jueves, 10 de abril de 2014

¡AHORA MISMO! ¡se te perdonan los pecados!, mañana , SI QUIERES, te confiesas

Kiko :
Esto es muy profundo ...hoy cada vez que se anuncia el Kerigma sois llamados a la conversión, pero para creer la buena noticia teneis que aceptar que Cristo a muerto por tus pecados para que te sean perdonados, y perdonados tus pecados ahora mismo, mañana , SI QUIERES, los sellarás en la confesión, pero si tu ahora  te arrepientes de haber tocado a esa chica o de haberte masturbado o lo que sea ! AHORA MISMO! se te perdonan los pecados. Y si se te perdonan los pecados puede descender a ti el Espíritu Santo , que se hace uno contigo, uno contigo, y estando el Espíritu Santo dentro de ti  y hecho uno con Jesucristo puedes vivir en la verdad que es esta cruz , y puedes entonces ofrecerte con Cristo para la evangelización del mundo. Esto si que es profundo mirad! . 

https://www.youtube.com/watch?v=2LfJ6VgoO-E&feature=youtu.be&t=1h38m40s


Pero que nos enseña la Iglesia:


1. ¿Qué es el sacramento de la Penitencia?El sacramento de la Penitencia, o Reconciliación, o Confesión, es el sacramento instituido por Nuestro Señor Jesucristo para borrar los pecados cometidos después del Bautismo. Es, por consiguiente, el sacramento de nuestra curación espiritual, llamado también sacramento de la conversión, porque realiza sacramentalmente nuestro retorno a los brazos del padre después de que nos hemos alejado con el pecado.
2. ¿Es posible obtener el perdón de los pecados mortales sin la confesión?
Después del Bautismo no es posible obtener el perdón de los pecados mortales sin la Confesión, aunque es posible anticipar el perdón con la contrición perfecta acompañada del propósito de confesarse.
3. ¿Y si después uno de hecho no se confiesa?
Quien se comporta de esta manera comete una falta grave. Pues todos los pecados mortales cometidos después del bautismo deben ser acusados en la Confesión.
4. ¿Qué se requiere para hacer una buena confesión?
Para hacer una buena confesión se necesita: hacer un cuidadoso examen de conciencia, tener dolos de los pecados cometidos y e3l firme propósito de no cometerlos más (contrición o atrición), decir los otros pecados al sacerdote (confesión), y cumplir la penitencia ( satisfacción).
5. ¿Qué es el examen de conciencia?
El examen de conciencia es la diligente búsqueda de los pecados cometidos después de la última Confesión bien hecha.
6. ¿En el examen de conciencia es necesario buscar también el número de los pecados?
De los pecados graves o mortales se necesita buscar también el número, porque cada pecado mortal debe ser acusado en la confesión.
7. ¿Qué es el dolor de los pecados?
El dolor de los pecados es el sincero pesar y la repulsa de los pecados cometidos.
8. ¿De cuántos tipos es el dolor?
El dolor es de dos tipos: dolor perfecto (o contrición) y dolor imperfecto (o atrición).
9. ¿Cuándo se tiene dolor perfecto o contrición?
Se tiene el dolor perfecto o contrición cuando se arrepiente de los propios pecados porque se ha ofendido ha Dios, infinitamente bueno y digno de ser amado: cuando el dolor nace del amor desinteresado a Dios, es decir, de la caridad.
10. ¿Cuándo se tiene el dolor imperfecto o atrición?
Se tiene el dolor imperfecto o atrición cuando el arrepentimiento, en cuanto inspirado por la fe, tiene motivaciones menos nobles: por ejemplo, cuando nace de la consideración del desorden causado por el pecado, o por el temor de la condenación eterna (Infierno) y de las tras penas que el pecador puede recibir.
11. ¿El dolor de los pecados obtiene de inmediato el perdón?
El dolor perfecto unido al propósito de confesarse obtiene inmediatamente el perdón; el dolor imperfecto lo obtiene, por el contrario, sólo en la confesión sacramental.
12. ¿Es necesario arrepentirse de todos los pecados cometidos?
Para la validez de la confesión es suficiente arrepentirse de todos los pecados mortales, mas para el progreso espiritual es necesario arrepentirse también de los pecados veniales.
13. ¿Un verdadero arrepentimiento requiere también el propósito de abandonar el pecado?
El arrepentimiento ciertamente mira hacia el pasado, pero implica necesariamente un empeño hacia el futuro con la firme voluntad de no cometer jamás el pecado.
14. ¿Se puede tener un verdadero arrepentimiento si uno prevé que antes o después recaerá en el pecado?
