jueves, 18 de diciembre de 2014

El Camino Neocatecumenal busca el control de las iglesias locales en Guam

Charles White, que mantiene el muy recomendable sitio web The Thoughtful Catholic, escribió recientemente un artículo en Pacific Daily News acerca de la preocupación que ha despertado en la isla norteamericana de Guam la creciente expansión del Camino Neocatecumenal.

La controversia se ha levantado desde que el mismo arzobispo Anthony Apuron señalara que todo hombre que busca la ordenación en Guam “debería caminar por un tiempo en El Camino”. En contraposición, diferentes sacerdotes locales se están quejando acerca del favoritismo por parte del arzobispo, debido a que los sacerdotes y seminaristas neocatecumenales obtienen mayores prerrogativas y un trato de favor.

Se ha dado el caso de un sacerdote, el padre Paul Gofigan, que constantemente se negó a permitir la entrada de El Camino en su parroquia, habiendo sido expulsado finalmente de su propia parroquia. Ese caso está en apelación en Roma.

Por todo ello, numerosas personas en Guam señalan que el arzobispo está bajo el control de la dirección de El Camino Neocatecumenal y que no vela adecuadamente por los intereses de sus feligreses. White recuerda que hace un par de años, y a petición del Camino, el arzobispo propuso transferir la propiedad del seminario en el pueblo de Yona (Guam) a una organización sin fines de lucro controladas por el Camino (propiedad que estimaciones conservadoras fijas en unos 35 millones de dólares). Cuando aparecieron objeciones a tal operación, se destituyeron a diversas personas del consejo de finanzas, siendo reemplazado por otras que se mostraran más afines a tal operación económica.

Por otro lado, el mismo White señala que se han dado muchas ocasiones en las que los seminaristas y sacerdotes de otros países, así como al menos un profesor de seminario, han exhibido una arrogancia hacia la cultura indígena de Guam, por ejemplo, ridiculizando a la práctica local de orar por los muertos.

El Camino, un movimiento encuadrado dentro de la Iglesia Católica, inició su andadura en los años 60 en España, habiéndose extendido en la actualidad por todo el mundo. En sus más de cincuenta años de existencia, le ha acompañado siempre la crítica por parte de personas religiosas y no religiosas. El foco del problema gira en torno a comportamientos que son característicos de una secta, como por ejemplo:

- Los adherentes llaman a su movimiento “el Camino” y el artículo definido “El” no parece ser casualidad, porque una y otra vez, su práctica pastoral sugiere que ellos creen que no hay otra manera de vivir la fe cristiana.

- Los miembros del Camino Neocatecumenal practican su fe de una manera que los separa en gran parte de otras iglesias. Por ejemplo, se celebra la misa cada sábado por la noche, en lugar de asistir a las misas parroquiales normales. Si bien insisten en que estas Misas están abiertas a todo el mundo, en la práctica, no es así.

- Hay un claro culto a la personalidad del fundador, “Kiko” Argüello. Toda la música y el arte utilizados en el culto por los miembros de El Camino, está compuesta por su fundador, al igual que gran parte o la mayoría de los muebles litúrgicos, aunque en relación a sus producciones pictóricas la gran mayoría de ellas no sean más que plagio sin mención de sus orígenes.

- La enseñanza Neocatecumenal se encuentra en 13 volúmenes -la “Dirección de la Catequesis”- pero estos documentos no se han hecho públicos y son bastante difíciles de encontrar. La mayoría de los miembros del Camino nunca los han visto.

- Unos dos años después de unirse al movimiento, los miembros que aspiran a pasar a una etapa superior se someten a un primer “escrutinio”, donde se ven obligados a compartir sus más profundos / secretos / pecados públicamente con su comunidad. Uno o dos años más tarde, los miembros se someten a otro “escrutinio”, donde son sometidos a una crítica acerca de todos los pecados o faltas cometidas en el pasado. A continuación, se ven obligados a hacer un “acto concreto” para mostrar su devoción a Cristo (un acto que implica regalar joyas caras, la tierra, coches u otros bienes materiales).

