martes, 17 de noviembre de 2015

Convivencia de inicio de camino (XIII)




«Al principio, al menos, las ofrendas se dejaban a la puerta del templo; pero después, dado que el hecho de las ofrendas iba bien, y puesto que quien da, confiere siempre mucha importancia a lo que da, se comienza a llevar el ofertorio hasta el altar.
Para no llevar ofrendas al altar, úsese una mesa
Entonces se organiza una gran procesión con todas las ofrendas y con muchas oraciones sobre las ofrendas, hasta el punto que la idea ofertorial invade la Eucaristía primitiva. Asistimos a un recubrimiento de lo principal con lo secundario. Esta idea ofertorial ha llegado hasta nuestros días: nosotros mismos hemos vivido con esta espiritualidad ofertorial. Yo misma recuerdo que el ofertorio tenía para mí una importancia que no podéis imaginar: con la hostia pura, santa e inmaculada te ofreces tú, tu trabajo y el día que comienza. 
Pero algo peor aún sucede cuando desaparecen las ofrendas materiales que daban sentido al ofertorio y entonces el rito queda sin contenido. Cuando sucede esto, es necesario suplir el vació de contenido con otras cosas: muchas oraciones particulares. Y entonces se hace una oración para la hostia, una oración para el cáliz; se ofrece el pan y el vino que sirven para el sacrificio. 
Está claro que este ofrecer a Dios no es para nada una cosa mala. Tú puedes ofrecer a Dios lo que quieras, pero la Eucaristía es algo bien distinto, netamente distinta de todo ello. En la Eucaristía tú no ofreces nada: es Dios absolutamente presente quien da lo más grande, decir, la victoria de Jesús sobre la muerte
Él viene a darte todo y a llevarte al Padre. De esta manera, todos estos ritos solemnes, estas procesiones, este emperador que entra, estas basílicas grandiosas, estos ofertorios, esta gente que ya no vive la Pascua, logran que la liturgia se llene de estas ideas de ofrenda y de muchas otras ligadas a una mentalidad pagana. 
La liturgia es solemnísima: cantos grandiosos y música. La música alcanza una riqueza extraordinaria. El cristianismo es protegido por el emperador. Asistimos a una gran riqueza y fastuosidad del culto. 
Y se adorna con una janucá judía y flores
Un ejemplo de cosas que permanecen sin contenido ha llegado hasta nuestros días. En la Iglesia primitiva hemos visto que la Palabra de Dios es muy importante. Se recitaba siempre el salmo 44 que canta las bodas del Rey con una princesa extranjera. Sabéis ya que esto, en la espiritualidad de Israel, representa las bodas de Dios con su pueblo y que para los cristianos representa las bodas de Cristo con su Iglesia. Pues bien, el salmo comienza con una introducción que dice “Brotan de mi corazón hermosas palabras, yo canto al rey mi poema”. Cuando se pierde la comprensión de la Palabra se suprime el salmo, manteniendo, sin embargo, la introducción hasta nuestros días, entonces, se hace la introducción al canto y no se canta nada. Vemos pues, como cosas secundarias recubren y ofuscan lo esencial. 
Pero sobretodo esta masa de gente pagana, ve, en el fondo, la liturgia cristiana con sus propios ojos religiosos: la idea del sacrificio. Hay un completo retroceder al Antiguo Testamento que ya había sido superado por Israel. Farnés lo dice haciendo un ejemplo. Para construir un edificio se colocan andamios. Terminado el edificio los andamios se retiran. En el edificio que Dios construye en la Historia de la salvación, hay andamios que son estas ideas sacrificiales que había tenido Israel y que habían sido superadas por el mismo Israel en la liturgia pascual. Ahora que el edificio ha ya sido construido se vuelven a colocar los andamios, volviendo a las ideas sacrificiales y sacerdotales del paganismo. 
Por eso cuando después, en el medioevo, se ponen a discutir del sacrifico, en el fondo discuten de cosas que no existían en la Eucaristía primitiva. Porque sacrificio en la religión es “sacrum facere”, hacer sagrado, ponerse en contacto con la divinidad a través de sacrificios cruentos. En este sentido no hay sacrificio en la Eucaristía: la Eucaristía es sacrificio en otro sentido, porque en la Eucaristía -es cierto- está la muerte, pero está también la resurrección de la muerte. La Eucaristía es Pascua, pasar de la muerte a la resurrección. Por esto decir que la Eucaristía es un sacrificio es justo, pero incompleto. 
La Eucaristía es sacrificio de alabanza, una alabanza completa de comunicación con Dios a través de la Pascua del Señor. Pero en esta época, la idea de sacrificio no se entiende así, sino en el sentido pagano. Lo que ellos ven en la Misa es que alguien se sacrifica, es decir, Cristo. En la Eucaristía ven solamente el sacrificio de la cruz de Jesucristo. Y si hoy preguntaras a la gente sobre esto, te dirían que en la Misa ven el Calvario. 
Poco a poco, la Pascua queda oculta.
Nos ocupamos ahora de la Eucaristía desde el siglo VIII hasta el siglo XIII.
Como veis, no entro en mucho detalle, pero se pueden citar una enorme cantidad de particularidades. Estamos dando una visión general.
 