La previsión del pecado futuro no impiden que se tenga el propósito sincero de no cometerlo más, porque el propósito depende sólo del conocimiento que nosotros tenemos de nuestra debilidad.
15. ¿Qué es la confesión?
La confesión es la manifestación humilde y sincera de los propios pecados sal sacerdote confesor.
16. ¿Qué pecados es obligatorio confesar?
Estamos obligados a confesar todos y cada uno de los pecados graves, o mortales, cometidos después de la última confesión bien hecha.
17. ¿Cuáles son los pecados mortales más frecuentes?
Las faltas objetivamente mortales más frecuentes son (siguiendo el orden de los mandamientos): practicar de cualquier modo la magia; blasfemar; perder la Misa los domingos o en las fiestas de preceptos sin un grave motivo; tratar mal de manera grave a los propios padres o superiores; matar o herir gravemente a una persona inocente; procurar directamente el aborto; buscar el placer sexual en solitario o con otras personas que no sean el propio cónyuge; para los cónyuges impedir la concepción en el acto conyugal; robar una suma revelante, incluso sustrayéndose en el trabajo; murmurar gravemente del prójimo o calumniarlo; cultivar voluntariamente pensamientos o deseos impuros; faltar gravemente el propio deber; acercarse a la Sagrada Comunión en estado de pecado mortal; callar voluntariamente un pecado grave en la confesión.
18. ¿Si uno olvida un pecado mortal obtiene igualmente el perdón en la confesión?
Si uno olvida un pecado mortal obtiene igualmente el perdón, pero en la confesión siguiente debe confesar el pecado olvidado.
19. ¿Si uno calla voluntariamente un pecado mortal obtiene el perdón de los otros pecados?
Si uno, por vergüenza o por otros motivos, calla un pecado mortal, no sólo no obtiene ningún perdón, sino que comete un nuevo pecado de sacrilegio, el de profanación de una cosa sagrada.
20. ¿Hay obligación de confesar los pecados veniales?
La co9nfesión de los pecados veniales no es necesaria, pero es muy útil para el progreso de la vida cristiana.
21. ¿El confesor debe dar siempre la absolución?
El confesor debe dar siempre la absolución si el penitente está bien dispuesto, es decir, si está sinceramente arrepentido de todos sus pecados mortales. Si por el contrario, el penitente no está bien dispuesto, no teniendo el dolor o el propósito de enmienda, entonces el confesor no puede y no debe dar la absolución.
22. ¿Qué debe hacer el penitente después de la absolución?
El penitente después de la absolución debe cumplir la penitencia que le ha sido impuesta y reparar los daños que sus pecados hubiesen eventualmente causado al prójimo /por ejemplo, debe restituir lo robado).
23. ¿Cuáles son los efectos del sacramento de la Penitencia?
Son la reconciliación con Dios y con la Iglesia, la recuperación de la gracia santificante, el aumento de las fuerzas espirituales para caminar hacia la perfección, la paz y la serenidad de la conciencia con una vivísima consolación del espíritu.
24. ¿Cómo se puede superar la dificultad que se siente para confesarse?
El que tiene dificultades para confesarse debe considerar que el sacramento de la Penitencia es un don maravillosos que el Señor nos ha dado. En el "tribunal" de la Penitencia el culpable jamás es condenado, sino sólo absuelto. Pues quien se confiesa no se encuentra con un simple hombre, sino con Jesús, el cual, presente en su ministro, como hizo un tiempo con el leproso del Evangelio (Mc 1, 40ss.) también hoy nos toca u nos cura; y, como hizo con la niña que yacía muerta nos toma de la mano repitiendo aquellas palabras: "¡Talita kumi, niña, a ti te digo, levántate!" (Mc 5, 41).
25. ¿La confesión nos ayuda también en el camino de la virtud?
La confesión es un medio extraordinariamente eficaz para progresar en el camino de la perfección. En efecto, además de darnos la gracia "medicinal" propia del sacramento, nos hace ejercitar las virtudes fundamentales de nuestra vida cristiana. La humildad ante todo, que es la base de todo el edificio espiritual, después la fe en Jesús Salvador y en sus méritos infinitos, la esperanza del perdón y de la vida eterna, el amor hacia Dios y hacia el prójimo, la apertura de nuestro corazón a la reconciliación con quien nos ha ofendido. En fin, la sinceridad, la separación del pecado y el deseo sincero de progresar espiritualmente.
Este tipo de confusas catequesis  ocasiona   lo que es muy frecuente dentro del CNC el pensar que se puede comulgar sin antes haberse  confesado.

