martes, 12 de noviembre de 2019

Reconstrucciones “made in” Camino



Un mito extendidísimo por las comunidades es el que afirma tajantemente que hay “tantos” -siempre indeterminado- matrimonios “reconstruidos” gracias al Camino.
En primer lugar, es interesante percatarse de que estos “tantos” matrimonios deben su “reconstrucción” al Camino, no a Dios, según dicen. Y dejo constancia de que coincido con quienes así dicen: mejor no echar a Dios la culpa de “tantas reconstrucciones”. Así pues, tal y como ellos mismos señalan, el responsable de la situación de “tantos” matrimonios es el Camino.
El segundo aspecto que conviene tener en cuenta es precisamente que en el Camino, por el Camino y debido al Camino se produjo un cambio en “tantos” matrimonios, cambio al que nombran “reconstrucción”. Es decir, en un momento dado, “tantos” matrimonios estaban en la situación que fuera, entonces interviene el Camino con toda su artillería y esos “tantos” matrimonios pasan a la situación de “reconstruidos”. Siempre con el Camino de por medio para que la “reconstrucción” pueda llevarse a cabo. Porque sin el Camino “no hay reconstrucción” matrimonial que valga y ningún matrimonio se “reconstruye” sin el Camino.
Bien. Ahora conviene preguntarse ¿a qué llaman “reconstrucción” en el Camino?
Voy a empezar por aclarar lo que no es.
Un matrimonio “reconstruido” por el Camino puede ser un matrimonio deshecho con cónyuges que viven bajo el mismo techo pero apenas se hablan, pueden no guardarse fidelidad, pueden traicionar sus secretos y confidencias ante toda la comunidad, pueden no soportarse, puede que no se de el perdón entre ellos. Eso no tiene importancia, ya se sabe que diosito lo permite y que, por lo tanto, no hay que escandalizarse; lo que hay que hacer es compartirlo en la comunidad.
De hecho, en el Camino adiestran para que los matrimonios expongan ante la comunidad sus trapos sucios y sus platos rotos, pues aseguran que es imprescindible sacar las dolencias a la luz para que puedan ser sanadas, con lo que dan a entender que la comunidad tiene una varita mágica sanadora de problemas de convivencia y dolencias morales.
Y por lo mismo, los matrimonios que defienden su intimidad son vistos con suspicacia.
La praxis del Camino establece que, además de las visitas de kikotistas, las convivencias de domingo son el lugar idóneo para que los matrimonios saquen sus diferencias. Recuerdo una ocasión en que uno de los matrimonios más folloneros de la comunidad se alió con los demás en contra de unos cónyuges que nunca contaban nada de su vida marital. Hubo auténtico acoso contra ellos con los manidos argumentos de siempre: No os abrís, no os dejáis ayudar, el demonio os engaña, os creéis que dais imagen de matrimonio bien avenido, pero lo que os pasa es que no sois sinceros ni con la comunidad ni con vosotros mismos…
Al final la esposa acosada se hartó y les paró los pies con acritud: ni ella ni su marido eran discutidores, cuando se enfadaban, en lugar de despacharse con palabras hirientes, preferían callar y esperar a que las aguas se calmasen, así que no podían contar peleas ni discusiones sin faltar a la verdad, porque las evitaban.
Recuerdo las miradas de incredulidad del matrimonio follonero, no entendían el respeto dentro del matrimonio. Pocas cosas hay más despreciadas en el CNC que el respeto por el otro.
Pero regreso a la pregunta que hice: ¿Cómo se mide en el Camino la “reconstrucción” de “tantos” matrimonios que no se respetan a sí mismos?
Simple. Básicamente se mide por la abundancia de hijos, cuantos más haya, más hechos concretos de “reconstrucción” acumula el matrimonio de turno. Porque seamos sinceros, que una pareja con un hijo único diga que son uno de “tantos” matrimonios “reconstruidos” por el Camino no despierta el interés de nadie, también los religiosos de misa de 12 tienen descendencia, y posiblemente en mayor cantidad. Para distinguirse, es preciso alcanzar una cantidad de hijos que haga necesario disponer de un vehículo de 7 o de 9 plazas.
Por eso la fórmula de presentación de “tantos” matrimonios “reconstruidos” por el Camino es: Somos Zutano y Mengana, tenemos 8 hijos, dos en el cielo, tres nacidos por cesárea y caminamos en la segunda comunidad de Santo Toribio.
Hay que contar tanto hijos nacidos como no nacidos porque cuanto más abultada sea la cifra, más “reconstruido” está el matrimonio. Y cuantas más hayan sido las dificultades en la gestación y alumbramiento de los hijos, más nivel adquiere esa “reconstrucción”.
 Usan a los hijos, se apropian de ellos para apuntalar “tantos” matrimonios “reconstruidos” sobre arena que si no fuese por los puntales se hundirían sin remedio. Ven a los hijos como herramientas, como medios, como algo que está en función de su matrimonio. Por eso se presentan así, sumando a los hijos como parte del matrimonio, sin darse cuenta de que destruyen el concepto familia para apuntalar mejor el de matrimonio, ponen a la familia en función del matrimonio, ellos mismos desaparecen como individuos para sostener el espejismo de un matrimonio “reconstruido” que no es sino un Frankenstein que los devora a todos, esposos e hijos.
Eso son “tantos” matrimonios “reconstruidos” por el Camino: casa edificadas sobre arena que aplastan a sus moradores.

