jueves, 22 de junio de 2017

LA ASCENSIÓN DE CARMEN, SANTA SÚBITO

Virginia Drake publicó en 2009 un aperitivo de su libro sobre el Camino Neocatecumenal en Infocatólica narrando una serie de anécdotas de la vida de los fundadores, Kiko y Carmen. Parece ser que la periodista estuvo un año caminando en una comunidad neocatecumenal para escribir su libro. 

Quienes hemos pasado la vida dentro del Camino sabemos que un año es apenas nada. Sin embargo, como no he leído el libro en cuestión, no voy a meterme en camisa de once varas. Le concederé el beneficio de la duda. Voy a ceñirme al artículo que Drake escribió como avance del mismo, centrándome en las batallitas que cuenta de Carmen Hernández.


Para empezar diré que no me extrañan las sandeces que la fundadora profería contra ella cuando la pobre periodista se acercó a conocerla en persona. Carmen, como siempre, tan delicada y caritativa, no se cortaba ni un pelo. Reproduzco las palabras textuales de Virginia Drake:

"Faltaban unos minutos para las 11 de la mañana del 13 de junio de 2008 y brillaba un Sol espléndido en Roma. El presidente Bush paseaba por los jardines del Vaticano con el Papa. A no mucha distancia, en el Trastevere, en el patio del palacio del Pontificio Consejo para los Laicos, una mujer de 76 años apuraba el penúltimo cigarrillo. Junto con ella, Kiko Argüello, el padre Mario Pezzi y media docena de catequistas itinerantes.
–¿Qué hace ésta aquí? ¡Fuera! No queremos periodistas ¡Fuera! –bufó, nada más verme.
Acababa de conocer a Carmen Hernández, iniciadora junto con Kiko, del Camino Neocatecumenal en los años 60 y cuyos estatutos definitivos, aprobados meses antes por la Santa Sede, iban a ser entregados ese mismo día por el cardenal Stanislaw Rylko. De nada sirvió que Kiko mediase en mi favor y le explicase que estaba escribiendo un libro sobre el Camino.
–El Camino no necesita que ningún periodista se forre a costa de contar mentiras sobre nosotros.
Kiko insistía intentando rebajar el tono: «Esta criatura de Dios me puso una pistola en la cabeza y me dijo que lo iba a escribir con o sin nuestra ayuda y pensé que era mejor que conociese el Camino por dentro antes de hablar».
–Pues mira, ¡qué ocasión desperdiciada de que te pegaran un tiro! –remató Carmen.
Así es Carmen Hernández: seca, rotunda y sin contemplaciones. Esta soriana de Ólvega, criada en Tudela (Navarra), puede ser la mujer más desagradable del mundo, pero lo que es innegable es que es el `cerebro´ o, mejor, el `alma´ de la realidad eclesial (se niegan a definirse como movimiento u organización) más potente dentro de la Iglesia católica en los últimos 40 años" (fuente: http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=16386).

A lo mejor en el libro Drake desvela alguna información interesante -por novedosa- de la santa súbito del Camino, pero lo cierto es que su artículo no aporta nada que no se supiera antes. Conociendo a Carmen, a lo mejor es que no dio su brazo a torcer y la periodista tuvo que hacer un refrito de las distintas intervenciones públicas de la Suprema hasta la fecha.
Entre ellas, esas que hacen referencia a su visión, revelación o kenosis (según Drake) o alucinación (según yo misma, sin ser psiquiatra pero habiendo conocido de primera mano a personas con esquizofrenia que también tenían este tipo de visiones o revelaciones).
Estando Carmen de ejercicios espirituales en Javier (Navarra), cuna de San Francisco Javier, misionero jesuita, una noche se fue a dormir pensando en la negación de Jesucristo por Pedro. Esto fue lo que sucedió, según sus propias palabras:

