viernes, 15 de julio de 2016

Dichos de los "pedores" del Camino Neocatecumenal



Testimonio de un desencuentro con un auto-investido "catequista" neocatecumenal de esos que saben que son lo "pedor" y que se afanan en demostrarlo; tomado de la web neocatecumenali...
 
«El menda estaba diciendo: "...estamos llamados a evangelizar, porque la Iglesia es incapaz de hacerlo, se ha encerrado entre cuatro paredes y ha sido seducida por el lujo, la malversación y el egoísmo...".
La Iglesia postrada de hinojos ante lo "pedor"

Le pedí que no generalizase y tuviese en cuenta a los sacerdotes que llevan a cabo su misión en la parroquia y en todo el mundo, arriesgándose y perdiendo la vida misma en nombre de la Iglesia de Nuestro Señor...
 
El auto-llamado “catequista” neocatecumenal se considera impecable y como si nada continúa juzgando a todos, y subrayo a todos, los sacerdotes, a quienes considera indignos de administrar los Sacramentos y arrogándose a sí mismo y a los -amorosisisisísimos- neocatecumenales la tarea de evangelizar -con todo su acrisolado amor al otro- (el texto entre guiones es una adición al original)...
 
A continuación pasa a atacar a la fraternidad franciscana, a la que pertenezco, definiéndola como "demasiado blanda" y comparando mi camino franciscano a poco más que un club social en el que no se aprende nada y donde reina el pecado y la malversación...
 
Lamentablemente no pude resistir más y empecé a devolver golpe por golpe... el auto-proclamado "catequista" espumea de rabia (al parecer no está acostumbrado a que se le contradiga), se agita, vocifera, ataca con malicia, en sus ojos se lee el odio, odio profundo hacia la Iglesia en cada una de sus expresiones...

Vacilo, me siento mal, no puedo escuchar sus herejías y provocativamente le pregunto: "¿Crees que eres el depositario de la verdad absoluta? ¿Crees que eres como Jesús?"
 
Y responde: "¡Sí, lo soy!"

En este punto me levanto para irme y me dice que nosotros tenemos prejuicios contra ellos... Contesto que si antes albergaba ciertas dudas respecto a lo que se dice y se lee sobre la opacidad y la hipocresía neocatecumenal, después de este enfrentamiento la verdad está clara dentro de mí, y es la que desde hace años y por fortuna se testimonia desde este blog... y ¡se lo agradezco!

Durante unos días, he estado mal, por mí y también por él. Esos ojos han quedado impresos en mi memoria. Los ojos de una persona a quien le ha sido administrado sistemáticamente veneno en pequeñas dosis... y sufro porque es una persona a quien quiero bien. Que el Señor tenga misericordia de todos nosotros...
 
Paz y bien».

5 comentarios:

  1. ¡Alucinante! Depositario de la verdad absoluta, como Jesús…

    En muchísimas religiones se han usado o se usan sustancias psicotrópicas. Los judíos han tomado prestado de los vecinos una misteriosa “caña”, o “caña aromática”, Kaneh Bosem, que presentaba muchas ventajas, curativas cuando parte de recetas que servían a la unción, entonces contribuyendo a la purificación y a unos cuantos milagros, y produciendo ciertos efectos sobre el cerebro cuando se quemaba y se respiraba el humo. Hay mención en Isaías y, por supuesto, en el Éxodo ya que la receta les cayó del Cielo.

    No cuesta demasiado reconocer en Kaneh Bosem lo que llamamos cannabis. Pues, se sabe que en el cnc hay un psicotrópico muy potente que ni se cultiva, ni se cosecha, ni sirve para unciones ya que están bañando en él día y noche. Cruxsancta reveló cuál era el hachís neocatecumenal: la kikotina.

    Nota bene: la kikotina, incluso en pequeñas cantidades, provoca hibris. Por eso los neokats saludan a sus hostigadores con un “La Paz” pero entre sí se saludan con un “Kikus hibriscum”.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso jamás el cnc ha reconocido un error... lo que no me explico es que hayan tenido que sacar una edición "revisada" y corregida de los kikirikantos.