¡No entiendo nada! ¿Será latín?
Nos encontramos con gente que no viven la Pascua, ni la entienden, además nos enfrentamos al hecho de que empiezan a no entender ni siquiera el latín. En Alemania no lo entendían y tampoco en la Francia del siglo X, y en el siglo XII ni en Italia y en España. Por tanto, estamos ante una gran masa de personas que no pueden entender nada. Dice Yves Congar: los ojos ven lo que los oídos no entienden. Así que la gente tiene que imaginar las cosas.
Aparecen en las iglesias las grandes pinturas que representan la vida y milagros de Jesucristo. Del pueblo de Israel que es el pueblo del oído, hemos hecho el pueblo de la imaginación».
Nada de eso. Porque no somos Israel, somos cristianos.

«La gente se imagina todo lo que le gusta, por lo que en la Misa no hay dos personas que estén viviendo lo mismo. Y aún más, ya que la Misa no ha sido fijada y hay una gran libertad, asistimos a una invasión de oraciones privadas en la misma Misa. Este período se caracteriza por el hecho de que se introducen cada vez más oraciones en la Misa. Ya estaban todas las que se hacían en el ofertorio. Ahora, ya que se hace el introito pero no entra nadie, se hace un montón de oraciones al comienzo de la Misa, al pie del altar, para empezar el rito de entrada. Recordad "yo no soy digno...", "cordero de Dios...", etc.
Ahora no hay asamblea, absolutamente.
Con el Papa Pío V se establecen un poco todas estas oraciones porque, tenía cada uno gran libertad de introducirlas a su gusto, lo que era motivo de abuso generalizado. La Misa está cubierta totalmente de oraciones privadas por todos lados. El Canon sigue sofocado por las oraciones que lo preceden y siguen.
Misa penitencial en la que se cuentan pecados
La mayoría de estas oraciones son de tono penitencial y en singular. Y como el sacerdote dice "su" Misa, el pobre hombre que se siente muy indigno de acercarse a Dios, debe comenzar acusándose de su indignidad: con espíritu de humildad y ánimo contrito».
Y los judíos comienzan recordando lo pobrecitos que eran bajo la opresión del faraón, y pasando hambre para querer comer el pan de la esclavitud.

«Veis cuán lejos estamos ahora de la explosión de alegría y celebración de la Eucaristía. Estamos en una Misa completamente penitencial, en la que el centro está representado por el hombre que debe de acercarse a Dios. Estamos ahora lejísimos de la Pascua en la que Dios interviene para arrastrar al hombre hacia sí. Ahora es todo lo contrario: nuestras Misas son favores que hacemos a Dios».
¡Si acaba de decir que son penitenciales! ¡Desde cuando la penitencia es un favor que se le hace a Dios!