Otros aspectos que son de especial interés, y sobre la base de los criterios que propone REGAIN, una conocida asociación que ayuda a personas afectadas negativamente por movimientos católicos, son lo siguientes:

- El grupo está preocupado por la incorporación de nuevos miembros.

- El grupo está preocupado por ganar dinero; de hecho, la “Nueva Estética” de Kiko es toda una fuente de ingresos.

- No se tolera o se desalienta el cuestionamiento, la duda o la disidencia. La tarea del catecúmeno es escuchar. Las preguntas no están bien y no se les dedica tiempo en las sesiones de catequesis.

- El liderazgo dicta -a veces en gran detalle-cómo deben pensar, actuar y sentir sus seguidores. Por ejemplo, los miembros deben obtener el permiso de sus superiores para cambiar de trabajo o casarse; o los líderes locales pueden prescribir qué tipo de ropa llevar, dónde vivir o cómo enseñar a los niños. Igualmente, se alienta a los miembros a que se casen con “hijas de Israel”, esto es, con mujeres vinculadas al movimiento.

- El grupo es elitista, reclamando un estatus especial, exaltado por sí mismo, sus líderes y miembros.

- El grupo muestra una mentalidad polarizada “nosotros contra ellos”, que tiende a causar conflicto con la sociedad en general u otras parroquias.

- El liderazgo tiende a inducir sentimientos de culpa en los miembros con el fin de controlarlos. Los catequistas ejercen una presión increíble en aquellos que desean salir, afirmando que su salvación está en riesgo. La subordinación de los miembros al grupo lleva a que corten los lazos con la familia, los amigos o las propias metas personales que eran de interés antes de unirse al grupo.

- Se espera que los miembros dediquen enormes cantidades de tiempo al grupo. Al mismo tiempo, van siendo alentados a que vivan o tan solo se relacionen con personas de la Comunidad.

fuente: http://www.educasectas.org/camino-neocatecumenal-3/

miércoles, 17 de diciembre de 2014

La simbología uterina de los salones neocatecumenales

Según la estrambótica imaginación kikiana los salones en donde los neocatecumenales realizan sus celebraciones están (según Kiko) diseñadas tratando de representar  el órgano reproductor femenino y por eso ,por ejemplo ,las paredes tienen una textura  , según explican los catequistas esta representa el tejido de las paredes del útero femenino.

De esta manera la asamblea (la gente) que se junta en estos salones se gesta en el "útero de la Iglesia" por obra del Espíritu Santo.

espacios litúrgico neocatecumenal en el garage de un edificio en Roma

martes, 16 de diciembre de 2014

Hechos concretos catecumenales (III)



Recientemente se ha comentado en el blog quelas celebraciones de la Eucaristía de las comunidades neocatecumenales el sábado por la noche forman parte de la pastoral litúrgica dominical de la parroquia y están abiertas también a otros fieles (Estatutos, artículo 13 punto 2).

Conforme al carisma del neocatecumenado, el comentarista en cuestión ha empleado ese aprobadísimo punto de los aprobadísimos estatutos como prueba fehaciente de que quien discrepa de lo que se dice, de lo que se hace o de cómo se dice o se hace en el CNC, ese tal está engañado por el demonio y ataca a toda la Iglesia, a todos los Papas, al colegio cardenalicio en pleno, a los obispos de todas las diócesis habidas y por haber, a los curas, a los frailes, a las monjas y al mismo Dios… ¡Ah! Y además ese tal es un sectario y un hereje. Y la cólera de Dios caerá sobre ese tal y sus descendientes hasta la cuarta generación si no se arrepiente y se convierte a la kikotina.

Máxima kikil: O conmigo o contra mí
Hasta aquí lo sostenido por ciertos hermanos neocatecumenales que ven claramente a Cristo en el otro.

A continuación, dada la vocación divulgativa y participativa de CruxSancta, blog abierto al análisis de hechos y acontecimientos, se expone la forma en que en CNC lleva a la práctica el punto 2 del artículo 13 de sus aprobadísimos estatutos.


En las parroquias bien kikianizadas, las celebraciones de la Eucaristía de las comunidades neocatecumenales el sábado por la noche” tienen lugar en catecumenium.