La Iglesia ha insistido tanto en este tema en documentos recientes que resulta realmente doloroso que haya quienes propongan una práctica contraria a esta enseñanza.

Lo que la Iglesia enseña y quiere está clarísimo para quien sepa leer y quiera obedecer.
Le pediría a quien difunda lo contrario, que tenga al menos la honestidad de decir a los fieles que no es eso lo que la Iglesia sostiene. De lo contrario estaría engañándolos en su buena fe.
Decirle a un fiel: “comulgá y después te confieso” (salvo los casos excepcionales de necesidad grave de comulgar) es descabellado, significa tanto como decirle: “comete un sacrilegio y después te confieso”. No, mejor no cometas el sacrilegio.

23 comentarios:

  1. Kiko como siempre dandole en el palo. Se marea al intentar explicar lo que es una verdadera contricion. Hay que tener en cuenta que ambos tipos de contricion, perfecta e imperfecta son de origen sobrenatural.

    Ay de aquel por quien viene el escandalo!

    Athanasius

    ResponderEliminar
  2. El Catecismo de la Iglesia Católica dice:

    "Quien tenga conciencia de hallarse en pecado grave que no comulgue el Cuerpo del Señor sin acudir antes a la confesión sacramental (cf DS 1647, 1661) a no ser que concurra un motivo grave y no haya posibilidad de confesarse; y, en este caso, tenga presente que está obligado a hacer un acto de contrición perfecta, que incluye el propósito de confesarse cuanto antes" (CIC can. 916; CCEO can. 711)

    El "propósito de confesarse cuanto antes" implica gravedad y urgencia, algo muy distinto del opcional "si quieres...". Lo malo es que delante había unos cuantos prelados, muy callados todos ellos, y ninguno se atrevió a dejar a un lado su papel de "atrezzo" e interrumpir al gurú. Con lo cual, los jóvenes entendieron que el que calla, otorga. Muy lamentable.

    ResponderEliminar
  3. No voy a opinar sobre las barbaridades teológicas de este imberbe, inculto de Kikpo Argüello, voy a opinar sobre su patología sexual!!! tiene una obsesión con los temas del sexo, escuchen lo que dice sobre "masturbación"," tocar una chica", "tener una querida", es que me repugna este enfermo!!!

    ResponderEliminar
  4. Siempre se pone en lo peor lo hará el lo q habla la boca rebosa el corazón

    ResponderEliminar
  5. Siempre habla del sexo sera q el...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tres temas fetiches de K son el sexo, el dinero y el engaño del maligno. Deben ser sus tres cruces, y todavía no ha llegado a superar esa obsesión que le producen. Ni todos los escrutes, ni ttodo el diezmo del mundo, conseguirán que esta mente enferma se desenchufe de sus obsesiones.

      Eliminar
  6. Si hay que reconocer que el kiko este se supera cada vez más.. las cosas como son.

    Ya mismo nos dirá que ese señor de blanco que se sienta en el trono de pedro no sirve para nada... cuestión de tiempo, lo que tarde el Santo Padre en decirles a los kikianos "pero es que no os habéis enterado de lo que he dicho

    ResponderEliminar
  7. Me parece perfecto que el angel negro con espaldas saque las garras y quede mas desenmascarado frente al mundo cada dia. Kiko es un enviado de sata para destruir los sacramentos, sobre todo la Eucaristia y la Confesion, ademas, todo el tesoro del catolicismo y aquellos que lo secundan son complices y piensan igual a el. Estuve en un seminario 5 anios y conozco esas especies apostatas que acceden al Orden con sobornos y muchos recursos nada cristianos...