"Y el Señor, a través de una visión, de un sueño fantasioso o como prefiráis llamarlo, me hizo una aparición y me dijo: `Tú sígueme´. `¡Pues te sigo!´, le dije. Entonces salí por la ventana y empecé un descendimiento. Viví una sensación parecida a la de caerte en el vacío sin paracaídas. Y Jesucristo me decía: `¿Pero no decías que me querías seguir?´. Y yo le contestaba: `Sí, sí´."
Tres cosas quiero destacar: 
1. "Visión-sueño fantasioso-o como prefiráis llamarlo-aparición". Esto es sublime. Es para enmarcarlo. Carmen no dijo haber tenido un sueño, que sería lo que cualquier persona normal habría relatado después de haber ido a la cama a dormir y, como es natural, haberse quedado dormida. Cualquier persona como tú o como yo, en su sano juicio y con plenas facultades mentales, habríamos interpretado solo éso: tuve un sueño. Pero no. 
Carmen no tuvo un sueño normal. En todo caso, ella lo valora como un sueño fantasioso, que no sabemos si es un tipo de sueño distinto a todos los demás, pues no hay sueños reales y sueños fantasiosos. Hay sueños y punto. Como diría nuestro Calderón de la Barca: "y los sueños, sueños son". 
Carmen, la Suprema, añade su pizca de sal: "o como prefiráis llamarlo". Vamos, que le importa tres pepinos si quien la escucha lo califica de blanco o de negro, que da lo mismo con qué palabra quiera nadie catalogarlo porque ella lo tiene clarísimo: "el Señor me hizo una aparición". Asunto zanjado. 

2. ¿En qué consistió la aparición del Señor a Carmen? Según ella ambos hablaron, es decir, ambos interactuaron, hubo intercambio de mensajes verbales: que me sigas, que te sigo...que me tiro ventana abajo, que desciendo...y atención: "Viví una sensación parecida a la de caerte en el vacío, sin paracaídas". 
Cualquier persona normal puede experimentar la sensación de caer al vacío durante determinadas fases del sueño. Parece ser que esa sensación está relacionada con un pequeño desfase entre los sistemas vestibular y el cinestésico. Es algo bastante común.
Una explicación sencilla, ligera, sin grandes requerimientos científicos previos, sobre dicho fenómeno puede encontrarse aquí.  También en la Wikipedia puede leerse sobre el fenómeno conocido como parálisis del sueño

Parece mentira que Carmen, la científica, fuese tan poco racional cuando de sus propias experiencias subjetivas se trataba. En realidad, la falta de rigor y la escasa autocrítica son constantes en la vida de Kiko y Carmen. Capaces de diseñar y perfeccionar los escrutinios que se llevan a cabo en el Camino para someter la vida de los demás al más terrible y humillante examen público en busca de sombras y dudas, resulta que ambos líderes se han mostrado siempre incapaces de analizar siquiera desde el más puro sentido común sus visiones y milagros. Patético.
Aquí no hay voces de ultratumba que estudiar, ni fenómenos extraños ni sucesos paranormales. Nada de nada. La Iglesia lo va a tener muy fácil si finalmente se inicia un proceso oficial de canonización, trámite meramente burocrático del que Kiko y los suyos prescinden olímpicamente, tal como ya hemos comentado en otros post, porque "Carmen es una santa de categoría superior" (Kiko dixit).
Carmen era así de -¿cómo decirlo con educación?- campechana, sin interés por las ceremonias y formulismos. Ella ve al Señor, que se le aparece, y no pierde ni medio minuto en describirlo. No suena su experiencia a lo que otros santos y santas narran después de tener un encuentro supranatural con Jesucristo. El misticismo de Carmen es llamativamente ramplón en ese sentido. 

Vayamos por fin al desenlace de la escena que Carmen nos describe: 
"Entonces noté cómo, cuando aceptas seguirlo, empieza un cambio radical, empieza un ascenso. Yo soy muy devota de la Ascensión porque la he vivido en mi propia carne. Entrar en una ascensión no tiene comparación con ningún goce sexual; es algo que sabe a eternidad; es entrar en Dios. Yo lo único que podía decir en ese momento era: `¡Basta, Señor, basta!"
La Ascensión del Señor a los cielos es un dogma de la fe católica que fue aprobado por el Papa Pío XII mediante la Constitución Munificentisimus Deus el 1 de noviembre de 1950. 
O sea, que Carmen ha despotricado por activa y por pasiva de toda la historia de la Iglesia hasta el Vaticano II, ha criticado y despedazado a los beatorros de misa de 12 que rezan el Rosario y sienten devoción por el Sagrado Corazón de Jesús y similares y resulta que se declaraba "muy devota" de la Ascensión porque tuvo "un sueño fantasioso o como queráis llamarlo" (sic) que ella interpretó como la vivencia de la ascensión en su propio pellejo. 