El catecumenium suele estar claramente diferenciado y distanciado del templo, pues suele ser un edificio distinto aunque próximo y perteneciente al complejo parroquial. Así, se da la circunstancia de que “las celebraciones de la Eucaristía de las comunidades neocatecumenales el sábado por la noche” que “forman parte de la pastoral litúrgica dominical de la parroquia” tienen lugar fuera del templo parroquial.

Sucede también que mientras que todas las demás celebraciones de la Eucaristía de la pastoral litúrgica dominical de la parroquia están reflejadas en la información que la propia parroquia proporciona a sus feligreses, se omite mencionar que existen además “celebraciones de la Eucaristía de las comunidades neocatecumenales el sábado por la noche y están abiertas también a otros fieles”.

Es curioso que la parroquia publique que la última Misa del día es a las 19:00 o las 19:30, o a las 20:00, según el sitio; y que no mencione como parte de su pastoral litúrgica dominical que existen otras celebraciones de la Eucaristía de las comunidades neocatecumenales el sábado por la noche a partir de las 20:30 (aunque más bien hacia las 21:15).

En suma, no se informa a los feligreses de la existencia en la pastoral litúrgica dominical de la parroquia de otras Misas en otro lugar y con otro horario abiertas también a otros fieles.

Aun así, en ocasiones un feligrés despistado acierta a pasar por donde nadie le ha dicho que hay Misa a una hora intempestiva a la que no suele haberla, ve gente y pregunta.

¿Qué aquí se celebra Misa? ¡Si no hay altar!
Si se trata de una parroquia no sólo bien kikianizada sino también de pata negra, podría darse el prodigio de que cuenten con curas, digo, presbíteros suficientes para celebrar varias Eucaristía. En este caso, invariablemente encaminarán al feligrés a la comunidad más joven, la de menos tiempo de camino.

Así nuestro feligrés será conducido a una sala de paredes rugosas y empolvadas y moqueta azul eléctrico, decorada con iconos tétricos, donde, en medio de una algarabía de gente que se dedica a parlotear ruidosamente mientras esperan a los rezagados, será dejado al cuidado del responsable. Puede suceder que el feligrés salga por patas en ese mismo instante o que persevere hasta el final, pero lo normal es que no repita la experiencia.

Pero supongamos que sea un feligrés duro de pelar el que descubre que en su parroquia hay Misas no anunciadas a horas no comunicadas y en lugares no declarados. Y decide que puesto que todas las Misas pertenecen a la pastoral litúgica domical de su parroquia y están abiertas a otros fieles, él entra en la sala que menos fea le parezca o en la del cura que mejor le caiga y no donde le hayan dicho que vaya. En suma, que en lugar de ser juntado con los pipiolos en la fe, quiere participar de la Misa de los que andan por la segunda parte del Padre Nuestro o con los elegidos que ya se visten de blanco.

Os aseguro que le dirán que nanay. Os garantizo que llamarán al catequista responsable que junto con el párroco, si el párroco es Kiko, enviarán al feligrés de vuelta a la sala de los pipiolos o a su casa.

Catecumenium kikiatizado
También puede suceder que la kikianizada parroquia no sea tan guay, en cuyo caso faltarán sacerdotes, este, presbíteros y las comunidades celebrarán todas juntas en la gran sala del catecumenium. En este supuesto, puede que el shock del feligrés despistado sea algo menor, pues aunque los catecumeniums tiene la misma decoración hortera de iconos churretosos y colores de violento contraste, suele ser más fácil para uno de fuera aceptar que un lugar amplio sirva como templo que no una habitación tamaño cajón.

Y qué pasaría si el feligrés se topa con una parroquia defectuosamente kikianizada, como lo es aquella en la que yo conocí el CNC: En primer lugar, no hay catecumenium. Tampoco se han puesto todas las salas del complejo parroquial a disposición del CNC. Peor aún, las salas que dejan usar al CNC son compartidas con otros grupos, por lo que no han permitido que se kikianice la estética de las mismas, no hay paredes rugosas, ni moqueta azul, los iconos son de quita y pon, las sillas son de plástico oscuro, que no de metacrilato…

Por supuesto, todo esto que relato demuestra una persecución implacable por parte de un párroco hostigador y lleno de demonios cuya fe no interesa a nadie, según dice Pako, pero así es la parroquia donde yo he caminado y así han sido todos los párrocos que Dios ha suscitado a lo largo de estos años.

