poner la reproducción de una foto de la finada en un sitio preferente en cada una de las convocatorias que hacen.

A ver si toman nota de que el Papa ha prohibido –no es una sugerencia, es una prohibición- tanto dentro como fuera de las iglesias cualquier elevación aerostática o pendonera que pueda hacer pensar a unos pobres catecumenitos no adultos que la difunta va a ser canonizada.

Más que nada porque sólo compete a la Iglesia –esa misma Iglesia de la que Kiko comentaba que igual tenían que irse- decidir sobre la santidad de sus fieles.

Sobran los pendones




P.D. Gracias a la persona que aportó el enlace al motu proprio.

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguir CruxSancta por Email