    Por la boca muere el pez Arguello...

    Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y. Yo. Aquí. Recinto. Enemistad. Manifiesta

      Eliminar
  8. Ah!, y de la destruccion del sacramento del matrimonio, ni hablemos... a puño y patada!

    Miguel

    ResponderEliminar
  9. En aquel tiempo, los judíos agarraron piedras para apedrear a Jesús.
    Él les replicó: «Os he hecho ver muchas obras buenas por encargo de mi Padre: ¿por cuál de ellas me apedreáis?»
    Los judíos le contestaron: «No te apedreamos por una obra buena, sino por una blasfemia: porque tú, siendo un hombre, te haces Dios.»
    Jesús les replicó: «¿No está escrito en vuestra ley: "Yo os digo: Sois dioses"? Si la Escritura llama dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y no puede fallar la Escritura), a quien el Padre consagró y envió al mundo, ¿decís vosotros que blasfema porque dice que es hijo de Dios? Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis, pero si las hago, aunque no me creáis a mí, creed a las obras, para que comprendáis y sepáis que el Padre está en mí, y yo en el Padre.»

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias hermano por recordarnos estas palabras de Jesús, una flor en medio de tanto lodo en este blog.

      Eliminar
  10. LAS PENITENCIALES DEL CAMINO, 1

    En una comunidad me atrevería a señalar la etapa del Padrenuestro como aquélla en que los vínculos entre los hermanos que la constituyen pasan a ser definitivamente consolidados.

    Hasta la proclamación del Credo en público, el paso de la Reditio, se van dando distintas cribas por la propia naturaleza del Camino, a veces coincidiendo con los pasos y otras no.
    Por ejemplo, es muy común que haya hermanos que se "descueguen" en los Primeros y Segudos Escrutinios, no así en la Oración y la Traditio (los dos años de predicación por las casas a puerta fría).
    Éstos dos últimos señalados se prestan a que uno haga más o haga menos...un hermano puede ser muy cumplidor en el uso del salterio (la Liturgia de las Horas) y otro muy pasota, pero ahí siguen ambos caminando juntos.
    Uno puede ser muy cumplidor y obediente, completar el listado de casas o pisos que le han asignado para "visitar" anunciando el Evangelio (porque a cada cual se le entrega una relación de domicilios específica para ir a predicar), y otro hermano todo lo contrario: salir de uvas a peras y no hacer ni una cuarta parte de la "tarea" encomendada. Aún así, ambos siguen en la misma comunidad y caminando con el resto como si tal cosa.

    Ahora bien, cuando llega el paso de la Reditio no hay "escapatoria". Lo haces o no lo haces. No se puede hacer a medias ni viviendo de las rentas como hasta entonces.
    Por extraño que parezca, hay hermanos que llegan a ese paso toreando más o menos las situaciones sin llegar a implicarse al 100% en lo que se les pide que hagan, reservándose siempre algo por si acaso, una pequeña parcela de seguridad por así decirlo.
    Hablando en plata: hasta la Reditio (proclamación pública del Credo) hay hermanos que se "escaquean" y entre unas cosas y otras tienen la suficiente habilidad como para ir caminando sin sudar tanto la camiseta.
    Por si acaso alguien no conoce el término "escaquearse", la RAE lo define como "eludir una tarea u obligación común".

    Con ésto quiero llegar al punto en que la relación entre hermanos de la comunidad ya se consolida como algo muy serio y profundo. Los que siguen ya no pueden escaquearse.
    Es prácticamente imposible poder seguir caminando eludiendo sistemáticamente todos los controles a que se somete a la comunidad entera y a cada uno de sus miembros.
    Uno no puede engañar continuamente a su garante cuando le pregunta si da el diezmo mensual y si en su matrimonio está abierto a la vida, etc. etc.
    Uno no puede no asistir a garantes sistemáticamente, pues eso será comunicado al catequista cada vez que pregunte en privado o en público a su garante. Un garante no puede mentir.
    Tú no puedes contarle milongas al catequista porque ya tienes un garante que da explicaciones de lo que haces o dejas de hacer.