Y además, desde hace más de un lustro sucede que las celebraciones de la Eucaristía de las comunidades neocatecumenales son una sola, todos juntos por falta de curas, digo, presbíteros; y tienen lugar no en el local que quería el kikotista, sino donde deja el párroco, que resulta ser el templo parroquial.

¿Por qué se ocultan de los otros fieles?
Con todo, mientras que durante las celebraciones que forman parte de la pastoral litúrgica de la parroquia, tanto dominical como diaria, las puertas del templo permanecen abiertas, el feligrés que se acerque a las 21:00 del sábado por esta parroquia, se encontrará las puertas cerradas a cal y canto… Y pensará que es lógico, porque según la información de que dispone, la última Misa de la pastoral litúrgica dominical de la parroquia es a las 20:00.

Hay que estar en el ajo para saber que, pese a las apariencias, si llamas, alguien te abrirá desde dentro. Y los otros fieles no suelen saberlo. Y no llaman.

Esa es la realidad de la apertura a otros fieles de las celebraciones de las comunidades neocatecumenales: se les cierran las puertas para que no entren, no vean y no sepan.

lunes, 15 de diciembre de 2014

ITINERARIO NEOCATECUMENAL



Cuentan que el itinerario kikokumental, digo, catecumenal, se estructura en tres fases, llamadas precatecumenado, catecumenado y elección, que a su vez se dividen en etapas.

En la práctica, el precatecumenado tiene una condición previa, que es la de haber aguantado, digo, escuchado las catequesis de inicio y la convivencia de formación de la comunidad. Pero esos dos meses previos no se consideran parte del itinerario. El pistoletazo de salida se produce cuando públicamente te preguntan y o bien públicamente dices que quieres seguir o bien opines lo que opines tus padres te obliguen a seguir, pues es entonces cuando, si hay quorum suficiente, nace la comunidad, que es la incubadora de hombres nuevos en cuerpos viejos de razón crucificadísima.

Aspecto innamovible del itinerario es que en todas las fases y etapas se practica el sometimiento a los kikotistas, incluso tras acabar el camino y recibir, a modo de diploma, la túnica blanca y el chupito de leche con miel. También es invariable que a lo largo de todo el itinerario se llama caminar a hacer el trípode… pero con los pasos se producen variaciones en la forma de hacer dicho trípode.

Está establecido que tras el paso que sea, se produce lo que se llama ‘una visita de los catequistas’, durante la cual la comunidad recibe las instrucciones pertinentes sobre cómo caminar, preparar y celebrar a partir de ese momento. Adicionalmente, es usual que se reciban cantos que hasta entonces no estaban permitidos, por no tener el discernimiento necesario para entenderlos, se conoce.

Al empezar el kikokumenado la novedad más radical respecto a la fase anterior es, obviamente, el diezmo. Que no es una invitación que se proponga, ni es en la libertad del kikokúmeno, sino una imposición mensual y de por vida.

Pero tal vez para endulza el trago se acompaña esta novedad pecuniaria de cambios en la forma de caminar: a partir de ahora, además de haber alcanzado el derecho a cantar los cantos del catecumenado (¡oooooh, que majos son los kikotistas!), dan comienzo los temas, que están predeterminados y ordenados: Abraham, Isaac, Jacob, el desierto, David y el reino, José, los profetas…

Y la forma de abordar los temas es la siguiente: se divide la comunidad en grupos y se asigna un tema a cada grupo. Si el primer tema es Abraham, el grupo al que le haya tocado ese tema se lo prepara durante un mes (el libro de estudio principal es la Biblia, pero vale también el León Dufour o cualquiera del ínclito amigo Emi) y luego lo presenta en tres sesiones según el formato de una celebración de la Palabra.

Luego llega el paso de la iniciación a la oración y aquí la novedad es que tras la convivencia hay 7 sesiones de kikotesis cuya finalidad es enseñar a orar de verdad, no como los religiosos naturales, no con una oración devocional.