12 comentarios:

  1. Todo lo basan en que la Eucaristía emana de la Asamblea, convirtiéndose así la Misa en una consecuencia y no en la causa, lo que también deja mucho que decir de si en verdad hay Presencia REAL, o si la presencia es relativa a la asamblea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Repito lo que he dicho en otras entradas referentes a la Eucaristía y no me casaré de repetir:
      ¿Quién ha tapado con sortilegios, disfrazado con hebraísmos, adornado con imaginería estridente y tétrica, ensordecido con bullicios y alborotos la asamblea de la Misa?
      Y lo que es peor:
      ¿Quién ha escondido fuera de la asamblea de los fieles la Presencia Real de Cristo Sacramentado, humillándola en un rincón aparte debajo de un libro?

      En Cristo
      Aurora.

      Eliminar
    2. Buscan destruir la solemnidad de los Sacramentos para transferir toda la impostancia a una asamblea donde está prohibido pensar porque hay que hacer sólo y siempre lo que diga el líder, una asamblea donde los niños se hurgan la nariz y los padres bostezan aburridos, porque para nada ven a Dios en medio de ella.

      Eliminar
  2. "La revelación divina a Pablo consistió en que éste viera que en la ingestión del pan y del vino de la comida comunal cristiana llamada “fracción del pan” había algo más. La ingestión de esos alimentos era como participar simbólicamente de la pasión de Jesús. Lo mismo que el bautismo era sumergirse en el agua (= muerte de Cristo, Rom 6, 1ss) para luego surgir a la superficie y al aire (= la nueva vida, cuya primicia era la resurrección de Cristo), del mismo modo la ingestión del pan y del vino en las comidas que se hicieran en recuerdo de la Última Cena del Señor, significaba participar simbólica y místicamente de la muerte y resurrección de Jesús.
    Y así se lo transmitió a sus conversos más o menos con estas palabras: “Cada vez que comáis este pan y este vino recordáis la muerte del Señor hasta que venga y os hacéis partícipes de su destino: confirmáis la suerte de vuestro bautismo”. Y a los posibles candidatos a la conversión, a los adeptos de las religiones de misterio, les diría: “Esta ingestión simbólica de Jesús como ser divino tiene los mismos o mejores efectos de inmortalidad que si os iniciarais en las costosas iniciaciones de vuestras religiones. Y además, es más fácil y más barato”.
    De este modo, debió de crearse una liturgia en las comunidades paulinas dentro de la cual se dramatizó esta idea en forma de escena tal como luego la recogieron los evangelistas a partir de Marcos.

    Esta suerte de competencia con las religiones de misterio es lo que hizo que Pablo llamara a esta ceremonia “Cena del Señor” (1 Cor 11, 20) y no qiddush o eucharistía (así, en griego entre los judíos helenistas), etc. o cualquier otro término en uso entre las comunidades judías…, porque esa era la terminología propia de las religiones de misterios. Y la asimilación, en competencia, a estas ceremonias hizo que Pablo cambiara el orden tradicional judío de una celebración festiva: “vino-pan”, en el orden típico de las religiones de misterios “pan-vino” = carne y sangre del dios.

    Parece, pues, en conclusión que no es nada probable que Jesús instituyera la eucaristía tal como la entendemos comúnmente, sino que ésta procede de una tradición paulina, la cual reinterpreta lo que realmente ocurrió en esa cena última de despedida. Pablo, que está seguro de lo que dice por haberlo recibido en una visión de Jesús, transmite a sus comunidades lo que cree que en verdad ocurrió y la dramatización de ello en forma de historia pasa a la liturgia de los grupos paulinos”.

    http://www.tendencias21.net/crist/Sobre-la-Eucaristia-y-el-kiddush-judio-Compartir-77-de-8-de-marzo-de-2015-Preguntas-y-respuestas_a1766.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es decir, que lo que hacían los primeros cristianos poco o nada tenía que ver con las tradiciones judías; era algo totalmente distinto, algo revelado que no hacían ni hacen los judíos.

      Muy interesante.

      A ver si Carmen se ilustra un poco, aunque me da que ya está mayor para eso.

      Eliminar
  3. Y esta predicación, no ha pasado por la CDF? Porque está llena de herejías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni esta ni ninguna otra. Por eso va siendo hora de que se sepa lo que dicen en el cnc.