No hay coherencia ni intelectual ni espiritual en Carmen. No se puede estar contra la devoción del Sagrado Corazón de Jesús y en cambio ser la devota number one de la Ascensión. No se puede estar contra el rezo del Rosario y en cambio ser la devota number one recitando el Shemá Israel, oración judía que por ahora no forma parte de las oraciones católicas contenidas en el Catecismo de la Iglesia. 
Carmen era devota de lo que a ella le parecía digno de devoción porque sí, igual que no era devota de otras cosas porque no le daba la gana. Y punto. Es algo típico en personas tan drásticas y extremistas. Carmen tan pronto insultaba a un cardenal en el Vaticano porque no era partidario del Camino que exigía a todo neocatecumenal obediencia absoluta hacia su persona como primera catequista del mundo mundial.  Capaz de dar coces verbales a cualquier pobrecillo que se le pusiera por delante, se derretía hablando de no sé qué crucifijo románico de un museo perdido en no sé qué ciudad.
Pura contradicción y pura incoherencia. Exactamente como la que demuestra en su experiencia de SU ascensión. La compara con la vivencia de la eternidad, de la plenitud de Dios, por supuesto muchísimo mejor que el goce sexual. Señora mía, ¡si Vd. no experimentó en su vida el goce sexual! Es como si yo describo algo como siendo mucho mejor que el subidón que ofrece la cocaína, sustancia que no he probado en mi vida y que espero no probar jamás. Por favor, seamos un poco rigurosos. 
Tampoco me parece creíble su actitud de "basta, Señor, basta", como si Dios fuera un bromista travieso al que ella, tan recatada, tiene que parar los pies. ¿No decía que estaba gozando? Entonces, ¿por qué le pide que cese? ¿Es algo cómun que los santos y santas que han experimentado el gozo místico le pidieran a Dios que cesara dicha experiencia? Me temo que ahí hay otra grave contradicción. 
¿Qué pensar, pues, de alguien que opina de lo que no ha vivido y toma como experiencia mística sobrenatural un sueño? ¿Por qué tragarse a esta señora como profetisa? ¿Por qué tragarse la campaña de marketing organizada por Kiko y sus neocatecumenales para venderla como "santa subito ipso facto"? 

Doña Carmen Hernández fue un ser peculiar, eso no lo niego, que encontró a otro ser tan o más peculiar que ella, Don Francisco José Gómez Argüello. Ambos eran -el uno para el otro- la horma de su zapato. Volvamos al artículo de Virginia Drake:
"A Carmen, que representaba la parte más ‘progresista’ de la Iglesia al respaldar en aquellos años el Concilio Vaticano II, Kiko le pareció "un rancio", pero cuando él mencionó lo de mandar itinerantes a otros países, le empezó a interesar el discurso. "Yo ya había hecho eso con los jesuitas, cuando íbamos de dos en dos, sin dinero… Y pensaba: ‘Yo quiero una misión de evangelización y Kiko quiere hacer comunidades. Esto puede funcionar’". Así es como, en 1967, Carmen y Kiko empiezan a impartir catequesis en el cinturón más deprimido de la ciudad. Con todo, la pareja no habría sobrevivido sin un mediador: el arzobispo de Madrid, monseñor Casimiro Morcillo" (fuente: http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=16386).
Para mí no hay duda alguna: "Dios los cría y ellos se juntan", como dice el refrán. Dos emprendedores de lo espiritual que se encuentran y montan un lío. O sea, dos liantes. Carmen, la ricachona monja desobediente que justifica su expulsión de la orden a la que pertenecía como la voluntad de Dios. Kiko, un eterno adolescente pijo que se aburre de su vida burguesa y necesita ser líder en una especie de Woodstock religioso en la España franquista. 