Y tras la kikotización en siete dosis, hay uno de esos aprobadisisisisisisísimos ritos no litúgicos en el cual cada kikokúmeno recibe un juego completo de salterios previamente pagados por él mismo. Y como ha sido debidamente aleccionado, el kikokúmeno ya sabe que está perfectamente capacitado para rezar a diario por puños, nada de hacerlo por devoción.

En el paso de la traditio la novedad son las salidas por las casa de los parroquianos, con la argucia de hacerlo en nombre del párroco, claro. Además, cambian los temas que se preparan: se da por supuesto que la comunidad ya sabe todo lo que tiene que saber sobre las figuras bíblicas, ahora toca culturizarse sobre las 12 afirmaciones del Credo –aquí el libro de cabecera debiera ser el Catecismo, pero muchos kikokúmenos lo eluden en favor de los libros del amigo Emi-.

La retraditio, como su nombre indica, es más de lo mismo, otro año que se concede a la comunidad para salir por las casas todo lo que no se haya salido en el año precedente.

A continuación, llega la redditio y sus escrutinios. Pasar este escrutinio es condición indispensable para que te dejen proclamar el Credo. Y aquí el kikokúmeno poco avispado y el que se resiste a crucificar la razón descubren que lo de dar el diezmo al responsable y rezar lo que te digan que hay que rezar y no lo que tú quieras no es ni en tu libertad ni mucho menos en la libertad de los hijos de Dios, sino que es un aro ardiente impuesto que has de saltar si quieres[i] proclamar el Credo y que te den una palma (que previamente has pagado) para lucirla el domingo de Ramos.

Desde este paso, se introducía el rezo (cantado) del Credo en la Misa que no llaman Misa sino ‘uka’. Porque hasta hace unos cuantos años, el  Credo estaba reservado a los kikokúmenos con derecho a palma, los demás no lo rezaban porque sus kikotistas no les habían hecho entrega del Credo cantado, y aquí ni se reza hasta que el kikotista lo dice, ni se es hijo de Dios hasta que el kikotista te da esa filiación (que según ellos no se produce con el Bautismo, sino cuando el cnc te entrega el Padre Nuestro). Y si por carestía de curas, digo, de presbis, una comunidad de palmeros se juntaba con otra de inferior altura de camino para una ‘uka’, en esa ‘uka’ no se rezaba el Credo, ni cantado ni sin cantar.

La siguiente etapa es la del Padre Nuestro, que se divide en tres pasos, el de en medio con viajecito a Loreto. Siempre lo he oído llamar así, el viaje a Loreto, nunca peregrinación y se obvia que también se va a Roma y al Vaticano por más que se supone que el viajecito va de ponerse al servicio de la Iglesia y del sucesor de Pedro.

En esta etapa aparece la figura de los garantes, de los que ya hay bastante publicado en CruxSancta.

Para superar esta etapa, hay escrutes. Superarla también trae cambios en la forma de hacer el trípode:
  • En lo que respecta a la uka, a partir de este paso cambia la forma en que los kikokúmenos han de poner las manitas para rezar el Padre Nuestro, que pasa a ser cantado.
  • En lo que respecta a la palabra, una vez al mes, en lugar de palabra todos juntos, la comunidad se divide en grupos que se juntan en la casa de alguno de los del grupo para lo que llaman una celebración doméstica, que consiste en pasarse una hora o más escrutando un salmo (cada semana uno, empezando por el primero), luego el grupo pone en común lo que el escrute le haya suscitado y se acaba con una cena provista por el anfitrión.

Por fin llegamos a la fase de la elección, con sus tres pasos. El segundo es repetición del primero y la novedad del tercero es que va seguida de escrutes, y quien no pasa el escrute se queda sin túnica.

Durante esta fase, los temas que se preparan son del sermón de la montaña. Y se presentan en tres sesiones. En la primera sesión, se expone el tema en cuatro lecturas de la Biblia más una catequesis a cargo de uno de los preparantes. No hay ecos. La segunda sesión es una doméstica en la que se escruta una cita aportada por el grupo preparador del tema. La última sesión tiene el formato de una palabra, con sus lecturas y sus ecos, sólo que acaba con el no litúrgico rito de la alianza:

Uno a uno los kikokúmenos se levantan de sus sillas de metacrilato para comprometerse con Dios y ante testigos en algo, en el algo que el tema presentado les haya suscitado que Dios quiere de ellos.