32 comentarios:

  1. Hola Gloria, un placer leerte una vez más. Sin embargo, como siempre, no puedo estar de acuerdo contigo.

    Habrá gente que diga que su matrimonio ha sido reconstruido por Dios, y no veo problema alguno en que lo haga.

    No es ningún mito, la comunidad ayuda a las personas a poner a Dios en el centro de sus vidas, por lo que veo completamente lógico que haya matrimonios que piensen que ha sido Dios quien lo ha reconstruido.

    Por otro lado, jamás en el camino se ha negado la obra de Dios en la vida de alguien. El camino neocatecumenal solo es el medio, pero la victoria es de Jesucristo.

    Para finalizar, es lamentable que califiques a los hijos como herramientas del matrimonio. Es absurdo y patético.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los defino como trofeos. A más trofeos, más ínfulas de conversión.

      Eliminar
    2. Pero no es Gloria quien califica a los hijos como trofeos. Son los mismos matrimonios de los kikos los que lo hacen y se vanaglorian de tener uno tras otro hijo.

      Eliminar
    3. El absurdo y patético sigues siendo tu Alonso, en verdad das conceptos sin entender el argumento. No tienes remedio, y si tu cerebro no procesa normalmente el planteamiento de una situación no hay nada que hacer.

      Es como tratar de explicarte que 1+1 es igual a 2, pero tu dices que es 3 porque hay que sumarle el 0.

      Eliminar
    4. Alonso, tu nivel de imbecilidad es de campeonato del mundo...... yo tuve 5 dentro del kamino, y suscribo cada palabra de esta entrada......

      ¿Me vas a llamar mentiroso (otra vez?)..... no eres mas pendejo porque no entrenas....

      Lee, cabrón de mierda!!!

      Eliminar
    5. Alonso, hace bastante que no entro en el blog pero en la últimas pasadas que he dado veo que eres un nuevo trolito, como aquel de Rep. Dominicana,creo, del que no recuerdo el nombre
      Yo diría que eres "una medalla" de una de esas reconstrucciones...
      Para que algo se reconstruya tiene que haberse destruido antes. En el cn no se reconstruye nada, si acaso se demuele totalmente lo dañado y se "crea" un engendro-clon a imagen y semejanza de la estructura fanatico-ideológica de un desequilibrado que se cree un nuevo mesías...

      A ver cuando tengo tiempo y leo tus intervenciones porque creo que voy a levitar bastante.

      En Cristo
      Aurora

      Eliminar
    6. El Alonso este, se cree que hablamos desde el desconocimiento, desde la ignorancia...no se da cuenta que muchos llevamos más de 20 años kaminados (cuantos llevas tú, Alonso) conocemos a gente con más de 40 años en el mismo; somos gente de todas las partes del mundo y todos vemos los mismos errores y las mismas heregías y las mismas atrocidades en el Kaminito...por qué será??

      Lázaro

      Eliminar
    7. De acuerdo Rodrigo, entonces tuviste 5 hijos para exhibirlos como medallas ante los demás y poder demostrar, de algún modo, tu nivel de conversión en tus presentaciones.

      No se si te das cuenta que carece de sentido.

      Y que no pares de insultarme solo demuestra el odio que llevas dentro. Ese orgullo que tienes no te lleva a ningún lado, no has conseguido ofenderme ni una sola vez. Y no culpes de tus males a los demás, tus problemas son tuyos y la comunidad solo está para ayudar.