Para mí, el verdadero milagro habría sido que Kiko hubiera ido en pos de una Teresa de Calcuta. Y que Carmen se hubiera quedado en un convento perdido de España haciendo croquetas como una don nadie, sin pena ni gloria en el mundo terrenal. Pero que dos personalidades como las suyas -tan fuera del límite de lo convencional- hayan proyectado algo que se sale de lo normal a mí no me sorprende tanto. Esta extraña pareja ha sabido estar en el momento oportuno cerca de las personas oportunas. Nada más. 

martes, 20 de junio de 2017

Paso del shemá (XXIII)




«Jesucristo ha venido precisamente para cumplir este shemá, porque esta es la verdad. Cuando vosotros habéis hecho el primer escrutinio bautismal el obispo os ha preguntado: ¿Qué buscas aquí? Después de dos años de precatecumenado, ¿qué buscas aquí? Y vosotros habéis contestado: buscamos la fe, hemos descubierto que no teníamos fe
Supongamos que el camino fuera para los alejados. En tal caso se podían ahorrar los años de precatecumenado, puesto que los alejados tienen clarísimo desde el principio que no tienen fe, por eso son alejados. Luego no precisan tiempo para descubrirlo, ya lo saben.
En consecuencia, queda la opción de que el CNC no es para los alejados sino para los cercanos, los que han recibido la fe de sus padres, los que proceden de las misas de 12, los que han colaborado toda su vida en la parroquia… Es a estos a los que se dirige el precatecumenado para hacerles apostatar de todo lo anterior, como si no valiese nada.
«A continuación os ha preguntado: ¿Para ti qué es la fe? ¿Qué te da la fe? Vosotros habéis dicho: la fe me da la vida eterna. El obispo entonces ha dicho: si quieres tener la vida eterna, shemá, escucha: AMARÁS AL SEÑOR DIOS CON TODO TU CORAZÓN, CON TODA TU MENTE, CON TODAS TUS FUERZAS Y AL PRÓJIMO COMO A TI MISMO. Que es lo que el padrino dijo por vosotros en vuestro Bautismo cuando erais pequeños y que habéis renovado de adultos en este rito del primer escrutinio bautismal, que es la fórmula que la Iglesia os ha puesto delante; es fortísimo haber recibido de Dios esta revelación.
Cuando Dios toma a Abraham para hacer con él una historia de salvación, para iniciar la historia de TU salvación, dado que tu salvación pasa por Abraham: si Abraham no hubiese nacido tú no estarías aquí»
Puede que en el kikismo sea más importante el nacimiento de Abraham que el de Cristo Jesús.
«Después que la Biblia presenta en los once primeros capítulos la degeneración, todo el pecado de Adán contra Dios, la separación de Adán de Dios provoca también la separación entre los hermanos, con Caín, y después el pecado de toda la humanidad inunda toda la tierra, etc.; después de haber presentado este drama tremendo que es la separación de la humanidad de Dios, como un preámbulo a la historia de salvación que Dios inicia con Abraham, por tanto, hermanos, cuando Dios elige a Abraham, Abraham es un politeísta; vive más allá del río, es un arameo errante, politeísta; no conoce a este Dios, este Yahvé, Abraham es un tipo religioso que, como todos los pueblos religiosos, tiene muchos ídolos. En aquella época lo más fácil era descubrir que existen diferentes potencias de la naturaleza: la fuente de la fertilidad, el poder de la lluvia… muchos de estos aspectos de la religiosidad natural se encuentran en muchas iglesias rurales, en tantos santos, uno sirve para curar alguna enfermedad, otro para otra cosa, etc.; y cada dios tiene su templo, tiene sus ritos, tiene sus seguidores, como nosotros hoy tenemos estos santuarios que cuentan con sus propios adeptos, que dicen que la imagen ha hecho muchos milagros y apariciones.»