Y luego, convencidos de ser los más comprometidos del universo, celebran la celebración que acaban de tener, alianza incluida, con una opípara cenorra que llaman la cena de la alianza.

Esta cena, considerada rito no litúrgico por los kikotistas, ha de ser por todo lo alto. Por eso es preceptivo vestirse de fiesta. Además, la mesa debe recubrirse con blanco mantel de tela, nada de manteles ni servilletas desechables; la vajilla, la cubertería, las copas han de ser buenas, no de plástico; y las viandas y bebidas también han de ser de lo mejor de cada casa. Porque el banquete es preparado por toda la comunidad (es decir, por las de siempre), y servido por el grupo que ha preparado el tema.

Toda esta parafernalia implica que al llegar a la elección la comunidad, como si fuese una novia, tiene que proveerse de un ajuar propio: manteles finos, servilletas, cubertería, vajilla, copas de vino, agua y licor, fuentes para servir, horno microondas para calentar las viandas –y que será muy útil posteriormente para calentar la leche con miel-, cafetera, minibar para disponer de hielo…

Lo único que la novia no tiene que adquirir es el mobiliario. Porque las sillas son las de metacritalo y la mesa… sí la misma mesa, que no altar, que se usa en la ‘uka’ es además empleada en estos banquetes, digo, alianzas.


[i] No me juzguéis, yo no proclamé el Credo con mi comunidad, ni tampoco al año siguiente, ni al siguiente, ni al siguiente… Y pese a que no he dejado de poner mi conciencia por delate de sus palabras, una Cuaresma a los cates les dio por darme la venia que hasta entonces me habían negado.

viernes, 12 de diciembre de 2014

La gran discusión con Kiko Argüello

Como intentamos dejar claro  en la entrada  anterior el sacerdote  presbítero  Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara  le había encantado el Neocatecumenado , con todas sus innovaciones y creatividad litúrgica y su progresismo hasta que éste (CNC) empezó acercarse a  Santa Madre Iglesia Jerárquica, buscando su aprobación, como ya nos lo ha explicado un comentarista Kiko  en la entrada anterior :

Abraham11 de diciembre de 2014, 8:52 
¿¿¿¿Este tal padre Jesús Mª Urío Ruiz de Vergara no es el mismo que en su blog dice que hay que replantearse y cuestionarse las siguientes cosas que no son rebeladas poniendolas en tela de juicio????
Llamar sacerdotes a los presbíteros, (en el Nuevo Testamento –NT- no se llama así a ningún mimbro de la Comunidad cristiana, solo a Jesucristo);
La ley del celibato obligatorio, (que según mucho historiadores y analistas entró en la Iglesia por motivos económicos
Las mitras episcopales (y el poder del obispo, mucho más allá que su carisma de servidor y cuidador de la Comunidad);
El derecho canónico, (que depende de la única potestad legislativa del obispos de Roma);
Las inmensas Iglesias y catedrales (que son bonitas, pero no tienen nada que ver con el Evangelio)
La confesión auricular, con el poder excesivo del confesor, (absolutamente alejada del poder de perdonar dado por Jesús a la comunidad);
El Vaticano, (ya simplemente como instrumento de Gobierno de la Iglesia Universal);
El Vaticano, como Estado pontificio, (jamás se le habría ocurrido a Jesús que el que haría las veces de Pedro tuviera poder mundano, civil)
El omnímodo poder absoluto del Papa, (independientemente de que algunos papas lo hayan ejercido con prudencia y moderación; pero han sido los menos).
Las Congregaciones romanas, (con un poder jurisdiccional que se han inventado a espaldas totalmente del Evangelio)
Las misas multitudinarias, (que nada tienen que ver con la Eucaristía de la Ultima Cena, o de las primeras comunidades)
La Adoración del Santísimo, (de lo que no hay pistas, ni soporte, ni indicio teológico, en el Evangelio, y que no fue praxis de la Iglesia en once siglos);
Ciertos tratamientos medievales, (como “monseñor”, “Santo Padre”, etc.);

A muchos que las usan para atacar el camino se les caeran los palos del sombrajo, pero en verdad les da igual, porque a ellos la Iglesia les da igual, lo unico que les importan es atacar y atacar al camino.