      Alucinante es poco.

      Eliminar
    2. Peeeeero, cuando recibe doctorados, K se expresa así:

      "El Camino Neocatecumenal ha podido hacer lo que ha hecho hasta ahora: familias reconstruidas, numerosos hijos, vocaciones a la vida contemplativa y al sacerdocio, sólo mediante esta obra de reconstrucción de la familia. Me gustaría mencionar brevemente cómo se hace esto en el Camino, cómo se educa a las familias a la oración y a la transmisión d ela fe a los hijos. En efecto, como dice el Catecismo de la Iglesia Católica, son los padres quienes "han recibido la responsabilidad y el privilegio de evangelizar a sus hijos" (n.2225)
      (K y su lectio doctaralis)

      Hay que ser cínico para citar el Catecismo, precisamente en el punto que más pisotea, que más desprecia el CNC.

      Y muy idolatra de su propia factura, cuando es, según el fabricante, el Camino quien hace, quien reconstruye, quien educa, etcétera..

      Todo ha sido puesto bajo sus pies... el camino, el camino, el camino, rá, rá´rá!!!

      No podían dejar pasar la oportunidad, así que a pisar a pisar.

      Bien por el concepto: Kikotina.

      Extremadamente oportuno, a la par que eficaz en cuanto que describe el maremágnum vital al que terminan expuestos los kikotina-consumidores.

      Lo que no cuenta K es que sus turbo delegados se auto constituyen mini reyes del reino del todo aparte, y lanzan sus consignas como leyes, normas y moralismos.

      Al tiempo que prolongan el cinismo cuando dicen:

      "todo ha de ser en vuestra libertad".

      Que en realidad significa, traducido:

      "Obedeced al kikotista"; "Obedeced al camino".

      "Y al que no le guste. Que se vaya"

      -sepul-

      Eliminar
  2. Los fundamentalistas katekistas no dejan de repetir que su acción evangelizadora, es la única y mejor que existe actualmente en la Iglesia Católica y cristiana.

    En una de las convivencias llamaron "pelotudo" al Papa Francisco por decir que " no se necesita tener hijos como conejos para ser mejores cristianos".

    Su método radica en generalizar, exagerar y manipular la realidad. Por eso no me extraña que gente inteligente y bien informada, reaccione, se levante y se vaya, ante tantas barbaridades que se dicen a diario por boca de los ignorantes katekistas.

    Y digo "ignorantes" porque en grado alarmante, repiten como loros sin analizar ni cotejar lo que se les presenta como verdad absoluta. Esto crea una intransigencia descomunal: no permiten que nadie ose refutarles sus postulados; ni siquiera en pensamientos.

    Por este motivo son inadaptados religiosos y sociales. Después de estar años dentro, no se es feliz fuera, ni con la familia, amigos, compañeros de trabajo. Todos deben pensar como ellos, caso contrario se aíslan en compartimentos estancos que es su comunidad. Sí, "su comunidad" simplemente porque son incapaces de donarse y entenderse con otras comunidades de su parroquia, y mucho menos con otras mas distantes. Su mundo termina y comienza con sus 15 o 20 hermanitos de comunidad, que le soportan, escuchan y creen todas los estupideces que largan por la boquita.

    Estrecha y mediocre es la mente y corazón kikotista, que busca solucionar los problemas existenciales del hombre cerrándose en un corpúsculo que se jacta de ser el ombligo religioso-envangelizador del mundo.

    Muy buena la entrada, al igual que las anteriores.

    Besos a los chicos del blog por su estupenda tarea de divulgación y concienciación sobre el tema cnc.

    Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy estimada Clara:

      me viene matizar lo que dices, desde un punto de vista muy exterior.

