miércoles, 13 de octubre de 2021

Del mamotreto de los dichos de Carmen (XII)

 

Poner orden en el follón de sinsentidos que son los discursos carmelitanos no es tarea fácil, pero un posible esquema podría ser el siguiente:

Primero Carmen postula que Dios no ha dejado abandonado al ser humano, su creación estrella y estrellada, sino que a lo largo de la historia trata de guiarlo. Ahora bien, resulta el hombre es libre.

«Resulta que la experiencia más grande que Dios nos ha dado es la libertad, que no está todo ordenado por Dios desde un laboratorio, sino que ha lanzado el universo a la libertad y en esa libertad que podría faltarle todo… Somos libres, el hombre no entra forzado. Libres, libres, hasta el niño más pequeño, hasta el que está loco mental, en el fondo siempre tiene el hombre la libertad que es el don más grande con que Dios ha creado todo el universo. Y esta antena de libertad, esta posibilidad está en el hombre, en nosotros» (Mamotreto de dichos de Carmen, p. 56).

Y la libertad, según Carmen, es un peligro y pone en riesgo todo el plan divino.

«Habacuc se pregunta ¿dónde esta esté Dios? Y dice que lo maravilloso es que Dios ha implantado una victoria final, porque Dios cuando ha hecho al hombre libre ha metido un factor de riesgo en el universo, que no puede ya casi ni prever lo que va a hacer el hombre, y ha marcado la victoria final, ya dejando al hombre actuar libre, sin embargo, ha vencido ya al mundo la Victoria de Jesucristo» (Ibid., p. 91).

En ejercicio de su libertad soberana no condicionada por ningún kikotista, el ser humano investiga, progresa, analiza, avanza… Y da igual lo que haga y con qué intención lo haga que Carmen siempre concluirá que los sistemas políticos y la sociedad están fatal porque se han sometido a Mammon, al ídolo de la avaricia y el afán de dinero.

Y la consecuencia de adorar al dinero es el sufrimiento.

«No hay todavía ninguna política, ninguna técnica ni nadie que tenga una respuesta al problema del sufrimiento y de la muerte» (Ibid.).

«Todo esto os lo digo nada más que para que os quitéis la idea de que estos preceptos y mandatos están tratando de constreñirnos. Por eso, por más que el mundo quiera inventar otras leyes, esta Torá, las leyes de la vida, está inmersa en el corazón de cada hombre. Por más que quieran canonizar el adulterio, el aborto y todas estas cosas, son caminos que conducen a la muerte, son frutos de muerte. Y ves que todos los que los lo viven están condenados a la muerte, no tienen ninguna felicidad porque excluyen los caminos de vida que Dios dio a Israel» (Ibid. p 70).

«Lo que pasa es que nuestra historia, que ha echado a Dios de en medio, se construye su decálogo, como veis en los periódicos que ponen a toda plana: decálogo de Felipe González; estos decálogos están circulando por el mundo entero, porque además los cientos de curas secularizados son periodistas y utilizan el lenguaje que aprendieron» (Ibid. p. 111).

«El problema es siembre el dinero, “por eso no podéis servir a Dios y al dinero”, y se lo dice, no a los políticos sino a nosotros mismos. ¿Queréis ser felices de verdad? Rechazad la idolatría» (Ibid. p. 554).

Aunque en este tema, como en todos, Carmen se contradice y unas veces la cruz es consecuencia de no escuchar a Dios y otras veces es imprescindible para encontrar a Dios.

«El problema que tenemos siempre es el mismo que está escrito en los Evangelios, que era lo que yo quería decir, que tenemos siempre la tentación de decirle a Jesucristo: “desciende de la cruz y creeremos en ti”. Esto os lo dejo para que lo penséis bien, cuando se presenta la cruz en nuestra vida y se ofusca todo, y, sin embargo, es ésta la luz que llevamos a la historia de hoy y que no puede dar explicaciones racionales ni la ciencia ni las filosofías ni nadie. La cruz que se alza ante la vida de cada hombre y la oscuridad y el problema de la muerte, que es el que ha atravesado Él entrando en ella» (Ibid., p.157).