      No has querido esa ayuda, bueno, pues mírate cómo estás, seguro que si hubieras seguido estarías mejor, tanto tú cómo tus hijos.

      Pero claro, este blog no hace más que incrementar tu orgullo y tu odio.

      Ojalá Dios te ayude. Seguiré rezando por tí.

      Eliminar
    8. Hola Lázaro, llevo 12 años en mi comunidad.

      Eliminar
    9. Tanto Rodrigo como cualquier otro, mientras estuvo en el cnc, se acostumbró a mostrar sus trofeos, digo hijos. De eso se trata.

      Ya los tendrás tú también y harás lo mismo, para gloria de kikónides:

      "Me llamo Alonso, estoy aquí con mi mujer, Fulanita. Caminamos en la tercera Comunidad de San Agustín, estamos en el paso del Padre Nuestro y tenemos 7 hijos vivos y uno en el cielo (aplausos en la asamblea). Oséase, hace siete embarazos teníamos menos fe, ahora llevo ocho medallistas colgadas y quiero que quede constancia.

      ¿Acaso no lo has presenciado? Infinidad de veces, ¿a que sí?



      Eliminar
    10. Alejada, hace mucho dejaste la comunidad y empiezas a olvidar cosas, o al menos a imaginar. En mi vida he visto que se aplauda a nadie por tener x hijos.

      Esto es un invento vuestro con total claridad.

      Eliminar
    11. Ojalá fuese un invento, ojalá. Pero me temo que no lo es.

      Eliminar
    12. Alonso, no te respondo por Rodrigo, pero la verdad es que tu nivel de imbecilidad es inmensurable. No se si será el efecto o consecuencia de creer que vives una experiencia de un mundo de colores.

      Aquí no vas a engañar a nadie presentando una experiencia supuestamente favorable del kamino, porque eso, en realidad, no existe. El neocatecumenado es un invento kikil para vivir sin tener que trabajar, como si Jesús, el día de la ascensión hubiera dicho: "Me voy, y los dejo, para que el más vivo viva del más panda y conejo".

      Eliminar
  2. Respecto a este tema, tengo varios ejemplos cercanos, cuya reconstrucción, después de 45 años de Kamino nunca ha sido otra cosa que esa falsa apariencia de la que habla la entrada.
    Matrimonios completamente rotos con uno o dos hijos que por h o por b, conocen el neo-invento y se someten a dos cosas, el patriarcado, donde a la larga la mujer no pinta nada y los múltiples vástagos consecuencia en muchas ocasiones del desenfreno del kabeza de familia y el acate de la orden de Pezzi...los huevos vacíos y el estómago lleno, mantiene al marido.
    Mis casos cercanos son en cierta medida calcados; ellos, maltratadores de manual y ellas solo arrogantes de puertas para fuera y en sus roles de responsables-katekistas, aunque sumisas y maltratadas en casa.
    Sus hijos, los anteriores a la abducción, son "hijos de la carne", los otros "de la fe"...

    Y la reconstrucción??... dónde está, dónde se manifiesta??...en que en su momento, lo más fácil es que hubieran acabado divorciados, separados o quién sabe si algo peor y tras conocer la ponzoña Kaminera, son simplemente lo mismo, pero bendecido por Donkikón y sus secuaces.

    Lázaro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del tema patriarcal es verdad, lo he visto con mis propios ojos, además no beneficia a nadie, se enfocan en un par de escrituras y se olvidan que Jesús dijo que el que quiera ser el primero, que se ponga a servir. Por eso nunca entraré en el Camino, mi marido y yo somos felices en misa de 12.

      Eliminar
  3. No voy a entrar a valorar vuestras desgracias personales, lo lamento mucho pero estoy seguro de que no se deben al camino neocatecumal.

    En mi caso, mi familia es feliz en la comunidad, mis padres tienen una experiencia muy bonita en el camino y yo también la tengo.

    No he visto un solo atisbo de maldad o superioridad en mis catequistas. Todo lo contrario, siempre he visto que quieren ayudar y desde luego que lo hacen en muchos casos.

    El camino es una parte más de la iglesia, con un carisma concreto, y que ayuda a ser cristiano en estos tiempos tan difíciles.

    Os vendría genial volver a la comunidad, estoy seguro que os daríais cuenta de lo equivocados que estáis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, eso no te lo crees ni tu Alonso. No dices más que disparates. La gente que frecuentamos este blog, hablamos de las nefastas praxis del CNC que hemos sufrido durante más de 30 años muchos de nosotros. Y tu vienes dando kikazos con tus kikadas a gente que sabe mucho más que tu.