    Éste es el contexo que caracterizará la vida de la comunidad hasta el final del Camino.
    La relación de amor entre los hermanos, si se me permite la comparación con un noviazgo, ya es la antesala de algo muy serio: nos casamos o no nos casamos.
    Ya no ha lugar el flirteo, el ahora estamos juntos pero mañana lo dejamos y luego volvemos, etc.
    La "relación de noviazgo" (insisto en que es una comparación) tiene que encaminarse al matrimonio como consolidación o de otro modo "apaga y vámonos".
    Y no solo entre los hermanos de la comunidad...es que los catequistas te plantean la cosa en tales términos. Ya hay que ser maduros y tomarse la cosa muy en serio. Se acabaron las dudas, las reservas, la carta escondida en la manga...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. LAS PENITENCIALES DEL CAMINO, 2


      Es fácil comprender que a partir de ahí, en esa etapa final del Camino, no solo se conoce la vida "externa" de los hermanos a la perfección, sino también la "interna". De ahí que la comunidad sea más que la familia de sangre.

      Tu familia de sangre no tiene por qué saber si estás sufriendo porque algo muy íntimo que no se revela a nadie excepto a quienes de verdad te comprenden, exclusivamente tus hermanos de comunidad. Por ejemplo, el terror de una mujer a entregarse a su marido en el tálamo pensando en un nuevo embarazo.

      Tu familia de sangre no tiene por qué saber esas cosas. En cambio, tus hermanos de comunidad podrán estar "partiendo la noche" (levantarse de madrugada a rezar por ti y por ese sufrimiento que te atenaza). Harán eso por ti porque hasta ese extremo te aman, hasta ese extremo les hace sufrir tu dolor.

      Naturalmente uno sabe del otro hasta qué ha desayunado y por qué está estreñido.
      Por supuestísimo que uno sabe del otro si acude a misa a diario antes de ir al trabajo, si reza el Rosario a menudo, si le ayuda ir a confesar sus pecados cada semana. Se sabe porque se cuenta. Forma parte de la vida del otro, de esa dimensión de su vida que solo sus hermanos de comunidad conocen.

      Bien, puedo afirmar con conocimiento suficiente que la mayoría de hermanos de mi ex-comunidad, entre quienes me incluyo para lo que voy a decir, no frecuentaban el sacramento de la Confesión y Penitencia con mayor asiduidad al final del Camino que en las etapas precedentes.

      Si a alguien se le había "iluminado" que debía hacerlo, si sentía una necesidad concreta de hacerlo, lo contaba como parte necesaria de su experiencia en garantes como mínimo, con independencia de si lo hablaba también en la asamblea común (en un eco o resonancia, en una convivencia de mes, etc.).

      Todo lo anterior es fundamental para comprender que en la comunidad uno tiene la libertad (y si no la tienes, tu sitio no está ahí) de hablar de tus faltas y pecados en público continuamente. Tus faltas y pecados no son ningún secreto para nadie de tu comunidad. Hablar de ello, verbalizarlo y comunicarlo en público se convierte en algo natural como la vida misma.

      Eso, se quiera o no, va dejando en el inconsciente que tú no ocultas que eres un pecador y a fuerza de costumbre hablar de tus pecados ante tu comunidad es como confesarte ante el mismísimo Dios. En la forma falta un sacerdote que te dé la bendición, en el fondo es prácticamente lo mismo. ¿Para qué acudir a un confesionario si se ha vencido ese pudor y la necesidad de intimidad se ha superado?