«Parece que aquí nosotros esta mañana no hacemos nada, yo le estaba diciendo a Kiko: parece que el universo circula por una parte y nosotros aquí, con nuestros cuatro pecadillos más o menos estamos aquí a no sé qué. Y, sin embargo, en medio de estos cataclismos mundiales, ¿Dónde está Dios? ¿Ha desaparecido Dios de la Tierra? Es el grito que Jesucristo dice en la cruz: “Dios mío, Dios mío ¿Por qué me has abandonado?, ¿Dónde está este Dios que dirige el universo? Por eso, la pregunta que hace el ateísmo es la respuesta a esta pregunta. Y la respuesta que da el cristianismo pasa por la cruz. Ninguna crítica puede hacer más grande el socialismo ni el marxismo a la Iglesia, que el mismo Crucificado. Éste es el que viene hoy dentro de nuestro corazón, a nosotros, a poner en contestación a la Iglesia […] Aquí no estamos nosotros para nuestra salvación personal; salimos ya de un cristianismo individualista y egoísta y estúpido que no pasa nunca por la cruz, para entrar en una misión que tenemos en la historia, que es llevar al mundo la reconciliación y el perdón de los pecados. Una cosa que suena así estúpida, porque hoy el pecado no existe. ¿Sabéis por qué no existe el pecado? Porque existe el mal. Todo el mundo abre la televisión y se ve el mal en el mundo, un mal trágico y universal y despersonalizado, que nos lleva al fatalismo. Mientras que el cristianismo, sí, habla de un mal, pero habla también de una libertad del hombre. El mundo de hoy lo más que llega a individualizar el mal es en una estructura concretizada: en el marxismo para unos, en el capitalismo para otros. Pero este mal lleva a la desesperación» (Ibid., p. 78).

Tan fresca se queda después de renegar de ese “cristianismo egoísta y estúpido” del que ella ha salido.

«Estos misiles están instalados en la célula misma de la existencia y de la vida, que es todo este misterio al interior del ser, que también lo tenemos amenazado por todas partes, a los viejos con la eutanasia, al nacimiento con todo este follón genético que se está planteando y con el aborto. Os digo una cosa: si queréis dejar de sufrir, aceptar el sufrir y echaros en las manos de alguien que es infinito y que se ha manifestado: YO SOY. Lancémonos a aceptar la muerte y el sufrimiento, porque a este misterio que nadie responde en la historia le ha dado respuesta la Resurrección del Señor, que es la Vida y la llamada al hombre a realizarse en lo infinito, en Dios mismo. Figúrate si esta solución te la da a ti las cuatro perras que tienes en el banco, o el trabajo. Es una aventura a la que llama Dios en la Historia. Y lo grande es que, siendo todo una obra de Dios, llame al hombre a ser libre en esta obra, a poder participar o no participar. Todo depende de Dios y todo depende de ti, otro misterio más gordo todavía que no se puede explicar con la universidad ni con los razonamientos» (Ibid.).

«Yo pienso siempre que ante el sufrimiento no puede explicarlo ni la psicología ni la sociología ni nadie. Y el sufrimiento, como es el libro de Job, los mismos problemas que tiene Job se levantan siempre en el corazón del hombre: ¿Quién me podrá a mi explicar por qué el sufrimiento y por qué la injusticia? Y por mucho que vienen los compañeros de Job a explicarle con filosofías, con religiones, con argumentos, en el fondo no le convence ninguno hasta que aparece Dios mismo. Cuando mira la cruz: abofeteado, hecho el último, maltratado, hombre de dolores, conocedor de todos los sufrimientos, uno queda satisfecho, sabe que responde a los problemas del hombre; no necesita ya explicaciones» (Ibid. p. 105).

A mí la cruz no me explica ni el sufrimiento ni la injusticia, solo me dice que el mismo Dios se sometió al sufrimiento y a la injusticia que su criatura, en su libertad, le impuso.

«Yo, al papa, le decía: Padre, ¿Vd. no sufre? Yo estoy sufriendo mucho… ante el misterio del sufrimiento, ya solamente el físico, nuestra generación para no verlo prefiere que desaparezca cuanto antes. El misterio del sufrimiento que relativiza todas las conquistas de todos nuestros laboratorios y todos nuestros cerebros electrónicos. Estamos en una aventura en el universo que es infinita, y que no tenemos más que la libertad de podernos echar por la ventana a lo infinito. Que para mí es esta respuesta: que el cristianismo pueda haber creado en el corazón del hombre los cuatro evangelios, que presentan al hombre una ventana donde echarse a la Resurrección, esta Luz Pascual es lo que te puede librar a ti de todas tus preocupaciones. Todavía no ha dado la historia, por muchos intentos que ha hecho, ni nuestra generación tiene una respuesta al problema del sufrimiento. Yo, en los momentos en los que he sufrido bastante, y que no hay ninguna respuesta, digo: A mí me bastaría solamente que Dios existiera y que por lo tanto sabe quién soy, a dónde voy y el porqué del sufrimiento. Porque no hay respuesta al sufrimiento. Solamente tenemos una respuesta, que es que del sufrimiento pueda salir la felicidad, que de la muerte pueda salir la vida» (Ibid. p. 143).