      Que repitan “como loros sin analizar ni cotejar” se debe probablemente al hecho de que, por muy katekistas que sean, antes que nada son otras presas de la secta que han sido elevadas a kapos. Esa rigidez que denuncias es la manifestación del mismo miedo que se instila a todos. Sólo los hijos de Palomeras de alto vuelo no conocen ese miedo. Y, sin embargo, conocen el miedo que conocen todos los que suben en los puestos de mando de cualquier mafia. Se articula con lo que refieres como “buscar solucionar los problemas existenciales”.

      Mira desde una perspectiva histórica, o sociológica si prefieres, qué métodos emplean los fuertes para dominar a las masas. Una de las técnicas preferidas cuando no se puede aplicar la fuerza bruta consiste en crear un problema, el que provoca reacciones, y llegar corriendo y fingiendo sacrificio con una solución. Por casualidad, dicha solución es la cosa que se quería poner en práctica pero que, sin el problema, la masa no hubiera aceptado.

      Un ejemplo es la creación de la FED el banco central de gringolandia. Se trata de una empresa privada que escapa a cualquier forma de regulación. Pues sus promotores provocaron repetidas crisis de liquidez hasta que la solución parezca lo más deseable.

      La secta neocatecumenal se apalanca antes que nada en la incapacidad de sus presas de resolver problemas existenciales a menudo triviales o, por lo menos, bastantes comunes. Accesoriamente puede explotar un deseo de progresar en la fe.

      El proceso de captación que es de los más clásicos, consiste, después de duchas de compasión de contrabando, a hacerte creer que eres una saca de mierda para hundirte un poco más. El problema está creado y tú lo crees perfectamente identificado. Estás en posición de comprar una solución.

      El faraón que disponía de las estadísticas climáticas y de las variaciones de caudal del Nilo te vendía que su papá el sol le soplaba cuándo sembrar para tener buena cosecha. Sin embargo, el faraón te daba algo concreto a cambio de tu sumisión. No parece ser el caso con el gurú Gómez.

      Dicho lo cual, el Dr. K. es un personaje ambiguo, criatura a veces rebelde de una institución especialmente ambigua. Es muy atrevido tachar el Papa Francisco de pelotudo. De pelotudo no tiene nada. Es un gran ilusionista, rey del oxímoron que probablemente no se para a pensárselo mucho cuando habla de cosas que no conoce bien —por ejemplo sus ataques repetidos al “capitalismo” cuando se refiere a los oligopolios corruptos—. Se le puede reprochar un discurso que contradicen actos, principalmente debido a la aceleración del tiempo en sus agendas y —¿por qué no?— a la perfecta integración de que la audiencia tiene un gran déficit de atención. Pero, en ningún caso, se le puede reprochar de ser un pelotudo, ni siquiera en materia de evangelización.

      Le ha tocado la imperativa necesidad de dar un lavado de cara al estegano imperio. Y sin lavado de cara, puede costar mucho el proyecto de ecumenismo fagocitador apalancado en las devastaciones del imperio anglo-sionista. La víctima de una mala película tiende a desear un bueno no demasiado ensuciado.

      El Dr. K. no ha tenido el rigor necesario para montarse un pulpo en condiciones. Presentaba las características suficientes para marioneta de altos intereses, buena cultura fascistoide, entusiasmo sionista, escrúpulos fáciles de callar, ambición e ilusión de reconocimiento, el todo en un perfil fracasado y no empleable en el mercado laboral. Pero nada como para montarse un octopus judei. Le tocó encabezar un laboratorio de fabricación de clones carne de cañón de la visibilidad física, especie de mobiliario urbano de una empresa de catering para fiestas obispales.

      El mayor peligro que veo en el personaje (para la estrategia vaticana) son sus brotes de sinceridad. Siempre me ha costado verlo puramente cínico. Parte de sus caprichos de niño mal educado a lo mejor derivan de alguna forma de sinceridad. Cuando no son pura manifestación de un hibris sin límites, klaro.

      Eliminar

Artículos Relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Seguir CruxSancta por Email