      Eliminar
    2. LAS PENITENCIALES DEL CAMINO 3

      Es así: en el Camino es de mayor importancia proclamar el Shemá Israel a diario que ir a confesar los pecados a un sacerdote al menos una vez por mes (al menos).
      En el Camino no se predica un especial amor a frecuentar otros sacramentos que no sean la Eucaristía y por supuesto el Bautismo (que se recibe una sola vez en la vida).
      Kiko ha establecido unos momentos cruciales en los que obligatoriamente hay que confesarse porque se aproxima algún acontecimiento extraordinario en la vida de fe de los catecúmenos, a saber: antes de la celebración de la Pascua y antes de la venida de Jesús al mundo en forma de niño, o sea, la Navidad.
      Hay otras ocasiones en las que las "penitenciales" (celebraciones comunitarias del sacramento mencionado) son de obligado cumplimiento: las convivencias de fin de semana de inicio de curso y por supuestísimo que en los pasos.
      Punto. Fuera de eso NO se alienta o anima o se indica nada en ese sentido.
      Todo queda a discreción de cada cual, a lo que a cada uno le parezca o quiera.
      Normalmente las personas mayores sí frecuentan la confesión porque llevaban toda la vida haciéndolo, ya de antes de entrar al Camino.
      El resto, casi nunca porque se asocian muy fuertemente "confesión y penitencia" a las celebraciones comunitarias penitenciales, donde se cantan salmos del Camino, se hace la correspondiente monición ambiental kika, en fin, donde todo es kiko.

      Por último, señalar otra hipótesis personal sobre por qué se le da tan poca importancia al sacramento de la Confesión en el Camino al tiempo que todo gira en torno a la Eucaristía (y paradójicamente ambos sacramentos deberían estar esencialmente vinculados, tal como señala la Iglesia): un problema logístico.
      ¿Y por qué? Porque se da prioridad a la dimensión comunitaria y asamblearia sobre lo individual.
      Materialmente es IMPOSIBLE organizar una celebración penitencial kika cada mes. No hay presbíteros suficientes -incluso recurriendo a curas de fuera del Camino- para confesar a varias comunidades juntas.
      Un solo presbítero con una sola comunidad, en caso de que ésta decidiera celebrar una penitencial a su aire, convierte la celebración en algo demasiado largo y pesado, amén de otras dificultades lamentables que son inherentes a ese tipo de celebraciones...Por mucho que se quieran distanciar físicamente los sacerdotes que confiesan del resto de hermanos de comunidad que están sentados a su alrededor, donde no hay espacio suficiente no se puede inventar.
      Estar confesando tus pecados mientras la comunidad canta salmos no es tan fácil cuando el espacio es pequeño. En ese caso tienes que hablar al sacerdote a gritos, no digo nada cuando encima el pobre está un poco sordo por su avanzada edad....es muy desagradable porque la intimidad en que debería darse siempre ese acto directamente es cero patatero.
      La cosa llega a extremos demenciales cuando deja de sonar la música de fondo, que según el Camino es para ayudar a entrar en el espíritu de la celebración (cantar es rezar dos veces y te sume en un trance especial), entonces se hace el silencio en la asamblea hasta que el salmista encuentra la partitura de otro salmo o se le ha caído la cejilla de la guitarra, etc. Y en medio de ese silencio, inevitablemente se escucha lo que un hermano le está contando al sacerdote. Es anti-sacramental (no sé si esta palabra existe) tener que confesarte hipervigilante respecto a toda una serie de contingencias ambientales.
      Me gustaría ver a algún Cardenal u obispo confesándose en esas circunstancias, exponiéndose a ser escuchados por quienes están sentados a un metro o dos de distancia.
      ¿Le parece bien ésto a la jerarquía eclesiástica? ¿Son conscientes de estas cosas tan kikas?
      Lo siento, yo no creo que tuvieran el valor de exponerse a esa situación tan surrealista.
      Pongo la mano en el fuego por que cuando Kiko les muestra esta forma de celebrar penitenciales en la Domus, ya se cuidará él de que los obispos no cuenten sus pecados al confesor estando a dos metros del resto.
      Kiko's Style.

      Eliminar
    3. Expresado como para imprimir en un libro, Dios bendito.

      Saludos.

      Eliminar
    4. Ya ni hablar de lo necesaria que es la dirección espiritual, porque en las penitenciales kikas es como una lavandería. Todo rapidito, vas, dices tus pecados y largo, porque hay mas zombie hermanos esperando. Si tienes un problema gordo y necesitas un consejo, tendrás que buscar respuestas en otro momento y con otro cura.