¿No decía antes que la respuesta estaba en la cruz? ¿No decía también que el sufrimiento es la consecuencia de la idolatría? Incoherencias carmelitanas, ya avisé.

12 comentarios:

  1. Carmen:
    "Yo, al papa, le decía: Padre, ¿Vd. no sufre? Yo estoy sufriendo mucho… ante el misterio del sufrimiento, ya solamente el físico, nuestra generación para no verlo prefiere que desaparezca cuanto antes"

    También kiko quería que un Papa desapareciera cuanto antes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, como es tan sensible, Kiko sufría tanto que prefería ver desaparecer al Papa cuanto antes para dejar de sufrir.

      Eliminar
    2. Kk no acepta el sufrimiento, salvo si quienes sufren son los demás, no él.

      Eliminar
  2. Kiko:
    "Pero, gracias a Dios, yo decía: Lo único que nos podrá salvar es que muera el Papa y así “parao” porque estábamos ya perdidos. Y no ha muerto, pero se dimi… dimitió. Pues gracias a Dios"

    ResponderEliminar
  3. Esta gentuza siempre se contradice, en una de las más aberrantes catequesis del inicio, los mal llamados catequistas enseñan con desparpajo y una ambigüedad alucinante que la culpa de la caída de Adán y Eva la tuvo Dios por ser el creador de todo incluido el diablo el tentador. Oír la forma como predican tal catequesis es de locos, al final con semejante y torcida enseñanza al ser humano le anulan el libre albedrío ya que Dios es el responsable de todo.

    Pero sin embargo Carmen viene en el tema de esta entrada a hablar de la libertad del hombre..... Vaya que la Iglesia tiene que revisar pronto las novedosas ideologías anticristianas del cn. El cn le hace creer a la Iglesia Católica que transmite su sana doctrina pero la realidad es otra.

    Las consecuencias de estas retorcidas catequesis es ver generaciones de catecumenos haciéndole apología al pecado y con la convicción de que detrás de todo hasta de los pecados está la responsabilidad y la voluntad de Dios, y van trompeteando con soberbia y orgullo: el camino no es para caridades y esas cositas de beatorros religiosos rezanderos buenazos de misa de 12, el camino es para pecadores y malvados y Dios los quiere así.

    ResponderEliminar
  4. No olvidéis anotar el sofisma que esos bellacos kikotistas también trasmiten:"Como Dios se siente culpable de la caída del ser humano entonces envía a su Hijo para enmendar su error"
    Mirad, no sólo son sofismas, son también herejías.

    (Y LA IGLESIANO HACE NADA)

    ResponderEliminar
  5. La Universidad Francisco de Vitoria investirá doctores honoris causa a Kiko Argüello y al rabino David Shlomo Rosen por “poner en valor” el diálogo judío y cristiano, dice la propia universidad.
    El acto, que se celebrará el próximo 25 de octubre, “pretende poner en valor el encuentro que se ha dado entre dos personalidades, judío y cristiano, que han creído en este diálogo y han puesto su amistad al servicio del bien y la belleza”.

    “Ambos han sido protagonistas contemporáneos en los importantes avances de los últimos tiempos en el diálogo judío-cristiano, como bien muestra la sinfonía “El sufrimiento de los inocentes”, compuesta por el propio Argüello para rendir un emocionante homenaje a los inocentes de la Shoah, e interpretada en 2012 en el Avery Fisher Hall de Nueva York ante los principales representantes de la comunidad judía internacional”, dicen desde la universidad fundada por los Legionarios de Cristo.
    INFOVATICANA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esa universidad no saben al no haber estado presente que los catequistas comandados por Kiko y los itinerantes se humilla a la gente en público en los pasos, que se te obliga a romper un noviazgo porque uno de los dos no pertenezcan al Camino, que se desprecia al resto de grupos y a los feligreses por el simple hecho que no son neocatecumenales, que pensar diferente a lo que se dice en el Camino es estar con el demonio y así un largo etcétera de barbaridades....

      Eliminar
    2. ¿Tú eres consciente de la tontería que publicitas? Los "importantes avances en el diálogo cristiano-judío" resulta que se reduden a una sinfonía intragable que nadie quiere escuchar dos veces. ¿Cuánto le han pagado al que ha escrito tal majadería?

      Eliminar
  6. Así mismo toda la gestión al interior de las comunidades es desconocida para la Iglesia y si es que conocen de las barbaridades que se cometen al interior del CNC se hacen los ciegos y los sordos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo es desconocida para las haciendas locales, es, como suele decirse, movimientos en B, o sea, dinerín negro.

      Eliminar
    2. Pues ya va siendo hora de que hacienda pille y haga caer al jefe de esa mafia: Al Kikone.

      Eliminar