lunes, 6 de mayo de 2019

Traditio symboli (VII)



Catequesis sobre el Evangelio (Kiko)
No tengáis miedo que seré breve, ¿eh ? Ánimo, hermanos. Esta palabra se cumple esta noche para nosotros, para todos: para mí y para vosotros. Esta palabra del ciego de nacimiento que habéis escuchado algunos, porque no todos habéis recibido todas las catequesis, la primera catequesis de todas.
Ya sabes: si te has perdido la primera kikotesis, entonces, aunque tú pienses otra cosa, no has recibido esta kikolabra, porque según su humildad solo los kikotizados la reciben.
En la primera catequesis, cuando se presentan los catequistas, hablamos de dos ciegos: decimos que el Camino Neocatecumenal tiene la imagen de dos ciegos. Uno es el ciego de Jericó, que está sentado en la calle y grita cuando pasa Jesús, grita, grita porque cree que quien pasa es el que Dios ha enviado para devolver la vista a los ciegos; y Cristo, escuchando, en un momento determinado, Cristo pasa y siente que grita con fe y la fe siempre hace que Cristo se detenga. Se detiene y dice: "Traedlo aquí: ¿qué quieres que haga por ti?", etc., ¿no? Y él dice: "¡Señor, que vea!". "Tu fe te ha salvado". Bien.
Pero nosotros decimos que tal vez este ciego... Hay tanta gente que ha entendido -después de todo, su matrimonio es así, en el trabajo va como va, la educación de los niños está como está, etc.- han entendido que la vida no puede ser esta mediocridad, esta cosa; el hombre no existe para esto, debe haber algo más; es decir, ha comenzado a comprender que no es feliz, que no… que envejece, que debe haber una solución; y tal vez vino a la catequesis porque espera, cree que aquí, en estas catequesis, Cristo va a pasar. Y está dispuesto a que, si el Señor verdaderamente pasa, a no perder el turno, a montar en este tren, porque ha comprendido muchas cosas, ha comprendido que está ciego, está cansado de llevar la mano extendida, pidiendo siempre afecto, ¡amor! Siempre pidiendo que lo estimen, que lo amen: ¡y si lo aprecian, tendrán que respetarlo! a quien se ama, se obedece; a quien se ama, se respeta; a quien se ama... ¡Siempre, siempre pidiendo amor!
Como me recuerda a Kiko, siempre exigiendo dinero y obediencia a sus súbditos, siempre pidiendo que le muestren amor.
Estamos cansados, estamos cansados de preguntar... si tu marido no te ama, si tu hijo no te saluda, si no te llama por teléfono, si no sé qué: siempre amor y, en el fondo nunca estoy satisfecho. Bien, lo dijimos en la primera catequesis.
Y como prueba fehaciente de que tanta kikotesis no sirve de nada, lo repite porque siguen “exacticamente” en el mismo punto, sin haber avanzado ni un pasito.
Pero hemos dicho que también hay otro tipo de hombre que viene a la catequesis: el que ha venido, tal vez, por curiosidad y no espera nada. Hay otro ciego en el Evangelio, uno que no pide nada, se ha acostumbrado a vivir así, se ha acostumbrado a ser ciego, se ha acostumbrado a pedir limosna, se ha habituado a su vida gris o no gris, a su coche, a su trabajo, a la televisión, para tener los menos problemas posibles; y en el fondo, tal vez no se dio cuenta, ¡es un ciego! Y como todos los ciegos, tiene que pedir limosna; ¡Como todos los ciegos no ve el amor por ninguna parte! ¿Por qué estamos ciegos? ¿Qué es lo que no vemos? Mira la mano ¿Lo único que ve el ciego qué es? Dinero, dinero: porque consideramos que el amor es el dinero. Pide dinero, como todos nosotros.
Kiko es un experto en eso de pedir dinero a cambio de nada. Vive de eso.
Y el amor para nosotros, ¿qué significa? Si te quieren, significa dinero: ¡trabaja, trabaja! El dinero es el símbolo del afecto, lo dice la psicología; Incluso la gente que no cree en Jesucristo lo dice: el dinero es el símbolo del afecto. De acuerdo. ¡Ánimo, hermanos!
¿Qué habrá querido decir con eso? ¿Qué los que sí creen en Jesucristo aman al dinero? Posiblemente solo sea una manifestación de sus traumas infantiles además de una inmensa falsedad.
Entonces, lo primero que los discípulos le dicen a Jesús, ¿qué es? Ellos ven allí a un hombre que es ciego, ha perdido los ojos o lo que sea, el ciego de nacimiento está gritando como un pobre mendicante, y lo primero que preguntan es: ¿por qué está ciego? ¿Por qué hay ciegos? ¿Por qué yo tengo vista y otro, pobrecillo, no ve nada? ¿Es un pecador? Las enfermedades de la tierra, el cáncer, la ceguera, la joroba, que uno pierda una pierna, ¿son castigos que Dios da? ¿Son castigos estas cosas que Dios hace a las personas? ¿Dios castiga a los hombres?
Es una obsesión kikista que todo mal procede de Dios, no del maligno, sino de Dios. Así de perverso es el diosito neokiko.
Y Jesús dirá que no: no es ciego por un castigo que Dios le ha dado, porque ha pecado mucho, porque... Es un ciego que ya nació así, por lo tanto, habiendo nacido de esta manera, ¿qué pecado podría haber hecho un niño que nace ciego? ¡Ya nació así! Y da esta respuesta: "Esto es así para que se manifieste en él la obra de Dios". ¿Cuál es la obra de Dios? Primera pregunta que me gustaría haceros a todos vosotros: ¿cuál es la obra de Dios que se va a manifestar? Esta es una pregunta que todos deberéis saber cómo responder, ¡porque vosotros debéis trabajar en la obra de Dios! Todos debemos trabajar en la obra de Dios. Esto es lo que dice Cristo: "Debemos hacer las obras de Aquel que me ha enviado": debemos trabajar como obreros: sois enviados, llamados por Dios al Camino Neocatecumenal para ayudar a Cristo a hacer una jornada de trabajo.
En Evangelio solo habla de un enviado: Jesucristo. Por tanto, Kiko falsea –una vez más- la palabra de Dios cuando pretende que los consumidores de kikotina son enviados y llamados a nada sino a deskikotizarse.
Él compara su venida a la tierra con un trabajador al que se le dice: "Durante el día harás este trabajo". Y mirad lo que dice Cristo: esta es mi misión, "debemos hacer el trabajo de Aquel que me envió mientras es de día, luego viene la noche y nadie puede trabajar", como diciendo: "El Padre me dijo: ve a la tierra y haz este trabajo, cumple esta tarea, ¿eh?". Entonces Cristo dice: "Mientras viva, mientras esté aquí, tenemos que trabajar en esta tarea". Mira que dijo 'debemos', no dice 'debo' trabajar; dijo 'debemos trabajar': en este 'debemos' estás tú incluido, debemos trabajar en estas obras. Trabaja en tanto que sea de día, porque se acaba el tiempo que se te ha dado para hacer este trabajo: ¡llega la noche! Es decir, el trabajador comienza a trabajar, pasan las doce en punto, la una, las tres, las cinco, y es de noche y ha terminado, ya no puede trabajar. Así que tenemos un tiempo para trabajar: mientras es de día, mientras que yo estoy con vosotros; yo soy la luz, la luz del mundo. Bien.
En minúsculas ese “yo” que está con ellos y que se arroga en falso la pretensión de ser luz. Bien no, muy mal y muy falso, muy hijo de la mentira.