      Nunca hice una buena confesión estando en el kamino, nunca hice un buen examen de conciencia estando en el kamino, todo fue ''al vapor'', motivado por los karteristas.

      Eliminar
    5. O sea, Lapaz, que la comunidad "sustituye" a la figura y mision sacerdotal, y de paso a la familia, a la Iglesia, a la parroquia, a la jerarquia, al matrimonio, a todo. La comun-unidad de K se convierte en el gran idolo de los neokats. Claro, porque Kiko lo dice porque asi le fue dado en una aparicion...

      Miguel

      Eliminar
    6. Intuyo, Miguel. Que la acertada exposición de LAPAZ, junto al punto que indica Rodrigo. Simplemente, lo has "cazado al vuelo" .

      En palabras de los catequistas:
      "En el camino no existe dirección espiritual".

      Se refieren, evidentemente a la figura de un sacerdote.

      Puesto que el propio camino se comporta como un "director espiritual".... más no se conforma con tan "pequeña" tarea...la extiende a todos los órdenes de la vida del catecúmeno.

      La vida en kasa K es así de fácil.

      Por supuesto que ningún obispo aguantaría ni dos asaltos/rounds en el cuadrilátero k. Pronto tiraría la toalla. Por su instrucción católica sabría que es un tongo.

      Como bien apunta Lapaz, me atrevo a más:
      ¿por qué lo permiten?

      -sepul-

      Eliminar
    7. Kikodonosor tendra director espiritual? Digo, todos los santos tuvieron y tienen. Me imagino que hasta los Papas.
      Kiko, Karmen y Pezzi se confesarán? Con sacerdotes? O en sus reuniones?
      Aqui es adonde este sr K me suena como cualquier fundador o lider protestante. Si hay algo que los protestantes odian con saña, es a los sacramentos de la Eucaristia y de la Penitencia. Si alguien poco o nada instruido escucha o lee estas barbaridades del profeta oscuro, igual pensaría que es un protestante roba plata mas, ademas de resentido con la Iglesia.
      "Yo me confieso con Dios", dicen. Claro, es lo primero. Pero hay que seguir el mandato de Jesus en Juan 20 (no recuerdo versos), adonde el Sr expreso claramente el asunto de "a quienes perdonen... a quienes les retengan... sus pecados...". La confesion es una gracia muy grande, nos sana, nos libera de ataduras. Nos da fuerzas espirituales para seguir. Asi lo quiere Jesus y Kiko no es nadie para cambiar eso, ni siquiera para dejarlo "opcional" ("si quieres...").

      Que por qué lo permiten? Me parece que, o estan bajo la hechiceria del demonio seductor que habla y hace a traves d e kiko, o piensan igual que el, o ambas. Me inclino por la ultima. Kiko es enviado por satanas...

      Miguel

      Eliminar
  11. La paz lo has bordado.
    Kilo se carga todos los sacramentos, incluido el sacerdotal.
    Para el la mueva evangelización no se basa en los sacramentos. Su Kerigma salva, cura, perdona y redime.

    Libertad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo de la Iglesia es opcional, pero lo de su kamino es obligatorio...

      Miguel

      Eliminar
  12. ... los medios de comunicación tenían virtudes, pero también pecados. “Los más grandes -recalcó- son los que van por el camino de la mentira y de la falsedad, y son tres: la DESINFORMACIÓN, la CALUMNIAy la DIFAMACIÓN. Estas dos últimas son GRAVES, pero no tan peligrosas como la primera.. La CALUMNIA ES PECADO MORTAL, pero se puede aclarar y llegar a conocer que es una calumnia. La DIFAMACIÓN es pecado mortal, pero se puede acabar diciendo: “Es una injusticia porque esta persona hizo algo hace tiempo pero después se arrepintió y cambió de vida”. Pero la DESINFORMACIÓN es decir la MITAD de las cosas, las que MÁS ME CONVIENEN y no decir la otra mitad. Y de esa forma los que ven la televisión o escuchan la radio (n.r. O leen este blog) no pueden formarse un juicio perfecto, porque les faltan los elementos y no se los dan. Por favor HUID de estos tres PECADOS”.

    ResponderEliminar

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguir CruxSancta por Email