      Eliminar
  4. Me hace mucha gracia con que facilidad juega con la dualidad mujer pecado, lleva pecador. A un dios así o se le niega o a vivir como musulmanas, pero con malos chistes del club de la comedia. Que difícil es vivir con un hombre! Y la pareja de cómico que lo que realmente quiere comprometerse con su arte. Vivir en cristo!!!!

    ResponderEliminar
  5. He hecho mi mayor esfuerzo con el intelecto para encontrar coherencia en lo que dice esta pobre incapacitada mental y he fracasado. Es significativo que para no tener coherencia incluso se olvida de las propias prácticas de Kiko y su CNC para desdeñarlas en su incoherente alocución. Proclaman constantemente que son un fruto del Conciio Vaticano Segundo, que trajo las reformas a la misa que hoy vivimos y que tanto degradan en su llamada eukaristia. En mi opinión son el fruto exclusivo del árbol ponzoñoso que Kiko sembró en el jardín de su kikianismo como un injerto pésimo y desabrido con el judaísmo y lo que se invente en su nada saludable mente y alma. Lamentablemente estos enfermos no tienen conciencia que les censure y reproche su intencionada maldad. Ellos no representan al hombre justo ni tienen la Fe que viene de Dios. Por ahora no los veo en la salvación. Su CNC es solamente un nefasto club social de idiotizados secuestrados y alejados de la Iglesia Católica. No hay cristianismo solamente tienen kikianismo. Pido a Dios que nada quede oculto.

    ResponderEliminar
  6. SOBRE LITURGIA

    CONGREGACIÓN PARA EL CULTO DIVINO Y LA DISCIPLINA DE LOS SACRAMENTOS
    GUÍA PARA LAS GRANDES CELEBRACIONES

    b) El altar

    18. Por la importancia que asume, al ser el lugar del sacrificio y la mesa del Señor, con su cruz,[35] sea colocado de modo que “que sea de verdad el centro hacia el que espontáneamente converja la atención de toda la asamblea de los fieles”[36]. De este modo se asegura la orientación de la asamblea, que en las grades celebraciones puede fácilmente perderse.

    Se ponderarán cuidadosamente las dimensiones del altar, su elevación y la calidad de su iluminación. Sirve, para destacarlo e incluso para hacerlo visible desde lejos, colocarle una cubierta o baldaquino, adecuado para preservarlo, sea de la lluvia que del sol; sus medidas sean tales que no obstaculicen ni la vista ni las tomas de televisión.

    El altar ha de ser único. Por lo tanto, hay que evitar absolutamente la multiplicación de altares o mesas, en torno a los cuales se agrupan los concelebrantes. Del mismo modo que el exagerado alargamiento de la mesa en el espacio, disponiendo a su alrededor los numerosos concelebrantes e impidiendo a los fieles la percepción del altar.

    ResponderEliminar
  7. Cuanta ignorancia maliciosa!!! No la del CNC sino de los comentarios que pasan por sobre la autoridad del Vaticano que ha estudiado y APROBADO no solo el Estatuto sino también el Directorio Catequetico del CNC. Pero bueno Dios se encargará de sacar a la luz la verdadera intención de quienes se sienten tan superiores que hasta lo que el Papa aprueba y anima les parece "un club de enfermos mentales" De todos modos Dios es infinita Misericordia esa es la única verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso, eso, que Dios saque a la luz la verdadera intención de quienes se sienten tan superiores que corrijen al Papa. Pues el Papa jamás ha dado categoría de directorio kikotético a las papanatadas (palabra que no me cansaré de decir que aunque no exista va como anillo al dedo a las cosas del cnc) que se cuentan en los kikotretos, sino que los ha reducido a meras orientaciones que si quieres las lees y si no te limpias el trasero con ellas.

      Esta es la verdad, por eso nunca ningún kikotizadito ha podido demostrar la aprobación de ese directorio inexistente.

      Y hay que ser muy ignorante malicioso para obcecarse en sostener semejante falsedad.

      Eliminar

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguir CruxSancta por Email