viernes, 5 de octubre de 2012

Catequesis del Papa sobre la Liturgia (COMPLETA)

Aunque muchos de ustedes crean lo contrario La pagina Neocatecumenal Camineo.info hizo eco de esta catequesis del Papa, el dia de hoy 05/10/2012 desde su pagina inicial en la seccion  : La Voz del Papa:

Y dentro trató la noticia de esta manera: 




Ahora veamos la Catequesis completa del Papa y resaltaremos en verde fosforescente lo que la página Camineo.info dijo de las catequesis del Papa, y todos los demás textos negritas y letras rojas y grandes es lo que obviaron (sus razones tendrán)  de esta tremenda catequesis de Su Santidad Benedicto XVI:

Fuente: http://www.zenit.org/article-43273?l=spanish

LA LITURGIA, LUGAR DONDE VIVIR LA UNIVERSALIDAD DE LA IGLESIA


Catequesis de Benedicto XVI en la audiencia general de hoy

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 3 octubre 2012 (ZENIT.org).- La audiencia general de esta mañana ha tenido lugar a las 10,30 en la plaza de San Pedro, donde Benedicto XVI se dirigió a grupos de peregrinos y fieles llegados de Italia y de otros países. Ofrecemos las palabras pronunciadas por el papa en una catequesis centrada en la liturgia.
*****
Queridos hermanos y hermanas:
En la catequesis pasada empecé a hablar sobre una de las fuentes privilegiadas de la oración cristiana: la sagrada liturgia, que, como enseña el Catecismo de la Iglesia Católica, es “participación en la oración de Cristo, dirigida al Padre en el Espíritu Santo. En la liturgia toda oración cristiana encuentra su fuente y su fin” (n. 1073). Hoy me gustaría que nos preguntemos: ¿en mi vida, reservo un espacio suficiente para la oración y, sobre todo, que lugar tiene en mi relación con Dios, la oración litúrgica, especialmente la Santa Misa, como participación en la oración común del Cuerpo de Cristo que es la Iglesia?
Para responder a esta pregunta, primero debemos recordar que la oración es la relación viviente de los hijos de Dios con su Padre infinitamente bueno, con su Hijo Jesucristo, y con el Espíritu Santo (cf. ibid., 2565). Así que la vida de oración es estar habitualmente en presencia de Dios y tener conciencia de ello, en el vivir en relación con Dios como si viviese las relaciones habituales de nuestra vida, aquellos con los familiares más queridos, con los verdaderos amigos; de hecho, aquella con el Señor es la relación que alumbra a todas nuestras otras relaciones. Esta comunión de vida con Dios, Uno y Trino, es posible porque, mediante el Bautismo hemos sido insertados en Cristo, hemos comenzado a ser uno con Él (cf. Rom. 6,5).
De hecho, solo en Cristo podemos hablar con Dios Padre como hijos, de lo contrario no es posible, sino que en comunión con el Hijo, podemos también decir como Él dijo: "Abba". En comunión con Cristo, podemos conocer a Dios como verdadero Padre (cf. Mt. 11,27). Por esto la oración cristiana consiste en mirar de manera constante y en una forma siempre nueva a Cristo, hablar con Él, permanecer en silencio con Él, escucharlo, actuar y sufrir con Él. El cristiano descubre su verdadera identidad en Cristo, “el primogénito de toda criatura”, en quien todas las cosas subsisten (cf. Col. 1,15 ss). En el identificarme con Él, en el ser uno con Él, descubro mi identidad personal, aquella del verdadero hijo que ve a Dios como un Padre lleno de amor.
Pero no olvidemos: A Cristo lo descubrimos, lo conocemos como una persona viviente, en la Iglesia. Esta es "su cuerpo". Esta corporeidad se puede entender a partir de las palabras bíblicas sobre el hombre y sobre la mujer: los dos se harán una sola carne (cf. Gn. 2,24; Ef. 5,30ss; 1 Cor 6,16s). El vínculo indisoluble entre Cristo y la Iglesia, a través del poder unificador del amor, no niega el “tú” y el “yo”, sino que los eleva a su unidad más profunda.
Encontrar la propia identidad en Cristo significa lograr una comunión con Él, que no me anula, sino me eleva a la dignidad más alta, aquella de hijo de Dios en Cristo: “la historia de amor entre Dios y el hombre consiste, en el hecho de que esta comunión de voluntad crece en la comunión del pensamiento y del sentimiento, y por lo tanto nuestra voluntad y la de Dios coinciden cada vez más” (Encíclica Deus caritas est, 17). Orar significa elevarse a la altura de Dios a través de una necesaria y gradual transformación de nuestro ser.
Por lo tanto, participando en la liturgia, hacemos nuestro el lenguaje de la Madre Iglesia, aprendemos a hablar en ella y por ella. Naturalmente, y como ya lo he dicho, esto sucede de manera gradual, poco a poco. Tengo que sumergirme progresivamente en las palabras de la Iglesia, con mi oración, con mi vida, con mi sufrimiento, con mi alegría, con mis pensamientos. Es un camino que nos transforma.