Queda claro por que le gustó el Camino Neocatecumenal al Padre Urio, y el por que dejó de gustarle tanto. Esto  no quita que le haya dicho un par de verdades en la cara a Kiko. A continuacion reproducimos la entrada sobre la discusión que el Padre Urio tuvo con Kiko cuando el Camino Neocatecumenal empezó a buscar un acercamiento a la Iglesia y a alejarse un poco del progresismo inicial que lo identificaba.


Para no generar confusiones dejamos estos enlaces para dejar clara la postura de la iglesia en cuanto al Primado de Pedro y el "Ministerio Petrino"

http://www.vatican.va/holy_father//francesco/homilies/2013/documents/papa-francesco_20130629_omelia-pallio_sp.html

http://www.apologeticacatolica.org/Primado/PrimadoN06.html


Yo soy tu padre II

Posted by areopago


No me gusta nada la deriva “oficialista” del Camino Neo-catecumenal en los últimos diez años. Como tampoco me gusta su identificación con los movimientos y las tendencias más conservadoras de la Iglesia actual. No nació así la experiencia neo-catecumenal, ni pienso que el actual estilo responda para nada al carisma fundacional. Pero no soy yo el encargado de conducir el “Camino” por otros derroteros.
Interrumpo mi serie “Mi Camino Neo-catecumenal” para transcribir de algún modo la tremenda discusión que tuve con Kiko y su equipo allá por el año 1987, después de mi 2ª itinerancia, que  realicé en Santander ese año, a petición personal de Kiko. El encuentro fue solicitado por éste, para aclarar algún malentendido que surgió justamente despues de esa mi primera itinerancia española y que otro día contaré con detalles, pues vale la pena. Así que me citaron en una casa que hay al lado de la iglesia de San José, de la calle de Alcalá, donde hay habilitadas unas habtaciones para catequistas internacionales, entre viaje y viaje.
El diálogo empezó bien, fraterno y “educado”, pero pronto derivó en una violenta discusión pues yo no estaba  dispuesto a decir Amén a todas las ideas de Kiko ni a refrendar todas sus ocurrencias. Así que fuimos levantando las voces, por cierto en desigual combate, pues eran tres contra uno: KikoCarmen y Mario Pezzi contra mí. Apesar de todo, y después de tanta discusión, pretendían que yo volviera a la itinerancia, en un gesto de madurez y equilibrio de carácter que hay que apuntar en el haber del Kiko. Puedes discutir con él a muerte pero no tiene inconveniente en ecomendarte una responsabilidad si así le inspira el Espítitu. Gran rasgo  para un lider. Pero yo, usando una terminología muy neo-catecumenal, insistía: ” No puedo aceptar este encargo porque no estoy en comunión con vosotros en tres temas de capital importancia“. Así que paso a detallar ordanada y metódicamente los tres puntos gordos del litigio.
1º Ministerio petrino.
Les digo: -“No estoy de acuerdo con el papel desmesurado que dáis al Papa en la Iglesia“. 
Me dicen (bueno, me dice Kiko): -“Lo que pasa es que no entiendes el ministerio petrino“.
-¿Que no entiendo el ministerio petrino? ¿No serési vosotros los que lo confundís“?
Y me lanzo a dejar bien clara mi posición. En contra de lo que ellos parecen insinuar, o se desprende con un mínimo rigor lógico de sus explicaciones y proclamas, el Papa sería como el obispo de toda la Iglesia, de todas las diócesis. Con ministerio pastoral diecto en todas partes. Y esto, les digo, es contrario al dogma católico, y condenado por herético en uno de los concilios delo siglo XIV. Esa teoría es incompatible con la apostolicidad de la Iglesia. Además, es confundir, como muchos hacen, el poder y el ministerio sacramental con el poder de jurisdicción, que sí es universal en toda la Iglesia según la discutida, y controvertida definición del Concilio Vaticano I. El Papa no es la cabeza de la Iglesia.  Es el que la preside en su aspecto visible y organizativo. Pero la úncia cabeza de la Iglesia es Cristo Jesús. No es baladí abundar en mi opinión y dejarla bien clara porque estamos asistiendo a una supravaloración, seguí yo, y a una papalatría que yo no pienso ni segir ni proclamar. El ministero petrino es el de promover y defender la unidad de la Iglesia, mediente su labor de vigilancia y corrección fraterna sobre los obispos, sucesores de los apóstoles. La Iglesia no es petrina, sino apostóloica.