El "santuario" del CNC... con permiso de la casa familiar del que no tiene espaldas, que también se visita a ver si cura algo
Se debe de referir al “santuario” de Karmele Adidas, porque en el kikismo no hay muchos santos, sino sólo ella, que lo cura todo: a la hija que está en coma mientras el padre se aburre viendo la TV, al homosexual que ni quiere ni puede dejar de ser homosecual y al que se ponga a tiro.
«Siempre, en todas las religiones e incluso en la misma Roma ha habido unos templos más famosos que otros, con dioses más poderosos, que hacían más milagros que los demás, había curaciones, etc. Entonces, cuando Abraham es llamado por Dios, pese a que Abraham es un politeísta. Dios no le dice –porque Abraham no lo entendería- yo soy el único Dios, los otros dioses no son dioses, no existen; no, Dios le dice sólo que Él es más poderoso que los otros dioses, que Él le dará lo que los otros dioses no le han dado.»
En el kikismo deben ser politeistas, por eso cuentan que hay otros dioses que hacían milagros y curaciones...
«Pero después que Dios ha recorrido un camino con Abraham, ha hecho una historia de salvación y le ha hecho salir de Egipto y le ha llevado al Sinaí, ha llevado a los descendientes de Abraham a Egipto para hacer una alianza con ellos, ahora que el pueblo puede entender verdaderamente es cuando Dios se revela con más potencia –hay una gradualidad en la revelación- y dice: escucha, Israel, shemá Israel. Yo soy el único Dios. También te lo dice a ti, hermano mío: porque cuanto tu entraste en la comunidad también tú eras un politeísta y para ti la verdad, la vida estaba en el trabajo, en la familia, en tu autoafirmación personal, en tus hijos, en la sociedad, en el automóvil, en tantísimas cosas; en estas cosas te has buscado, y les has pedido la vida, la felicidad; en la primera catequesis que escuchaste no te dijeron que todas esas cosas no te pueden dar la felicidad, no se te dijo –nosotros no te lo dijimos- nosotros te dijimos que tal vez, aunque tuvieras todas esas cosas, no eras verdaderamente feliz y que tal vez nosotros te pudiésemos dar un poco de la felicidad que te faltaba, ¿correcto?»
Dios no está ni se le espera. Ellos solos se auto-otorgan la capacidad de dar lo que no tienen. Como los falsos profetas.
«Así habéis ido caminando y entre las muchas cosas que teníais –la familia, el trabajo, etc.- teníais también la comunidad. En este punto del camino, después de cuatro años, las cosas han cambiado un poco porque ahora estás convencido de que las cosas no te dan para nada la felicidad.»
En el CNC las cosas suceden “por magia”. Da igual la edad que tengas, da igual que seas hijo del Camino o no, que seas presbítero o diácono: anatema seas si no asumes que toda tu vida has sido un idólatra, pidiendo la vida a las cosas y que nada te podía sacar de esa idolatría más que la comunidad. Cuatro años de sillas voladoras son el hechizo mágico que permite que ahora estés convencido de que las cosas no dan la felicidad. De ninguna otra forma podrías haberlo descubierto.
«Ahora el Señor te puede decir: escucha Israel: yo soy el único, los otros no son dioses. Por eso, como alguien dijo: ¿volver atrás? ¿a dónde podríamos ir ahora? Porque antes sí habría dejado la comunidad por el trabajo y por tantas cosas en las que buscaba la vida, pero ahora… ¿a dónde ir? He comprendido que las demás cosas no son dios, no me pueden dar la felicidad que he visto aquí.»
Uno que llevaba aprendida la lección para caerle en gracia al kikotista.