1 comentario:

  1. 1) Toda su cultura religioNeokikiana fue adquirida via películas de la época. Rey de Reyes le ayudó a creerse la reencarnación de Jesucristo por la mirada de loco del prota, similar a la suya de joven: https://tienda.encristiano.com/es/peliculas-dvd/rey-de-reyes-dvd-441.html

    De la misma película "se le reveló" la nueva estética kikonográfica: http://2.bp.blogspot.com/-dC5ULyuqYv4/U0wLXM5h4jI/AAAAAAAAg2Y/DMvEI7e4Ql8/s1600/Rey+de+Reyes+Nicholas+Ray+Charles+Walters+1961+%252831%2529.BMP y hasta la foto para la santa de categoría superior: https://image.tmdb.org/t/p/original/iKbhmVcE8gTM9T9qHQ0ApyJ820x.jpg

    Con ese bagaje teológico, proponerse aliñar una catequesis sobre uno de los pasajes más difíciles y complejos de la literatura joánica, anuncia desastre, opera bufa, herejía, o las tres cosas juntas.

    2) Es hora de preguntarle "in situ" la próxima convivencia de ese paso que se celebre, al kikotista de turno, a qué viene ese pomposo, rimbombante, estrafalario, altisonante, grandilocuente, y pretencioso "Reditio Symboli" para referirse al CREDO de toda la vida (el de Trento y el del Vaticano II). Ninguno de sus "todos los Papas nos han apoyado" han usado nunca esos efluvios para el CREDO. CNC= muchos ritos, pocas nueces.

    3) Reto a cualquier Clonatoris Mater a enfrentarse a -por ejemplo- este brevísimo opúsculo sobre literatura joánica y judíos. http://www.seleccionesdeteologia.net/selecciones/llib/vol25/100/100_locher.pdf
    Justo un evangelio que muestra a los fariseos haciéndole a Jesús y al ciego, tooodo lo que los kikotistas van a hacerle a los pobres neoinocentes que osen decir que tienen fe, o que el CNC no les ha servido para nada, o que Kiko no es Dios. Poca vista el kikón pero claro, los que a esas alturas aún siguen en el grupito neokikiano, han vendido ya su alma al diablo: con tal de no bajar de comunidad dirán y harán lo que los kikotistas quieran.
    Ni tienen ya libertad, ni tienen nada ya fuera del grupito falso-parroquial. Sólo viven y necesitan que los Kikotistas de la sinagoga les griten, les insulten, lo que sea: pero que no les echen.
    La deformación mental ya está hecha. No son ya católicos, son presa de una secta.

    4) Con Jesucristo ya no son necesarios los ritos judíos para ser curado. Ni la sinagoga, ni los rabinos, ni los interrogatorios. La mentira de que Dios "castiga" al hombre con cegueras, cáncer, etc por sus pecados es DESTRUÍDA por Jesucristo.
    Y va el payaso éste, y pone ese evangelio la primera noche en que les va a seguir inculcando todo lo contrario: https://www.youtube.com/watch?v=16FYY_OAwE8

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...