      Además tu mismo te delatas cuando dices que defiendes al CNC (y por ende a don kikon) pero no defiendes a la Iglesia católica de la cual formamos parte TODOS nosotros, ni defiendes a Jesucristo en el cual creemos TODOS, dices defender el Camino Neocatecumenal y solo el Camino Neocatecumenal (No puedes ser más sectario) sectario de SECTA que es lo que es el Camino Neocatecumenal.

      Lapocha

      Eliminar
    2. Jajaja Alonso, tus respuestas son de manual Kiko años ototal.
      Llevo años oyendoselas a mis suegros ( akatequistas lospata negra con casi 50 años en el invento), a los indeseables que fueron mis catequistas y en general a responsables varios y gente como nosotros, de este foro, que hemos visto la verdadera cara de la secta que es el Camino Neocatecumenal y es decirte que es MENTIRA con mayúsculas. El Kamino no construye nada, es más, lo único que hace ,si hace, es destruir
      Aparte lo que mantiene, por lo general, son indeseables, gente mala, que, acogida bajo este paraguas, aprovecha para hacer verdaderas atrocidades; yo lo he visto en directo en muchísimas ocasiones...si tú no lo ves, es simplemente porque o eres de esta gente mala o simplemente eres una abducido más, que se limita a obedecer lo que le dicen y como te parece que te va bien pues... así te va.

      Lázaro

      Eliminar
    3. Ese es su gran problema. Está sumido en su universo kikokumenal y no es capaz de ver más allá.
      Nos aconseja volver a la comunidad, no a la Iglesia ni a Cristo. No, a la comunidad. Porque para él y para todos los kks, no existe ni interesa otra cosa.

      Fue allí, en tu mundo del arco iris, donde a muchos nos extirparon la fe, Alonso. Volver sería como suicidarse.

      Disfruta tú de tu mundo idealizado mientras puedas.

      Eliminar
  4. Fuimos túnicados y catequistas, hicimos parte por 35 años del Camino, y les digo los primeros años están convencido pero empiezas a ser testigo de muchas contradicciones y maltratos contra los hermanos, al igual que la pedagogía anti-Cristiana practicada, es como caer en una ceguera y seguir adelante y no te das por enterado del engaño.

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos, este comentario que os voy a hacer es para pedir ayuda, pero no tiene nada que ver con el camino. Yo estaba en el camino, caminé unos 15 años pero actualmente no asisto a ninguna celebración. Pensamos casarnos con mi pareja (que nunca formo parte del camino), es creyente pero no practicante, y la gran diferencia es que ella apoya a los homosexuales y sus prácticas y yo no, o sea no es que no los acepte, sino que no comparto esa visión, ya que la Iglesia condena la práctica homosexual y la ideología de género. Creen que eso será problema en un futuro matrimonio? las dos posturas enfrentadas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La homosexualidad es un tema muy complicado, yo respetaría siempre su opinión y trataría de explicarle la mía con argumentos sólidos.

      Con respecto a la ideología de género fácilmente, ya que es una ideología y por ello carece de fundamentos científicos. Es una invención, nadie puede elegir sobre su sexo. Únicamente es un tema debatible en personas con malformaciones genéticas.

      Mi recomendación, si quieres casarte con ella, es poner a Dios como la base y el pilar que sustente tu matrimonio. Posturas enfrentadas tendrán en muchos temas. Yo no estoy casado, pero llevo dos años y medio de noviazgo con una preciosa mujer, que opina muy distinto a mí en muchas cosas, y sé, que cuando me case descubriré muchísimas más. Pero no me preocupa, es incluso divertido. Es como defender el camino neocatecumenal en un blog repleto de detractores, es complicado, pero se puede hacer.

      Eliminar
    2. Espero que sea un lapsus aquello de "Pensamos casarnos con mi pareja", y más bien te refieres a que piensas casarte con ella.

      Lo que explicas no tendría lugar si fueramos un poquito más tolerantes. Esa es la diferencia entre esta generación y la anterior.