domingo, 18 de junio de 2017

¿Pagará la UCAM las deudas del Camino?



Reproducción del escrito elaborado por docentes de la UCAM, titulado ‘La precariedad laboral docente es una de las señas de identidad que definen a la UCAM’.

Es curioso contemplar como multitud de instituciones católicas se afanan en defender los “valores cristianos”, significando que la solidaridad, la bondad, el bien común…debieran ser la manera de actuar por la que todos y todas debiéramos apostar. Sin embargo, en cuanto les es posible, contradicen de manera flagrante y descabellada estos principios por los que dicen apostar.

Una novicia de "categoría superior" que no fue docente
En lo que se refiere a la Universidad Católica San Antonio de Murcia, hay que significar que pese a los importantísimos ingresos que reciben gracias a las matrículas de sus alumnos, cifras desorbitadas que se miden en millones de euros, las medidas de sus gestores hacia sus trabajadores (en este caso hacia los docentes) van encaminadas a una continua explotación y desprofesionalización de los mismos. No en vano, la última directriz de éstos va encaminada a que los docentes tengan que “manejar” una cantidad de alumnos por aula y una cantidad de asignaturas (para cumplir la ya de por sí desorbitada cantidad de créditos de su docencia) difícilmente abordables, al menos, con un mínimo de calidad y dignidad pedagógica y profesional.

Debe ser, que en el caso de esta institución neocatecumenal el ‘Primer escrutinio bautismal o Primo paso’, que ilumina a este movimiento eclesial sobre el significado cristiano del sufrimiento y la cruz, y su relación con los “afectos” y con los bienes, es aplicado solo para sus trabajadores y en ninguna medida para ellos, quienes se reparten el pastel bajo la salvaguarda de una Fundación.

Dicho ‘Primo paso’, dice lo siguiente:

Jesús exhorta a sus discípulos a preferirle a Él respecto a todo y a todos y les propone “renunciar a todos sus bienes” (Lc 14, 33) por Él y por el Evangelio (cf Mc 8, 35). Poco antes de su pasión les mostró como ejemplo la pobre viuda de Jerusalén que, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir (cf Lc 21, 4). El precepto del desprendimiento de las riquezas es obligatorio para entrar en el Reino de los cielos.
Catecismo 2544

El ultraliberalismo de esta institución, unido a la homofobia y el machismo que rezuman sus paredes, la convierten en un referente en lo relativo a prácticas opresoras contra aquellos que con su trabajo han hecho que esta institución tenga reconocimientos a nivel regional y nacional (aun a pesar de que muchos hubieran preferido no hacerlo. Pero no están dejando el país, quienes nos gobiernan, como para decidir dónde trabajar).

La UCAM sabe a ciencia cierta, que, teniendo en cuenta el caldo de cultivo existente a nivel socioeconómico en nuestro país, si mañana se marchan veinte doctores, pasado mañana habrá doscientos intentando trabajar y ser explotados por estos gestores cuyos principios hace tiempo que se alejaron (si alguna vez lo tuvieron) del bien común y del respeto hacia quienes han hecho crecer a esta institución, pese a la desfachatez de su gestión. Gestores, que deslumbrados por el brillo y categoría que creen les aportan de cara a la sociedad los deportistas de élite y los ruinosos equipos deportivos, se han olvidado de que gestionan una institución de enseñanza superior que cada vez ofrece un peor nivel de formación.

Hay dinero para becas, galas del deporte, primas... pero para pagar a los docentes no, y a base de recortes y más recortes, de exprimir la profesionalidad de sus profesores y su voluntad de dispensar la mejor formación a los alumnos, están abocando a la institución a confirmar su ya de por sí mala fama: una universidad donde comprar el título.

A partir de ahora, que sepan los padres que pagan las matrículas de sus hijos con dificultad o los alumnos que con mucho esfuerzo intentan mejorar su currículum estudiando en la UCAM, que la exclusividad en el trato ya no será tal, y que tendrán que compartir sus clases con 80 o 100 compañeros, dependiendo de la modalidad de estudio que elijan. Imposible que un profesor sobrecargado de docencia, trabajos fin de grado, trabajos fin de máster..., y que además no puede dejar de lado la carrera investigadora, pueda dar un trato personalizado y atender las necesidades de sus alumnos con mediana calidad.

Unas medidas encaminadas a ahorrar dinero a costa de no contratar a nuevos profesores que son necesarios para atender a la importante cantidad de alumnos que se matriculan año tras año, e intentar hacer el ahorro en no pagar a los docentes todas las tareas extras que realizan. La fórmula es magistral: más alumnos, menos profesores, igual a ganancia asegurada a costa de todos ellos.