2º El estilo piramidal estricto de la autoridad en el Camino.
No puedo estar de acuerdo, les afirmé, con el ejercicio de la autoridad en el conjnto de las comunidades neo-catecumenales. No es que sea piramidal y descendente, es que es única y lineal. Casi despótica y dogmáticca. Ni siquiera es del equipo, es directamente la de Kiko, aunque matizada hacia afuera con el ropaje de la toma de decisiones en oración y en equipo. Da la impresión, proseguía yo, de que el Espíritu ha sido monopolizado  y se ha agotado en un hermano. Hasta los cantos, excepto dos o tres entre doscientos o más, tienen que proceder de la inspiración que el Señor ha dado a su heraldo y portavoz Kiko. Los demás cantos, sus músicas y sus letras, aunque sean entonados por la Iglesia de todo un país, no sirven ni como oración ni por su estética. Aquí di mi opinión de entendido, después de ser profesor de música, de dirigir más de doce años el canto litúrgico, polífónico y melódico en el seminario, en colegios y en parroquias, y de haber participado en cursos y encuentros internacionales (en uno de ellos, en Pamplona, codo con codo  con el futuro prefecto de la Congregación para el culto divino, cardenal Bugnini, a la sazón simple presbítero liturgista y músico). Y mi opinión es que salvo unos pocos cantos, especialmente de los primeros tiempos, los demás son repetitivos, musicalmente sin unción y sin empaque para el culto, más aptos para el grito que para el recogimiento y la oración. La verdad es que oyendo estas cosas el Kiko no se defendía ni enfadaba.
3º El tema sexual.
El resumen de mi opinión en este tema fue la palabra que empleé en el momento al dirigirme a Kiko: “Tu manera de enfocar ete asunto es aberrante. Producto, parece a una simple observación psicológica, de una profunda neurosis personal y de una experiencia en la que ese tema no ha sido superado. Pero no arrojes sobre los otros la inseguridad que tú no has sabido resolver”.  Mis palabras, si no son al pie de la letra, son lo más aproximado que puedo recordar. Pero fueron esas u otras muy parecidas. He vivido y oido en algún escrutinio, no de los que participé como catequista o de los que recibí como catecúmeno, sino de otros a los que asistí cuando caminé dos años como presbítero transitorio de una comunidad de Madrid, verdaderas atrocidades sobre masturbación, control de natalidad  y sexo en general. Y la argumentación para “estar abiertos a la vida“, referida al número de hijos, se salta sin respeto, a la torera, la prudente y sabia doctrina del Concilio Vaticano II sobre la “paternidad responsable“.  
Para terminar, quiero recordar dos cosas:1ª)  Que todo lo que he contado sucedió así, y que me parece interesante e informativo el publicarlo, sobre todo porque primero lo hice directamente al interesado. Y no es un tema que alcance solamente a unas pocas pesonas en privado, dada la publicidad del Camino Neo-catecumenal.  2ª) Y en segundo lugar, que como he dicho más arriba, aun así, ante mi discrepancia y mi crítica, el equipo insistió en que fuera de catequista por segunda vez a Santander, cosa que me pareció  de una honradez y madurez humana y cristiana de encomiar.
Jesús M Urío Ruiz de Vergara
http://blogs.21rs.es/areopago/2009/12/26/la-gran-discusion-con-kiko-arguello/#sthash.FGygadxp.HcMEusv9.dpuf

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Segui CruxSancta por Email