Pienso entonces que estas reflexiones nos permiten responder a la pregunta que nos hicimos al principio: ¿cómo aprendo a orar, como crezco en mi oración? Mirando el modelo que Jesús nos enseñó, el Padre Nuestro, vemos que la primera palabra es "Padre" y la segunda es "nuestro". La respuesta, entonces, es clara: aprendo a orar, alimento mi oración, dirigiéndome a Dios como Padre y orando-con-otros, orando con la Iglesia, aceptando el regalo de sus palabras, que me resultan poco a poco familiares y ricas de sentido. El diálogo que Dios establece con cada uno de nosotros, y nosotros con Él, en la oración incluye siempre un "con"; no se puede orar a Dios de modo individualista.
En la oración litúrgica, especialmente en la Eucaristía, y --formados de la liturgia--, en cada oración no hablamos solo como individuos, sino que entramos en el "nosotros" de la Iglesia que ora. Y tenemos que transformar nuestro "yo" entrando en este "nosotros".
Me gustaría recordar otro aspecto importante. En el Catecismo de la Iglesia Católica leemos: "En la liturgia de la Nueva Alianza toda acción litúrgica, especialmente la celebración de la Eucaristía y de los sacramentos, es un encuentro entre Cristo y la Iglesia" (n. 1097); por lo que es el "Cristo total", toda la Comunidad, el Cuerpo de Cristo unido a su Cabeza, el que celebra.
La liturgia no es, pues, una especie de “auto-manifestación” de una comunidad, sino que es la salida del simple “ser uno mismo”, ser cerrado en sí mismo, y entrar en el gran banquete, entrar en la gran comunidad viviente, en la que Dios mismo nos alimenta. La liturgia implica universalidad y este carácter universal debe entrar una y otra vez en el conocimiento de todos.
La liturgia cristiana es el culto del templo universal que es Cristo Resucitado, cuyos brazos están extendidos en la cruz para atraer a todos en el abrazo del amor eterno de Dios.
Es el culto a cielo abierto. No es nunca el solo evento de una comunidad única, con su ubicación en el tiempo y en el espacio. Es importante que todo cristiano se sienta y sea realmente insertado en este “nosotros” universal, que brinda la base y el refugio al “yo”, en el Cuerpo de Cristo que es la Iglesia.
En esto debemos tener presente y aceptar la lógica de la encarnación de Dios: Él se ha hecho cercano, presente, entrando en la historia y en la naturaleza humana, convirtiéndose en uno de nosotros. Y esta presencia continúa en la Iglesia, su Cuerpo. La liturgia no es el recuerdo de acontecimientos pasados, sino que es la presencia viva del Misterio Pascual de Cristo que trasciende y une a todos los tiempos y espacios.
Si en la celebración no emerge la centralidad de Cristo, no tendremos liturgia cristiana, totalmente dependiente del Señor y sostenida por su presencia creadora. Dios actúa a través de Cristo y nosotros no podemos hacerlo si no es a través de él y en Él.
Cada día debe crecer en nosotros la convicción de que la liturgia no es nuestra, un "hacer" mío, sino que es la acción de Dios en nosotros y con nosotros.
Por lo tanto, no es el individuo --sacerdote o laico--, o el grupo que celebra la liturgia, sino que es sobre todo la acción de Dios a través de la Iglesia, que tiene su propia historia, su rica tradición y creatividad. Esta universalidad y apertura fundamental, que es característica de toda la liturgia, es una de las razones por las que esta no puede ser creada o modificada por la misma comunidad o por los expertos, sino que debe ser fiel a las formas de la Iglesia universal.
Incluso en la liturgia de la comunidad más pequeña, siempre está presente toda la Iglesia. Por esta razón no hay “extranjeros” en la comunidad litúrgica. En cada celebración litúrgica participa junta toda la Iglesia, cielo y tierra, Dios y los hombres. La liturgia cristiana, aún si se celebra en un lugar y en un espacio concreto y expresa el "sí" de una comunidad particular, es de por sí católica, viene del todo y conduce al todo, en unión con el Papa, con los obispos, con los creyentes de todos los tiempos y de todos los lugares. Cuanto más animada está una celebración por esta conciencia, tanto más fructífero es en ella el sentido auténtico de la liturgia.
Queridos amigos, la Iglesia se hace visible en muchos aspectos: en el trabajo caritativo, en proyectos misioneros, en el apostolado personal que cada cristiano debe realizar en su entorno. Pero el lugar donde se vive plenamente como Iglesia es la liturgia: esta es el acto por el que creemos que Dios entra en nuestra realidad y le podemos encontrar, le podemos tocar. Es el acto por el que entramos en contacto con Dios: Él viene a nosotros, y nosotros somos iluminados por Él. Por lo tanto, cuando en las reflexiones sobre la liturgia centramos nuestra atención solo en cómo hacerla atractiva, interesante, hermosa, corremos el riesgo de olvidar lo esencial: la liturgia se celebra por Dios y no por nosotros mismos; es obra suya; es Él el sujeto; y nosotros debemos abrirnos a Él y dejarnos guiar por Él y por su Cuerpo que es la Iglesia.
Pidamos al Señor aprender cada día a vivir la sagrada liturgia, especialmente la Celebración eucaristíca, rezando en el “nosotros” de la Iglesia, que dirige su mirada no hacia sí misma, sino a Dios, y sintiéndonos parte de la Iglesia viviente de todos los lugares y de todos los tiempos. Gracias.
Traducido del original italiano por José Antonio Varela V.
©Librería Editorial Vaticana