      Eliminar
    3. Hola anónimo de las 9:00 Mira mientras se amen y complementen y ella solo tengs una postura de apertura hacia los homosexuales; (pero ella sea una mujer en toda la extensión de la palabra) cuál problema? Una cosa es aceptar la ideología y otra practicarla... hay un océano de diferencia.
      Sí procura practicar tu religión y que ella te acompañe, hazle ver qué Dios es tu motor y que a los hijos les vas a transmitir tu fe.
      Yo creo que tú haz visto en ella muchas cosas buenas y por eso quieres casarte para formar un hogar sólido para toda la vida. A veces lo que piensa uno a los 20 no es lo mismo a los 50.

      Con mis mejores deseos:

      Católica de misa de 12

      Eliminar
    4. Hola, anónimo. Permíteme que te haga unas preguntas, porque no logro descifrarte del todo.

      Dices que vais a casaros con ella ¿? ¿Quienes? ¿Tú y el resto de tu comunidad?

      Dices que la gran diferencia entre vosotros y ella es opinión acerca de la homosexualidad y que temes que eso lastre vuestro matrimonio ¿? ¿Habéis hablado seriamente de vuestro proyecto de vida? ¿Habéis tratado temas verdaderamente cruciales como la comunidad de bienes, la paternidad responsable, el reparto de tareas no solo domésticas sino familiares, los límites a poner a las familias, las amistades y, por supuesto, líneas rojas en prácticas sexuales?

      Me refiero a cosas básicas como separación de bienes sí o no; cuando hay que planchar, se plancha y no se espera a que lo haga ella sí o no; espaciar los embarazos sí o no y por qué; los suegros tienen derecho a opinar o se les paran los pies; perdonarías una infidelidad sí o no... Todo esto me parece mucho más aplicable a una pareja que quiere casarse, para evitar sorpresas. Pero no logro ver que impacto puedan tener las disquisiciones puramente teóricas sobre la homosexualidad en vuestros planes de boda.

      Eliminar
    5. Entiendo que "pensamos casarnos con mi pareja", significa que ambos (él y ella) lo tienen decidido.

      Por otro lado, también entiendo que él perteneció al cnc durante quince años, pero hace tiempo que lo dejó.

      En cuanto a que ella apoya a los homosexuales y sus prácticas, dudo que eso afecte en algo a su futuro matrimonio, siempre y cuando se quede en un apoyo personal e intransferible al cónyuge, si este no está de acuerdo. Y tampoco habría que obligarla a ella a aceptar la postura contraria.

      Eliminar
  6. Acabo de descubrir este blog y me he alegrado mucho. Ojalá hubiera existido cuando tomé la determinación de dejarlo. En mi caso fué después de pasar los segundos cuando me di cuenta que en el fondo es una secta. Una secta al amparo de la iglesia. Por suerte ya hace 10 años que la abandoné y pude empezar una nueva vida.
    Respecto a la entrada puedo decir que yo vi muchas parejas que hicieron las catequesis para salvar su matrimonio. Algunos lo consiguieron y otros no.
    Pero vamos, para estar así casi mejor que se hubieran separado. Era muy común en el camino decir que mi cruz es mi esposo/a y quejarse mucho de la pareja. Tantos años calentando silla y no eran capaces de ser felices.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido. Eso que escribes es lo que todos pensamos al descubrir un blog como este, que ojalá hubiésemos tenido oportunidad de leer todos estos testimonios y las verdaderas intenciones del cnc antes de haber estado ahí dentro. Nos habríamos ahorrado muchos disgustos, sufrimientos y decepciones.

      Eliminar
  7. Y que esta convivencia fin de año se pasó solo en tinto y cigarrete y un video de Obispos en la domus, mínimo contenido, comer y dormir, y para cerrar sin canto nuevo.

    ResponderEliminar
  8. Alonso, ni loca vuelvo al CNC, ya vivi en ese infierno durante más de 30 años.

    Lapocha

    ResponderEliminar
  9. Con respecto a la entrada sufrí en propias carnes el feroz ataque de los kikotistas, su misoginia, la humillación pública sólo por tener problemas de obesidad a causa del tiroides, llegaron a decirme delante de todos, que si fuese mi marido no tendría relaciones sexuales con una mujer tan gorda como yo, vivía continuamente enfrentada a mi marido, pero desde que dejamos las comunidades mi matrimonio va como la seda, nos queremos y respetamos más que nunca, y nuestros hijos lo notan y respiran aliviados de vernos tan bien avenidos, vamos a misa de 12, rezamos el rosario y las laudes juntos, cuando queremos y porque queremos no porque nos obliguen los kikotistas.

    Lapocha

    ResponderEliminar