Y algunos comentarios publicados a raíz del escrito de los docentes en laCrónica 


Enviado por Luciferio el Sáb, 10/06/2017 - 09:55
Todo el apoyo a estos compañeros valientes a pesar de su anonimato. Ya está bien de aguantar a niñatos con papas y mamas en la cúpula de la secta comprándoles títulos y encima echándolo en cara al profesor de turno. Ya está bien de que pongas una nota en el expediente a un alumno y a los meses aparezca aprobado. Ya está bien de que toreen cada vez que vas a reclamar los 10-12 créditos extra que has dado al año a pesar de haber impartido los 32 mínimos. Ya está bien que los decanos estén encima de tu investigación, juzgando sin ser ellos mismo doctores ni estar acreditados. Ya está bien de que nos obliguen a hacer un horario fijo y partido de 9 a 7, sin importar que tengas clase a la hora de comer o más allá de las 7 o un sábado. Ya está bien de impartir clase en unas aulas de casa de muñecas totalmente prefabricadas, mal acondicionadas y cargadas de alumnos quejándose. Ya está bien de vuestros discursos y comentarios neandertales machistas y homófobos, esto incluye a vuestros invitados como Rouco Varela: la mayoría de docentes son mujeres y en vuestra plantilla tenéis gays y lesbianas, pero eso no importa para atacarlo. Ya está bien Señor Mendoza e hijos, ya está bien.

Enviado por García el Sáb, 10/06/2017 - 13:52
Para colmo, es vergonzoso que este año suban 500€ a todas las carreras, sin pensar en gente que viene de fuera a cursar unos estudios, teniendo que costearse un piso fuera de su lugar de residencia, al igual que personas que trabajan para poder pagarse unos estudios y así seguir aumentando su formación.
Señor Mendoza, hay que pensar un poquito más en los "humanos" y no mirar por uno mismo, forrado de billetes y siempre queriendo más.

Enviado por Alumno el Sáb, 10/06/2017 - 14:13
El máximo apoyo para los profesores de parte de un alumno indignado por los tratos de la universidad en este último año. Los alumnos nos sentimos engañados y estafados tras entrar en una carrera informándonos de un precio fijo de 20.000€, que por supuesto la universidad se negó a dejar por escrito y ahora nos suben 500€ la matricula, cuando muchos no podemos hacer frente a ese precio (aquí la humanidad no importa nada), añadiendo que no la van a subir más en los próximos años, pero nuevamente no quieren dejar nada por escrito. Es indignante que tras pagar 5000€ por alumno tengamos un solo microondas para toda la universidad, una reprografía y cafetería que cierran temprano y por no hablar de los altos precios de esta para ser un campus universitario. No me siento identificado con la parte de que los alumnos compran los títulos, pero si es cierto que hay alumnos que de forma mágica aprueban las asignaturas. Pienso que la universidad se ha olvidado de lo que es y le da más importancia a los deportes que a la propia enseñanza.

Enviado por octubre lorca el Sáb, 10/06/2017 - 23:31
Soy alumno de la Ucam. Muy a mi pesar lo que denuncian los profesores es totalmente cierto.
Si bien en algunas titulaciones aún quedan resquicios de calidad educativa, la masificación de las aulas por un lado y la carga docente que sufren los profesores se están cargando esta universidad. La universidad sea privada o pública debe de estar para formar personas no convertirse en una empresa cuyos únicos objetivos sean la generación de beneficios y el patrocinio por puro marketing del equipo de fútbol y de deportistas de élite.

Enviado por Carmen Lopez el Dom, 11/06/2017 - 12:15
¿Que la UCAM es una especie de academia de tercera a precio de habitación en el Palace?, vaya novedad. Toda Murcia sabe qué es la UCAM y a qué se va. Como le oí a unos alumnos de instituto, está la "universidad de verdad", o sea "la pública", y "la otra"... la UCAM. Siento que los alumnos se sientan ofendidísimos, pero el nivel que tenéis es el que tenéis, alumnos que no aprueban en la UPCT se pasan a la UCAM, porque al final a papá y a mamá le sale por el mismo precio tenerlos en Cartagena que en Guadalupe y en la UCAM, al menos, aprueban, así de simple...
Que es asqueroso, claro, cómo no va a serlo la hipocresía de estos grandes cristianos, pero ¿quien y cómo se da clase en la UCAM?.... pues la mayor parte elegidos a dedo y con una calidad en los temarios pésima porque los nenes tienen que aprobar, que para eso pagan.
No sé yo si está bien morder la mano que da de comer, aunque de comer tan mal...

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguir CruxSancta por Email