20 comentarios:

  1. No puede ser, hombre. Será una casualidad que el resumen ha omitido justo eso. ¿Como van a querer que alguien piense que recortan el magisterio del Papa cuando parece que va dirigido exactamente a ellos?

    ResponderEliminar
  2. Si busca la palabra 'comunidad', en la noticia de Zenit aparece un total de 8 ocasiones, mientras en Camineo aparece una única vez y es para referirse a la comunidad católica croata [lo cual señala que la importancia del saludo del papa a un grupo de peregrinos es mayor a un llamamiento sobre la participación de los fieles en la liturgia de la Iglesia].

    Supongo que la 'casualidad' estará en que el Camino (dirigentes, seguidores incondicionales y empresas cercanas) asocian el término 'comunidad' a ellos mismos, por tanto el uso que hace el papa de la comunidad como un 'nosotros universal' atenta seriamente contra la concepción de un 'nosotros/comunidad' individualista del CNC.

    CS@H

    ResponderEliminar
  3. Ninguna casualidad.

    ResponderEliminar
  4. Cada vez se evidencia más lo desviados que están de la ortodoxia y lo poco que conocen del significado de la Obediencia.

    ResponderEliminar
  5. Bueno esto es de vergüenza, es increíble la manipulación del texto del Papa.

    Pero los que hemos estado en el camino sabemos que esto es así, más de una vez en las convivencias de inicio de curso nos han dado una noticia y luego cuando la he buscado en internet esa misma noticia es parecida, pero diferente, es decir se resalta lo que le interesa al camino y se obvia lo que no le interesa al camino.

    Es un magnífico trabajo de investigación este y con su permiso transcribo (haciendo clara referencia a este blog), de esta noticia.

