sábado, 23 de julio de 2016

Primer escrutinio (XXVIII)



«Monición al canto
Esta Palabra que hemos proclamado es, precisamente, la catequesis de la Iglesia primitiva para el primer escrutinio bautismal, tal y como se descubrió en el estudio del catecumenado de la Iglesia primitiva. Viene a responder específicamente a la situación en que te encuentras de cara a este escrutinio bautismal. Se presenta uno que viene a Jesús para preguntarle qué debía hacer para tener vida eterna: que es precisamente lo que vais a pedir en este escrutinio bautismal: ¿Qué debo hacer para tener vida eterna? Mañana el obispo os lo dirá con las mismas palabras de Jesús cuando le preguntaron cuál es el camino para conseguir la vida eterna, que es lo que todos vosotros buscáis aquí después de un tiempo de pre-catecumenado. Esta respuesta es la misma que os dieron cuando fuisteis bautizados de pequeños. 
Pero alguno dirá: no, a mí no se me dijo de pequeño; yo recuerdo que cuando fui al bautizo de mi nieto, el sacerdote se limitó a decir: Amarás a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo. Muy bien. Ahora escucha un cosa más. Vamos a ver lo que dice Jesucristo.
Falsa interpretación: no roban, investigan
Antes de continuar, tengo que decir que tenemos aquí un problema, que son las falsas interpretaciones que hemos escuchado de siempre sobre esta palabra».
Es típico del kikismo declarar errado cuando enseña la Iglesia de Cristo, declaración que invariablemente no se sustenta en prueba ni hecho concreto alguno, sino sólo en las vísceras de cierto sensibilísimo con ínfulas de compositor. 
«En un contexto de Iglesia como cristianismo de masas, donde todo el mundo es cristiano y se confunde la Iglesia con el Estado o la sociedad, este Evangelio que hemos leido es utópico, absurdo, no tiene explicación, como la mayor parte del Evangelio. Como que el "No os resistáis al mal" es una estupidez. En una Iglesia masiva donde todos son cristianos, porque entonces la policía... incluso los policías son cristianos y van a recibir la comunión. Sin embargo, Jesús dice: No os resistáis al mal. Luego, por supuesto, la gente dice: ya, pero esto es una exageración. Jesucristo dice: Si alguno te quita la chaqueta, dale también los pantalones... Y la gente: esto es una exageración. Y con esta conclusión de que todo el Evangelio es una exageración podemos tomar este libro y lanzarlo por la ventana, porque no sirve para nada, porque todo es una exageración.

Pero claro, el Evangelio no está escrito en el contexto de esta enorme iglesia-sociedad, sino en el contexto de Iglesia-resto, que tiene una misión muy concreta que se realiza en el mundo pagano, entre las naciones.
Entonces nosotros, que hasta ahora nos hemos movido en ese contexto de Iglesia oficial masiva, hemos asimilado la siguiente interpretación falsa de la palabra que hemos escuchado: hay dos vías en la vida: una es la de los mandamientos, para la tropa, para los que en la vida no quieren hacer más, y otra la de los consejos evangélicos, para los que quieran cumplirlos con generosidad, porque quieren algo más y se hacen religiosos. ¿Cuántas veces habéis escuchado esto?»
Ninguna. Nunca me han intentado vender semejante tontada de un Cristianismo de dos velocidades, la de los seglares y la de los religiosos.
 