    ResponderEliminar
  6. Al final, cual es la razón de ser de todo este ataque y pseudo corrección a la que se dedica este blog y todos ustedes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las catequesis del Papa no son ataque ni persecusion.

      Eliminar
    2. Vade, hablo de todo el aparato, explicame.

      Eliminar
    3. La pregunta sobra ¿no?, que no se ven las razones al instante? El CNC desobediente al Papa y sus congregaciones. Impermisible.
      Mira lo que busca el "aparato", nada distinto a lo que busca la Congregación Para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
      Mentiras y acomodaciones http://www.camineo.info/news/268/ARTICLE/18833/2012-01-23.html
      VS
      Verdades de la Iglesia: http://www.zenit.org/article-17875?l=spanish

      Desobediencia o no?

      Eliminar
    4. Andres Felipe, cuando se pronuncien en nuestra contra directamente hablamos, todo lo demas son sus juicios de valor y su odio y venganza por alguno que otro supuesto maltrato, ademas, no solo somos nosotros los que tenemos cosas que difieren de la multitud en la liturgia, cosas que nosotros vemos sin ningun tipo de malicia, pero a su vez son la punta de lanza de ataques envidiosos y mal intencionados como son los que todos ustedes hacen y escriben. Y recuerda las congregaciones no ven ni al Papa, ni a los Cardenales, ni a los obispos como pastores, los ven como puestos politicos a alcanzar.

      Y sigan con sus ataques, que van bien, se los aseguro.

      Eliminar
    5. No Señorrrrrr, es que la cosa no es "esperemos a ver" es CON QUÉ DERECHO CAMBIARON LA LITURGIA???
      Es que no es tirar la piedra a ver que pasa luego... es no tirarla y obedecer a la Iglesia. Sigan mejor ustedes cambiando todo el magisterio y las formas de la Iglesia, que van muy bien.

      Eliminar
  7. http://panoramacatolico.info/articulo/las-herejias-del-camino-neocatecumenal

    http://panoramacatolico.info/articulo/las-herejias-del-camino-neocatecumenal-i

    http://panoramacatolico.info/articulo/las-herejias-del-camino-neocatecumenal-ii

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cambien la cantaleta de las herejias, que nadie hizo caso a eso.

      Eliminar
  8. El camino neocatecumenal no ha cambiado nada, le ha dado el verdadero sentido a la eucaristía. antes iba a la iglesia y solo me sentaba a ver al padre diciendo palabritas bonitas y al final seles vacío, ahora todo tiene sentido para mi, después de descubrir el camino me gusta mas la eucaristia y he comprendido la importancia de este sacramento y de otros sacramentos mas. Gracias al Espíritu Santo por haber suscitado este carisma dentro de la iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto Vade Retro se merece todo un post ¿no?

      Eliminar
    2. Las palabras de los neocatecuenos nos proveerian de infinitos Posts ,porque muchos de ellos con su boca confirman todo lo que denunciamos de sus "catequistas" , lamentablemente ellos no tiene la culpa son sus catequistas quienes no les enseñan doctrina de la Iglesia, por eso prefiero exponer los erores y extravagancias doctrinales de sus catequistas y fundadores. Porque los neocatecumenos solo son el fruto de los muchos errores que difunden los "catequistas" del CNC

      Eliminar
    3. Realmente asi es, es una lastima, por la boca uere el pez...

      Eliminar
  9. !Guerra civil en la Iglesia Católica!. Patético a la par que divertido. si el Nazareno levantara la cabeza.

    ResponderEliminar
  10. El camino neocatecumenal no ha cambiado nada, le ha dado el verdadero sentido a la eucaristía. antes iba a la iglesia y solo me sentaba a ver al padre diciendo palabritas bonitas y al final seles vacío, ahora todo tiene sentido para mi, después de descubrir el camino me gusta mas la eucaristia y he comprendido la importancia de este sacramento. Y NO ES NINGUNA SECTA!! Nosotros nos alegramos por la Resurreción de Jesucristo y vivivmos para que vayamos al cielo cuando muramos no tenemos miedo a la muerte esta vencida por JESUCRISTO!!!

    ResponderEliminar

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguir CruxSancta por Email