«La interpretación que hemos oído es esta: el joven le pregunta a Jesús qué debe hacer y Jesús le ofrece el camino de la tropa: cumplir los mandamientos. Y Jesús lo mira con amor, porque por fin ha encontrado a uno que cumple los mandamientos, un joven generoso que quiere más. Entonces Jesús le ofrece la segunda posibilidad, más exigente, más perfecto: vende todo lo que tienes y sígueme. Entonces la gente dice: bueno, si todo el mundo hace esto, se acaban las fábricas, se acaban las industrias, se acaba todo. Por esto es utópico, es absurdo. Luego se ha interpretado esto como consejos evangélicos para aquellos que quieren algo más, para los elegidos que se donan generosamente y se van a un convento.
¿Sabes por qué esta explicación es falsa? En primer lugar porque en la época en que fue escrito este Evangelio no existían los religiosos. No había nacido todavía San Francisco ni San Ignacio de Loyola. Todavía no existía, hermanos, ninguna orden religiosa. Pero si los Evangelios son resúmenes de la pastoral de la Iglesia primitiva, aquello que recogió la Iglesia como un resumen de la catequesis, ¿a quien se dirigía? ¿para quien era directamente esta catequesis? Bien, era para gente casada y con hijos, como vosotros, porque todavía no había religiosos, se dirigía a todos los que escuchaban estas catequesis. Todavía no había conventos, ¿por qué entonces se le pudo dar esta interpretación?
Veamos cuál es la interpretación correcta. Hemos dicho que esta es la catequesis del primer escrutinio bautismal. Vosotros estáis aquí porque buscais la felicidad, ser feliz. Y ser feliz, hemos dicho que es haber vencido a la muerte, porque lo que nos hace no amar a la esposa, como hemos dicho, es el miedo que tenemos a la muerte; el miedo a la muerte es lo que nos impide aceptar los inconvenientes del trabajo. Si yo realmente hubiese vencido a la muerte no me importaría nada ningún acontecimiento de muerte y tendría una paz y una felicidad inmensas en medio de los problemas y sería plenamente feliz. Esta es la felicidad, la vida eterna. Muy bien».
Por eso en el kikismo hay que regañar a la mujer que no canta de felicidad mientras el marido, un pobrecillo al que nada se debe reprochar, la golpea porque la muy tunanta ha sido descuidada y se le han pasado las lentejas.
El de la foto ha resuelto como ser feliz
«Esto es lo que todos queremos aquí: ser felices, tener dentro de nosotros la vida eterna. Y pregunto: pero ¿qué debo hacer para tener vida eterna? Una pequeña pregunta. Muy bien. Entonces la Palabra nos muestra a uno cualquiera que se arrodilla ante Jesucristo y le pregunta: ¿qué debo hacer para tener la vida eterna? Cuando mañana te arrodilles ante el obispo, te dirá: ¿Qué haces aquí?, ¿Qué necesitas? Y responderás: quiero tener la vida eterna, ¿qué debo hacer?
Entonces nos encontramos con uno que se acerca por la misma razón a Jesús y le dice: Maestro bueno. (veréis que esto es una catequesis sutilísima). Maestro bueno, ¿qué debo hacer para tener vida eterna? Y Jesucristo, lo primero que le dice es lo siguiente: ¿Por qué me llamas bueno? Sólo Dios es bueno.
¿Qué significa esto? La primera cosa que Jesús dice a este hombre con quien está hablando, le interroga y le dice: Si me llamas bueno, y yo digo que sólo Dios es bueno, date cuenta de que estás hablando con Dios mismo: Yo soy Dios. Eso es lo que nosotros estamos haciendo con vosotros en esta convivencia: os estamos guiando para traeros ante la Iglesia, que es el mismo Cristo Jesús. Para aquellos que se preguntan ¿qué debo hacer? Esto es lo primero que aclara Jesucristo: Si hablas conmigo y me llaman bueno, te digo que sólo Dios es bueno; así que atento, porque el que va a responder a tu pregunta es Dios. Si reconoces en mí a  Dios, yo responderé a tu pregunta. Lo primero que Jesucristo hace es poner a este hombre ante Dios. Aún más: Si vosotros no reconoceis a Jesucristo, a Dios, en nosotros, catequistas, entonces lo que estamos haciendo aquí es un teatro, no sirve para nada y por lo tanto, entiendo vuestros miedos y dudas».
En efecto, lo de los kikotistas invariablemente es puro teatro. Teatro malo y perjudicial.

viernes, 22 de julio de 2016

Irrespeto neocatecumenal a los muertos



La kikotina hace estragos. En este blog se viene diciendo desde hace mucho.

Y los estragos son en ocasiones tan serios que ni a los muertos respetan.

Me niego a publicar las fotos del cadáver de Carmen Hernández, por respeto a un ser humano y a su familia, pero no puedo dejar pasar algunas de las papanatadas que han publicando para pretendidamente “justificar” que se hayan tomado y difundido tales fotos.

Gracias a Dios, también ha habido personas sensatas que han pedido que se retiren tales imágenes de la web... cosa que no han hecho hasta recibir orden del sensibilísimo de más aca.

La kikotina les impide madurar, son como niños, pero en lelo.
 






Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguir CruxSancta por Email